Gama de visores Nikko Stirling MountMaster

Publicado en Visores Óptica.
3766
Los visores de la familia Nikko Stirling Mountmaster probados

Puedes votar:

  • 4 votos, 4.00 sobre 5

La familia más económica de Nikko Stirling

Traemos a nuestras páginas tres visores de la marca australiana que se sitúan en el segmento más económico del mercado. Posiblemente la parcela de visores más competida y donde más difícil es, para un usuario novel, elegir acertadamente una óptica con una buena relación calidad precio. Un segmento donde podemos encontrar visores de marca desconocidas a precios irrisorios, que compiten con los productos más económicos de fabricantes reconocidos.

Siendo esto último el caso que nos ocupa, la gama MountMaster de Nikko Stirling, una familia de visores por debajo de los 100 €. Esta característica los hace especialmente atractivos a los aficionados más jóvenes y a aquellos usuarios con presupuestos de compra muy limitados. En este artículo vamos a analizarlos, evaluaremos sus características, que aplicaciones tienen y sus limitaciones.

 

 

Dos sistemas de regulación de los oculares: lento (arriba) y rápido (abajo).

¿En qué armas se pueden montar?

La verdad es que cuando los desembalamos de sus cajas, ya mostraban toda una declaración de intenciones, porque lo primero que llama la atención, es que viene con unas anillas instaladas para ser montadas en un carril de 11 mm de cola de milano. Este sistema de anclaje es el típico de las carabinas de aire comprimido y de algunas armas de cartucho anular 22 lr y 17 HMR fundamentalmente. Esto quiere decir que a priori, no son ópticas pensadas para aguantar el retroceso de un arma de fuego central.

Aunque yo quisiera hacer algunas matizaciones al respecto, en base a mi experiencia con todo tipo de armas y visores. Primero quiero decir que es difícil evaluar la resistencia de un producto durante una o dos sesiones de prueba, salvo que sea rematadamente malo. Por citar un ejemplo, recuerdo una montura para un M-14 que compré en un conocido portal de ventas chino, que reventó tras el décimo disparo. Con esto quiero decir que hay algunos visores que son resistentes durante unos cuantos cientos de tiros, hasta que terminan por romperse. Es por ello que me gusta revisar las opiniones de los usuarios de este tipo de productos en los portales de compra. Al respecto de la familia MountMaster, parece que tienen una buena fiabilidad si se utilizan en el tipo de armas mencionadas al principio.

También quiero señalar que como sabemos, no todas las armas de aire comprimido son iguales en su sistema y potencia. No es lo mismo una carabina PCP o CO2 que prácticamente no produce ningún tipo de vibración, frente a una carabina por sistema de muelle o pistón al límite de la potencia legal y que por eso mismo puede transmitir al visor importantes sacudidas, que pueden acabar deteriorándolo.

Las armas de fuego anular tampoco producen excesivo retroceso y vibraciones, por lo que son perfectas candidatas al empleo de este tipo de visores económico de calidad, sin problemas. Resulta más agresiva una carabina de pistón de gran potencia con el visor, que una carabina del calibre 22 lr.

A continuación, analizaremos las principales características de esta familia de visores, en los habituales apartados.

 

 

Las torretas de altura y deriva son difíciles de manipular con dedos grandes.

Características estructurales

Realmente la serie MountMaster deriva de la gama Silver Crown, basta con comparar la lista de visores del catálogo para darse cuenta de que se trata de los mismos, pero SIN monturas MountMaster AO MATCH. Estas monturas están disponibles por sepa-ado para tubos desde 1” hasta los 30 mm y en tres alturas, estando construidas en aluminio y acabadas en negro mate. Quiero señalar que la familia Silver Crown está catalogada, por el propio fabricante, para su uso en armas de arma comprimido y de fuego anular.

Pero volviendo a la gama MountMaster, esta se divide en dos grandes familias, MountMaster y MountMaster AO. La diferencia estriba en que el término AO (Adjustable Objective) hace referencia a que estos modelos tienen regulación del paralaje en una disposición clásica, es decir, en el objetivo o campana del visor.

Todos los visores de la familia MountMaster tienen en común que utilizan un tubo de 1”, construido en aluminio aeronáutico. Las dimensiones y pesos lógicamente varían con respecto a los tres modelos que analizamos, siendo las siguiente.

MountMaster Iluminated AO 4x32: longi-tud de 285 mm y peso 281 g.

MountMaster AO 3-9x40: longitud de 322 mm y peso de 380 g.

MountMaster 4-12x50: longitud de 333 mm y peso de 403 g.

Todos ellos comparten también que están purgados por nitrógeno, que los hace resistentes al empañamiento por choque térmico.

 

 

El anillo de paralaje está en una disposición clásica, en el objetivo.

La óptica

Tengo que decir que este apartado me preocupaba especialmente a priori, ya que el precio tan reducido de los visores no podía augurar unas cualidades ópticas muy brillantes. Pero la verdad es que los visores cumplen, por una parte, no se perciben aberraciones ópticas, manteniéndose una imagen nítida de extremo a extremo en cualquier rango de aumentos. Por otra, en condiciones diurnas normales, transmiten una calidad de imagen correcta.

Obviamente, que nadie espere un buen comportamiento en condiciones de baja luminosidad, porque no lo tienen, pero tampoco es mucho peor que alguna marca de visores que los triplican en precio. Como es lógico, el de campana de 50 mm, tiene algo de mejores prestaciones, en términos de transmisión de luz.

De acuerdo a lo publicitado en su web, las lentes tienen diferentes tratamientos completos, aunque no se especifican cuáles. También pudimos comprobar que las lentes son de vidrio, digo esto, porque no es raro encontrarse en este segmento de precios, lentes de tipo orgánico, que como sabemos presentan numerosos inconvenientes aplicadas a este tipo de dispositivos ópticos.

En cuanto a otras características, en directa relación con la óptica, decir que todos comparte una muy correcta distancia de 85 mm de alivio ocular. Pero que, en este caso, dado las armas donde se van a montar no es especialmente relevante, ya que no hay peligro de un golpe por retroceso del arma.

Lo que si delata su precio económico es su “eyebox”, en este aspecto se muestran bastante rígidos o alineamos perfectamente nuestro ojo con el ocular a determinada distancia o no veremos una imagen completa. Bien es cierto, que esto se soluciona mecanizando la posición de la cabeza en el culatín de nuestra arma con respecto al visor.

Por otra parte, hay otras características propias de cada uno de ellos, como es el campo de visión, en directa relación con los aumentos. Dependiendo del uso destinado al visor, seleccionaremos el más adecuado a nuestras necesidades.

MountMaster Iluminated AO 4x32: 9,8 m a 100 m.

MountMaster AO 3-9x40: 11,9 – 4 m a 100 m.

MountMaster 4-12x50: 9,6 – 3,2 m a 100 m.

 

 

La versión iluminada de la retícula HMD lo es en color verde y rojo con cinco niveles de intensidad.

La magnificación y el ocular

De entre los visores evaluados, tenemos uno de aumentos fijos y dos de magnificación variable. Refiriéndonos a estos últimos, decir que ambos, el anillo de regulación de los aumentos tiene un tacto muy agradable, tirando a suave, pero que ofrece la suficiente resistencia para mantener la selección.

Tiene detalles interesantes, como un pronunciado moleteado que facilita su manipulación en condiciones adversas, como el frío o la lluvia. También presenta la numeración con los aumentos serigrafiados en un plano inclinado, lo que facilita su lectura con un pequeño movi-miento de la cabeza, sin perder en exceso la posición de tiro.

Todos los visores tienen en el ocular un sistema de corrección de dioptrías, en el 4x32 y 3-9x40 es de tipo de ajuste rápido, mientras que en el 4-12x50 es de los denominados de ajuste de tipo lento.

La verdad es que en los tres casos es fácil realizar la corrección y esta se mantendrá sin problemas, aunque en el de ajuste lento es imposible que se vea alterada la selección debido a su anillo de seguridad. Por lo demás, decir que tienen un cómodo moleteado y la manipulación de la ruleta es de un funcionamiento muy suave y fluido.

 

El paralaje

Como hemos mencionado en un apartado anterior, son los visores catalogados con el acrónimo AO, los que disponen de regulación del paralaje. La ruleta de enfoque está situada en el objetivo, una disposición que supuestamente es más fácil de implementar que la torreta lateral y por tanto economiza la fabricación del producto. La principal ventaja, que aporta esta disposición clásica, es que hace que este control sea ambidiestro.

Respecto a su regulación, decir que comienza en los 50 pies (15,24 m) hasta el infinito, pasando por diferentes distancias claramente marcadas en la ruleta. Este amplio rango de “enfoque”, se agradece en un visor pensado exprofeso para el aire comprimido, por las posibilidades que ofrece para el cálculo de distancias en una moda-lidad como “field target”, siempre claro está en un visor con más aumentos que los que aquí evaluamos.

En cuanto a su manejo, pues tenemos que decir que va de más suave a menos, encontrando cierta resistencia hacia el final, en cualquier caso, se utiliza sin problemas. Pero si me ha sorprendido ese progresivo endurecimiento, que nunca lo había experimentado en otros visores.

 

La retícula

La retícula es en Segundo Plano Focal (SFP) y es de diseño denominado HMD (Half Mil Dot), que no es más que la MIL-DOT pero añadiendo guiones entre punto y punto. La distancia entre centros de cada punto es un MILiradian, lo que representa 10 cm a 100 m o 5 cm a 50 m, cada guion está a la mitad de la distancia. Personalmente tiendo a comprar mis visores con retículas tácticas de este tipo, MIL DOT o MIL-HASH, por la versatilidad que ofrecen. Son dos las ventajas importantes que ofrecen, por una parte, el poder corregir rápidamente el disparo sin necesidad de interactuar con las torretas, por otra, calcular la distancia a un objetivo conocido su tamaño.

En el caso del visor 4x32 lleva retícula iluminada, con la particularidad que lo es seleccionable en dos colores, rojo y verde, cada uno con cinco niveles de intensidad. Siendo quisquillosos, los niveles altos de luminosidad tienden a deslumbrar y hay cierto rebote de la luz en el interior del tubo, creando un anillo de color alrededor de la imagen.

Dicho lo anterior, la utilidad de una retícula iluminada es obvia, nos va a permitir distinguirla sobre fondos confusos y/o en condiciones ambientales de luz precaria. El manejo de la torreta de regulación es correcto, tiene un moleteado en línea con el resto de ruletas, lo que siempre ayuda.

 

Las torretas y mecánica

Las torretas son de tipo caza con tapas, son muy sencillas con graduación en MOAs, donde cada clic es ¼ de MOA. Es decir que cada clic supone una corrección de 0,7272 cm a 100 m, nos permite un ajuste más fino que con los MILs, pero nos dificulta un poco la velocidad en los cálculos mentales. En cuanto a su manejo, decir que el paso por clic es muy nítido y sonoro, eso sí, su manejo para dedos grandes se hace un poco complicado, ya que el pequeño vástago de polímero que sirve para rotarlas es difícil de manipular.

La mecánica es correcta, con repetibilidad de las posiciones de tiro de prueba que realizamos. Sin duda sorprende, aunque las distancias de tiro que se van a emplear con estos visores no son elevadas, por el tipo de armas donde se van a montar.

 

Probándolos

Para nuestras pruebas empleamos una carabina de muelle Webley Patriot y balines de casa H&N Barracuda. Los resultados fueron satisfactorios, son sumamente sencillos de instalar (al traer las monturas preinstaladas) y tuvieron un buen comportamiento, la relación calidad precio es buena. Sí que en condiciones de baja luminosidad se ve más oscuro que en visores de gama superior, pero es que estamos hablando de visores de menos de 100 €. En algún caso, por ejemplo, el precio del 4x32 con retícula iluminada y regulación del paralaje, se puede encontrar por menos de 65 €.

 

Resumen

Los visores MountMaster de Nikko Stirling, representan una muy buena opción para los aficionados al aire comprimido y tiro de fuego anular con un presupuesto limitado. Son visores que cumplen perfectamente su cometido con una robustez y prestaciones más que dignas. En un segmento tan competido y confuso, Nikko Stirling es una apuesta segura.

 

Agradecimiento

Agradecemos a la armería BLACKRECON, distribuidor autorizado Nikko Stirling, la cesión del material necesario para la elaboración de este artículo.

www.blackrecon.com

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Visores Óptica


5304 0
8846 0
5992 0