• Estás aquí:
  • Armas militares
  • La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L

La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L

Armas militares
La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L
Hoy en día, las siglas C.E.T.M.E. poseen un significado muy especial para mucha gente. Además de ser el acrónimo de Centro de Estudios Técnicos y Materiales Especiales, han quedado en la memoria de muchos como sinónimo de fusil de asalto.
La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L
J. P. P. T. - Erick 25/09/06
Hoy en día, las siglas C.E.T.M.E. poseen un significado muy especial para mucha gente. Además de ser el acrónimo de Centro de Estudios Técnicos y Materiales Especiales, han quedado en la memoria de muchos como sinónimo de fusil de asalto.

El legendario fusil de asalto Cetme C, alias "el chopo"

Y es que, sus más de cuatro décadas de servicio en España han acabado marcando una época, amén de su fabricación, servicio y distribución a lo largo del globo, bajo sello alemán, con la denominación G-3. Pero centrémonos en el genuino CETME, su historia y los modelos de la familia.

Orígenes
Los antepasados de los fusiles de asalto CETME (y de otros modelos actuales) fueron los SturmGewëhr o fusiles de asalto alemanes de la Segunda Guerra Mundial. Estas nuevas armas se desarrollaron con el objetivo de combinar la precisión y alcance de los fusiles clásicos con la potencia de fuego automático de las ametralladoras. Así, en 1949 se creó en España el centro de estudios técnicos y materiales especiales, un organismo ideado para investigar y desarrollar nuevos equipos para los ejércitos españoles. A este centro llegaron algunos técnicos alemanes que colaboraron en el diseño de los nuevos fusiles. Sólo un año después, en 1950, el estado mayor emitió el encargo de desarrollar un fusil automático con un alcance eficaz de 1.000 metros, que pesase menos de cuatro kilos, midiese un metro de longitud y se alimentase con cargadores de 30 cartuchos. Nacía así el primer CETME.

El primer paso fue diseñar el calibre adecuado a estos requerimientos. Surgió así el cartucho 7,92x40 CETME, una estupenda munición con unas excelentes cualidades de vuelo y penetración. Este cartucho contaba con un proyectil ligero de 6,8 gramos de peso con núcleo de aluminio y refuerzo en latón. Al mismo tiempo, en el centro se desarrollaron dos prototipos del arma:

-CETME modelo 1; con un sistema de acerrojamiento rígido y toma de gases.
-CETME modelo 2; de acerrojamiento semirígido con retroceso de masas.

Sin embargo, el cartucho 7,92x40 CETME no cumplía con las leyes de la guerra al no tener una camisa metálica completa. Este hecho, unido a la elección por parte de la OTAN del calibre 7.62x51, motivó que se adoptara este tipo de cartucho para el fusil CETME.

Modelos A y B
En 1957 el Ejército de Tierra español adopto el modelo en las variantes A1 (selector de tiro en el lado derecho y culatín plegable) y A2 (con asa de transporte). Al año siguiente, el modelo B, preparado para los cartuchos de 7,62 (tanto OTAN como CETME) reemplazaba al modelo A. El CETME B también fue adoptado por los otros servicios de las Fuerzas Armadas españolas (la Armada y el Ejército del Aire). Este modelo ya disponía de bocacha apaga llamas, un asa de transporte mejorada y un bípode integrado.

Fusil de asalto Cetme A2

El Modelo C
Seguramente, éste haya sido uno de los mejores fusiles de asalto de la historia. Este modelo fue adoptado por los tres ejércitos de las Fuerzas Armadas españolas en 1964 y es el máximo exponente de esta legendaria familia. Muy duro, pesado y resistente, prestó servicio durante más de dos décadas en España (aun hoy en día quedan algunos en la infantería de marina, lo cual dice mucho de su calidad). Su fama de seguro y fiable es enorme, no sólo en España sino en otros muchos lugares del mundo.

El CETME C poseía una recámara estriada que facilitaba la extracción de las vainas por muy malas que fuesen las condiciones. Incluso, se le podía adaptar un bípode (a diferencia del B, que lo llevaba ya instalado) que hacía también funciones de corta alambres, mientras que su guardamanos era de madera (de ahí su popular mote de “chopo"). Sus miras fueron cambiadas por unas de tipo “librillo" a distancias de 100, 200, 300 y 400 metros. Por otra parte, el selector de tiro cambió su posición al lado izquierdo del arma, posibilitando así su accionamiento con el dedo pulgar, y fue dotado de un carril para poder montar un visor telescópico. Como dato curioso, el CETME C desacerrojaba a 3kg de presión, mientras que su pariente alemán, el G-3, lo hacía a 1kg.

Modelos L: los hermanos pequeños

Desde 1966 y hasta 1980 se desarrolló esta variante con la idea de modernizar el diseño para cumplir con los requisitos tácticos y poder utilizar el nuevo cartucho 5.56x45 OTAN. Para la producción de los CETME L se aprovechó la experiencia en materiales plásticos adquirida con los prototipos del modelo E, que en su momento tuvieron culata, guardamanos y cargadores fabricados en plástico, además de un alza diopter similar a la del G-3. A pesar de todo, estos prototipos nunca llegaron a fabricarse en serie ni a ser adoptados por el Ejército español.

Fusil de asalto Cetme L

La “familia" L se caracteriza por contar como elementos de puntería con un punto de mira y un alza diopter calibrada a 200 y 400 metros. Estas armas pueden utilizar cargadores de M-16 y el arco de su guardamonte fue agrandado para facilitar el disparo utilizando guantes. Por otro lado, su pistolete fue completamente rediseñado, dotándolo de una mejor ergonomía. En los primeros diseños del CETME L el guardamanos poseía unas formas “cuadradas" que más tarde fueron abandonadas en favor de los guardamanos redondeados. A partir del modelo básico L (ligero), se desarrollaron el LC con culatín retráctil y un cañón algo más corto; y el LV, preparado para montar dispositivos ópticos de puntería, tanto diurnos como nocturnos.

Otras novedades destacadas de los CETME L fueron la posibilidad de retener el cierre atrás para facilitar su revista, la nueva bocacha de tres “pétalos" abandonada después por el diseño anterior, y los acabados en pintura verde. Estos modelos (L, LC y LV) han sido utilizados por las FAS españolas en gran cantidad de zonas de conflicto como los Balcanes, el Kurdistán, o más recientemente Afganistán e Irak hasta su sustitución por el avanzado H&K G36 E.

Conclusiones
Cabo español con un Cetme LC. ©
Ministerio de Defensa
La familia de fusiles de asalto CETME ha demostrado durante ya más de cinco décadas ser un producto de primera calidad. Fiable, preciso y resistente, este fusil ha estado en servicio en más de 30 países, tanto bajo las siglas CETME como H&K G-3. Y todo parece indicar que todavía le quedan bastantes años para “dar guerra" en manos de coleccionistas y usuarios de las últimas versiones.

Con este rifle la industria armamentística española demostró, como tantas otras veces, que con los apoyos necesarios podía situarse entre las punteras a nivel mundial. Lástima que en los últimos años no se garantizase la independencia tecnológica de nuestra industria y de nuestras Fuerzas Armadas, pues estaba más que demostrado que podíamos estar a la altura de los mejores si se ponía empeño en ello. Ahora le toca demostrar al H&K G36 (tataranieto del CETME) que puede ser un digno heredero de la saga.

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

antonio casanova

28, Diciembre 2011 01:14:15

En el año 96 se utilizaba todavía el Cetme C y teniamos los L y LC en los armeros

Santiago Bertà Andrés

08, Julio 2010 14:08:29

Yo Tambien he tirado con el CETME C y con el L. Estuve en Macedonia como parte de la operacion Amber Fox, trabajando con Alemanes y franceses, y nos daba vergüenza compara nuestros fusiles (CETME L) con los de ellos. El nuestro parecia de jugete sin mira telescopica y pintadito de verde... Fuimos a tiro con ellos y nos dejaron en ridiculo, excepto cuando nos ofrecieron tirar con el rifle aleman, que era una maravilla... entonces les dejamos nosotros en ridiculo a ellos y encima con su propio fusil!.

Los CETME son (y siempre lo han sido, incluso cuando estaban en uso, acabados de salir de SB) una pieza de coleccionista. ya era hora que tuvieramos un fusil como el G36, que al menos nos hace parecer profesionales.

Yo como no he tenido la oportunidad de tirar con el G36, no puedo comentar de sus maravillas, pero estoy seguro que no tendría ningun problema en estar en un teatro de operaciones intenacional con el.

Un Saludo!

oscar echevarrìa porto

09, Enero 2009 06:52:00

oscarechevarriaporto@hotmail.com

Héctor Ortiz-Villajos Gómez

31, Octubre 2007 07:18:00

A este paso, las únicas armas que fabricaremos en España serán las estupendas navajas albaceteñas. El CETME es parte de nuestra historia. Buen artículo.

joan j.,casas gomez

22, Mayo 2007 05:43:00

Queridos amigos, estoy de acuerdo con nuestro amigo amigo FJavier acerca de los problemas del Cetme L, creo recordar que se realizaron una serie de modificaciones en su momento para ahorrar dinero......como siemnpre pasa, pero en fin, el único alivio sobre el tema es que el ejercito de marruecos, lo tiene como reglamentario. Un saludo a todos.

Alf Lobo

31, Enero 2007 06:04:00

Es correcto IVAN-HK, nunca han querido reconocer fallos, ( y eso que se podria haber arreglado con una arandela). ¿que tontería, verdad?

Gran Capitan

03, Enero 2007 08:59:00

el mod. C, cojonudo. los del 5.56x45 basura.

jose purcalla gaitan

31, Octubre 2006 11:10:00

yo creo que ralmente, el modelo L fue un fracaso, comparado con los anteriores, algo faltó.

Ivan

30, Octubre 2006 10:54:00

El diseño del L debia ser una version española del HK 33 o similar y fue lo peor que se ha visto de santa barbara. Por cierto, nunca supe de ninguna respuesta oficial de los ingenieros de SB respecto a los errores de diseño (o fabricacion) del fusil y para colmo las veces que se les ha dicho algo se han enfurecido...

Ginés Aparicio Marín

22, Octubre 2006 12:12:00

En el año 87 Los marineros del CIM de Cartagena Fuimos al tiro efectivamente, con el mod. B que era con el que haciamos la instrucción, pero que estaba inutilizado.
Por lo que elejecicio de tiro lo realizamos con los Cetme´s Mod C.

Juan F. Torres Carbajal

21, Octubre 2006 11:39:00

Le recuerdo con cierta añoranza.
El servicio militar lo hice con el modelo C. En el CIR, en el que estuve 5 meses (por problemas de salud) fuí a varias tiradas y disfruté con él en alto grado (dentro de los límites que las circunstancias permitían) dado que al capital que estaba al frente de mi compañía "comprendía" que a algunos nos gustaba de manera especial el tiro. También tuve la suerte de ser una de las primeras personas que probó el modelo L en España. Dispusimos de tres equipos que se entregaron al CIR y, tras el capitán, fuí yo el segundo en disparar.
Nunca se me olvidará cómo dijo "a ver, tú, Carbajal, que a tí todas estas cosas te gustan..." y me ofreció el fusil.
Insisto, le recuerdo con añoranza y me gustaría disponer de uno, aunque esté viejo y chocho. Seguro que lo quedaría como nuevo.

Fco Javier Romero Morenilla

10, Octubre 2006 05:10:00

RAngel, es completamente correcto lo que dices, empezastes la "mili" con el CETME "B" y la acabastes con el "C". En el año 1.987 aún había CETME,s "B" en servicio, recuerdo haber visto a los marineros del Cuartel de Instrucción de Marinería (CIM) de Cartagena hacer una marcha a Tentegorra con los CETME,s "B". Aún hoy en dia en la mayoría de buques de la Armada está en servicio el CETME "C".

Peter Menzel

07, Octubre 2006 12:00:00

Para las amentes de l CETME hay un web en EE.UU. que esta muy bueno con mucha informacion sobre el rifle:

http://www.drzero.org/cetme/

Muy recomendable

Rufino A. Ligero Gimenez

05, Octubre 2006 06:31:00

A ver si me aclarais una cosa.
Yo hice la mili en el reemplazo del 69 y quiero recordar que el Cetme que usabamos tenía el guardamanos de chapa agujereada.
Al final de mi servicio, en las últimas maniobras de fuego real que hicimos nos dieron los modelos C (lo unico que recuerdo es que tenian el guradamanos de madera.
Esto puede ser correcto o es que me estan fallando ya las neuronas?

Juan Pablo Perez Tobares

28, Septiembre 2006 08:54:00

Ya me gustaría tener a mí esa experiencia y esa hoja de servicios, desde luego mi intención no era cuestionar tu experiencia, si ha parecido eso nada más lejos de la realidad.

Por mi parte tuve el placer (a pesar de las pegas) de utilizar los últimos CETMEs, y aunque adoro el G36 me queda el gusanillo de haberme perdido el C.

Por último, ¿discrepar?, si no había nada de que discrepar… ;-)

Fco Javier Romero Morenilla

28, Septiembre 2006 07:07:00

Tienes razón ERICK, pero creo que los comentarios hay que utilizarlos para completar los artículos, de esta forma pueden ampliarse y se aportan otros puntos de vista.
LLevo 21 años de sevicio, he usado el CETME C y el L y por suerte tambien pude tener durante medio año un Mosquetón Mauser de 7.62x51mm como arma asignada ahora uso el G-36-E, así que creo que he adquirido sobrada experiencia con los dos modelos de FUSA CETME anteriormente mencionados, además poseo, entre otras, la aptitud de Armero/Mantenimiento de armas y llevo 8 años ejerciéndola continuadamente; con el CETME C participé durante tres años en campeonatos de Patrulla de Tiro tanto de Zona como nacionales, también participé en campeonatos de precisión con los dos fusiles y poseo la calificación de tirador selecto con FUSA, creo que son datos suficientes como para avalar mis exposiciones sobre estos fusiles de asalto.
Un saludo.

Juan Pablo Perez Tobares

28, Septiembre 2006 06:18:00

Hombre FJavier, el artículo no habla de las vicisitudes en servicio de los fusiles, 1200 palabras no dan para tanto, solo se trata de dar una idea general acerca de la familia CETME y su historia. Las conclusiones son para la familia entera y esencialmente para el diseño.

eladio gonzalez arroyo

27, Septiembre 2006 08:20:00

el chopo me parece una de las mejores armas que existen

Fco Javier Romero Morenilla

27, Septiembre 2006 07:02:00

Discrepo del artículo en bastante de lo referente al CETME L, y discrepo con todo el derecho que me dá el haber tenido que sufrirlo desde el año 1.988. Desde el momento en que entró en servicio dió problemas, rotura de piezas fundamentales como el portapercutor, la cabeza del cierre o el soporte del cierre, el cañón se doblaba con bastante facilidad, no había más que disparar un par de cargadores y dejarlo apoyado en la pared, ya tenías un fusil que al disparar no había manera de hacer blanco, en entrenamientos de patrulla de tiro era habitual que los rodillos salieran de sus alojamientos al llegar a la posición más retrasada del cierre con lo que deformaba las guías del mismo que tiene el cajón de los mecanismos, el oxido hacía aparición al menor contacto con un ambiente húmedo, no era necesario mojarlo para que se oxidase, la culata enseguida cogía holgura, la bocacha se deformaba facilmente, la varilla del muelle amortiguador se quedaba trabada con el muelle completamente comprimido con lo cual en los siguientes disparos era frecuente que se rompiese la parte posterior de la culata, en resumidas cuentas, este fusil era un auténtico despropósito. Debo decir que tambien pude probar los fusiles de preserie en el año 1986, eran estupendos he incluían elementos bastante útiles que en los de serie se eliminaron como por ejemplo el guardamontes abatible o el alza tipo diopter como la del G-3 o el MP-5 con cuatro posiciones. Con respecto al LV el modelo que sivió en la Infantería de Marina era bastante diferente al que poseía el ET, el nuestro tenía el visor SUSAT ingles que se colocaba en un carril al efecto sobre el cájón de os mecanismos donde tambien se podía colocar el alza habitual por medio de unas palometas, tambien tenía los muelles reforzados, la correa portafusil era un modelo similar a la del SA-80 ingles, y alguna que otra diferencia más que ya no recuerdo, pero siguió sin ser un buen fusil. Era un auténtico suplicio cada vez que teníamos que hacer un ejercicio de tiro, todo eran interrupciones y problemas de los más variado, los cargadores nunca funcionaron bien, se solucionaba algo el tema si se usaban cargadores de M-16, pero literalmente se los comía, con lo cual teníamos que buscar más cargadores de M-16.
Con respecto al CETME C no tengo ninguna queja, al contrario, los echamos de menos una barbaridad cuando los sustituyeron, el cambio para nosotros fue traumático, pasamos de un mágnífico fusil a un trozo malo de metal al que llamábamos fusil.

Como colofón un dato más de nuestra sinvergüenza Santa Bárbara, cuando se inició el concurso del nuevo fusil para las FAS, a Santa Bárbara se le comunicó que no se le admitiría ningun modelo que fuese una modificación del CETME L, y la contestación fue que no les daba tiempo de diseñar y probar un nuevo fusil, los muy sinvergüenzas (por no aplicarles otro calificativo más fuerte) se la estuvieron rascando a dos manos desde el año 1.986, que es mucho decir, vamos que ya no creo que les quedase mucho que rascar. Por lo anterior afirmo con rotundidad que Santa Bárbara se la cargaron ellos mismos.

Un saludo

Tony Montana

26, Septiembre 2006 07:05:00

¿Alguien ha probado el calibre 7,92x40? ¿fue utilizado en alguna otra arma o simplemente se guardó en un cajón para siempre?

Peter Menzel

25, Septiembre 2006 11:14:00

Los viejos tiempos, el mió era el H&G G3, funcionaba como la seda y nunca fallaba.

Juan Pablo Perez Tobares

25, Septiembre 2006 11:09:00

Para mi fue un disfrute, no un sufrimiento. Y eso que eran L y LC, me quede con las ganas de catar el "chopo"

David cruz

25, Septiembre 2006 08:34:00

ya era hora que alguien se acordase de esta joya, que muchos hemos sufrido... ;-)

Últimos post Armas militares


16314 1
51273 6