• Estás aquí:
  • Munición
  • Conoce el cartucho alemán 9,3x62 Mauser

Conoce el cartucho alemán 9,3x62 Mauser

Publicado en Munición. Por Dan
1890

Puedes votar:

  • 2 votos, 5,00 sobre 5

Traemos a nuestras páginas un cartucho que es habitual en nuestras batidas y monterías, destacando por su brutal contundencia hasta los 150 - 200 m, no en vano nació para la fauna africana, nos referimos al venerable 9,3x 62 Mauser. Otro de esos cartuchos con más de 100 años de antigüedad que perviven hasta nuestros días. Muy apreciado y utilizado en Europa, pero que hasta hace poco había tenido poco predicamento en la otra orilla del charco. Es un cartucho que se adapta a nuestras modalidades tradicionales de caza, pero poco indicado para recechar por su rasante, con una gran caída del proyectil.

Basa su enorme poder de parada en el diámetro y peso de su proyectil, 9,28 milímetros en el primer caso y un rango de peso de su punta que llega hasta los 293 grains. A pesar de estas magnitudes, no es un cartucho desagradable de disparar, para hacerse una idea, pega menos que el popular .300 Win Mag. Además, tiene un valor añadido importante, al ser un proyectil lento, no desperdicia carne de la pieza, como sí hacen algunos cartuchos magnum.

 

Historia

A finales del siglo XIX y hasta bien avanzado el siglo XX, el capitalismo y la revolución industrial se asentaron en Europa y necesitaban expandirse en busca de regiones que les proporcionaran materias primas y mercados. Apareció el colonialismo como doctrina de desarrollo. África fue un territorio el cual pudo proporcionar materias primas para Europa. Diferentes países europeos se repartieron el continente negro, creando diferentes zonas de influencia.

Los holandeses estaban ocupados en Sudáfrica, los portugueses en Mozambique, los belgas en Zaire, los ingleses en Kenia y Rhodesia, los franceses en la República Centroafricana y los alemanes en Namibia y Tanzania como conquistas iniciales. Todos estos países desplazaron colonos a dichos territorios, los cuales tuvieron la inmediata necesidad de armas que fuesen capaces de abatir la fauna local. Los ingleses fueron los primeros en producir rifles y municiones de gran calibre adecuados para ella. El problema era que, aunque de gran calidad, estas armas eran notablemente caros, fuera del alcance del colono medio de la época.

Esto motivó las vehementes quejas de los colonos alemanes en el sudoeste y este de África, que demandaban a su país de origen rifles adecuados y asequibles, con sus correspondientes municiones, para usar contra los grandes y peligrosos animales de caza de África. La verdad es que estaban de suerte, porque los alemanes estaban produciendo lo que se convertiría en el uno de los mejores y más robustos rifles de cerrojo del mundo, Mauser Modelo 98. El único problema es que no tenían un cartucho lo suficientemente potente que fuese adecuado contra la peligrosa fauna africana y se adaptase a una acción estándar del Modelo 98.

Sería a principios del siglo XX, cuando un armero y fabricante de armas conocido con el nombre de Otto Bock, asumió la tarea de desarrollar dicho cartucho. En 1905, presentó los resultados de sus esfuerzos de desarrollo, el cartucho de 9,3×62 mm, también conocido como Mauser de 9,3×62.

 

 

El cartucho presentaba un diámetro de bala de 9,3 mm cargado en una vaina sin pestaña de 62 mm de largo. El cartucho se cargó originalmente con una bala de 285 grains, con una velocidad en boca de 2150 fps (655 m/s). Características que encajaban perfectamente en una acción Mauser 98, siendo la alimentación y operativa excelentes. Posteriormente el cartucho tendría unas pequeñas modificaciones, el cartucho se extrajo un poco y cargaría un proyectil de 286 grains, ofreciendo una velocidad en boca de alrededor de 2400 fps (732 m/s).

Los cazadores y colonos europeos en África a menudo eligieron rifles militares por su fiabilidad y bajo costo, pero los gobiernos coloniales en África temerosos de las rebeliones a menudo prohibieron los rifles y municiones de calibre militar. El 9.3 × 62 mm nunca fue un cartucho militar, por lo tanto, nunca tuvo este problema. Además, los rifles Mauser recamarados al 9,3 × 62 mm eran relativamente económicos y fiables. Debido a estos factores, 9,3 x 62 mm se popularizó rápidamente y el uso del cartucho se generalizó.

El CIP estableció una presión promedio máxima de 56,500 psi. En los fusiles modernos, más robustos por materiales, no hay razón para que no pueda cargarse de manera segura hasta los 60,000 psi, proporcionando alrededor de 2500 fps (762 m/s), si se considera necesario. Desde su creación hasta nuestros días, el cartucho es muy popular en Europa y África.

Sin embargo, en EEUU, apenas ha tenido adeptos. Hasta el 2009, ningún fabricante estadounidense había fabricado un rifle para este cartucho y ninguna compañía de municiones ofrecía municiones para él. Hasta tal punto era la desconexión de los norteamericanos con este cartucho, que la mayoría de los fabricantes de productos de recarga no tenían en sus catálogos, ni proyectiles, ni vainas. Si alguien tenía un rifle de este calibre, dependía totalmente de los importadores de municiones europeas.

 

En la actualidad

Es a partir del 2009 cuando las cosas empiezan a cambiar en EEUU, gracias a la labor de algunos periodistas de la prensa especializada. Estos profesionales han mostrado en sus artículos las bondades del cartucho, lo que ha provocado que muchos cazadores y recargadores se hayan interesado por él.

Hoy en día, Federal, Barnes, Hornady, Nosler dispone de municiones cargadas en fábrica, incluso Winchester ha tenido munición de este calibre, pero sólo para la venta en Europa. Las balas están disponibles desde una variedad de fabricantes en pesos que van desde 232 grains (Norma) hasta la friolera de 320 grains (Woodleigh) y numerosos pesos intermedios. Esto otorga una enorme versatilidad al cartucho, haciendo que sea capaz de abatir cualquier animal europeo, asiático o americano. Con respecto a su desempeño en África se queda corto con varias presas como elefante y rinoceronte.

La historia dice que, cuando muchos países africanos comenzaron el proceso de adoptar leyes restrictivas donde se especificaba los cartuchos mínimos para la caza, la mayoría dictaminó un calibre mínimo de .40”. Casi universalmente, el Mauser de 9.3x62 mm estaba exento de la clasificación prohibida. En la actualidad, aunque es de menor diámetro que el calibre mínimo legal de .375 para caza peligrosa, en la mayoría de los países africanos, estos hacen una excepción específica para el 9.3 × 62 mm.

 

En resumen

El 9,3 x 62 mm MAUSER es uno de los grandes cartuchos con solera, un auténtico “killer” que se ajusta como anillo al dedo a nuestras monterías y batidas. Con la ventaja que tiene un retroceso muy asumible y no desperdicia tanta carne como lo hacen otros populares cartuchos del tipo magnum. Un calibre que ha demostrado ser uno de los grandes europeos, la muestra, su permanencia en el mercado desde 1905.

Puedes adquirir munición de este calibre en tu armería habitual, o comprarlo online al mejor precio en la Armería Blackrecon.

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Munición


1890 0
2692 1
3854 0