• Estás aquí:
  • Arma blanca
  • Análisis de las dagas Fairbarn-Sykes

Análisis de las dagas Fairbarn-Sykes

Publicado en Arma blanca.
6624
Evolución de la daga Fairbarn-Sykes

Puedes votar:

  • 7 votos, 4.86 sobre 5

Mucho tiempo ha transcurrido desde los orígenes del Close Quarter Battle (CQB), allá por la década de 1920 y 1930. Curiosamente esta estrategia de combate no tiene un origen militar, sino policial. El padre de la misma es el marine de la Armada Británica William E. Fairbarn, gracias a su servició en la Policía de Shanghai. Durante el mismo desarrolló unas técnicas de lucha cuerpo a cuerpo, que incluía el uso de armas, para combatir a la agresiva delincuencia establecida en los puertos de aquella ciudad.

En ese momento Shanghai era considerado el puerto más peligroso del mundo y los señores del crimen eran especialmente brutales. William E. Fairbarn tomó las enseñanzas de varias artes marciales y las condensó en un sistema de combate urbano al que llamó “Defendu” y que dio un resultado sorprendente. En aquella ciudad coincidiría con Eric Anthony Sykes, comerciante importador de armas y municiones estadounidenses (Colt, Remington y Kynoch), que también terminaría uniéndose a la policía de Shanghai. A partir de ese momento trabajarían juntos en las técnicas de combate e incluso llegarían a escribir un libro conjuntamente, titulado “Shooting to live”.

Posteriormente a mediados del siglo XX, se convertirían en instructores de los primeros comandos o cuerpos especiales, captados por los servicios de inteligencia británicos. No se tiene evidencia, pero se sospecha que Skyes era un espía británico del MI6 en Shanghai. Estos comandos fueron creados por orden expresa de Wiston Churchill en 1940 tras el fiasco de Dunkerque.

El líder británico determinó que sus fuerzas armadas debían tener, dentro de sus filas, un nuevo grupo de efectivos de combate dedicados a causar la máxima disrupción al ejército alemán. Esto lo lograrían a través de rápidos ataques sorpresa, bien preparados, que saboteasen instalaciones y socavasen la moral de las tropas enemigas. Churchill dijo que deberían ser al menos 20,000 hombres, a los que denominó “leopardos'”, extraídos de las unidades existentes, listos para saltar en las gargantas de los alemanes.

William E. Fairbarn y Eric Anthony Sykes se trasladaría al centro de capacitación de estos comandos, británicos y estadounidenses, situado en Escocia. Allí les entrenaría con una versión actualizada y específica del método Fairbain para un uso militar. Los principios básicos del mismo son los mismos que ahora: sorpresa, velocidad de acción y máxima violencia. Estas técnicas incluían un nuevo equipamiento especializado, un elemento del mismo sería el ahora famoso cuchillo Fairbairn-Sykes Commando.

Cuando la Segunda Guerra Mundial terminó, la mayoría de las unidades de Comando se disolvieron, pero la Brigada de Comandos de los Infantes de Marina siguió proporcionando servicio desde entonces. El cuchillo FS se ha mantenido como una parte vital del kit de comando y ha sido llevado por ellos durante la crisis de Suez, la Guerra de las Malvinas, la Guerra del Golfo y la Guerra en Afganistán.

Moderna F-S con funda, donde se pueden apreciar los dos pares de pestañas

Génesis del cuchillo Fairbarn-Sykes

Se materializaría el 4 de noviembre de 1940, cuando la compañía Wilkinsons Sword diseñó el Commando Knife siguiendo el consejo de los dos mencionados especialistas. El porqué de Wilkinson y no otra compañía de las que había en la ciudad de Sheffield se desconoce. Bien es cierto que Wilkinson era ya uno de los proveedores del ejército, pero como decimos había otras. Por otra parte aunque el diseño es obra de Fairbarn y Sykes, basados en los prototipos que ellos mismos construyeron en su etapa de Shanghai, realmente no representó una gran innovación, ya que había dagas similares en los catálogos de la época. También tuvo su peso en el diseño una daga que Robert Wilkinson-Latham había construido a un cliente llamado Lynch y que casualmente coincidía con los requisitos.

Su principal valor estaba en la conjunción con las técnicas y enseñanzas para su uso. De hecho se tiene constancia que durante esa reunión, estos expertos explicarían a Wilkinson las técnicas de asesinato silencioso que el cuchillo debía ser capaz de realizar.

Indicaron la importancia de una empuñadura pesada, una longitud de hoja de al menos 6” (152,4 mm), terminaría teniendo 6 7/8” (161,15 mm), para poder llegar a órganos vitales aunque la víctima llevase ropa gruesa, una guarda efectiva y que debía poseer doble hoja. Esto último es fundamental, ya que aunque aún hoy en día algunos aficionados suelen denominar estilete a estas armas blancas por su forma, en realidad tan importante es la capacidad de punción como la de corte.

El 14 de noviembre de 1940, la Oficina de Guerra lanzaría un primer pedido a Wilkinson por un total de 1500 Cuchillos de caza; una descripción deliberadamente vaga para enmascarar el verdadero propósito del cuchillo. Estos cuchillos son lo que se conoce como el diseño del Primer patrón o versión.

Primera Versión Fairbarn-Sykes

Los primeros lotes se hicieron literalmente a mano, ya que Wilkinson necesitaba configurar y comprar máquina-herramienta para mecanizar la producción, llevaría varios meses. Esto motivo que estas primeras dagas presentasen sutiles diferencias entre ellas, tal vez la más llamativa la forma y anchura de la hoja. Además también se produjo alguna pequeña modificación al diseño inicial, al comprobar la idoneidad de la misma durante los entrenamientos, caso de la reducción de la guarda en forma de “s”, que pasaría de tres a dos pulgadas. En este caso se evidenció que una guarda tan grande tendía a producir enganchones en ropa, cuerdas, etc.

Las características de estos primeros modelos eran un amplio recazo donde por una cara se podía leer las siglas F-S y por la otra el escudo de Wilkinson Sword. El mango en forma de “botella de coca-cola” hecho de latón con un patrón de cuadrillado para asegurar el agarre y culminado en su extremo por una tuerca también de bronce y roscada a la espiga.

Con respecto a la funda estaba hecha de cuero y terminada en su extremo por una punta de niquel para proteger al usuario. Esta era habitualmente teñida por los comandos con betún para evitar ser delatados por los reflejos de la misma. Además presentaba dos curiosos pares de pestañas, ideadas para que fuesen cosidas al uniforme o al equipo. Esto facilitaba el porte invertido del cuchillo, una de las enseñanzas de Fairbarn y Sykes, en línea con ese propósito la misma tenía una trabilla con corchete metálico para el mango, ya que la funda no ejercía ningún tipo de retención sobre el filo. Aunque la idea era buena, la obvia necesidad de lavar la ropa regularmente forzaría otras formas de porte, normalmente en el cinturón. Las fundas no fueron fabricadas por Wilkinson, sino por otros proveedores.

Una curiosidad, pueden encontrarse algunas dagas de esta primera versión con el nombre del usuario en el recazo. Esto es posible porque en los inicios del suministro, ante la premura del mismo, algunos soldados fueron a recoger sus cuchillos directamente a fábrica mediante un vale y allí aprovecharon para solicitar el grabado.

La importancia de la punción y corte en esta técnica de supresión de centinelas en dos pasos

Segunda Versión Fairbarn-Sykes

A resultas de que la guerra avanzaba y la demanda crecía, los procesos de producción se simplificaron y la escasez de materias primas condicionaron las calidades de fabricación. Debemos tener presente que Wilkinson fabricaba otros suministros para el ejército y la urgente necesidad de incorporar nuevo personal, menos cualificado, también favoreció estos cambios.

El latón se convirtió en un material escaso, lo que motivó que los mangos se ahuecasen para ahorrar materia prima y que se unieran al filo por fundición en vez de estar atornillados. El recazo desaparece, ya que era bastante laborioso de producir y no aportaba ninguna ventaja evidente, naciendo el filo desde la guarda. Aunque teóricamente puede ser de utilidad en el combate cuchillo a cuchillo, para bloquear el arma del contrario.

Este cambio fue bien recibido por la tropa, especialmente las aerotransportadas, que consideraron positivo este aumento de la superficie de corte, muy adecuado para cuerdas, líneas de suspensión de los paracaídas, etc.

Otros cambios significativos es la desaparición de la guarda en “S” por una recta y más simple. En septiembre de 1942 el acabado brillante fue reemplazado por el ahora más conocido y táctico negro. El logo y leyenda fueron modificados para que fuesen más proporcionales y tuviesen mejor estética. Con respecto a la funda, el cierre de botón fue sustituido por una banda elástica que no daría muy buenos resultados en combate, por su rápido deterioro, lo que se traduciría en numerosas pérdidas de las dagas.

En octubre de 1942, por necesidades de abastecimiento, la Oficina de Guerra normalizaría los planos del cuchillo y la funda, para que fueran producidos por otros fabricantes de Sheffield además de Wilkinson.

Tercera Versión cuchillo Fairbarn-Sykes

La especificación formal de este cuchillo no llegaría hasta 1946 y numerosas compañías seguirían produciéndolo con algunos ligeros cambios, fruto sobre todo de la completa mecanización del proceso. Las dos señas más distintivas son la nervadura central completa de la hoja y que el mango cuadrillado que fue reemplazado por uno con 27 anillos concéntricos para ayudar al agarre, que se cree que fue idea de Joseph Rodgers de Sheffield. El material del mango de latón fue reemplazado por una aleación no estratégica, aleación de zinc fundida a presión y recubierta de cobre. Este nuevo mango resultaba más fácil de moldear y requería poco o ningún trabajo correctivo.

Este cuchillo está ya completamente estandarizado, sigue en uso y tiene codificación OTAN. Es parte del equipamiento de los comandos británicos de hoy en día, a tal punto que estos lo muestran con orgullo en su insignia.

RESUMEN cuchillo Fairbarn-Sykes

Estamos ante una de las dagas más icónicas de todos los tiempos, no sólo por los millones de unidades que se produjeron, sino porque está unida al nacimiento de las tácticas de combate conocidas como Close Quater Combat (CQB). Un cuchillo que a pesar del tiempo transcurrido sigue vigente, prestando servicio con solvencia en los escenarios bélicos de hoy en día.

Si eres un amante de la cuchillería no dudes en visitar la armería BlackRecon en el siguiente enlace con la mejor cuchillería del mercado: Cuchillería

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

misterfairbairn

04, Enero 2021 23:13:12

Magnífico análisis de esta icónica y atemporal daga. Gracias por el trabajo.

Últimos post Arma blanca


7832 1
5558 0
6624 1