• Estás aquí:
  • Arma larga
  • Marlin 1895: el rifle "matadinosaurios"

Marlin 1895: el rifle "matadinosaurios"

Publicado en Arma larga. Por Daniel Álvarez
3910
Marlin 1895 el rifle palanquero

Puedes votar:

  • 6 votos, 4,50 sobre 5

Marlin 1895: el contundente rifle palanquero

Analizamos en este artículo uno de los rifles de palanca más potentes que podemos encontrar en nuestro país, el Marlin 1895 en calibre .45-70 Government. Aunque hay otros Marlin de idéntico funcionamiento en calibres más ligeros, como es habitual en España, triunfan los más potentes. Este modelo, junto con el Marlin 444 han sido y son los preferidos de los cazadores españoles. Este último fue dejado de fabricar en 2007, cuando se produjo la adquisición de la marca por parte de Remington, pero que ha vuelto a ser introducido en el catálogo este 2019, siendo el más potente de toda la saga. No en vano es capaz de disparar una bala de 240 gr a 2,350 ft/s (720 m/s), viniendo por tanto a desarrollar una energía de 2,942 ft⋅lbf (3,989 J). Desde el distribuidor Borchers, nos comentan que volverá a estar disponible a finales de este año.

En cualquier caso, quiero señalar que las modernas cargas “picantes” del .45- 70 Gov., de fabricantes como Barnes o la propia Remington, recientemente con su versión Core-Lokt Full Preasure, no se quedan atrás en contundencia. Al respecto de esto señalar que este tipo de munición debe ser usada en rifles da manufactura moderna, de lo contrario, en un rifle antiguo, pueden producir la rotura del mismo.

 

El Marlin 1895 SBL es protagonista de varias películas recientes.

 

El 1895 original

Si algo curioso tiene el modelo Marlin 1895, es el de utilizar dos rifles diferentes para esa denominación. Por una parte, está el original modelo 1895, que estuvo en producción desde 1895 a 1917. Por otra, un nuevo modelo que data de 1972 y que es el que actualmente podemos encontrar en nuestras armerías. Refiriéndonos al primero, decir que se trató de una variante del 1893 pensado para manejar calibres más potentes de pólvora negra. El 1893 a su vez derivaba del modelo 1889, al cual se le habían introducido significativas mejoras.

Como decíamos, este primer modelo 1895 se recamaró en una variedad de cartuchos de pólvora negra de gran calibre de aquel entonces, incluidos los .38-56, .40-65, .40- 82 y los .45-70. Más tarde, también se fabricaría para los cartuchos .45-90 y .33 Winchester Center Fire (WCF). Sus características constructivas más llamativas es que estuvo disponible en tres versiones de cañón: 26”, 22” y 15”, su anilla en el lateral izquierdo del cajón de mecanismos para asegurar el rifle a la silla de montar y que fue el primer modelo que se empezó a taladrar en la parte superior del receptor para colocarle un alza tipo “peep”. A pesar de ser un arma sólida y precisa, no tuvo especial éxito a tenor de la escasa producción que tuvo en 22 años de vigencia, tan solo 18.000 rifles. Es muy posible que la aparición de los rifles de cerrojo y sus cartuchos agolletados con mayor alcance efectivo tuviesen algo que ver.

 

El nuevo 1895

Para referirnos al 1895 tenemos que volver la vista atrás hasta el icónico modelo 36 del cual deriva su cajón de mecanismos o receptor. Como otros rifles de este fabricante sufrió la lógica evolución tecnológica, fruto de los adelantos en los procesos y utillaje de mecanizado. El modelo 36 se convertiría 12 años después en el modelo 336, que es el que actualmente está en el catálogo del fabricante y del que deriva el moderno 1895.

Las mejoras en el Modelo 336 incluyen un cerrojo redondo, un extractor mejorado hecho de acero de mayor elasticidad y, sobre todo, un cajón de mecanismos muy sólido. Este es un bloque de acero sobre el que se han mecanizado únicamente las cavidades correspondientes para el cerrojo, alimentación del cartucho y ventana extractora. Esto dejó intacta una gran parte del metal del receptor en la parte posterior, haciendo que sea muy sólido. El modelo 336 es un éxito sin reservas, con más de 5 millones de rifles producidos.

Con estos antecedentes y conocido el deseo de muchos cazadores de un palanquero en un calibre más contundente que el popular 30-30 Winchester, Marlin sacaría al mercado en 1972 el nuevo 1895. Desde la óptica norteamericana, es el rifle preferido para la caza a rececho en bosques frondosos, donde es fácil aproximarse mucho a la presa.

Las características de este primer modelo fueron un cañón de 22", un cargador tubular de cuatro disparos, una culata recta con una cantonera de goma dura ligeramente curvada y la típica palanca cuadrada de Marlin. Las miras eran un alza plegable de Rocky Mountain y un punto de mira tipo poste. El receptor ya traía de serie los taladros para poder instalar unas monturas para el correspondiente visor. Con una longitud de 40 1/2" de largo y 3,2 kg el Modelo 1895 es uno de los grandes éxitos de Marlin.

Tal es así que desde entonces han aparecido multitud de versiones con diferentes configuraciones y acabados. A la hora de redactar este artículo había en la página web del fabricante al menos nueve variantes, la última en incorporarse ha sido la “Dark Series”. Para la elaboración de este artículo hemos elegido la 1895 SBL, un arma famosa por haber sido utilizada en varias películas, concretamente en “Jurassic World” (2015) o la más reciente “Wind River” (2017).

A continuación, haremos un análisis de sus diferentes componentes, que nos servirá para conocer casi todos los aspectos de esta familia.

 

Características estructurales

Está fabricado en acero inoxidable con un cañón de 18 1/2" lo que le proporciona una longitud total de 37”, un cargador de seis cartuchos de longitud completa, la culata usa madera laminada de color gris-negro y utiliza un lazo sobredimensionado en la palanca de la casa Wild West Guns. Encima del rifle hay un riel Picatinny del fabricante XS, compatible en su parte posterior con un alza tipo “ghost ring” y la cual se complementa con un poste para el punto de mira. Este rail permite un fácil y rápido montaje de un visor telescópico o de punto rojo. Es un poco más pesado que los otros 1895, ya que alcanza los 3,6 kg. Aun así con todo, sigue siendo un rifle muy manejable.

 

El cañón y cargador

Aunque Marlin es conocido por sus cañones microestriados, en este caso se trata de un modelo con estriado tradicional tipo Ballard, de seis estrías a derechas y con un paso de 1:20. Visualmente parece algo más corto que las 18,5” (470 mm) que mide, un efecto que se debe a las grandes dimensiones del calibre al que está recamarado. Estos cañones difieren de los de los primeros modelos en que no llevan perforaciones. Tengo que decir resulta muy manejable a pesar de su calibre, aunque claro está, va a depender de la carga empleada y envergadura del tirador. El cañón esta rematado en su boca por una corona para proteger su estriado.

El cargador tubular se extiende hasta la boca del cañón, proporcionando una capacidad de seis cartuchos, la más alta de la serie. Dentro de este tubo hay un resorte y una teja que empujan los cartuchos hasta el receptor. Hablando de la teja, decir que esta es de color rojo, para que con un solo vistazo presionando la compuerta de entrada al cargador podamos comprobar fácilmente el estado del rifle.

Finalmente señalar dos pequeñas características propias de Marlin. La primera que la sujeción del cargador tubular al cañón se hace a través de una cuña en los extremos de ambos y no una abrazadera, como puede ser el caso de los Winchester o incluso en la propia serie 336 de Marlin. La segunda, que el enganche superior portacorreas está anclado al cargador en lugar del guardamanos, lo que es una garantía de solidez.

 

La boca del cañón resulta impresionante.

 

Martillo, seguridad y disparador

Al tratarse de un arma con martillo a la vista, este está preparado para poder interactuar con él fácilmente, es por ello que tiene una cola dentada que evita que se resbale. Esta característica presenta el inconveniente de que, si utilizamos un visor, al prolongase este hacia atrás puede que interfiera con la operativa de dicho martillo. Para salvar este hándicap el rifle se suministra con un prolongador lateral del martillo, que nos permite operar con él desde un lateral.

El martillo del Marlin se distingue por tener tres posiciones diferenciadas: abatido sobre la aguja percutora, armado en la posición más retrasada y una posición intermedia de seguridad. Esta última es una herencia del pasado, pensada para que, si el rifle se caía de las manos del usuario estando el martillo en cualquiera de las otras dos posiciones, no se produjese una detonación. Es una posición de la que solo es posible salir montando el martillo hacia atrás manualmente o con la palanca. Si queremos posarlo hacia delante, deberemos apretar el disparador acompañándolo con pulgar (una operación delicada a realizar siempre en vacío y apuntando en una zona de seguridad).

Además de esta posición de seguridad, el rifle posee un seguro de tipo pasador situado en el receptor justo detrás del martillo. Según esté activado o no mostrará un anillo blanco o rojo en el perímetro visible del botón, empujándolo hacia la derecha en posición de fuego y si es en sentido contrario alcanzaremos la posición de bloqueo. Para identificarlo al tacto, posee diferentes texturas en cada cara del pasador. Funcionalmente, se trata de un perno de seguridad que establece un tope en el recorrido del martillo en su viaje hacia la base de la aguja percutora, no bloquea el martillo o el disparador. Un sistema un tanto peculiar que recomiendo experimentar previamente para evitar algún que otro susto.

Una de las cosas que más me ha llamado siempre la atención de los Marlin es lo que yo llamo el gatillo oscilante. Basta hacer una simple prueba para entender lo que digo: si cogemos el rifle y lo agitamos, veremos que este se mueve libremente. Los norteamericanos lo denominan “Trigger flop”, que podríamos traducir como “el gatillo que da coletazos”. No es un defecto, ni un error, ni un mal funcionamiento, simplemente se trata de una peculiaridad del diseño. Su comportamiento a la hora utilizarlo nos revelará que es de dos etapas, con un “take-up” sin resistencia alguna hasta encontrar una clara pared, que requiere de una fuerza de aproximadamente 3,1 kg para romper nítidamente y desencadenar el disparo.

La eyección lateral y el sistema de palanca

No vamos a insistir en la característica más significativa de los Marlin frente a su competidor Winchester: la eyección lateral. No solo es que permite la colocación de un visor sin problemas, es que además hace que la trayectoria de las vainas percutidas tenga un comportamiento más predecible, evitando situaciones desagradables con el latón caliente.

El sistema de palanca es obviamente el corazón de un rifle de estas características. En el caso del Marlin tengo que decir que sorprende la suavidad y fluidez de su funcionamiento superior en su operativa a otras marcas, lo que permite realizar secuencias de disparo muy rápidas. El Marlin se encuentra a medio camino entre un rifle de cerrojo y uno semiautomático gracias a la simplicidad mecánica de la que hace gala, lo que le proporciona adicionalmente gran fiabilidad y robustez.

Por último, señalar que esta simplicidad mecánica redunda en una simplicidad de desmontaje y mantenimiento. Por algo es también el arma preferida de varios especialistas en personalización que abordan proyectos con palanqueros. Me viene a la cabeza la preparación de Wild West Guns® y su modelo desmontable Co-Pilot, pensado como arma de “backup” o emergencia para los pilotos de avioneta que sobrevuelan habitualmente Alaska.

 

La ventana de expulsión lateral marca la diferencia con otros rifles de palanca.

 

El sistema de miras

El sistema de miras está compuesto por un alza tipo “peep” y un punto de mira tipo cuchilla. Es realmente fácil y rápido de encarar, suficiente para las distancias en las que operará mayoritariamente el rifle. Ahora bien, el rail Picatinny incluido con el arma se presta a la utilización de una óptica de punto rojo, holográfico o tradicional. Para nuestras pruebas y sesión de fotos hemos elegido un LEUPOLD VX-R 1,25-4X20 HOG específico para la caza del jabalí, aunque es polivalente. Si quieres leer el análisis de este visor, entra en este enlace.

 

El alza es del tipo “peep” y se puede desmontar para instalar más bajo el visor.

 

Disparando el rifle

Como he adelantado anteriormente, el comportamiento del arma es muy noble y controlable, a pesar de la contundencia de su cartucho. Esto último requiere de algunos matices. Las cargas estándar están pensadas para no dañar rifles antiguos, por lo que tienen una potencia limitada aunque suficiente para dejar un jabalí en el sitio en el rango de los 150m. Otra cosa son las municiones Full Preasure de Remington o la ofrecida por Barnes, que permiten desarrollar toda la potencia del cartucho.

En este caso tendremos en la mano un auténtico cañón de mano, con un comportamiento que requiere que agarremos el arma con decisión, pero que no habrá animal en el continente europeo y americano que lo aguante. La sensación de potencia que trasmite es realmente impresionante.

 

El Marlin 1895 SBL con cartuchos Full Preasure es un auténtico cañón de mano.

 

Resumen

Que un diseño del siglo XIX siga vigente hoy en día dice mucho a favor de ese arma y calibre. El Marlin 1895 ha vuelto a reubicarse en el siglo XXI, siendo un arma fantástica para modalidades de caza genuinamente españolas: las monterías y batidas. Un auténtico cañón de mano, capaz de abatir con impresionante solvencia a cualquier animal de la fauna europea y norteamericana en el rango de los 150 – 200m.

 

Agradecimiento

Agradecemos a BORCHERS, distribuidor exclusivo MARLIN para España, la cesión del material necesario para este artículo. www.borchers.es

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Arma larga


2418 2
Arma larga
  • (6 Votos)

Remington 700 NRA American

4268 0
3910 0