• Estás aquí:
  • Arma corta
  • Subfusil FN P90 análisis de un arma innovadora

Subfusil FN P90 análisis de un arma innovadora

Publicado en Arma corta. Por Redacción Armas
11004
subfusil FN P90

Puedes votar:

  • 7 votos, 5,00 sobre 5

 

FN P90, el PDW de referencia 

Esta arma cuya producción comenzó en 1990, pero se rediseñó ligeramente en 1993 para adaptarla al cartucho estándar definitivo SS190, iba a romper moldes en la industria armamentística por lo avanzado, innovador y futurista de su diseño. La mejor prueba es que, a día de hoy, es la plataforma PDW (arma de defensa personal) de mayor éxito en el mundo.

Debido a su ligereza y munición de tamaño compacto, la P90 se cataloga como arma de defensa personal. Este subfusil es utilizado por una gran cantidad de guardaespaldas de políticos de primer nivel alrededor del mundo.

El cañón del P90

El cañón del subfusil FN P90 está forjado mediante el proceso de amartillado en frío y recubierto internamente de cromo, esto último le asegura una buena longevidad, calculada en alrededor de 20.000 disparos. Este tratamiento no es recomendable para armas que buscan la máxima precisión, pero en el caso del FN P90, dadas las distancias a las que va a operar no es crítico. Tiene una longitud total de 256,5 mm (10,2”) y un rayado interno de ocho estrías a derechas, con un paso de 1:9,1 (1:231 mm). Tiene una bocacha para supresión del fogonazo que también actúa como un compensador de retroceso y relevación del arma. Existe un moderador de sonido de la casa Gemtech, ex profeso para el FN P90, que se coloca fácilmente sobre el modelo Bi-Lock de bocacha, que suele ser la estándar.

 

 

Ergonomía y cargador del subfusil FN P90

La ergonomía de la FN P90 es uno de sus puntos fuertes, ya que fue uno de los aspectos clave durante la fase de diseño del arma. De hecho, fue lo primero que se trabajó y que condicionó muchos de los aspectos y soluciones técnicas del subfusil. Es un subfusil de diseño “bullpup”, es decir su configuración de cargador y mecanismos se encuentra detrás del disparador, junto a la cara del tirador para que no haya espacio desperdiciado en la culata. Esta configuración permite alargar la longitud del cañón con respecto al total del arma. Su excelente ergonomía hace que sea muy cómodo de usar, y los contornos suaves y redondeados del arma evitan que se enganche en la ropa o el equipo del tirador. Si nos fijamos en la silueta de la P90, en la parte más adelantada del armazón, tiene una pequeña protuberancia vertical para evitar que la mano del operador se deslice accidentalmente por delante del cañón mientras dispara.

Estas cualidades se ven complementadas por su reducido peso de tan solo 2,78 kg o 3,1 kg con el cargador amunicionado. Recordemos que la cifra exigida en las especificaciones del concurso OTAN eran 3,0 kg en vacio. Este sorprendente peso se alcanza gracias al empleo profuso de polímeros de alta resistencia, en sustitución del metal, en elementos que hasta entonces no eran habituales, como por ejemplo el martillo. Esto es algo que no sorprende porque, salvo el conjunto armazón superior-cañón y el cerrojo, prácticamente todo lo demás es polímero.

 

 

Características del cargador de la FN P90

A la característica del peso reducido le acompañan sus mínimas dimensiones: la versión estándar del FN P90 tiene una longitud total de 500 mm (19,7”), una altura de 210 mm (8,3”) y un ancho de 55 mm (2,2”). A la vista de estas medidas, solo cabe decir que es un arma extraordinaria para Close Quarter Battle (CQB) y operaciones encubiertas en entornos urbanos que requieren de una buena ocultación del arma. Con la combinación de un arnés y/o correa adecuados, como los que tiene FN en catálogo o de terceros, el P90 puede ser transportado cómodamente debajo de una sahariana o chaqueta con una muy rápida disponibilidad. Tendremos a nuestro alcance una enorme potencia de fuego, con capacidad de antiblindaje personal, en cuestión de segundos.

El subfusil P90 es completamente ambidiestro, es igual de fácil de operar para tiradores diestros o zurdos. Si repasamos sus controles, podremos ver que la maneta de acerrojamiento, las miras metálicas de backup y el botón de retenida del cargador están duplicados a ambos lados del subfusil. El selector de disparo, en forma de ruleta, está ubicado en la base del disparador, donde puede ser operado desde cualquier lado mediante el dedo índice. Cuando se dispara, el P90 expulsa las vainas percutidas hacia abajo a través de un conducto ubicado detrás de la empuñadura, por lo que no entorpecen ni distraen la acción del operador.

Por cierto, que nadie piense que esa característica dificulta el disparo desde la posición de tendido, ya que, antes de ser eyectadas al exterior, pasan por un compartimento que, ante una obturación de la boca de salida, es capaz de almacenar todas las vainas percutidas de un cargador sin alterar el funcionamiento del arma. Posiblemente el cargador es uno de los elementos que más sorprende e impacta cuando tienes el arma en tus manos.

Debido a su peculiar ubicación, disposición y al ser traslucido, permite en todo momento tener control de la munición disponible, aunque hay que decir que tiene una muy buena autonomía de 50 cartuchos por cargador. Este está dispuesto sobre el arma, paralelo al cañón, con la munición dispuesta a doble columna en posición perpendicular al mismo. Debajo, cada cargador posee una rampa helicoidal, que gira el cartucho 90° ante de alinearlo con la recámara, es esta solución la que en parte hace al FN P90 un arma muy compacta y maniobrable.

Contrariamente a la creencia popular, el cargador del FN P90 PDW no es propenso a bloquearse, alimentando con total fiabilidad el arma bajo las circunstancias más adversas.

 

Óptica, supresor y accesorios del P90

El elemento de puntería principal está compuesto de un equipo óptico montado sobre un armazón de polímero, con retícula de tritio sin aumentos y tamaño de 3,5 MOAs. Además de las ya mencionadas miras abiertas metálicas de back-up. Existe una tercera mira de backup en los modelos que lleven un riel picatinny superior, tienen una perforación trasera y un alza integrada en la parte delantera del mismo, regulable en altura y deriva. También, la parte frontal del guardamanos, puede llevar incorporado integralmente un módulo de puntería láser, que puede ser visible o infrarrojo.

Para misiones especiales, el FN P90 puede ser equipado con silenciador y munición subsónica especial SB193, aunque debemos tener presente que esta no es perforante como la SS190. Al poco de la aparición del subfusil, FN solicitó a la empresa especializada en supresores de sonido Gemtech, que desarrollara un supresor de calidad militar para el P90. Sus características debían ser: que fuese compacto, que tolerase el fuego automático e incorporara un sistema de montaje rápido a presión. Además, debería ser eficaz y compatible tanto con munición estándar SS190, como con munición subsónica.

Esta compañía aceptó el desafío y salvó todos los inconvenientes que presentaba el proyecto: tamaño reducido, contrapresión vs aumento del ciclo de disparo, reducción del sonido, además de un montaje rápido y robusto. Para ello se sirvió de un sistema interno de deflectores asimétricos y un novedoso sistema de anclaje denominado Bi-Lock. El nombre proviene de las dos orejetas de alineación en el freno de boca, que enganchan una pinza con resorte en la parte posterior del supresor.

Las partes móviles están selladas para minimizar el ensuciamiento de los residuos de carbón y polvo. Para instalar el supresor Gemtech SP90 en un cañón equipado con un freno de boca Bi-Lock, simplemente hay que alinear el supresor con el freno de boca, empujar el supresor contra el mismo y girarlo 90° en sentido horario. Este sistema permite instalar o quitar un silenciador en menos de tres segundos. Por otra parte, cada terminal tiene un tamaño diferente, por lo que solo hay una forma de instalar el supresor. Esta característica minimiza el cambio en el punto de impacto cada vez que se monta el supresor y mantiene predecible la puntería del arma. Con respecto a la reducción del sonido, utilizando munición subsónica, el nivel de ruido es tan bajo como el que se puede alcanzar con una carabina del 22 lr con un buen supresor, es decir, excepcionalmente reducido.

El P90 se puede equipar con una correa porta-fusil específica, que permite un cómodo porte del arma y una muy rápida operativa con la misma, ya que su diseño compacto “bullpup” no necesita del despliegue de una culata. FN fabrica una bolsa protectora para este cargador con un tapón de plástico antipolvo, que cubre la abertura del compartimento por donde se alimentan los cartuchos. La culata posee un compartimento hueco con tapa en la parte posterior, donde es habitual que se guarde un kit de limpieza. Aunque de acuerdo a un artículo aparecido en la revista norteamericana Tactical Response Magazine, de abril de 2003, un miembro del SWAT de Houston Police Department, aseguraba que habiendo dejado sin limpiar un P90 durante miles de disparos, nunca llegaron a experimentar interrupción alguna.

 

 

Modelos de subfusiles FN P90

Existen diferentes versiones del subfusil P90, aunque a decir verdad y salvo la versión civil, el resto se distingue únicamente en los diferentes sistemas ópticos para la adquisición del blanco y el número de rieles picatinny.

Subfusil P90 TR PDW - Versión con tres raíles tácticos picatinny incorporados.

Subfusil P90 USG PDW - Versión adaptada al servicio secreto estadounidense (United States Government). Tiene dos raíles Picatinny adicionales a cada lado de la base de la óptica, y esta se aloja en un armazón de aluminio y una retícula específica. La óptica puede ser sustituida por un tercer riel picatinny.

Subfusil P90 LV PDW - Versión con mira láser visible. Láser rojo de 8 mW fabricado por la empresa australiana Laserex Technologies.

Subfusil PDW P90 IR PDW - Versión con mira láser infrarroja. Láser de 4,5 mW de la misma compañía australiana que solo es posible verlo con equipo de visión nocturna.

Subfusil PDW S-P90 PDW - Versión con silenciador Gemtech. PS90 - Versión civil P90 para uso recreacional, deportivo y de defensa personal. Introducida en el mercado en el 2005, continua en producción, aunque en nuestro país no se ha importado comercialmente hasta el momento. Sus características más relevantes obedecen a los requisitos legales de EEUU para el mercado civil: cañón de 406 mm (16”), funcionamiento solo en modo semiautomático y cargadores limitados a 10 o 30 cartuchos.

 

 

¿Quiénes usan el FN P90 en España?

Hasta la fecha, todos los PDWs han logrado ventas militares significativas, principalmente a unidades altamente especializadas en funciones fundamentalmente ofensivas, chocando con lo que era inicialmente la filosofía de este tipo de armas. Esto se traduce en que, actualmente, la combinación más común de armas de autodefensa en los ejércitos occidentales sigue siendo una carabina de cañón corto en calibre de 5,56x45 mm o similar con una pistola semiautomática del 9 mm Parabellum.

Sin embargo, hay problemas con estas dos armas cuando se usan como PDW, algo que ha sido constatado en los conflictos de Irak y Afganistán. Estos teatros de operaciones carecen de líneas de frente definidas detrás de las cuales los soldados puedan sentirse seguros, por lo que los ataques pueden llegar a cualquier parte y en cualquier momento. Esto significa que todos los soldados, incluidos los conductores de transporte y otros que normalmente no esperarían estar en una zona de combate, deben poder defenderse. Por eso no se entiende cómo este tipo de arma no ha tenido una mayor difusión en el ámbito militar. Además, como decíamos antes, ha adquirido un rol muy ofensivo como arma especializada para policías, agencias gubernamentales y fuerzas militares especiales. Personalmente, en base a sus características y la de su munición, creo que la FN P90 es un arma con unas grandes cualidades para hacer frente a la amenaza terrorista actual en los grandes núcleos urbanos.

Con respecto a nuestro país, el subfusil PDW FN P90 se encuentra entre el armamento disponible para el GEO de la Policía Nacional, la UEI de la guardia Civil y en varios grupos de operaciones especiales del Ejército de Tierra y Ejército del Aire. Hay además otros, pero que por confidencialidad, no pueden ser citados.

Resumen

Se trata de un conjunto, arma y cartucho, excepcional que sobrepasa ampliamente las funciones para las que fue diseñado. Pero cuestiones políticas, junto con sus extraordinarias cualidades funcionales, han sido seguramente las “culpables” de que el FN P90 no haya sido desplegado más ampliamente en el ámbito militar para el que fue concebido inicialmente, salvo grupos de operaciones especiales. Desde luego, vistas sus características y la permanente amenaza terrorista yihadista en Europa, es obvio que es un binomio armacartucho que merecería estar desplegado en la primera línea de defensa de nuestras ciudades.

Si quieres leer más sobre el P90, puedes visitar este enlace. Si quieres información sobre la munición, aquí tienes un análisis.

Puedes adquirir los fusiles de asalto permitidos para el ambito civil en tu armería habitual o en la tienda online Blackrecon.com haciendo click a través del siguiente enlace: Fusiles de asalto FN P90 PDW.

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Arma corta


13838 6
11004 0
7248 0