• Estás aquí:
  • Arma larga
  • Remington 700 ADL Tactical

Remington 700 ADL Tactical

Publicado en Arma larga. Por Daniel Álvarez
6788
rifle de cerrojo Remington 700 ADL Tactical

Puedes votar:

  • 12 votos, 4,75 sobre 5

Analizamos en esta ocasión una de las propuestas más económicas de la serie 700, la gama ADL y lo hacemos en el calibre de moda del momento. Como sabéis, al menos los que nos seguís bimensualmente, la serie 700 tiene diferentes gamas de productos, siendo el elemento diferenciador más usual e importante la calidad de la culata. La gama ADL es denominada de entrada a la serie, aunque no siempre ha tenido continuidad en catálogo, ha habido años en los que no ha estado disponible. Su precio y algunas ofertas puntuales, hacen que entre en competencia directa con el segmento económico por definición de Remington, la gama 783.

Es muy habitual que algunos usuarios, apasionados de la personalización, compren este modelo básico para ir progresivamente realizando las mejoras que más les interesan. Siendo la primera de ellas el cambio de culata. Además este rifle es junto con el AR-15, uno de los que más accesorios tienen en cualquier armería especializada en componentes y personalización. Solo tenemos que hacer una búsqueda rápida en internet para ver el número de resultados obtenidos.

Además otra de las características interesantes es que se presenta en uno de los calibres con más empuje y aceptación de los últimos años, el 6.5 Creedmor. Las cualidades del mismo han atraído tanto a tiradores de larga distancia, como cazadores. Por todo ello esta combinación de elementos han hecho que este modelo este conociendo un auténtico auge de ventas. Analizamos a continuación sus características y las de este novedoso cartucho.

Culata

Es el elemento más sencillo del conjunto y donde se delata el precio económico del rifle. Ahora bien, quiero aclarar que esta simplicidad no significa que suponga un hándicap para la precisión del rifle, más bien penaliza parcialmente algunas características ergonómicas. Como hemos hablado muchas veces la rigidez de la culata y el asiento firme de la acción, junto con un cañón flotante son garantía de precisión. En este caso, la culata que analizamos carece de una cama de aluminio mecanizado que le aporte esa extrema rigidez.

Es de material sintético y de color “desert tan”, una tendencia la del material, que se ha impuesto desde hace tiempo en el mundo de los rifles deportivos, salvo para las versiones más lujosas. El polímero muestra una superior estabilidad y durabilidad frente a la madera, además es más moldeable permitiendo una ingeniería de diseño más elaborada y fácil de fabricar. Si echamos un vistazo a su interior, observaremos unas características constructivas que llevan dando buenos resultados durante siglos. Una construcción con una suerte de “cuadernas” y quilla, similares a la empleadas antiguamente para dar rigidez y consistencia a los cascos de los barcos de madera. La evidencia de que este diseño funciona, se refleja en el apartado de la prueba de precisión, donde los resultados avalan esta solución.

 

 

Insertos de goma estratégicamente colocados en las áreas de contacto de la culata

Aunque al principio de este apartado he mencionado que no es la culata más ergonómica del mercado, si tiene detalles interesantes que hacen que cumpla de forma más que suficiente considerando el precio del rifle. Posee diferentes insertos de goma en áreas estratégicas, en guardamanos y pistolete. Además posee un moldeado ergonómico en la empuñadura y una cantora de mullida de buena calidad.

Posiblemente el aspecto más incómodo o inconveniente de la misma es que es ciega con respecto al depósito interno de munición. A diferencia de otras culatas de la serie 700, que o bien tienen el habitual plato de descarga rápida o incluso un cargador, caso este último por ejemplo del Remington 700 Magpul. En estas circunstancias nos veremos obligados a acerrojar tantas veces como cartuchos tengamos en el depósito para su extracción. El que carezca de extracción ventral de la munición, se debe a que de esta manera presenta una mayor rigidez estructural, algo importante debido a que como hemos dicho, carece de una cama de aluminio.

La acción

No vamos a descubrir nada nuevo en este apartado, esta es la famosa acción Remington 700 utilizada incluso por otros fabricantes como base para sus rifles de serie o custom. Podemos decir que esta acción es un estándar de facto. Los tres anillos de seguridad que envuelven la cabeza de la vaina del cartucho, es un diseño alabado desde su aparición en 1962. Por una parte es la seguridad que aporta y por otra la rigidez sobre la sujeción del cartucho, que finalmente redunda en lo que más se valora en un rifle, su precisión. El primer anillo lo forma el propio cerrojo, que envuelve parte del culote de la vaina la cual sujeta con la uña extractora. Cuando empujamos el cerrojo este se anclará en la parte posterior del cañón mediante dos sólidos tetones, esto constituye el segundo anillo. Finalmente todo ello que envuelto por parte del cajón de la acción, el último y tercer anillo.

 

 

Este Remington carece de plato de descarga rápida

En relación con la acción, un valor añadido a la misma es que trae de serie la base para el visor, un riel picatinny de acero, lo que supone un ahorro adicional.

El disparador

El disparador es un X-Mark Pro, que es el que mayoritariamente se instala en todos los rifles Remington de la serie 700 y representa el estado del arte de los disparadores de la marca. Nace como última evolución de estos dispositivos y presenta varias características destacables: posee todos sus componentes pulidos y tratados para reducir el rozamiento además de alargar su logevidad, carece de arrastres, es de un solo tiempo, de muy corto recorrido y es regulable desde el exterior en cuanto al peso. Cada vuelta del tornillo torx, ubicado en la cola del disparador, viene a ser aproximadamente una libra (0,45 kg) de ajuste. Es un disparador que hemos probado numerosas veces y que con las buenas características citadas, ayuda a la precisión del conjunto. Como he dicho en alguna otra ocasión, personalmente el único pero es la falta de estriado en la cola del disparador, como tenía el modelo anterior, el 40X.

Si desmontamos el disparador observaremos que posee otro tornillo de regulación, que nos permitiría un ajuste más fino, pero está sellado por una especie de pegamento denominado “goop”. Este sellado se realiza precisamente para evitar que se manipule por personal no cualificado y se parametrice de tal forma que suponga un peligro al sobrepasar los márgenes de seguridad, dando lugar demandas millonarias. Hay que remarcar que la manipulación del mismo por personal no oficial de la marca supone la anulación de la garantía.

El cañón

El cañón es de 24” (61 cm) de contorno pesado o varmint, con punta roscada y cubre roscas de polímero. El estriado recomendado para este calibre con puntas de 139 - 140 grains se mueve entre 1:8 y 1:9. Siendo en este caso el más habitual de 1:8, para este peso de punta y para una velocidad estándar. De todas formas debemos tener presente que el cambio de media pulgada en el paso de estría tiene efectos sobre el giro del proyectil y por tanto su estabilidad en vuelo, aunque como también sabemos cada cañón, incluso dentro de un mismo modelo de rifle, es un mundo. Digo esto porque hay muchos especialistas norteamericanos recomiendan para este calibre el paso de 1:8,5 para tiros a distancias extremas, con los pesos de proyectil antes mencionados.

 

 

Detalle del cañón roscado

El cartucho 6.5 Creedmoor

Lo más novedoso de este rifle es sin duda su calibre, el 6,5 Creedmoor, una pequeña revolución en el mundo del tiro. Definido por muchos expertos norteamericanos en balística como “el cartucho cuyo proyectil traza la trayectoria del 300 Win Mag, pero que tiene menos retroceso que un .308 Win”. Ya que es un cartucho que permanece supersónico más allá de los 1200 m, con una precisión por debajo de 0,5 MOA con munición recargada.

La historia de este cartucho es ciertamente atípica en el mundo de la cartuchería del tiro, normalmente partiendo de cartuchos conocidos y de forma experimental, los tiradores evolucionan un cartucho que dependiendo de su rendimiento llega a ser adoptado comercialmente por alguna compañía. En este caso en 2008, la casa Hornady anunció el lanzamiento de este cartucho como específico para el tiro a larga distancia. Aunque luego tendría su transición al mundo de la caza, demostrando ser terriblemente efectivo.

Su génesis se gestó a partir del 2005 dentro de este fabricante de munición por parte de un ingeniero balístico llamado Dave Emory y su amigo, a la vez que contrincante en el tiro deportivo de larga distancia, Dennis DeMille, propietario de la empresa Creedmoor Sports. Fue fruto de largas conversaciones de estos dos amigos donde definieron el nuevo cartucho, que buscaban: un buen coeficiente balístico para hacer frente a la fuerza de la gravedad y el viento, que tuviese mayor velocidad que ningún cartucho conocido de 6 mm o 6,5 mm hasta la fecha, baja presión en la recámara para extender la vida útil del cañón y las vainas, poco retroceso y debería ser fácil de recargar. Además sus dimensiones se deberían acomodar a la acción corta de rifles de cerrojo y rifles semiautomáticos tipo AR-10, por lo que debería ser compatible con con los cargadores diseñados para el cartucho .308.

Finalmente aclarar que su origen es el calibre .30 TC agolletado para poder engarzar un proyectil de 6,5 mm. El .30 TC fue desarrollado por Thompson Center en 2007, buscando un cartucho con el tamaño del .308 pero con las cualidades balísticas, ligeramente superiores, del 30-06.

Cualidades cinegéticas del 6,5 Creedmoor

Finalmente y aunque no era su objetivo inicial, este cartucho ha demostrado tener unas buenas cualidades cinegéticas. Algo por otra parte que no sorprende, si comparativamente tenemos en cuenta que el cartucho sueco por excelencia 6,5x55 o Mauser Sueco, que data de 1891, siempre lo ha sido y es menos veloz y algo menos preciso que nuestro protagonista. El motivo hay que buscarlo en su buena densidad seccional (SD), el ratio entre peso de la bala y su diámetro, que hacen que hacen que tenga una buena penetración para alcanzar órganos vitales atravesando sin problemas, piel, tejidos, cartílagos e incluso huesos.

En el caso de las puntas de 140 grains su densidad seccional es de .287, algo que al menos teóricamente a la distancia adecuada, le permite abatir presas de un peso de entre 137 kg a 454 kg. De hecho en Suecia se lleva muchas décadas cazando alces con proyectiles iguales en el cartucho antes citado 6,5x55. Recordemos que el peso medio de un alce macho adulto en Suecia es de 450 kg, aunque hay machos excepcionales que pueden alcanzar los 850 kg. Por otra parte y para acabar esta sección, no debemos olvidarnos que todos estos logros se consiguen con un retroceso reducido, desde mi punto de vista claramente menor, no ya que el .308, sino incluso que el del 7 mm-08, al menos en un rifle del peso del Remington 700 ADL que arroja 3,8 kg en la báscula sin contar el visor

La prueba de precisión

Para la prueba de precisión acudimos al campo de tiro de Txoriarte, en Zambrana (Álava), donde hace escasas semanas se ha inaugurado una nueva cancha de tiro de 200 para rifle. Las nuevas instalaciones sencillamente espectaculares, con la posibilidad de tirar en uno de los 16 puestos, en posición de tendido o sentado, gracias a unas mesas multifunción. Nosotros al igual que hacemos con todos los rifles, tiramos en posición sentado de bench-rest utilizando un banco de tiro Caldwell Lead Sled DFT 2, con el objeto de minimizar en lo posible el error humano.

Como visor utilizamos un Bushnell Elite Tactical Hunter LRHSi de 4,5-18x44 en primer plano focal, una interesante óptica híbrida, táctico y pensado para la caza a larga distancia, del que haremos un futuro reportaje. El mismo estaba montado con unas anillas WARNE Tactical. Como a la hora de realizar el test de precisión no tuvimos munición disponible, utilizamos recargada con puntas Barnes MATCH BURNERS de 140 grains, vainas LAPUA, pólvora Vihtavuori y pistones CCI Small Rifle Magnum.

 

 

Magnífica precisión de 0,64 MOAs a 100 m

Las condiciones ambientales fueron buenas con un día despejado y con una temperatura ambiental de 15 °C, obviamente no sufrimos reverberaciones de calor del suelo, pero sufrimos importantes rachas intermitentes de viento especialmente a 200 m, lo que nos impidió obtener un registro en consonancia con el conseguido a 100 m. La metodología la habitual, series de cinco disparos con un tiempo máximo de ejecución de seis minutos y descansos de 15 minutos aproximadamente entre series.

Los resultados fueron muy buenos a 100 m, teniendo en cuenta como siempre que el rifle es nuevo y aunque le hemos hecho un pequeño rodaje, es seguro que mejore progresivamente con algunas tandas más. Además como los lectores aficionados a la recarga saben, con paciencia habrá que identificar la carga más adecuada para este cañón. Por cierto, las puntas de precisión BARNES nos sorprendieron muy gratamente. Obtuvimos una mejor diana de 0,64 MOAs a 100 m, lo cual como decimos es un excelente resultado.

RESUMEN

El Remington 700 ADL en un rifle económico de entrada a la serie 700 o una perfecta base para aquellos entusiastas de la personalización. Aun así con todo, es un rifle de calidad que tiene el atractivo de emplear un calibre de moda muy polivalente. Sus campos de batalla son el tiro a larga distancia y la modalidad de recechos en la caza.

Agradecimiento

Agradecemos a Borchers, distribuidor exclusivo para España de REMINGTON, WARNE, BUSHNELL y BARNES, la cesión del material para la elaboración de este artículo.

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

MajoPikeras

25, Marzo 2019 19:49:18

Sería muy interesante que aprendieseis a leer las dispersiones del grupo sin confundirlas con el desplazamiento del grupo respecto al centro de la diana.

Últimos post Arma larga


2022 1
Arma larga
  • (4 Votos)

Bushmaster .450 Thumper

3200 2
Arma larga
  • (7 Votos)

Remington 700 NRA American

4562 0