• Estás aquí:
  • Arma larga
  • Análisis de la carabina Thompson Center TCR22

Análisis de la carabina Thompson Center TCR22

Publicado en Arma larga. Por Redacción Armas
9148
Thompson Center

Puedes votar:

  • 6 votos, 3,50 sobre 5

 

Carabina Semiautomática Thompson Center TCR22 

El prestigioso fabricante norteamericano Thompson Center, presenta su primera carabina en calibre 22 lr. denominada T/CR22, es un arma semiautomática que toma como referencia la carabina más vendida del mundo, la RUGER 10/22, proponiendo un modelo con numerosas mejoras sobre el anterior. Este acertado planteamiento, ha servido para que los compradores de este pequeño rifle, accedan automáticamente a la inmensa gama de accesorios disponibles para la 10/22. Ya que es compatible con la mayoría de ellos, lo que ha servido para que se la considere, por la prensa especializada, como un clon mejorado. Lógicamente detrás de esta característica, entendemos que se ha tenido que realizar un profundo análisis legal, porque como decimos, la compatibilidad es casi total.

La carabina Thompson Center T/CR22 trata de un arma asequible, dura como una roca, que destaca especialmente por su ligereza, fiabilidad y precisión, que la hacen candidata a ser una buena opción para la modalidad Mini-rifle IPSC o simplemente para el tiro recreacional. El problema generalizado de todas las carabinas en este calibre es su sensibilidad, sobre todo, a la munición de velocidad estándar. Es precisamente quien logra realizar un diseño lo más “insensible” posible, quien triunfa en este segmento. En este sentido, Thompson Center ha tenido la habilidad de mantener la fiabilidad del modelo del que parte e incluso mejorarlo. Aunque tiene otras buenas características, muchas de ellas son fruto de escuchar las demandas de los usuarios de la carabina 10/22.

La munición 22 lr

Antes de comenzar con la Carabina TCR22, un apunte sobre la fiabilidad, de este tipo de armas en este calibre. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la calidad de la munición es determinante. La competencia en este tipo de calibre entre los fabricantes es realmente feroz, el consumo es muy alto y la lucha por el precio más bajo es tremenda. Es por ello que incluso me atrevería a decir, que el hecho de que una marca sea conocida por la calidad de su munición de fuego central, no tiene porqué corresponderse con su 22 lr. Esta encarnizada lucha ha llevado a un abaratamiento excesivo, que se paga con un relajo en los controles de calidad. Es decir, si alimentas tu arma con basura, no esperes nunca grandes resultados.

¿Qué variables debemos ponderar, a la hora de seleccionar una munición 22 lr, especialmente para una carabina semiautomática? Primero el nivel de suciedad o residuos que genera en la carabina y especialmente en la recámara. Por otra parte, tenemos que ver si se trata de punta de plomo, viene con un exceso de cera o si la cera que emplea, no le sienta bien a nuestra recámara, generando un exceso de residuos. También hay que decir, que como alternativa, tenemos en el mercado municiones de 22 lr que emplean proyectiles cobreados o dorados, libres de esos tratamientos.

Luego está la repetibilidad en el nivel de carga del propelente, pequeñas variaciones, pueden hacer que una carabina sensible no mecanice adecuadamente, sobre todo si se trata de munición estándar. Por eso muchos tiradores prefiere utilizar municiones de alta velocidad o mini-magnum, que garantizan el ciclo del arma. Muchos de nuestros lectores, habrán constatado que, algunas armas de este tipo, vienen acompañadas de un papelito del fabricante, recomendando determinados marcas y tipos de munición.

Por supuesto, luego está la variable carabina, que es donde le buen hacer del fabricante se demuestra. Las tolerancias, la precisión de los elementos de alimentación del cartucho y extracción de la vaina percutida, la fuerza de su aguja percutora, su sensibilidad ante la carga para completar el ciclo, su resistencia ante la suciedad, etc., son características críticas del diseño que determinarán también la fiabilidad. Por tanto y en base a todo lo anterior, podemos deducir que, que es una combinación de tras factores los que son críticos en la fiabilidad: calidad de la munición, diseño del arma y limpieza regular de la misma.

 

 

Características estructurales

La característica más llamativa es su ligereza, ya que tan solo pesa 2 Kg, debido a tres factores: al receptor de aluminio, al cañón ligero y la culata de polímero. El referido cañón, tiene una longitud de 17” (432 mm), un grosor de 0,62” (15,74 mm), finalizando en una rosca normalizada con un paso de hilo de 1/2x28, con su correspondiente cubre rosca. En buena parte por ello, la longitud total del arma se va hasta las 35” (889 mm). Internamente, posee un paso de estría de 1:15, implementado mediante la técnica de “Button-rifled” o técnica de botón.

El receptor es de aluminio 6061 y presenta la característica de tener un riel Picatinny mecanizado sobre el mismo. Siempre es deseable una base firme para colocar un visor, aunque tratándose del calibre 22 lr, no es una circunstancia que sea determinante por su nulo retroceso y generación de vibraciones.

Miras

Las miras son de acero ajustables y de distancia ampliada, algo que siempre favorece la precisión. El sistema de alza es de tipo “ghost ring” y el punto de mira es de fibra óptica de color verde sujeto por un tornillo hexagonal, son fáciles de tomar y proporcionan una buena precisión. El alza es ajustable en deriva y altura, encaja en una base que se sujeta a una rampa que es parte integral del receptor.

 

 

Culata

Como decíamos, muchas de estas características de tamaño y peso, las debe a su culata, hecha de un composite de polímero reforzado de calidad en color OD Green, lo que popularmente se denomina verde oliva. Como suele suceder en el caso de otros fabricantes, la producción de la misma está externalizada a Magpul. Fabricante de reconocido prestigio, que cada vez es más conocido por su relación con grandes compañías y que para este modelo ha presentado una versión simplificada de su popular Magpul Hunter X-22.

Digo simplificada, porque la culata del arma Thompson Center TCR22 se diferencia del anterior en que no admite cañones pesados, no tiene carrilleras intercambiables ni extensores de longitud, carece los enganches porta correas tipo lazada, tampoco tiene las ranuras MLOK laterales y la cantonera de goma es menos pronunciada. Por el contrario, sí que hereda la buena ergonomía general del modelo origen y mantiene el cañón flotado, imprescindible para una buena precisión.

Posee un pistolete recto de base plana y tope inferior para la mano, perfecto para realizar tiros en posición tumbado, al mismo también le acompaña un patrón de picado antideslizamiento, por cierto, menos agresivo que en la Magpul Hunter X-22. También el gurdamanos tiene una base plana para apoyos de oportunidad y tiene además lateralmente, un pequeño recrecido para asirlo cómodamente. Por otra parte, en la parte ventral se localizan dos ranuras compatibles M-LOK, que nos permitirán colocar un bípode u otro tipo de accesorios.

Otro detalle interesante es el corte inferior en el culatín, para poder pasar la mano por debajo y ejercer un fácil control sobre el arma. También, si nos fijamos en detalle, veremos que el corte está biselado, esto ayudará a colocar por ejemplo un saquete culatero y la manipulación de sus orejetas. Además, observaremos dos perforaciones integradas, que hacen las funciones de enganches porta-correas.

Para finalizar este apartado, un detalle interesante a tener en cuenta, es que esta culata supera a la estándar ofrecida por Ruger. Por otra parte, pudimos comprobar que la Carabina T/CR22 admite el extenso catálogo de culatas del mercado de terceros. Donde se encuentran disponibles, desde modelos “tácticool”, hasta soluciones de gran ergonomía pensadas específicamente para la precisión.

 

 

Cargadores y cerrojo

Como decíamos al principio esta carabina presenta algunas mejoras importantes sobre la 10/22 original. Una de ellas se refiere a los cargadores, que incorporan una pestaña que hace que el cerrojo permanezca abierto tras el último disparo. Los cargadores de la Ruger son 100% compatibles, pero al carecer de la mencionada característica, no dejan el cerrojo abierto. Obviamente tampoco los cargadores de la carabina TCR22 en una 10/22 logran ese efecto, porque el sistema de cerrojo no está diseñado para ello.

La capacidad del cargador estándar de tipo rotatorio es de 10 cartuchos, que permiten mantener plano el vientre de la carabina. Aunque como sabemos, existen cargadores de hasta 50 cartuchos compatibles. Mencionar a este respecto también, que la palanca de retenida del cargador está sobredimensionada para facilitar su manipulación. El suministrado es de tipo transparente, para controlar la munición remanente, lamentablemente por una cuestión de diseño, los cuatro últimos quedan ocultos. Una observación con respecto a la carga del mismo, es que el primer cartucho se tiene que insertar presionando una pestaña, pero la carga de los siguientes se hace de manera tradicional. Aunque tengo que decir que es algo menos cómoda y lenta que en un cargador estándar.

Toca ahora hablar del cerrojo de la Thompson Center TCR22, este es de acero inoxidable, lo primero que se observa es que su tirador está sobredimensionado y es de formas redondeadas. Además, para liberar la retenida del cerrojo no es necesario realizar una “misión arqueológica” para encontrarlo y presionarlo debajo del guardamontes, como en la Ruger 10/22, basta con traccionar el cerrojo mediante el tirador para que se suelte. Esta simplificación de la operativa, permite una rápida recarga del arma. Es una ventaja importante, en tanto en cuanto esta es una carabina de iniciación, donde la mecanización de movimientos simples y seguros, son de especial valor a la hora de formar nuevos tiradores. La palanca de apertura del cerrojo se encuentra delante del guardamontes, entre el seguro y la palanca de retenida del cargador.

 

 

Disparador y seguro

El disparador es otra de las mejoras ostensibles, de un solo tiempo, de recorrido corto, muestra una tensión constante. Ahora bien, a la hora de buscar la máxima precisión con la carabina, podemos percibir algún pequeño arrastre dependiendo de nuestra forma de gestionar la tracción del disparador. Rompe con un peso aproximado de 2 Kg, permitiendo rápidas secuencias de tiro. Basta con ver los vídeos de demostración del gran Jerry Miculek, donde se puede ver a que velocidad es capaz de derribar platos con el arma de serie. El seguro del arma se encuentra por delante del disparador, ofreciendo una ubicación de cómodo acceso. Es de tipo pasador y tiene un muy buen tacto.

Prueba del arma

Como es habitual, decidimos realizar una prueba del arma en uno de nuestros habituales campos de tiro colaboradores, Brezales Tiro. El día de las pruebas las condiciones climatológicas fueron favorables, nada de viento y una temperatura que osciló entre los 9°C y 12°C. El objetivo buscado fue evaluar dos elementos, la fiabilidad y la precisión. Habida cuenta la pujanza que este tipo de carabinas están teniendo en la modalidad de Mini-rifle de la disciplina IPSC. Para ello nos pertrechamos con unos 200 cartuchos de munición Remington Golden Bullet, una munición de alta velocidad con punta dorada de 40 grains.

Por una parte, realizamos tiro informal buscando los límites del arma, en cuanto a la velocidad de disparo y fiabilidad. Los disparos se realizaron a diferentes distancias y con diferentes cadencias, buscando los límites de la carabina. Tras los 100 disparos primeros, procedimos a una limpieza informal con una “Boresnake” y limpiador de grado militar M-Pro 7. Los resultados después de disparar estos 200 tiros, se pueden catalogar de excelentes, no tuvimos una sola incidencia.

Para el test de precisión la distancia de tiro fueron 50 m y empleamos una metodología de cinco disparos en dos minutos, con descansos entre series de tres minutos aproximadamente, habida cuenta del calibre que se trata. En cuanto a la posición de tiro, esta fue sentado empleando un banco de tiro Caldwell Lead Sled DFT II, con el objetivo de minimizar el efecto del tirador. Al igual que en el caso del tiro informal, se emplearon dos tiradores para las pruebas.

Con respecto a las ópticas empleadas, para el tiro recreativo empleamos un visor de punto rojo Bushnell Trophy First Strike 1x. Esta óptica ultraligera, tan solo 52 g montura incluida, es idónea para esta clase de carabina. Es de tipo táctico, resistente a golpes, al agua y de ajuste de la intensidad del punto automático, según las condiciones ambientales.

En el caso del visor para la prueba de precisión, elegimos un visor Tasco Target / Varmint 6-24X42. Una óptica con una magnífica relación calidad precio, diseñada para un uso mixto de tiro deportivo y caza “varmint”. Quiero recalcar que no se trata de una óptica para uso en carabinas del 22 lr, sino que habiéndola probado en un .308 Win, hemos obtenido buenos resultados. Técnicamente decir que tiene una retícula MIL-DOT en segundo plano focal y que los ajustes de las torretas son en ¼ de MOA.

Los resultados de precisión también fueron extraordinarios, como dicen varios probadores norteamericanos, la mano de Thompson Center se hace notar. Con varias mejores agrupaciones entorno a 1,00 MOAs para la munición Remington Golden Bullet. La mejor diana obtenida con esa munición fue un grupo de tan solo 13 mm, lo que equivale a 0,86 MOAs.

Resumen

La nueva Thompson Center TCR22 entra con fuerza en el segmento de las carabinas del 22 lr, gracias a una inteligente combinación de varios factores. Por un lado, se trata de un clon perfeccionado de la mítica Ruger 10/22, con lo que eso supone a efectos de acceso a todo el mercado de accesorios de terceros. Por otro, ha sido capaz de escuchar las tradicionales demandas de los clientes del modelo original e implementarlas. Rematando lo anterior con el conocimiento y experiencia de un fabricante como Thompson Center, especialmente conocido por la precisión de sus rifles. El resultado final, es una carabina que va a dar mucho que hablar y que seguramente empezaremos a ver con asiduidad, más aún teniendo en cuenta que su P.VP. es inferior a 700 €.

Agradecimiento

Agradecemos a Borchers, distribuidor exclusivo Thompson Center, Remington, Bushnell y Tasco para España, la cesión del material necesario para la elaboración del presente artículo. www.borchers.es

Hazte con una Carabina Thompson Center T/CR22 en tu armería habitual o en la tienda online Blackrecon.com a traves del siguiente enlace: Carabina Thompson Center T/CR22 

 

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

saki2789

11, Agosto 2020 21:00:54

Soy poseedor de una Ruger 10/22 y si es un arma precisa y duradera bien fabricada.
Me gusta que salgan versiones mejoradas, si se puede mejorar ya de por si esta carabina Ruger.

Mi pelea en años siempre ha sido con la munición 22LR, y en mi caso polemica por encontrar aquel cartucho y marca que le venga mejor, agrupe muy bien, y sea lo menos marrana posible para el arma.
Me gustó mucho el articulo, es bastante interesante.

Últimos post Arma larga


4684 0
10428 1
9148 1