• Estás aquí:
  • Caza
  • Caza deportiva: técnicas básicas del tiro con arma larga

Caza deportiva: técnicas básicas del tiro con arma larga

Caza

Puedes votar:

  • 1 voto, 5,00 sobre 5
Caza deportiva: técnicas básicas del tiro con arma larga
La caza deportiva es una de las actividades más apasionantes dentro del mundo de las armas. Con escopetas o con rifles, las jornadas de caza se convierten siempre en recuerdos inolvidables para todos los aficionados a la áctividad cinegética.
Caza deportiva: técnicas básicas del tiro con arma larga
abel_762 (18/07/2007)
Tiro con escopeta en posición de pie
Resulta interesante comparar la caza deportiva con escopetas y con rifles. Existen similitudes importantes, pero también muchas diferencias fundamentales. Común a ambas es la vital trascendencia que tiene la manipulación, los cuidados y el empleo seguro de todas las armas de fuego por parte del deportista.

En lo referente a la técnica, la eficacia del tiro con escopeta contra un animal que corre o vuela depende del rápido y hábil encarado del arma, de un giro fluido y de la destreza para dirigir el arma hacia el blanco y seguir su movimiento. El cazador con rifle, en cambio, debe apuntar con cuidado hacia un punto letal del cuerpo de un animal inmóvil, para disparar un único y pequeño proyectil. El éxito en la caza deportiva con rifle implica poseer todas las destrezas básicas del tirador al blanco de competición.

Las posiciones relativas del tirador al blanco y su inanimado objetivo se definen con una mayor precisión. La distancia entre ambos se conoce con exactitud y el tirador hace fuego desde una firme posición cuerpo a tierra, sentado o de pie. El cazador deportivo, por el contrario, se enfrenta con criaturas vivas y su deber es disparar selectivamente. En el caso de los animales peligrosos, su responsabilidad es aún mayor, puesto que debe proteger su vida y la de sus compañeros, no dejando animales heridos en libertad. La caza al acecho de ciervos puede exigir tiros a diversas distancias y en toda una gama de condiciones climáticas y de visibilidad, muchas veces adversas, y en muchas posturas diferentes. El calor del verano o el entumecedor frío del invierno, la presencia de insectos, las ropas empapadas, el cansancio físico y la desorientación que a menudo crea un cambio brusco en lo hábitos de alimentación y sueño, implican que el cazador al acecho deba adquirir una férrea autodisciplina para ser capaz de disparar tiros precisos.

Es importante una temprana instrucción
La seguridad y éxito de la caza deportiva con rifle deben comenzar a cimentarse mucho antes del momento de efectuar la primera salida en busca de presas. Idealmente, se debería empezar durante la niñez, con el estímulo y la instrucción sobre el empleo de un rifle de aire comprimido bajo la mirada atenta del padre u otro adulto experimentado. Cuanto más temprano se introduzcan los hábitos de la manipulación segura del rifle y las técnicas de caza correctas, más se beneficiará el novel deportista. El principio rector debe ser asegurar que la boca apunte en todo momento en una dirección segura, que el seguro esté siempre aplicado como medida de seguridad adicional hasta que esté a punto de disparar, y que se tire únicamente contra un blanco perfectamente distinguido e identificado.

El rifle de aire comprimido es el arma con la que el cazador deportivo suele dar los primeros pasos de su carrera, pero aún el más experimentado tirador descubre también que la práctica regular con esos rifles contribuye a mantener su destreza. Estas armas son más sencillas y baratas, la munición tampoco es costosa y se puede utilizar en lugares donde el empleo de rifles sería peligroso.

Caza con rifle en posición de tendido
Independientemente del calibre, y siempre que las alzas se hayan ajustado bien, la precisión de un tiro de rifle depende del grado de control que el tirador pueda aplicar cuando sostiene y apunta su arma, y de la suavidad, cuidado y firmeza con la que accione el gatillo. Todo tirador experimentado desarrolla asimismo una notable habilidad para controlar la respiración, la postura corporal y la tensión muscular a fin de promover una precisión consistente. Esta capacidad para disparar constantemente tiros precisos se debe practicar y dominar en el polígono antes de intentar acechar presas vivas.

Cartuchos y armas
Casi todos los cazadores de ciervos u otras piezas de caza medianas optan por calibres dentro del intervalo de 6mm a 8mm, que incluye tipos muy conocidos como el .243 Winchester, el 6,5mm, el 7x57mm Mauser, el .270 Win, el .308 Win (también conocido como 7,62x51mm), el popular .30-06 Springfield, y el 8x57mm Mauser. Los calibres del .22 de fuego central más pequeños, como el .222 Remington y el .22-250, pueden ser apropiados para ciervos de menor tamaño, y los calibres superiores como el 9,3mm y el .375 H&H Magnum, para jabalíes, alces y piezas grandes.

Tiro de pie con un rifle
Entrenamiento en el campo de tiro
En los rifles deportivos de peso normal (digamos de 3.400 a 4.300kg con mira telescópica), todos estos calibres producen un cierto grado de retroceso que puede inducir al principiante a acobardarse a menos que se le hayan enseñado desde el comienzo los métodos adecuados para empuñar y disparar el arma. Si se manipulan correctamente, ninguno de estos calibres debería causar problemas de retroceso. Así como el éxito de un tiro de escopeta depende del buen encare, el de un tiro de rifle exige un firme y ajustado agarre del arma.

El “tiro en seco" (oprimir el gatillo y percutir sobre la cámara vacía) no perjudica al rifle de cerrojo y esta práctica ayuda al adiestramiento de todo cazador. Se puede practicar en casa, apuntando a un muñeco y disparando en diversas posturas: de pie, de rodillas, sentado, tendido cuerpo a tierra, etc. Eso sí, si practicas asegúrate de cumplir siempre todos los procedimientos de seguridad y de que la munición esté bajo llave.

Otra recomendación básica es entrenase para recargar siempre instantáneamente después de disparar. Esto se consigue con la experiencia de un reflejo inconsciente y gracias a las acciones del rifle modernas se puede hacer muy rápidamente, alisando de inmediato un segundo tiro que puede resultar necesario.

Por último, cuando partamos de cacería con un rifle, tendremos que asegurarnos de que está limpio de polvo, arena o exceso de lubricante en el cañón. Deberemos llevar la munición adecuada para la modalidad de caza que vayamos a realizar, y llenar el cargador con cuidado. De ello depende que la recarga sea suave y no se dañen las puntas de los proyectiles. Y en cuanto al transporte del arma, la posición de boca hacia arriba es la mejor para una larga caminata.

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

SNIPER338WM

17, Abril 2014 01:36:00

Bajo ningun aspecto se debe disparar un arma en vacio, suele partirce la aguja percutora.

Alex Geiger

20, Octubre 2008 10:48:00

Hola!
Yo creo que no se debe disparar ningún arma con la recámara vacía, salvo las que lleven un mecanismo especial para disparo en seco. Dicen que puede partirse la aguja pecutora, al no encontrar nada que frene su impulso. Tampoco hay necesidad de comprar nada...yo meto una vaina vacía en la recámara y ya está ^^
Saludos

adriana van hert

25, Abril 2008 12:26:00

muy bueno

Eduardo Masias

08, Agosto 2007 09:16:00

lalomasias@gmail.com

José Moreno Cala

20, Julio 2007 02:48:00

Siempre es bueno recordar lo que debería ser básico para todo aquel que use un arma de fuego, como ya han dicho, este tema dá para escribir una enciclopedia.
Sobre lo de tirar en seco...también da para hablar largo y tendido.
Sigue así, compañero.

jose ramon martinez manzaneque

20, Julio 2007 02:24:00

estoy con hector tres tomos o mas ,pero el comentario de tobruk me parece muy acertado ,yo mismo siempre guiño uno en el ultimo segundo,no consigo centrar con los dos abiertos.

Angel Sánchez

20, Julio 2007 02:21:00

Tobruk, en el articulo hablan de disparos en seco, eso es efectuar el disparo sin cartucho, no significa los mismo que desactivar el mecanismo de disparo, por lo tanto siempre es recomendable el uso de algún artilugio, que reciba el golpe de la aguja percutora, tal como Rodriguez aconsejaba.
Saludos.

Juan Manuel Guedeja-Marrón y L

19, Julio 2007 02:42:00

No estoy de acuerdo del todo con rodriguez. En realidad los rifles/fusiles de cerrojo, no necesitan aliviamuelles, pues pueden-al menos el sistema mauser- descerrojarse sin necesidad de efectuar el disparo en vacío. Es cierto que el percutor y mecnismos "sufren" al ser disparados en vacío. Pero gastarse un dinero en un cartucho aliviamuelles en los mauser y, supongo, en otros rifles de cerrojo, es tontería. En el Garand es fundamental el aliviamuelles porque no es posible descerrojarlo sin disparar en vacío.

Héctor Ortiz-Villajos Gómez

18, Julio 2007 10:57:00

Buen artículo. Lo que pasa es que el tema es para escribir tres tomos. Enhorabuena, Abel-

Juan Manuel Guedeja-Marrón y L

18, Julio 2007 08:48:00

Amos...que quiero decir que la foto del tirador con rifle es un fusil Garand. Tras leer detenidamente el artículo, echo en falta, una vez mas, el consejo de adiestrar al principiante en apuntar y disparar con ambos ojos abiertos. Saludos, foro.

Juan Pablo Perez Tobares

18, Julio 2007 04:51:00

Mucho has tardado tobruk

Juan Manuel Guedeja-Marrón y L

18, Julio 2007 04:41:00

"Tiro de pié con un rifle"... Garand!!!

Rafa Fernandez

18, Julio 2007 03:24:00

Para la elaboración de este artículo, su autor, el usuario abel_762, se ha basado en el libro "Atlas Ilustrado de Armas de Fuego", editado por Susaeta y escrito por varios autores.

Un cordial saludo,
Armas.es