tu periódico -tu comunidad
martes, 23 de diciembre de 2014
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Archivos
    Archivos Contiene una lista de todos los artículos de blog que se habían publicado anteriormente.

El Gladius Hispaniensis, la espada de Roma

Publicado por en en Historia
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 99620
  • Imprimir
Posiblemente el gladius hispaniensis fue el arma que más muertes causó en el período comprendido entre el siglo III a.C. y el siglo IV d.C. Sólo tenemos que pensar en todas las guerras en las que estuvo involucrada Roma desde la adopción de esta arma para comprender su dilatado uso en el tiempo.

Posiblemente el gladius hispaniensis fue el arma que más muertes causó en el período comprendido entre el siglo III a.C. y el siglo IV d.C. Sólo tenemos que pensar en todas las guerras en las que estuvo involucrada Roma desde la adopción de esta arma para comprender su dilatado uso en el tiempo. Las guerras sociales, la conquista de la Galia, las guerras contra Mitríades, las guerras civiles, las guerras contra los dacios, partos y los persas, las invasiones bárbaras y un sin fin de conflictos más, produjeron una cantidad de víctimas mortales que se puede cifrar en millones de personas, y gran parte de esas víctimas cayeron bajo la afilada hoja del gladius. Si tuviéramos que buscar una similitud con un arma de la actualidad, podríamos comparar al gladius hispaniensis con el M-16 o el AK-47. 



La palabra gladius poco tiene que ver en un principio con los famosos gladiadores que morían en las arenas de los anfiteatros romanos. Gladius en latín significa precisamente espada, pero con el paso del tiempo esta palabra adquirió un carácter propio para pasar a ser el sinónimo de la espada romana por excelencia. En cambio la palabra “espada” que nosotros usamos actualmente para denominar a este tipo de armas blancas, proviene del vocablo latín spatha. Paradójicamente la spatha que usaron los romanos fue una evolución del gladius  que se originó en el siglo I d.C y que a su vez dio paso a la espada usada en la Edad Media.

El origen del gladius sigue siendo incierto, pues los investigadores siguen teorizando actualmente sobre su procedencia y el momento en el que las legiones romanas lo adoptaron. A pesar de todo esto, existe cierta unanimidad a la hora de afirmar que el gladius fue una espada cuyo origen está vinculado a los guerreros íberos.

El historiador español Fernando Quesada Sanz afirma en sus estudios sobre la falcata y el gladius que, el origen de esta última no está en la Península Ibérica, sino en una evolución de una espada celta perteneciente a la cultura de La Tené I, la cual fue modificada posteriormente en la meseta y el sur peninsular.


Son varias las fuentes escritas sobre las que se sustentan estas investigaciones. Entre ellas podemos destacar a dos historiadores de la Antigüedad, el griego Polibio y el romano Tito Livio. A esto debemos de sumarle un texto escrito en el siglo X denominado la Suda Bizantina, una gran enciclopedia de carácter histórico, acerca del mundo mediterráneo antiguo y escrita en griego por eruditos bizantinos.

gladius_hispaniensis_02

 

Fabricación y partes
La hoja era la parte primordial del gladius. Para su fabricación se usaba hierro de alta calidad, siendo la parte interior de la hoja baja en carbono y la exterior, la de los filos, alta. La empuñadura de los gladius se hacía aparte de la hoja. El material más usado para fabricarla era la madera, además del hueso y el marfil. Dichos materiales se tallaban formando una acanaladuras para mejorar el agarre, el cual, dicho sea de paso, era casi anatómico. La utilización de estos materiales ha evitado que hayan llegado hasta nosotros gladius con las empuñaduras intactas.

gladius_hispaniensis_03
Sección de la empuñadura

El pomo de las empuñaduras tenía como función el mejorar el agarre del gladius y evitar que éste se pudiera escapar de la mano del legionario. Su forma más habitual era la esférica. El guardamano, que estaba situado entre la hoja y la empuñadura, era de madera, pero para evitar que un golpe con otra espada pudiera atravesarlo se colocaba una pieza de latón.

Sobre la forma de portar estas espadas existían dos maneras. La primera era colgada del cinturón mediante unas correas de cuero, que se ataban a dos anillas de la vaina y que originalmente se cree que estaban situadas en la parte trasera. La segunda manera de llevar el gladius era con un tahalí de cuero. Para este menester la vaina contaba con cuatro anillas. La forma de colgarlo era del lado derecho.

Tipos de gladius
Como muchas armas de todos los tiempos, el gladius no fue ajeno a los cambios y modificaciones. Los tipos de gladius expuestos a continuación, responden a los nombres de los lugares de las excavaciones arqueológicas donde fueron encontradas las primeras piezas. El modelo denominado “Mainz” predominó entre el final de la República (s. I a.C) y el inicio del Imperio (primera mitad del s. I d.C). Podemos distinguirlo, a simple vista, por un característico estrechamiento en la mitad de la hoja. Dicha hoja tenía una longitud de unos 55 cm. y una anchura de 7,5 cm. La punta de la hoja era larga y sus filos no eran rectos del todo.

En un principio se creyó que el tipo “Mainz” era el genuino gladius hispaniensis que se usó primigeniamente, pero estudios posteriores llegaron a la conclusión de que era imposible cronológicamente situar a éste en una época anterior al siglo I a.C. Otra diferencia palpable entre el “Mainz” y el gladius hispaniensis eran sus medidas. La hoja del tipo “Mainz” medía como ya hemos señalado unos 55 cm aproximadamente de longitud y 7,5 cm de anchura, mientras que el gladius hispaniensis alcanzaba entre los 60 y 68 cm de longitud (sin incluir la empuñadura) y entre los 4 y 5,5 cm de anchura.

Durante el siglo I d.C. surgió la variante denominada “Fulham”, que era un poco más estrecha que la de tipo “Mainz”. La anchura de su hoja se quedaba en 5 cm y sus lados eran rectos, a excepción de un ligero ensanchamiento de la hoja a la altura de la empuñadura.

gladius_hispaniensis_05
Tipos de hojas

Por último, el tipo “Pompeii” de mediados del siglo I d.C, tenía una hoja un poco más corta que oscilaba entre los 42 y 50 cm. de longitud y un ancho de 5 cm. Los filos eran paralelos pero la punta de la hoja era más corta. Este modelo de gladius era mucho más fácil de fabricar y por tanto más barato de producir. La simpleza de su estructura así lo permitía ya que su hoja era más recta que en los modelos anteriores y su punta más corta. Se baraja la hipótesis de que esta forma de la hoja se hubiera adaptado al tipo de enemigo al que se enfrentaba el legionario romano. Muchos de los guerreros bárbaros carecían de armadura, con lo que una estocada era más que suficiente para eliminarlos. No se descarta tampoco que la punta corta se debiera a un intento de evitar que el gladius se quedara atascado en las costillas del enemigo.

Adopción y uso del gladius
Si tomamos como cierta la hipótesis de que el gladius hispaniensis fue adoptado por las legiones a raíz de la segunda guerra púnica, esto debió ser en gran parte resultado de la impresión que causó en las tropas romanas el uso de esta espada en manos de los guerreros íberos que luchaban con el cartaginés Aníbal.

“Los celtíberos difieren mucho de los otros en la preparación de las espadas. Tienen una punta eficaz y doble filo cortante. Por lo cual los romanos, abandonando las espadas de sus padres, desde las guerras de Aníbal cambiaron sus espadas por la de los íberos. Y también adoptaron la fabricación, pero la bondad del hierro y el esmero de los demás detalles apenas han podido imitarlo”. Suda Bizantina.

El gladius era una espada particular que exigía un uso determinado. Esta espada estaba ideada no para golpear con el filo, sino para pinchar y penetrar en el cuerpo del adversario con la punta de la hoja. Aunque el gladius contaba con dos filos paralelos, lo que se usaba realmente para matar era su hoja y su punta. Ya hemos visto los diferentes tipos de gladius que existían y las medidas de sus hojas y puntas.

“A este escudo le acompaña la espada (machaira), que llevan colgada sobre la cadera y que se llama española (iberiké). Tiene una punta potente y hiere con eficacia por ambos filos, ya que su hoja es sólida y fuerte”. Polibio (6,23,6).

Solamente con que la afilada y puntiaguda punta del gladius penetrara en el cuerpo del enemigo unos cuatro o cinco centímetros, la herida causada tenía grandes posibilidades de ser letal. La adopción del gladius hizo que cambiaran las tácticas de combate romanas de manera radical. Las legiones romanas desde entonces contaron con un arma ofensiva de primer orden, lo que les permitió machacar literalmente a sus adversarios en el campo de batalla.

 

gladius_hispaniensis_06
Gladius tipo Mainz

 

 

gladius_hispaniensis_07
Gladius tipo Fulham

 

 

gladius_hispaniensis_08
Gladius tipo Pompeii

 

 

La técnica de lucha para conseguir el resultado citado anteriormente era por tanto muy sencillo. El legionario, protegido por el scutum, esperaba a que el enemigo que tenía enfrente alzara la espada con su brazo para golpearle con el filo, momento en el cual aprovechaba para asestar en el abdomen u otra parte expuesta del adversario, un golpe lo más mortal posible.

"Los romanos entonces acudieron al combate cuerpo a cuerpo y los galos perdieron en eficacia, al no poder combatir levantando los brazos, que es la costumbre gala, puesto que sus espadas no tienen punta. Los romanos en cambio, que utilizan sus espadas no de filo, sino de punta, porque no se tuercen, y sus golpes, resultan muy eficaces, herían golpe tras  golpe, pechos y frentes, y mataron así a la mayoría de enemigos". Polibio.

La ventaja táctica obtenida por el gladius frente a las espadas usadas por los bárbaros galos o germanos se hizo patente durante la guerra de las Galias.

“Se ha notado que, por su construcción las espadas galas sólo tienen eficaz el primer golpe, después del cual se mellan rápidamente, y se tuercen de largo y de ancho de tal modo que si no se da tiempo a los que las usan de apoyarlas en el suelo y así enderezarlas con el pie, la segunda estocada resulta prácticamente inofensiva”. Polibio.

gladius_hispaniensis_04Leyendo este fragmento queda patente que la innovación tecnológica en el campo de las armas era ya crucial en la Antigüedad para ganar las batallas y las guerras. Hay quien ha denominado a la conjunción del gladius y del legionario romano como una “máquina de picar carne”. Una muestra de la letalidad del gladius nos la ofrece Tito Livio al hacer referencia a las luchas que mantuvieron los romanos con los macedonios:

“Acostumbrados a luchar con griegos e ilirios, los macedonios no habían visto hasta entonces más que heridas de pica y de flechas y raras veces de lanza; pero cuando vieron los cuerpos despedazados por el Gladius Hispaniensis, brazos cortados del hombro, cabezas separadas del cuerpo, truncada enteramente la cerviz, entrañas al descubierto y toda clase de horribles heridas, aterrados se preguntaban contra qué armas y contra qué hombres tendrían que luchar”. (Liv. 31,34).

Pero el uso del gladius adquiría su máxima expresión cuando era utilizado dentro de una formación legionaria compacta y disciplinada. Una cohorte podía defenderse y atacar igualmente con resultados favorables en la mayoría de las ocasiones. La disciplina y el entrenamiento exhaustivo hacía que la primera línea de legionarios fuera relevada por otra tras un tiempo de lucha determinado, dándose esos relevos sucesivamente mientras duraba el combate. De esta forma las legiones sostenían una lucha continua y sin cuartel, cosa que los enemigos bárbaros poco disciplinados y organizados no podían aguantar.

Al gladius se le puede achacar el hándicap de ser un arma exclusivamente ofensiva y no apta para los combates defensivos o en retirada, pero quizás esto no sea del todo cierto. Aún siendo un arma ideada para pinchar y penetrar, los filos paralelos le conferían capacidad para entablar una lucha defensiva usando el corte. El problema residía en su longitud, ya que para luchar de esa manera cuanto más larga fuera la hoja con más fuerza caía el golpe y más lejos se encontraba uno del enemigo.

La decadencia del gladius

gladius_hispaniensis_09
Spatha romana. Reconstrucción.
El proceso de decadencia y caída del Imperio Romano afectó también a las armas. En el caso del gladius, éste se vio abocado a un proceso de transformación y desaparición paulatina. Evidentemente, las tácticas de combate tuvieron que cambiar para que las armas sufrieran modificaciones. ¿Pero en qué consistieron esos cambios?. A grosso modo debemos encontrar en la crisis económica y en el miedo que generaron las diferentes invasiones bárbaras las respuestas a nuestra pregunta.

En cuanto a la primera, podemos señalar que el descenso de la actividad económica perjudicó la circulación del dinero, el cual era fundamental para sufragar el gasto enorme que generaban las legiones. No hay nada nuevo en esto, ya que sin dinero no se pueden pagar las soldadas y tampoco la logística que conlleva un ejército de grandes proporciones. Como consecuencia, ya no era posible entrenar a las unidades como en los mejores tiempos del Imperio, con lo que la eficiencia disminuyó notablemente. Como ya hemos dicho, la eficacia del gladius residía en un uso conjunto dentro de una unidad compacta y disciplinada, pero el entrenamiento para llegar a un nivel óptimo ya no era el mismo en el siglo IV que el en siglo I.

Sobre el miedo generalizado que provocaron las invasiones dentro de las fronteras del Imperio, éste se transmitió también en la forma de luchar. Si hasta el siglo III el gladius era el arma fundamental, este dio paso a la spatha. La spatha era una evolución del gladius originada en el siglo I, siendo su única diferencia la longitud de la hoja, que ahora oscilaba entre los 70 y 100 centímetros.
gladius_hispaniensis_10
Spatha romana siglo II d. C. Reconstrucción
El primer uso que se le dio a la spatha fue como arma para la caballería romana, pero al llegar al siglo IV vemos que estaba ya en manos de la infantería. A semejanza de los bárbaros que también usaban espadas largas, las legiones cambiaron su forma de luchar sustituyendo el apuñalamiento por el golpe con el filo de la hoja. La spatha, al ser más larga, evitaba el enfrentamiento a corta distancia con los bárbaros; cosa que con el gladius no era posible. Por tanto se puede observar el cambio de estrategia generado dentro del imperio romano. Durante la república y los mejores años del imperio el gladius era el arma ofensiva por excelencia; mientras que ya entrado el siglo III d.C, éste dio paso a un arma más defensiva, la spatha. Lo mismo ocurrió con las dos pila (pilum)) que llevaba cada legionario, que fueron progresivamente sustituidos por una lanza larga a semejanza de los guerreros bárbaros.

Para finalizar podríamos añadir que la decadencia y caída del Imperio Romano, tal y como han apuntado diversos historiadores, tiene una de sus causas en la propia población romana. Los asuntos de armas se fueron dejando en manos precisamente de los distintos pueblos bárbaros. A los ciudadanos del imperio no les seducía la idea de morir en los numerosos conflictos y guerras que se generaban en el limes (frontera romana), por eso las propias legiones se nutrían de bárbaros entre sus filas. Muchos emperadores usaron a los guerreros de estos pueblos invasores como tropas para alcanzar sus fines, ya fueran públicos en defensa del imperio o personales cuando se dirimían disputas para conseguir la púrpura imperial. Por ejemplo godos y hunos lucharon como auxiliares junto a las legiones romanas frente a otras tribus bárbaras que acosaban al imperio. Los godos fueron utilizados por Estilicón y los hunos por Flavio Aecio. Uno de los mayores generales que tuvo Roma en el siglo IV, Estilicón, era hijo de un bárbaro.
  • 14
    URL de las referencias para esta entrada
    Soy aficionado a las armas desde que tengo uso de razón. Mis visitas de niño al antiguo Museo del Ejército, las miniaturas militares EKO, los libros y revistas históricas y las películas bélicas, despertaron un interés por la Historia y las armas que se plasmó más tarde en una licenciatura en Historia. Ahora aprovecho mis dos grandes aficiones para disfrutar escribiendo pequeños artículos históricos sobre armas, cuando las obligaciones me lo permiten y en venganza por toda la historiografía marxista que tuve que estudiar en la Facultad.

    Y como dijo Catón de Útica sabiamente, "la primera virtud es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse".
    Entradas recientes del autor

    Últimos periódicos

    Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 57. Diciembre 2014 - Enero 2015
    Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 56. Octubre - Noviembre 2014
    Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 55. Agosto - Septiembre 2014
    Copyright © 2007-2014 Armas.es, Todos los derechos reservados