• Estás aquí:
  • Arma corta
  • Análisis de la pistola STI DVC-L - 9mm

Análisis de la pistola STI DVC-L - 9mm

Publicado en Arma corta.
10540
pistola STI DVC en una caja

Puedes votar:

  • 13 votos, 3.77 sobre 5

Si hay una marca emblemática de pistolas 1911 en el mundo de la competición con armas cortas, esa es STI. La marca tejana es una de las preferidas de los tiradores de diferentes modalidades. La DVC-L es un arma específicamente desarrollada para competir en la categoría Limited de USPSA, pero que también es válida para la división “Standard” de IPSC. Ya que sus características hacen que cumpla con las especificaciones de la categoría, como pudimos comprobar al realizar la prueba de la caja con ella. Como se puede observar en la fotografía que adjuntamos, cabe al límite.

Conociendo, como conozco estas armas desde hace tiempo, nunca decepcionan, este modelo es un auténtico “deportivo” de la categoría. Si algo caracteriza a las STI, frente algunas otras marcas, es que están listas para competir según salen de la caja gracias a la calidad de sus ajustes.

 

Características estructurales de la pistola STI DVC-L - 9mm

La pistola está construida en una configuración modular, alrededor de cargadores bifilares de STI, de ahí su denominación 2011. Son tres las piezas principales: la corredera metálica, el bastidor auxiliar también de metal y una empuñadura / guardamonte de polímero desmontable. Para aquellos que no estén familiarizados con el diseño, el subchasis no tiene rieles de longitud completa, como un 1911. En cambio, hay rieles parciales muy parecidos a una pistola de polímero, pero son más largos y más robustos, ya que están dimensionados para ajustarse a la corredera de una 1911.

La STI DVC-L es una pistola sobria, muy del gusto táctico, dado que es entera de color negro mate. Esto se debe al tratamiento empleado en el acabado de la corredera, subchasis y cañón que no es otro que el denominado DLC (Diamond Like Coating). Más allá de la estética, lo más importante es que este recubrimiento reduce la fricción y protege la pistola. Hay muy pocos recubrimientos más duros que DLC. En teoría, eso debería hacer que el acabado de la DVC–L sea extremadamente duradero y fiable.

Dos aspectos importantes, uno son los cortes de la corredera, que rebajan el peso de la misma mejorando ostensiblemente el ciclo de disparo, redundando positivamente en la relevación y retroceso del arma. El otro es el cañón pesado de 5” (127 mm) sin casquillo y con rampa completa.

Además, muchos agradecerán el uso de un sistema de varilla-guía “Tool Less“ del muelle recuperador, de Dawson Precision, que hace que el proceso de desmontaje sea mucho más fácil y rápido. Algo importante de cara al mantenimiento de un arma de competición como es esta.

Con respecto a sus dimensiones estas son: longitud total de 210,8 mm, altura de 140,7 mm y ancho de 31,7 mm, que le permiten entran sin problemas en la caja de comprobación de la división “Standar”. En la báscula arroja un peso de 1.122,5 g, una de las características que ayudan al control del arma.

 

Ergonomía y precisión de la pistola STI DVC-L - 9mm

La pistola es increíblemente precisa, disparando a 25 m se obtienen unas agrupaciones impresionantes. Es tan bueno como algunas renombradas pistolas específicas para precisión. La pistola está bien equilibrada y tiene un retroceso extremadamente suave, al menos la versión 9mm P que es la que probamos. Esta combinación hace que sea fácil mantenerse en el objetivo a la hora de apuntar para la repetición de los disparos. La empuñadura más grande ayuda con el retroceso, ya que el agarre brinda un área mayor para sostener el arma y parece distribuir el retroceso mejor que un agarre estándar de 1911.

El patrón de picado de la empuñadura es exactamente como el realizado por la empresa Extreme Shooters de Arizona, para la versión DVC-3. Puede parecer visualmente que se trate de un “escamado” duro, pero es todo lo contrario. El material es lo suficientemente suave como para que ceda un poco, cuando lo apretamos con fuerza. En cualquier caso, tienen un buen equilibrio entre firmeza y comodidad. En otro orden de cosas y en relación con la ergonomía, mencionar que los controles de seguridad del arma son ambidiestros.

Como en el caso de la guía del muelle recuperador, STI vuelve a recurrir a la empresa de accesorios Dawson Precision, para en este caso, mejorar la ergonomía con un botón de retenida del cargador Lo-Pro Mag y un “funnel”. El primero no se liberará cuando coloquemos la pistola sobre una superficie plana o cuando disparemos, porque tienen un perfil tan bajo que no interfiere cuando no lo deseamos. Sin embargo, facilitará la liberación del cargador para recargas rápidas. En el caso del “funnel”, este tiene un perfil no muy voluminoso que se adapta perfectamente a la empuñadura y facilita el embocar los cargadores rápidamente.

 

 

 

Disparador

El nuevo fiador y martillo mejoran notablemente la nitidez del disparador y disminuyen el recorrido del “reset” a 1,5 mm aproximadamente, en la práctica esto se traduce en poder repetir el disparo muy rápidamente. En cuanto a su recorrido, este es realmente corto, por debajo de un milímetro hasta llegar una clara pared, sin arrastres de tipo alguno y con una rotura nítida. No hay exceso de recorrido al final del gatillo que pasa el punto de ruptura, siendo el peso del disparador de serie de 2,5 libras (1,13 Kg).

 

Sistema de miras

Las miras son las habituales en un arma de competición de STI, con un alza regulable y un punto de mira de fibra de color rojo. Tienen un amplio radio, aprovechando al límite la longitud de la corredera y son muy fáciles de tomar, la fibra en este aspecto es definitiva. La placa trasera tiene una muesca cuadrada, tipo “Patridge”, con una luz ajustada. Además, viene estriada para evitar cualquier tipo de reflejo pueda interferir cuando vamos a tomarlas.

 

Cargadores

El arma viene con tres cargadores, uno con capacidad para 18 cartuchos y dos con capacidad para 21. Decir que tienen una manufactura impecable y que durante las pruebas que realizamos, no dieron problema alguno de alimentación.

 

Resumen

STI vuelve a acertar con la DVC-L, un arma de competición con la calidad que nos tiene acostumbrados el fabricante tejano. Una pistola con la que se puede ir realmente rápido en la división “Standar” de IPSC. Nos ha asombrado la precisión de su cañón pesado y como es habitual su fiabilidad. Esto último es uno de los grandes valores de STI frente a su competencia, que muchas veces necesitan de un trabajo armero y una munición determinada, para funcionar con solvencia. Algo que no es el caso de la STI, ya que es capaz de tragarse cualquier cartucho y de ponerse a funcionar según sale de la caja.

 

Agradecimiento

Agradecemos a BORCHERS, distribuidor exclusivo STI para España, la cesión del material necesario para la elaboración de este artículo.

www.borchers.es

https://www.youtube.com/watch?time_continue=75&v=XyfMosWDyvI&feature=emb_logo

Si estás pensando en adquirir una pistola STI, puedes hacerlo online en la Armería BR a través del siguiente enlace: Pistolas STI

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

yonezo

11, Noviembre 2020 21:34:23

La marca STI a desaparecido como tal hace unos seis meses y la DVC ya no se fabrica en ninguno de sus modelos,la nueva marca se llama Staccato y solo fabrican el modelo Staccato en varios tamaños,por comentarlo

Últimos post Arma corta


3440 0
13950 2
10540 1