• Estás aquí:
  • Arma blanca
  • Análisis de la espada Cold Steel Gladius

Análisis de la espada Cold Steel Gladius

Publicado en Arma blanca.
8110
Cold Steel Gladius

Puedes votar:

  • 8 votos, 4.13 sobre 5

En este artículo vamos a analizar un arma blanca con un diseño que sirvió para conquistar un imperio y cuyo origen, aunque muchos no lo saben y como a continuación explicaremos, es celtíbero. Está considerada como una de las mejores espadas que jamás ha existido y la que sin duda más muertes ha producido en la antigüedad.

Aunque ha habido algunos fabricantes que han realizado reproducciones más o menos fieles del gladius romano, siendo algunas muy fidedignas y operativas, ha sido la firma norteamericana Cold Steel la única que ha versionado está mítica espada y le ha dotado de un aspecto táctico, para ello ha empleado modernos materiales y ha orientado comercialmente su uso como herramienta de trabajo, más concretamente como un machete. Este fabricante presentó su propia interpretación de esta mítica espada en el año 2011.


Usos de la espada Cold Steel Gladius


Viendo las fotos del reportaje muchos pensarán qué usos puede tener en la actualidad un artilugio de estas características y desde luego no es fácil encajarla en tareas cotidianas. Sin duda su fuerte es el corte empleando cualquiera de sus dos impresionantes filos, por lo que su destino en base a su tamaño es el macheteo, aunque a diferencia de los machetes su intimidante y resistente punta la convierte en una mortífera arma de estoque. Es por ello que muchos “preppers” o “survivalistas” norteamericanos la consideran una herramienta de supervivencia, que puede ser empleada como arma de último recurso para el combate cuerpo a cuerpo o para diferentes tareas, desde el desbrozado al sacrificio o caza de animales. Es por ello que en algunos foros se la incluye en listados de equipamiento para un futuro apocalipsis, de ahí el título que hemos dado a nuestro artículo. Por otra parte y desde la perspectiva de un cazador me parece un arma blanca fantástica para el remate de piezas, estoy pensando concretamente en el jabalí.

Historia


Los orígenes hispanos de la espada romana no parecen ofrecer dudas, por una parte los propios romanos ya se referían a ella como “Gladius Hispaniensis” y por otra la enciclopedia bizantina del siglo X, conocida como Suda, hace referencia a ella. En la misma se narra cómo los romanos abandonaron sus antiguas espadas después de las guerras púnicas contra Aníbal (siglo III A.C.), posiblemente durante la Segunda Guerra Púnica (218- 202 a.c.), adoptando las de los mercenarios celtíberos, impresionados por su efectividad en combate. Este texto parece ser que deriva de los escritos del historiador griego Polibio, quien describiría con detalle en una de sus obras el equipamiento militar romano, alabando la “iberiké” por su capacidad dual tajante - punzante y la robustez de su hoja. Anteriormente a la espada hispana, los romanos usaban una espada corta y punzante similar a la “xiphos” de origen griego. La teoría más plausible indica que la espada corta hispana “gladius hispalensis” hunde sus raíces en la vieja espada gala conocida como La Tène I, sustancialmentev modificada en la Meseta durante el s. III a.c. Además de la espada, los romanos también trataron de adoptar los procesos de fabricación, pero no fueron capaces de imitarlos al completo. Tal era el mimo con el que trabajaban el hierro los antiguos habitantes de la península. Por otra parte el propio gladius romano sufriría diversas evoluciones, fruto fundamentalmente del progreso de las tácticas de combate.

La imagen que todos retenemos en nuestra memoria, resultado de las películas de Hollywood, se corresponde con la variante conocida como Pompeya (Pompeii). Con respecto a su uso en combate, su capacidad de penetración, junto con la de corte, su manejabilidad (debido a su corta hoja) y el uso combinado con el Scutum, el escudo romano, fueron en parte responsables del éxito de las legiones romanas. La técnica básica del legionario romano era esperar a que su enemigo descargase un golpe sobre su escudo, para en un rápido movimiento, aprovechando la ligereza y tamaño de su espada, propinarle una mortal estocada, capaz incluso de atravesar una cota de malla. De acuerdo a los relatos de Polibio, las estocadas se daban preferentemente en el torso y en la cara del enemigo. Aunque naturalmente existían otras destrezas de corte que hacían uso intensivo de los dos filos. Estas técnicas fueron evolucionando y a medida que el enemigo se protegía torso y cara con una guardia alta ante la temida estocada en esas partes de la anatomía, los romanos desarrollaron otras formas de apuñalamiento en ingles, muslos y cortes de tendones en las rodillas. Técnicas que aún no siendo mortales inmediatamente, sí incapacitaban al enemigo de forma inmediata, permitiendo su fácil remate. A colación de esto último, de acuerdo a varios relatos de historiadores del mundo antiguo y evidencias en excavaciones, el uso de esta arma en conjunción con formación específica en su uso lograba un efecto psicológicamente devastador en el enemigo.

El historiador romano Tito Livio relata el pavor que sufrieron las tropas macedonias en el 200 D.C. al enfrentarse a las legiones romanas armadas con el gladius. Acostumbrados a ver heridas producidas por las armas de sus enemigos griegos e ilirios (antiguos albaneses), que empleaban fundamentalmente armas punzantes, se sentían aterrorizados ante la visión de cuerpos desmembrados, decapitados, destripados, etc; que el uso en combate con el gladius producían. “Y es que, acostumbrados los macedonios a luchar contra griegos e ilirios, habían visto heridas producidas por jabalinas, flechas, y rara vez lanzas; pero cuando vieron los cuerpos mutilados por la espada hispana, con los brazos amputados con hombro y todo, los cuellos seccionados por completo con las cabezas separadas del tronco, las vísceras al aire y otras terribles heridas, se daban cuenta, en una reacción general de pánico, de la clase de armas y guerreros con los que iban a tener que combatir.” (Tito Livio, 59 a.c. – 19 d.c.). Una importante observación al respecto del éxito de la gladius: no sólo el arma y resto de dotación militar contribuyeron a la expansión del imperio romano. La estrategia militar, formación y entrenamiento formaban el “pack legionario”, ya que ésas mismas armas copiadas por otros pueblos no triunfaron de igual manera.

Sus impresionantes filos cortan las botellas con suma facilidad

Características

La espada de Cold Steel está construida con acero al carbono 1055, un acero catalogado como básico que posee un 55% de este elemento químico. Los aceros 10XX son aquellos donde XX es el porcentaje de carbono, son considerados herencia directa de los empleados en la edad media para la forja de espadas y cuchillos. Es una buena elección para una herramienta tipo machete, ya que contenidos por encima del 53% se considera que proporcionan al acero bastante dureza (60-64 en la escala de Rockwell) y resistencia al desgaste. El grosor del filo es de 2,8 mm que es un muy buen compromiso entre ligereza de la espada, equilibrio, resistencia, contundencia del filo y cierto nivel de flexibilidad. Porque sí, el Gladius viene afilado, muy afilado, tanto que hay que ser cuidadoso en su manejo en cuanto la desenfundemos de su vaina, sobre todo teniendo en cuenta que posee dos filos. Hicimos algunas pruebas de macheteo de listones de pallets y corte de botellas de polietileno que contenía líquido jabonoso de diferentes colores, los resultados simplemente impresionantes. Estoy seguro de que imprimiéndole la velocidad y contundencia suficiente es capaz de amputar una extremidad con suma facilidad. Siendo exigentes se observan algunas minúsculas imperfecciones o rebabas en el afilado, fácilmente solucionables con un equipo básico de afilado tipo Lansky o similar, pero he de decir que las pruebas se hicieron tal cual recibimos el arma. Aunque debemos tener presente que estamos hablando de un producto con un precio de 57 € en nuestro país, unos 35 USD en webs norteamericanas, con ello quiero decir que su relación calidad precio es excelente y tampoco debemos ser excesivamente quisquillosos en algunos aspectos.

A la hora de usarlo para dar cortes a materiales como la madera es preferible no usar los filos de la punta, ya que para esa tarea es la zona que lógicamente presenta más “debilidad”. Por lo demás, la retención del filo es muy buena, estuvimos toda la mañana macheteando madera y cortando botellas, manteniéndolo durante toda la prueba, además tenemos el doble de filo que en un machete normal. Para daros una idea de su capacidad de corte, en muchas ocasiones las botellas quedaban seccionadas en dos trozos sin moverse del sitio. Aunque hasta ahora nos hemos centrado en sus cualidades de corte no debemos olvidar que esta espada tiene otra función, que en tiempos de los romanos fue la principal y para la que es temible, la estocada. La empuñadura es de polipropileno que cubre una espiga de tipo completo y es la responsable de la estética táctica de esta arma, su pomo tiene una perforación pensada para colocar una cuerda de seguridad. Algo que no es mala idea porque aunque mi mano se acomodó y se sentía segura, es una medida de recomendable. También un cuadrillado con mordiente siempre es un seguro adicional por si la usamos con manos mojadas o sudorosas, es una mejora que podemos hacer nosotros mismos con un soldador. La vaina o funda está hecha de Cor-Ex, un tipo de nylon reforzado en los bordes y con un revestimiento adicional de plástico duro para proteger la punta. Tiene un sistema simple de brida para pasar el cinturón y portarla al modo legionario, que también es la forma habitual de llevar los machetes.

Gladius Fulham vs. Gladius Cold Steel

Diferencias con el auténtico Gladius

Aunque existieron diversas versiones y evoluciones en el tiempo del Gladius romano, con pequeñas diferencias en la forma y el tamaño, sin duda la versión Fulham es en la que se ha basado Cold Steel. La hoja del arma de los legionarios romanos era de dos o tres mesas, mientras que en el caso del arma analizada es de una sola con un recubrimiento protector en negro mate. De acuerdo al análisis metalúrgico de varios yacimientos y dependiendo de la época de los mismos, el material de la hoja era de hierro forjado o acero con diferentes proporciones de carbono, la del fabricante norteamericano es acero 1055. El peso habitual del gladius romano era mayor, de entre 700 – 1.000 gr. mientras que la espada de Cold Steel es de solo 510 gr. La longitud es similar ya que a las antiguas medían entre 60-85 cm y la nuestra tiene 68 cm (48 cm de hoja), coincidiendo también en la anchura de hoja 5 cm frente a los 5-7 cm originales. La diferencia más notoria entre los diferentes tipos de gladius viene dado por su tipo de punta. El fabricante norteamericano se ha decantado por una punta extendida tipo lanza muy agresiva y terriblemente efectiva a la hora de clavarse.
En el arma original y con respecto a la empuñadura, esta era con forma anatómica y era de preferentemente de madera tratada con diferentes aceites, hueso, bronce o marfil, dependiendo del status o rango de su dueño. El pomo era redondo, salvo en algunos modelos tipo Pompey que era achatado, su función era evitar que la espada se escapase de la mano del legionario. La guarda era de latón y de forma romboide para asegurar la protección de la mano en combates espada contra espada. En muchas películas se observa que las espadas estaban muy trabajadas a nivel ornamental, cuando la realidad era otra. El empleo masivo de la madera ha evitado que hayan llegado empuñaduras hasta nuestros días. Debemos tener en cuenta que los romanos debían equipar a centenares de miles de legionarios y que por tanto los procesos de fabricación debían surtirse de materiales baratos y abundantes. Las armas ornamentadas eran una excepción y estaban destinadas a importantes figuras de la época.

Escena de la película Gladiator en la que podemos ver el gladius en acción


RESUMEN


Una espada económica de muy robusta construcción que más allá de la función ornamental o de coleccionismo puede tener su hueco como herramienta de trabajo o incluso para el remate de piezas de caza, aunque existen muchas mejores opciones si buscamos un machete como tal. Tiene un buen equilibrio y ergonomía, siendo en manos expertas un arma brutal en el combate cuerpo a cuerpo.

Diferentes formas de hoja del Gladius

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Nero

11, Febrero 2021 23:03:15

La cuestión es dónde comprarlo, ¡está agotado en todas partes!

Últimos post Arma blanca


16416 0
Arma blanca
  • (8 Votos)

Cuchillos de combate en el cine

8110 1
5834 0