Sako TRG M10: de las fuerzas especiales al mundo civil

Sako TRG M10: de las fuerzas especiales al mundo civil

Militar
4.15 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (10 Votos)

Analizamos en nuestro periódico el Sako TRG M10, un rifle de cerrojo dado a conocer públicamente en octubre del 2011 y recientemente liberado para el mercado civil después de unos años de periplo comercial exclusivo para clientes gubernamentales, donde ha entrado a ser de dotación en las fuerzas especiales militares y policiales de varios países. El rifle diseñado exprofeso para un concurso militar de las fuerzas especiales estadounidenses, es un sistema muy versátil ya que es modular y multicalibre rompiendo con el diseño tradicional de los rifles TRG-22 y TRG-42, pero sin renunciar a la famosa precisión y fiabilidad de la marca SAKO.

Origen del Sako TRG M10

Tenemos que remontarnos al año 2007 para encontrar los orígenes de nuestro protagonista. En ese año el USSOCOM (Mando de Operaciones Especiales de Estados Unidos) lanza el programa Precision Sniper Rifle (PSR) al percatarse de que necesita un rifle de francotirador con mayores capacidades que el M24. Como muchos de vosotros sabéis, hemos hablado de él en algún otro artículo (número 69). Es el rifle de francotirador del ejército de Estados Unidos, basado en el popular Remington 700. Digo es y no era porque el cambio definitivo de plataforma se está realizando de forma progresiva y no alcanza a todas las unidades de francotiradores.

El motivo de este cambio lo tenemos que buscar en las circunstancias de batalla en la guerra de Afganistán, donde unas condiciones orográficas y climáticas muy exigentes determinan la necesidad de un rifle con unas cualidades superlativas en cuanto a precisión, modularidad y resistencia. Baste recordar como en esta guerra se ha batido varias veces el record mundial de distancia de francotirador. Realmente es muy significativo que la mayoría de los disparos con muerte confirmada, por encima de las 2.000 yardas, correspondan al conflicto en aquel país.

Francotiradores Editado min

Finalmente en el 2009 se oficializó el concurso publicándose el pliego de condiciones que debían cumplir los rifles, presentándose nueve contendientes, entre ellos el fabricante finlandés. Para poder ajustarse a esos requisitos SAKO rompe con su línea tradicional de rifles de francotirador, proponiendo un nuevo diseño alejado de su modelo tradicional de cama metálica envuelta en una culata de polímero que sustenta la acción.

El 8 de marzo del 2013 se conoció el resultado del concurso, proclamándose ganador el Remington MSR y quedando en segundo lugar el SAKO TRG M10. Aunque este último no pudiese hacerse con el codiciado contrato del ejército norteamericano, de 5.150 rifles por valor de casi 80 millones de dólares, su presencia en la final le permitió alcanzar mucha notoriedad y el interés de la comunidad de francotiradores militares y policiales, donde ha firmado varios contratos de suministro. Debemos tener presente que SAKO ya tenía una muy amplia cartera de clientes del ámbito militar y policial en diferentes países, gracias a sus exitosos TRG-22 y TRG-42.

Características del Sako TRG M10

armas ficha tecnica sakoComo hemos mencionado antes este fabricante rompe con el patrón de diseño de la serie TRG. En el caso de este modelo la acción está integrada en un chasis metálico (“upper” en acero y “lower” en aluminio) el cual está unido a un guardamanos de aluminio dotado de rieles picatinny superior e inferior. El bípode lo podremos colocar directamente enganchado al riel picatinny, si es específico de este sistema de anclaje o mediante el pertinente adaptador para uno de tipo estándar. El rifle se ofrece en tres colores: Stealth Black, Military Green and Coyote Brown.

Culata y pistolete

sako culata

La culata de esqueleto metálico es ergonómica con carrillera y cantonera ajustables, esta última en profundidad y altura, todo ello sin necesidad de utilizar herramientas y con controles ambidiestros. Los diferentes parámetros de configuración de la culata se pueden bloquear. Además es plegable sobre el lado derecho del chasis, aunque el sentido de plegado puede ser modificado solicitándolo a fábrica. Otra muestra de la preocupación de la marca por la ergonomía, es que el pistolete de la culata tiene un sistema de lomos intercambiables. A semejanza de las modernas pistolas de polímero, tiene tres medidas diferentes que son parte del equipo suministrado con el rifle, para cambiarlos tan solo es necesario aflojar un tornillo cautivo en su base. La culata tiene en su extremo inferior otro interesante detalle, es un “hand-stop” que cubre un riel picatinny donde se puede ubicar un monopod opcional a la hora de solicitar la configuración al distribuidor. Este accesorio puede colocarse bajo el guardamanos, en el riel picatinny inferior, para servir de ayuda a la hora de controlar el rifle sobre todo en posiciones de pie.

Armazón y guardamanos

sako cuerpo

Con respecto al armazón de la acción indicar que el rail picatinny donde colocaremos el visor tiene un sobreelevación de nada más y nada menos que 30 MOAs. Toda una declaración de intenciones de cuál es la orientación táctica de este rifle, los tiros a muy larga distancia. Como hemos comentado en algún otro artículo, las bases con elevación adicional incluida se utilizan para complementar a los visores que se quedan cortos en corrección de altura, cuando disparamos cartuchos cuyo proyectil tiene una caída sobrepasan su capacidad. En cualquier caso, se puede solicitar el rifle sin esa elevación añadida.

El guardamanos está disponible en dos medidas diferentes, de acuerdo a la longitud de cañón seleccionada, posee dos rieles MIL-STD-1913 (Picatinny), superior e inferior.

Cerrojo

sako rail

El cerrojo de acero mecanizado de una pieza es de un funcionamiento extremadamente suave, posee tres sólidos tetones que acerrojan a 60°, una uña extractora aún más grande que la del TRG 42 y un sistema de eyección dual en su cabeza. A la hora del diseño se optó por un cerrojo completo para cada calibre, frente a una solución de cabezas intercambiables, en aras de una mayor robustez y seguridad. Tiene un avisador visual (punto rojo) y táctil (protuberancia) que indica cuando el arma está acerrojada. Mantiene un detalle típico de los SAKO, una pestaña en el “upper”, próxima al cerrojo, que nos permite desacerrojar el arma con el seguro puesto.

Aunque sin duda lo más impresionante del sistema es que siendo compatible entre calibres de acerrojamiento corto (.308) y largo (.300 Win. Magnum y .338 Lapua Magnum), el acerrojamiento del .308 podamos hacerlo corto (por defecto es largo), gracias a un ingenioso sistema en el que el operador puede variar el desplazamiento del cerrojo, simplemente invirtiendo la posición de la palanca de seguro del mismo. Para ello sólo es necesario utilizar las herramientas integradas en el chasis del arma.

Esta solución buscaba enmendar una de las quejas más recurrentes de los operadores de los rifles M24 del ejército USA. Como sabéis los rifles M24 son todos de acción larga aunque sean del calibre .308, a diferencia de los M40 del Cuerpo de Marines. Esto se debió a que el ejército previó la posibilidad de tener que recamararlos a calibres más potentes como el 300 Winchester Magnum o el .338 Lapua Magnum. Esta estrategia que técnica y económicamente es acertada, tiene el inconveniente que obliga a los operadores de estos rifles en .308 a realizar un movimiento de acerrojamiento excesivamente largo, que realmente es innecesario por las dimensiones del cartucho. Esta circunstancia puede ser importante en situaciones donde realizar un segundo disparo o secuencia de disparos rápidamente sea crítico, con un menor recorrido lógicamente hay un menor tiempo de ejecución del movimiento y resulta menos forzado a efectos de encare del arma.

Cañón

sako despiece

En buena parte responsable del peso de todo el conjunto, con un contorno de 25 mm en la zona rebajada / aflautada, para lograr cierta reducción de peso y una mayor velocidad en la disipación de calor. Durante nuestra sesión de pruebas en la que disparamos 80 cartuchos del .308, prácticamente seguidos con pequeñas pausas para los cambios de diana, el cañón apenas se calentó, alcanzando una temperatura que me atrevo a calificar solo de tibia. Además el fabricante nos ha comentado que aún en el caso de un uso intenso del rifle el guardamanos está pensado que actúe como un escudo de calor para no interferir con la óptica.

Obviamente el cañón es flotante y está hecho en acero inoxidable, amartillado en frío, lo que representa un cambio con respecto al hasta ahora acero al cromo-molibdeno empleado en el resto de la serie TRG. El cañón posee rosca con cubre-rosca de protección para la colocación de un freno de boca-supresor. A este respecto decir que SAKO posee frenos de boca especiales para este modelo, sobre los que luego es posible colocar un supresor de diseño especial. Además en los diferentes calibres en los que está disponible, se pueden elegir varias longitudes de cañón, dependiendo del calibre, existen versiones de 16”, 20”, 23,5”, 26” y 27”. Todos los cañones son de cuatro estrías, con un paso de estría de 1/11” para el .308 y el .300 Win. Mag. y de 1/10 para el .338 Lapua Magnum.

Disparador

Seguro en el disparador min

El disparador, uno de los componentes responsables de la magnífica precisión del rifle, es de dos tiempos regulable entre 1 kg. (2,2 libras) a 2 kg. (4,4 libras), viene de serie con un peso de 1,4 kg (3 libras) aproximadamente. Tengo que añadir que su recorrido en la configuración de serie es ultracorta, sin percibirse arrastre alguno y con un “break” muy nítido, de “varilla de cristal”. Al igual que el resto de los componentes, la regulación se realiza con una de las tres llaves torx incluidas en el chasis del rifle, como explicaremos posteriormente en este mismo artículo. Por si esto no fuera suficiente, la parametrización de este elemento alcanza al mismo desconector del disparador, permitiendo pasar a un disparador de un solo tiempo, mediante la regulación de un tornillo con esa misma llave. Todo el conjunto del disparador puede ser extraído del chasis sin necesidad de realizar desmontajes adicionales, aunque tiene un pequeño truco para su extracción, el gatillo debe estar presionado para que la llave torx alcance la cabeza del único tornillo que lo mantiene unido al chasis. Finalmente indicar que posee un sistema de seguro ambidiestro que nos recuerda al utilizado en alguna pistola de polímero y donde es posible activarlo y desactivarlo con el dedo índice usado para apretar el gatillo.

Cargador

Todos los cargadores independientemente de su calibre tienen las mismas dimensiones externas, internamente los cargadores del .308 y 300 Win. Magnum están complementados con guías en la parte trasera hasta alcanzar la longitud de los cartuchos de esos calibres. Están fabricados en chapa de acero estampada con una base de polímero, acabado en la superficie del mismo con un fino recubrimiento de goma, más pensado facilitar su manipulación y agarre que para preservarlos frente a un impacto. En la parte metálica interna, en un lateral, también está grabado el calibre de los mismos, siendo identificable al tacto. Con respecto a su capacidad, todos son bifilares o de doble hilera con las siguientes capacidades: 11 cartuchos para el .308, 7 para el 300 Win. Magnum y 8 para el .338 Lapua Magnum.

Modular y multicalibre

 

Uno de los requisitos del concurso del USSOCOM era la modularidad de la plataforma y se exigía que también fuese multicalibre, concretamente .308 Winchester, .300 Winchester Magnum y .338 Lapua Magnum. Además otra de las condiciones era que el operador del rifle fuese capaz de realizar un despiece básico en no más de dos minutos, sin herramientas que se debiesen portar independientemente. Con el objetivo de que una vez desmontado, sólo se requiriesen otros dos minutos para realizar un cambio de calibre. Como alguno de nuestros lectores estará pensando parece un reto difícil, ya que estamos trabajando con un rifle de precisión, con lo que a priori se nos antoja complicado que sea posible tanta simplicidad sin que se vea afectada la fiabilidad o la precisión. Veamos a ver a continuación cómo los ingenieros de SAKO solucionaron el problema.

El arma siempre va acompañada de sus herramientas porque son parte integral de ella, además tiene la característica de tener pocos tornillos, en este aspecto es bastante simple. El sistema de desmontaje es absolutamente ingenioso, como hemos dicho sorprendentemente todas las herramientas necesarias se encuentran en rifle. Las llaves críticas para el despiece se encuentran integradas en el pomo y el brazo de la maneta del cerrojo. El primero es una llave tipo torx que nos permite quitar un falso panel delante del cargador, el cual contiene en su interior tres llaves adicionales que necesitaremos para desmontar de forma básica el rifle o realizar alguna regulación como la del disparador. La segunda en el brazo de la maneta permite desenroscar el “nut” o tuerca que mantiene el cañón unido a la acción. Pero aviso que con la llave de la maneta es posible realizar la mayoría de las operaciones de desmontaje del arma, eso sí, no de forma tan cómoda como con las llaves ocultas en el guardamanos. La verdad que es la primera vez que vemos algo tan original a la hora de desmontar un arma y tengo que decir que me parece absolutamente brillante. En las fotografías podemos apreciar parte del proceso de desmontaje.

Cada kit de calibre, que pueden adquirirse por separado, está compuesto de TRES elementos: cañón, cerrojo y cargador. Estos tres elementos tienen identificadores visuales y táctiles que permiten reconocer rápidamente a que calibre corresponde cada pieza. En el caso de los cargadores mediante unos círculos serigrafiados en los laterales de los mismos. Para los cañones y cerrojos mediante una codificación de anillos mecanizados. Para todos los casos un círculo o anillo se corresponde con el .308, dos para el .300 Win Magnum y tres para .338 Lapua Magnum.

El desmontaje del cañón es realmente fácil, solo hay que desenroscar dos tornillos cautivos a la vista en la unión entre el guardamanos con el chasis de la acción y utilizar la llave para el “nut” incluida en la maneta del cerrojo. Desenroscado el mismo, solo deberemos tirar del cañón hacia delante para extraerlo del chasis. Cuando procedimos al despiece básico del arma en pruebas, me sorprendió positivamente la profundidad y por tanto la solidez de la unión entre chasis y el cañón, algo que ya se intuye durante la primera inspección visual externa del rifle y que se puede apreciar en los cañones fotografiados al desnudo.

Esta modularidad no sólo nos proporciona ventajas logísticas a efectos de repuestos y mantenimiento o polivalencia y adaptabilidad de uso de acuerdo a la misión, sino que nos permite un transporte discreto del arma en aquellas operaciones militares o policiales que así lo requieran. A efectos de elección del continente, deberemos tener en cuenta que el componente o módulo más grande será siempre el cañón.

Hay otras ventajas como la parametrización de armas compartidas para grupos de operadores, donde cada usuario puede configurar el sistema de francotirador a sus características, además del tipo de misión. Por otra parte si pensamos en operaciones o actuaciones complejas, esto supondrá una clara reducción en el peso y la cantidad de material a transportar.
Otro aspecto interesante de la modularidad son los aspectos formativos, la reducción de costes y la longevidad del material. La posibilidad de operar exactamente en la misma plataforma con un calibre tan estandarizado como el .308, además de otros más exigentes y caros como el .300 Win. Magnum y .338 Lapua Magnum, supone un importante ahorro de costes de munición y de conservación del material, preservando estos últimos para operaciones reales. Por otra parte, para los usuarios civiles, permitirá que puedan utilizar la plataforma en campos de tiro que en algunos casos pudieran estar vetados para los calibres más potentes.

En definitiva todo esto se traduce al final en que tenemos más control sobre nuestro arma, al poder adaptarla a todo tipo de circunstancias y reducir la dependencia del servicio de armería. También hay un aspecto psicológico importante a considerar, el hecho de conocerla más te proporciona más confianza con la misma, redundando en su efectividad de uso.

Pruebas de campo del Sako TRG M10

sako prueba

Características y condiciones

Las pruebas de precisión las hicimos durante diferentes jornadas, en diferentes escenarios y a diferentes distancias, 100, 200, 300 y 500 metros en las dos distancias más cortas empleamos el apoyo de un banco de tiro CALDWELL Lead Sled DFT 2 desde posición de sentado, en los 300 m. se empleó un bípode con saquete trasero en posición de tumbado y un trípode Manfrotto 055 xprob con un adaptador para rifle Shadow Tech LLC modelo Pig Saddle para la jornada de rececho de corzo. En las pruebas intervinieron dos tiradores diferentes, siendo el visor empleado un BUSHNELL ELITE TACTICAL XRS 4,5-30x50 (visor que analizaremos en un próximo artículo). La munición fue comercial, concretamente SAKO Racehead de 168 grains catalogada por el fabricante como de precisión.

Resultados

Sako TRG M10 municion SAKO 200m minEn el caso de los tests de cinco disparos la precisión tanto a 100, 200 y 300 metros se movió alrededor de los 0,7 MOAs, una precisión esperada dadas sus características, está claro que estamos ante un rifle que con la recarga adecuada es fácil se acerque a los 0,5 MOAs sin mucho problema. Personalmente empezaría probando con una punta de mayor longitud y en consecuencia peso, debido a su paso de estría 1:11 para este calibre (1:11 para el 300 Win magnum y 1/10 para el .338 Lapua Magnum).

Con respecto a un disparo realizado a aproximadamente a 500 m. sobre un corzo durante una jornada de caza, decir que si bien no tuvimos excesiva suerte debido al viento cruzado y lo esquiva de la presa, el rifle hubiese cumplido sobradamente. Aunque es más que obvio que no es un arma para recechar, estamos hablando de un rifle de francotirador militar-policial, con un peso de conjunto de más de 7 kg. por lo que desplazarse con él por el monte en una jornada de rececho, además de otros accesorios necesarios, solo estará al alcance de alguien con una excelente condición física.

RESUMEN

Estamos ante un arma excepcional por sus características y precisión, desarrollada para los profesionales más exigentes del mundo de los francotiradores. Hay gran cantidad de tecnología detrás de ella, como muestran varias partes del diseño que sólo pueden calificarse de brillantes. Las hemos enumerado durante el artículo, pero sin duda su modularidad que le otorga una tremenda versatilidad será la más apreciada por los profesionales y aficionados que tengan la suerte de poseerlo, por un precio aproximado de 12.000 €.

Agradecimiento

Agradecemos a Beretta Benelli Ibérica (BBI), distribuidor exclusivo SAKO para España, la cesión del material para la elaboración de este artículo.

Agradecemos a Alberto Iroz algunas de las fotos que ilustran el artículo.

www.bbi.es

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Si pudieras abrirías una armería?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero