Estabilizando el Rifle - Bastones, bípodes y trípodes en la caza

Estabilizando el Rifle - Bastones, bípodes y trípodes en la caza

Mundo Armas
3.7 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (5 Votos)

En el mundo de la caza, la hora de la verdad no es otra que la de efectuar el disparo sobre nuestra presa. Por circunstancias del entorno, condiciones climatológicas, de la modalidad de caza, de nuestras condiciones físicas, de nuestro carácter o las características de nuestra arma, este pequeño acto, que dura un instante, puede volverse terriblemente complicado porque no seamos capaces de estabilizar nuestro rifle. Todo ello sin haber hablado de la distancia, que según es mayor acrecentará nuestras posibilidades de errar el tiro. Porque la estabilidad nos permitirá apuntar con precisión y colocar el tiro donde queremos para cobrar ese animal, que puede no volvamos a ver nunca.

Algunos ejemplos que servirán para ponernos en situación:

Pensemos en un rececho intenso de montaña, donde nuestra pieza se muestra esquiva y llevamos horas persiguiéndola, por fin se muestra a tiro, disponemos de un momento, pero nos damos cuenta que estamos jadeantes y sin apenas resuello, el frío es intenso y estamos entumecidos o casi tiritando, además está la excitación del momento, fluye la adrenalina y nos disponemos a encarar el arma, pero entonces no somos capaces de pararla.

Hace unos años conocí a un amigo que solía visitar su coto jornadas antes de comenzar la temporada de caza del corzo en su comunidad. Equipado de su cámara de fotos le gustaba escudriñar lo que iba a ser su área de caza en pocas semanas. Pero lo que antes era precisión en la toma de fotografías, se transformaba en nerviosismo, aumento del ritmo cardiaco, temblores y ansiedad cuando le tocaba apuntar con el arma. Es lo que comúnmente se conoce como de carácter nervioso.

Otras veces simplemente, nuestras condiciones físicas van mermando con la edad y lo que antes era un rifle perfectamente manejable para nuestra musculatura, ahora es un arma que nos cuesta mantener en tensión, mientras apuntamos a nuestra presa que no termina de ponerse en posición para asestarle un tiro con todas las garantías.
Podría seguir poniendo ejemplos, pero lo que tienen en común todas estas situaciones es que por una causa u otra no somos capaces de “parar” el arma. Es aquí donde entran los protagonistas de nuestro artículo, donde tienen su razón de ser. Vamos a analizar cada uno de ellos y ver sus fortalezas, debilidades y mejores usos.

4StableStick

Bastones o monopods

Son los “hermanos pobres” del grupo de soportes en cuanto a su capacidad de estabilización del arma, sin embargo son los más polivalentes. Normalmente no van sujetos al rifle, sino que funcionan a modo de bastón y adicionalmente sirven para ayudarnos a caminar, ya sea por nuestra mala condición física y/o por lo difícil del terreno de caza. Suelen tener una horquilla justo por encima de la zona de agarre, siendo regulables y bloqueables a diferentes alturas, siempre que hablemos de soluciones comerciales, permitiéndonos disparar de pie o sentados. Obviamente podemos construirnos uno nosotros mismos con una vara de madera de avellano, pero estaremos condenados a una altura predeterminada y por tanto a la misma posición de tiro. Tampoco deberemos descartar como apoyo de oportunidad el uso de nuestra mochila que es siempre una opción disponible.

Las principales ventajas de los bastones son: su maniobrabilidad, son los apoyos más fáciles de operar en terreno irregular, pueden incluso usarse en un “tree stand” subidos a un árbol, fáciles de configurar y sencillos de portar. Marcas de referencia en esta variante de soporte son VANGUARD, PRIMOS y MOSSY aunque hay otras.

Existe una variante que son los monopods traseros o en culata, que tienen más popularidad entre los tiradores de precisión que los cazadores. En cualquier caso, el apoyo en culata lo podemos conseguir con un pequeño saquete relleno de un producto moldeable y ligero, la mencionada mochila (dependiendo de su tamaño y características) o también cualquier tipo de ropa que tengamos a mano, incluso unos guantes pueden llegar a servir.

Monopod


Bípodes

Sin duda son los reyes de los soportes y los más populares entre cazadores y tiradores. Los más habituales son los colocados debajo del guardamanos de nuestro rifle. Es un dispositivo que aunque añade peso a nuestra arma y hace que el rifle resulte más difícil de portar que con un guardamanos liso, tiene la virtud de estar siempre que lo necesitemos y puede desplegarse en cuestión de segundos. Existe en multitud de diseños y tamaños, normalmente son de patas telescópicas regulables en diferentes alturas y pueden admitir cabeceo del arma (los más indicados para caza) o no. Será el tipo de disparo, posición de tiro, características del entorno de caza y nuestra morfología corporal los que dictarán la longitud de las patas del mismo. En mi caso particular, aficionado a los recechos de montaña donde hay poca vegetación, me gustan los cortos, de 6 a 9 pulgadas que permiten disparar montaña arriba o abajo sin problemas. Obviamente por ejemplo, para un cazador de la sabana africana, donde la hierba llega por encima de la cintura, necesitará otro tipo de bípode.

Los más conocidos y populares son los HARRIS y clones de calidad como pueden ser los NCSTAR. Aunque también hay otras marcas que dan muy buenos resultados como pueden ser los BUFFALO RIVER, VERSAPOD o ATLAS. Como en la sección anterior cabe la posibilidad de utilizar “bípodes de oportunidad” con dos palos cruzados. Con respecto a las posiciones de tiro, sin duda la de decúbito prono será la más habitual con este tipo de dispositivo, pero sentado o incluso de pie buscando apoyo corporal para nuestros brazos y/o espalda, también pueden contemplarse.

Existen otras soluciones novedosas que podemos encuadrar en el apartado de bípodes, por ejemplo el sistema 4StableSticks que pudimos ver y probar someramente en el pasado IWA 2017. Pensado para disparar en posición de pie, resulta innovador por su ligereza, portabilidad y comodidad. Su principal característica es que todos sus modelos sujetan el rifle en dos puntos. Fabricado en aluminio y con un peso desde los 550 gramos existen diferentes modelos adaptados a según qué modalidad de caza. Esta empresa que lleva apenas dos años en el mercado está creciendo rápidamente debido a lo innovador del producto. Durante las pequeñas pruebas que pude hacer con su diseñador, puedo decir que estabiliza muy satisfactoriamente el rifle. Tiene también una curiosa versión monopod específica para monterías, con tan solo 360 gramos y que plegado ocupa 75 cm.

Bípode cazando

Trípodes

Son los sistemas que nos dotarán de mayor estabilidad a la hora de apuntar y efectuar el disparo sobre todo en la larga distancia. Sus mayores inconvenientes son su volumen, peso, velocidad de despliegue y maniobrabilidad. Es por ello que son más recomendables para modalidades de caza donde se efectúe algún tipo de espera. Las posiciones de tiro habituales con estos dispositivos son de pie y sentado. Existen productos específicos para la caza, aunque también son habituales los destinados al mundo de la fotografía dotados de accesorios para amarrar el rifle, normalmente una mordaza. En un reportaje, en este mismo número del periódico, sobre el rifle de francotirador Sako TRG M10, empleamos un trípode fotográfico Manfrotto 055 Xprob con un adaptador para rifle Shadow Tech LLC modelo Pig Sadd. Una observación respecto al uso de mordazas, hay que ser especialmente cuidadosos con ellas a la hora de “morder” la culata de nuestro rifle, ya que podemos hacer que el cañón deje de ser flotante al ejercer demasiada presión sobre la ella, especialmente si es de material blando. Su posición más adecuada es debajo de la acción, cerca del guardamonte si es posible.

Dentro de esta sección una variante que puede resultarnos curiosa es la de bancos de tiro ligeros complementados por mobiliario de caza y/o tiro. En Europa no hemos llegado a verlo nunca, pero en EEUU sí que se ve ocasionalmente su empleo en vídeos de esperas. Se utiliza una mesa de tiro plegable con un banco de tiro ligero.


RESUMEN

Hemos visto soluciones de todo tipo para mejorar la estabilidad de nuestro rifle, son sin duda una probada ayuda. Pero como cualquier otro tipo de material auxiliar, deberemos entrenarnos en su uso para poder sacarles el mayor partido. Todos tienen sus ventajas e inconvenientes, sólo tenemos que elegir el que mejor se adapte a nuestras condiciones de caza.

Agradecimiento

Agradecemos a la Armería BLACKRECON la cesión del material para la elaboración de este artículo.

www.blackrecon.com

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Sigues comprando revistas del sector armas y caza?

Sí, como siempre - 13.7%
Solo si hay un artículo que me interesa - 17.7%
De vez en cuando - 11.3%
No, ya leo todo en Internet - 48.3%
Nunca he comprado una revista - 7.7%
Otros - 1.3%

Votos totales: 379

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero