• Estás aquí:
  • Mundo Armas
  • Análisis a fondo de la MOSSBERG 590A1 MIL-SPEC

Análisis a fondo de la MOSSBERG 590A1 MIL-SPEC

Publicado en Mundo Armas. Por Daniel Álvarez
5018
590A1 MIL-SPEC

Puedes votar:

  • 3 votos, 4,67 sobre 5

La escopeta de corredera más famosa, se pasa al lado táctico y visitaremos sus versiones

Sobradamente conocida es la calidad de la serie 500 de Mossberg, una escopeta que, desde su nacimiento en la década de los 60s, encontró un rápido acomodo entre las fuerzas militares y policiales de todo el mundo. Esta solera le permite enorgullecerse de haber intervenido en numerosos conflictos en todo el planeta con éxito. Además, es un referente dentro del ámbito deportivo. Las razones de esta reputación y éxito hay que buscarlas en su resistencia, fiabilidad y economía.

El Modelo 590 apareció en el mercado a mediados de los años 70 y nunca quiso reemplazar al modelo 500, sino que pretendió ser otra línea de producto con unas características diferenciadas, aunque es obvio que está basada en ella. Desde entonces, la 590 ha sufrido diferentes actualizaciones, presentándose en el 2014 la variante 590A1. Soy un gran admirador del modelo 590, así que esta variante no puede por menos que entusiasmarme. La A1 ha mantenido muchos de los grandes aspectos del estándar 590, pero agregando varios elementos que potencian el rendimiento y manejo para crear una de las mejores escopetas de su clase. Aunque me he referido a la 590A1 como una escopeta militar y policial, indudablemente se trata de una fantástica arma para la defensa del hogar, como lo es la 590 estándar. De todas formas, aquellos que conozcan la 590 percibirán algo diferente al tener entre manos la 590A1. A continuación analizaremos en detalle estas características que la hacen tan espacial.

Orígenes del diseño
Al hablar de una escopeta de combate, la referencia en cuanto al diseño no puede ser otro que la famosa Winchester 1897, también conocida como la primera “trenchgun”. Este diseño estableció el estándar para las escopetas de corte militar, proporcionando un diseño compacto y temible como arma de corto alcance, diseñada perfectamente para el combate a corta distancia de las trincheras. Sin embargo, la configuración desarrollada para la Primera Guerra Mundial ahora tiene más de 100 años. Entonces, ¿cuál es el estado de la escopeta de combate actual?

En el caso del modelo 590A1 de Mossberg, sin perder la perspectiva de lo anterior, es una escopeta de combate de vanguardia, diseñada con información proporcionada directamente del ejército de los EEUU y basada en una plataforma, que ha superado los estrictos requisitos de rendimiento de la escopeta Mil-Std-3443 del gobierno norteamericano.

Características
A diferencia de la apariencia relativamente discreta del modelo 500 básico, el nuevo 590 presentaba una estética más agresiva y varias mejoras orientadas al combate. Con un cañón de 20 pulgadas, similar a las variantes de ocho disparos de los 500, la nueva 590 con 3” de recámara tiene una capacidad de 9 cartuchos, con ocho proyectiles de almacenados en su cargador tubular.

La hazaña de aumentar la capacidad total de la 590, sobre el estándar de 20 pulgadas de cañón del modelo 500, se logró rediseñando el sistema de retención del cañón, con respecto del sistema estándar de la 500, que emplea un tornillo de retención, que se une a una porción roscada en el extremo delantero del tubo de almacenamiento de munición.

En la 590, una tapa del cargador se atornilla al extremo del tubo que se presenta roscado en su diámetro exterior. Esta tapa del depósito tubular está diseñada para apretarse contra un anillo de retención del cañón. Este tubo de almacenamiento cuenta con un émbolo con muelle en la cara delantera del anillo, que interactúa con los "dientes" mecanizados en la cara posterior de la tapa del cargador. La accesibilidad que permite este sistema proporciona una indudable ventaja en cuanto al mantenimiento, ya que nos permite una rápida y fácil limpieza a fondo. De hecho, es una escopeta fácil de desmontar en general, lo que facilita la mencionada tarea. Dado los teatros de operaciones actuales, donde los modernos ejércitos están desplegados, en donde abunda la arena, esto representa una ventaja incuestionable.

Ubicado aproximadamente a ocho centímetros detrás del anillo delantero de retención del cañón, hay un anillo secundario que también alberga la otra mejora significativa de la 590, un adaptador de bayoneta. Para darle a la escopeta una capacidad única de orientación militar, este enganche funciona en concierto con un anillo de diámetro reducido en la cara frontal de la tapa del cargador (con el mismo diámetro que una bocacha apagallamas de M16) para aceptar una bayoneta.

Por razones obvias, la 590 fue un éxito inmediato. Ofrecía una escopeta robusta y capaz que capturaba el espíritu de la escopeta de trinchera original de 1897, pero en un formato de culata sintética y modernizada. Sin embargo, para algunos miembros del ejército de los EEUU, cuyas necesidades para este tipo de escopeta llevarían cualquier arma al límite, todavía había un pequeño margen de mejora. Con el aporte directo del ejército de los EEUU, Mossberg echó otro vistazo al modelo 590.

Primero y posiblemente lo más importante, se examinó el grosor del cañón de la 590. Debido fundamentalmente a su extenso despliegue en la marina, donde el riesgo de abollar los cañones de grosor estándar, en el interior compartimentado o cubiertas de acero de los barcos, era una posibilidad real. El grosor de la pared del cañón se reforzó para atenuar este problema potencial. Si bien el cañón pesado es más lento para calentarse que uno estándar, también es más lento para enfriarse. Algo importante a considerar, teniendo en cuenta su capacidad para disparar nueve disparos antes de volver a amunicionarla. Esto hace recomendable el uso de un escudo térmico o el empleo de guantes tácticos, porque puede terminar almacenando una cantidad sustancial de calor en el cañón, durante por ejemplo, una larga sesión de entrenamiento.

Esta inusitada robustez se complementa con un resistente acabado parkerizado, combinado con el probado diseño de acción de la corredera del modelo 500 de Mossberg. Una de cuyas características más apreciadas son sus guías dobles de acero, frente al uso del aluminio por parte de su competencia más directa. Otros aspectos importantes y destacables en un arma de estas características, son los extractores dobles, el sistema de seguro ambidiestro en el lomo de la acción y un elevador antiatasco que aseguran un funcionamiento continuado sin problemas.

Además de un cañón más grueso, el cajón de mecanismos, la seguridad y gatillo montados en el mismo se rediseñaron para fabricarse con aleación de aluminio en vez del habitual polímero de la serie M500, lo que resultó en piezas mucho más duras con poco o ningún peso adicional. Hay otros detalles interesantes de esta escopeta, como es el rail Picatinny de serie para colocar un punto rojo u holográfico, que dada las características de este tipo de armas es lo que mejor se adapta a su uso y distancia de operación. Las miras son de tipo “ghost ring” o diopter con marcas en blanco, que permiten una rápida adquisición de los objetivos. El alza, regulable en altura y deriva, está protegida por una estructura de acero en forma de dos paneles laterales, lo que supone un plus de robustez.

Con respecto a la culata, esta podemos considerarla como la versión más básica, tanto el guardamanos como el culatín, son sintéticos en color negro. En este último tiene dos compartimentos, a modo de depósitos, para almacenar cuatro cartuchos. Quiero señalar que hay una variante con un guardamanos dotado de tres railes Picatinny, para la adición de accesorios. Para finalizar el tema de la culata, señalar que tiene dos anclajes para anillas portafusil, uno situado en el enganche para la bayoneta y otro en la base del culatín.

Personalmente, no soy un gran fan de las correas en las escopetas accionadas por corredera en el ámbito táctico, debido a las limitaciones en la libertad de movimientos, pero siempre es bueno tener disponible la opción.

La bayoneta
Quiero dedicar un apartado a este accesorio inusual en una escopeta moderna. Antes de comenzar a enumerar sus ventajas, quiero recordar que está prohibido utilizar una bayoneta en un arma destinada a civiles. Ya que, en nuestro Reglamento de Armas, están expresamente prohibidas las armas combinadas.

Volviendo a lo que nos ocupa, la bayoneta junto con un escudo contra el calor ya eran elementos característicos de la “trenchgun” M1897. Por lo que no sorprende ver estos accesorios en las especificaciones del documento MIL-S-3443G para las escopetas antidisturbios Tipo I. Es importante tener en cuenta que los escudos térmicos estándar de Mossberg no se adaptan al modelo 590A1 de cañón más pesado, pero me consta se han producido algunos específicos para las 590A1 militares, además del que lleva la versión RETROGRADE. Armas destinadas para el USMC, ya que los marines han usado tradicionalmente escopetas con bayonetas caladas.

Los escudos térmicos proporcionan una apariencia muy táctica a este tipo de armas, pero más allá de una función estética, tienen una clara funcionalidad, desde que se empezaron a instalar en las primeras escopetas de trinchera en la Primera Guerra Mundial. Se suponía que la escopeta se dispararía hasta que se agotara su munición, después se emplearía la bayoneta para ensartar a los enemigos. El escudo térmico permitió a los soldados de infantería agarrar el cañón, para empujar el arma sin quemarse las manos. Hoy en día, desde un punto de vista policial, ejerce un poder intimidatorio, claro está en los países cuyos protocolos de actuación lo permitan. Por ejemplo, imaginemos el poder intimidatorio del uso de los antidisturbios avanzando contra multitudes agresivas, mientras se disparan municiones no letales.

En la Primera y Segunda Guerra Mundial, las escopetas con bayoneta calada eran utilizadas frecuentemente para la custodia de prisioneros, por su efecto disuasorio. Las tropas en servicio antidisturbios también descubrieron que un rifle o una escopeta que montaba una bayoneta era excelente para dispersar multitudes. Tener una escopeta cargada con municiones no letales y montar una bayoneta, para tropas entrenadas, es útil para el control de multitudes. Incluso los manifestantes más virulentos, generalmente no quieren avanzar hacia una bayoneta. Obviamente este es un protocolo de actuación de control de masas que difícilmente veremos en la Unión Europea, pero que sí puede ser habitual por fuerzas militares en zonas de conflicto.

Otra utilización habitual es la de control de ocupantes de edificios que se han “limpiado” de presuntos enemigos, haciendo uso de nuevo de su capacidad de intimidación. Cuando se “limpia” un edificio y se necesita llevar a los ocupantes a un área de detención, una bayoneta en una carabina o una escopeta es realmente útil.

Parece por tanto claro que, la bayoneta tiene una evidente aplicación en el entorno militar y policial. Pero cabe preguntarse su utilidad desde un punto de vista civil, para labores de defensa del hogar, en aquello países que lo autorice su legislación. Algunos expertos menosprecian este accesorio en el ámbito civil, aunque personalmente creo que es un elemento que si tiene cabida en este tipo de función. Primero por su gran capacidad de intimidación, apuntar a un intruso con tu escopeta intimidad, pero si tiene calada una bayoneta intimida aún más.

Por otra parte, en entornos apocalípticos o de desastres naturales extremos, extiende las capacidades de la escopeta si nos encontramos sin munición o necesitamos ahorrarla. En este tipo de situaciones, suele aflorar lo peor de la condición humana y se multiplican los actos delictivos, contar con algún tipo de backup en nuestra arma principal es sin duda una buena idea. Además, una bayoneta calada dificulta bastante que puedan arrebatarnos el arma, a poco que sepamos utilizarla. Es obvio que, una escopeta con una bayoneta en su extremo requiere un plus adicional de cuidado en su manejo, para que el arma esté disponible de inmediato con la bayoneta calada, recomiendo que esta tenga su funda puesta. Siempre es más fácil y rápido quitar una funda a la hoja que ponerse a instalarla en el arma, por ejemplo, en condiciones de oscuridad.

Variantes
Hemos analizado la configuración estándar del modelo MOSSBERG 590A1 MILSPEC, pero en el catálogo de MOSSBERG existen otras variantes de esta escopeta, que se diferencian básicamente en su culata y en el sistema de miras.

MOSSBERG 590A1 MIL-SPEC Magpul
Esta versión se distingue por el empleo de una culata modelo SGA, de la prestigiosa casa MAGPUL. Tiene una peculiar estructura, que es un poco un cruce entre una culata recta de escopeta estándar y una culata de empuñadura de pistola a 90 grados. La idea era combinar lo bueno de ambos en un solo diseño. La culata MAGPUL tiene un ángulo de pendiente pronunciada en la empuñadura, que le permite agarrar el arma casi como un pistolete táctico para escopeta.

Pero sin la principal desventaja que presenta uno completamente recto, ya que permite operar el pulsador de seguridad de la MOSSBERG sin perder el empuñe. Esto aumenta el control y permite que tanto el brazo trasero como el delantero, soporten el peso del arma. Una acción estándar pone la mayor parte del peso en el delantero.
Es por ello, que la acción Magpul SGA también permite sostener el arma con una mano cómodamente, mientras usamos la otra para realizar tareas secundarias. Podemos mantener el arma lista para disparar cuando abrimos una puerta, buscamos una herramienta o respondemos una llamada de radio.

La longitud del culatín también se puede ajustar a través de espaciadores, para pasar de 12,3” (312,42 mm) a 14,3” (363,22 mm). La medida más baja se quedaba un poco corta para gente de altura y envergadura media, pero es correcta cuando operamos con el arma llevando un chaleco táctico o un portaplacas. También tiene anclajes previstos para enganchar una correa, tanto en el culatín (tipo lazada), como en la parte delantera. En cuanto al guardamanos está construido, al igual que el culatín, en un polímero de alta resistencia. Ambas piezas están construidas para durar y son sólidas como una roca, refiriéndonos a ellas en términos de fiabilidad y resistencia.

El mismo está moldeado y posee una textura en su superficie que facilita su agarre, además, tanto en la parte anterior como posterior, incorpora sendos topes de seguridad. Estos evitarán que, en el fragor de su accionamiento, se nos deslice la mano adelante o atrás involuntariamente. Por otra parte, está equipado con ranuras M-LOK para acoplar diferentes accesorios. Las ranuras están situadas en las posiciones 6, 3 y 9 en punto. La utilización de este sistema, considerado el más sólido por el ejército de EEUU, le permite acoplar una linterna, láser, empuñaduras y protectores de manos de una manera relativamente fácil y segura.

Hasta aquí sus características técnicas,
pero la pregunta que se harán nuestros lectores es como se siente en términos de ergonomía. La verdad es que la culata se percibe sólida y masiva, con una muy generosa cantonera de 1,5” de grosor. Esta última es ciertamente mullida y tiene un estriado en su cara externa, que facilita el montaje correcto de la escopeta y la dispersión del retroceso por el hombro. Llega a dulcificar el retroceso de cartuchos de bala magnum, que de otra manera podrían resultar desagradables de disparar.

De todas formas, cuando disparemos cargas potentes, la mejor técnica es traccionar fuertemente la escopeta contra el hombro, a la vez que empujamos la corredera hacia delante con la mano débil. Así lograremos un mayor control sobre el arma y evitaremos que el fuerte retroceso nos dañe el hombro. Las características ergonómicas de esta culata, facilitan este procedimiento, empleando por una parte el pistolete semirrecto y por otra el tope delantero del guardamanos respectivamente.

Además, gracias a esta culata, el arma es fácil de montar y llevar al hombro, siendo el encare y acople con la mejilla muy intuitivo. A este respecto, decir que cuenta con una segunda carrillera sobreelevada intercambiable, para el caso por ejemplo, que montemos alguna óptica elevada que lo requiera, porque en esta variante tenemos de serie un rail Picatinny. Ya que hablamos del sistema de puntería, señalar que en esta versión no tiene el alza protegida e incorpora un sistema de miras “ghost ring” XS. Son de acero, color negro y construcción minimalista de bajo perfil, para poder usarse junto con una óptica. El alza es ajustable en altura y deriva para un ajuste fino del tipo de munición que elijamos. Con respecto el alza, este es algo diferente al del resto de modelos, es de tipo esqueletizado y pintada en blanco.

590A1 MIL-SPEC Retrograde
Esta variante de la 590A1 MIL-SPEC, presentada en el SHOT SHOW del 2019, entusiasmará a los amantes de lo retro pero que no quieren renunciar a la tecnología de un arma moderna, de hecho, podríamos traducir “Retrograde” como “vuelta al pasado”. Desde el primer momento en la que la ves, te traslada a las escopetas de vieja escuela de la Guerra de Trincheras en la Primera Guerra Mundial. Desde el acabado “parkerizado” y la madera de nogal, hasta el distintivo escudo térmico que cubre el cañón. Por cierto, este último accesorio, junto con el uso de la madera incrementan ligeramente el peso del conjunto.

La simplicidad, belleza y durabilidad de una culata fija de nogal es apreciada por aquellos que tienen afinidad por las escopetas de estilo tradicional. Lo mismo se puede decir del guardamanos tipo mazorca de maíz. Otra muestra del cuidado por el detalle, en esta versión, es la cantonera antiretroceso de goma marrón, con textura y ventilación, para que coincida mejor con el acabado oscuro de la culata de nogal. Técnicamente el polímero es superior en términos de resistencia y durabilidad, pero hay algo en la calidez como se siente una culata de madera contra la cara o el tacto que ofrece un guardamanos, que responde a las sensaciones y es difícil de explicar.

Esta versión del 590A1 hereda el excelente conjunto de miras ajustables tipo “ghost ring” de la versión estándar. El alza es de color naranja brillante y la mira trasera totalmente ajustable está protegida. El cajón de mecanismos de aluminio está tratado con un acabado anodizado negro mate endurecido.

 

Prueba de funcionamiento
Creo que, sin lugar a dudas, esta es una de las pruebas de funcionamiento más predecibles que he hecho en bastante tiempo. Partiendo de la base que, el mismo concepto de funcionamiento del arma es a prueba de bombas, una característica inherente a los sistemas de repetición manual. Donde su simplicidad mecánica por la reducción de automatismos, piezas y la intervención manual para su funcionamiento, hacen que sean de per se, armas con una altísima fiabilidad.

Teniendo en cuenta que esta arma ha pasado las pruebas de resistencia del ejército norteamericano con nota, era de esperar el impecable funcionamiento que tuvimos durante las pruebas. Recordemos que, de acuerdo a las mencionadas evaluaciones, es capaz de disparar 3.000 cartuchos comerciales del calibre 12/70 de postas del 00 seguidos, sin que se produzcan interrupciones o roturas de tipo alguno. Durante nuestro test, mezclamos en el depósito cartuchos de diferentes gramajes, con balas y postas, tragándose literalmente cualquier tipo de carga sin que se produjesen roturas ni mal funcionamiento alguno.

Además, también sobresale en su resistencia al trato más rudo, ya que de acuerdo a los requisitos MILSPEC, es capaz de aguantar caídas desde 1,22 m en diferentes ángulos, sin detonar nunca el cartucho en recámara. Por mi parte, no era cuestión de andar golpeando el arma de pruebas, pero la escopeta se muestra terriblemente sólida al tenerla en la mano. A pesar de esta robustez, el funcionamiento de la corredera es realmente suave y fluido.

RESUMEN
La MOSSBERG 590A1 MIL-SPEC - 12/76 es una escopeta de combate extremadamente fiable y capaz. Una auténtica escopeta todo terreno, capaz de desenvolverse en los ambientes más duros y hostiles, sin desfallecer en momento alguno.
Por algo es MOSSBERG la única marca que ha pasado las pruebas de tortura del ejército norteamericano. Además, presenta diferentes configuraciones de culata, que nos permitirán elegir la que mejor se adapte a nuestros gustos y/o necesidades. Personalmente me ha cautivado la RETROGRADE, porque le da un aire de vieja escuela que resulta cautivador. Aunque tengo que reconocer, que para cuestiones tácticas el modelo básico y sobre todo el MAGPUL, son las elecciones más acertadas.

Agradecimiento
Agradecemos a BORCHERS, distribuidor exclusivo MOSSBERG para España, la cesión del material necesario para la elaboración de este artículo.
www.borchers.es

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Mundo Armas


8478 0
3982 2
5018 0