Artículos - Armas.es - Tu periódico Tu Comunidad de Armas en Internet

CETME: Historia de un fusil español que hizo leyenda

Ratio:  / 40
MaloBueno 
CETME: Historia de un fusil español que hizo leyenda
Triarii 12/02/2007
Hoy en día, las siglas C.E.T.M.E. poseen un significado muy especial para mucha gente. Además de ser el acrónimo de Centro de Estudios Técnicos y Materiales Especiales, han quedado en la memoria de muchos como sinónimo de fusil de asalto. Y es que, sus más de cuatro décadas de servicio en España han acabado marcando una época, amén de su fabricación, servicio y distribución a lo largo del globo por más de 30 naciones, bajo sello alemán, con la denominación G-3. Pero centrémonos en el genuino y legendario CETME, su historia y los modelos de la familia.

Orígenes
Los antepasados de los fusiles de asalto CETME (y de otros modelos actuales) fueron los SturmGewëhr o fusiles de asalto alemanes de la Segunda Guerra Mundial. Estas nuevas armas se desarrollaron con el objetivo de combinar la precisión y alcance de los fusiles clásicos con la potencia de fuego automático de las ametralladoras. Así, en 1949 se creó en España el Centro de Estudios Técnicos y Materiales Especiales, un organismo ideado para investigar y desarrollar nuevos equipos para los ejércitos españoles. A este Centro llegaron algunos técnicos alemanes que colaboraron en el diseño de los nuevos fusiles. Sólo un año después, en 1950, el estado mayor emitió el encargo de desarrollar un fusil automático con un alcance eficaz de 1.000 metros, que pesase menos de cuatro kilos, midiese un metro de longitud y se alimentase con cargadores de 30 cartuchos. Nacía así el primer CETME.

El primer paso fue diseñar el calibre adecuado para estos requerimientos. Surgió así el cartucho 7,92x40 CETME, una estupenda munición con unas excelentes cualidades de vuelo y penetración. Este cartucho contaba con un proyectil ligero de 6,8 gramos, núcleo de aluminio y refuerzo de latón. Al mismo tiempo, en el Centro se desarrollaron dos prototipos del arma:

-CETME modelo 1: con un sistema de acerrojamiento rígido y toma de gases.
-CETME modelo 2: con un sistema de acerrojamiento semirígido y retroceso de masas.

Sin embargo, el cartucho 7,92x40 CETME no cumplía con las leyes de la guerra al no tener una camisa metálica completa. Este hecho, unido a la elección por parte de la OTAN del calibre 7.62x51mm, motivó que se adoptara este tipo de cartucho para el fusil CETME.

Modelos
Cuando el Ejército recibió el fusil CETME, en 1957, sus creadores creían haber logrado una de las mejores armas del mundo por su diseño y potencia de fuego. Su empleo en 30 naciones y medio siglo de servicio les dio la razón.

Modelo A
Fusil de asalto CETME Modelo A
El Ministerio de la Guerra estableció los requerimientos básicos para la confección de un nuevo fusil de asalto que debería sustituir a los fusiles Mauser españoles. El cartucho debería tener potencia suficiente para incapacitar a un enemigo hasta a 1.000 metros de distancia (es decir, 200 metros más que el 7,92 Kurtz). Así nació el 7,92x40 CETME, un cartucho de proyectil ligero (6,8 g.) y largo (5,8 veces el calibre), con un núcleo de aluminio y banda de forzamiento de latón. En tiempos de bloqueo internacional, sin disponer siquiera de materias primas (como curiosidad, diremos que los primeros cargadores se fabricaron de chapa cortada de unos barriles de gas-oil), se comenzaron a fabricar los primeros prototipos (¡Incluso las herramientas se tenían que hacer a mano!).

Se abandonó un modelo operado a gas, vistos los prometedores resultados del sistema de cierre inercial. En 1952 empezaron las demostraciones, así como las críticas: El cartucho 7,92 CETME no tenía una camisa metálica completa, por lo que su uso iba contra las convenciones de guerra. La OTAN había adoptado el cartucho 7,62x51 y, para entonces, el aislamiento internacional comenzaba a levantarse. Entonces se desarrolló un nuevo cartucho, con proyectil de camisa metálica y más ligero.

Para disparar dicho cartucho, debería desarrollarse el Modelo B. El Modelo A y sus variantes, el A1 (con el selector de tiro en el lado derecho, palanca de montar fija y culatín plegable) y el A2 (con palanca de montar flotante y asa de transporte) fueron adoptados por el Ejército de Tierra el 20 de Septiembre de 1957. Ese mismo año, el CETME fue introducido en Europa por la Nederlansche Wapen Munitiefabrik, y sólo Alemania mostró interés por él. A finales de 1957, H&K firmó un acuerdo para co-desarrollar el fusil.

Modelo B
Fusil de asalto CETME Modelo B
El modelo B nació para disparar dos cartuchos, el 7,62 CETME y el 7,62 NATO; sus principales innovaciones fueron una bocacha apagallamas (que también servía para dispara granadas de fusil), un culatín anatómico, un asa de transporte mejorada y un bípode integrado. El selector de tiro seguía en el lado derecho, y no se modificaron las miras. Reemplazó al Modelo A en 1958, y fue adoptado ese mismo año por la Marina y el Ejército del Aire. A partir de 1961, la marca CETME desaparecería de los modelos alemanes.

Modelo C
Seguramente, éste haya sido uno de los mejores fusiles de asalto de la historia. Este modelo fue adoptado por los tres ejércitos de las Fuerzas Armadas españolas en 1964 y es el máximo exponente de esta legendaria familia. Muy duro, pesado y resistente, prestó servicio durante más de dos décadas en España (aun hoy en día quedan algunos en la infantería de Marina y la Guardia Civil, lo que dice mucho de su calidad). Su fama de seguro y fiable es enorme, no sólo en España sino en otros muchos lugares del mundo.

Fusil de asalto CETME Modelo C
Fusil de asalto CETME Modelo E
El CETME C poseía una recámara estriada que facilitaba la extracción de las vainas incluso en las peores condiciones. Una cápsula para útiles de limpieza fue alojada sobre el cañón, empleando el tapón como engarce para la bayoneta. Incluso, se le podía adaptar un bípode (a diferencia del B, que lo llevaba ya instalado) que hacía también funciones de corta-alambres. El guardamanos fue hecho de madera (de ahí su popular mote de “chopo", recuperándose así este apodo tan tradicional en el Ejército español, dada la madera empleada). Sus miras fueron cambiadas por unas de tipo “librillo" a cuatro distancias de 100, 200, 300 y 400 metros. Por otra parte, el selector de tiro cambió su posición al lado izquierdo del arma, posibilitando así su accionamiento con el dedo pulgar, y fue dotado de un carril para poder montar un visor telescópico. Duro y fiable hasta la exageración, fue sin duda uno de los mejores fusiles de asalto jamás construidos. Como dato curioso, el CETME C desacerrojaba a 3kg de presión, mientras que su pariente alemán, el G-3, lo hacía a 1kg. Se comercializó también una versión semiautomática destinada a la exportación con el nombre de CETME Sport (para civiles y cazadores), pero su alto precio la convirtió en un fracaso.

Modelo E
Esencialmente, se trata de un Modelo C con partes de plástico que reemplazan a las de madera, y un alza giratoria como la del G-3. Con cargadores de plástico, sólo se fabricaron un puñado, a título de experimento.

Serie L (los hermanos pequeños)
Desde 1966 y hasta 1980 se desarrolló esta variante con la idea de modernizar el diseño para cumplir con los requisitos tácticos y poder utilizar el nuevo cartucho 5.56x45mm OTAN. Para la producción de los CETME L se aprovechó la experiencia en materiales plásticos adquirida con los prototipos del modelo E, que en su momento tuvieron culata, guardamanos y cargadores fabricados en plástico, además de un alza diopter similar a la del G-3. A pesar de todo, estos prototipos nunca llegaron a fabricarse en serie ni a ser adoptados por el Ejército español.

Fusil de asalto CETME Modelo L
Fusil de asalto CETME Modelo LC
La “familia" L se caracteriza por contar como elementos de puntería con un punto de mira y un alza diopter calibrada a 200 y 400 metros. Estas armas pueden utilizar cargadores de M-16 y el arco de su guardamonte fue agrandado para facilitar el disparo utilizando guantes. Por otro lado, su pistolete fue completamente rediseñado, dotándolo de una mejor ergonomía. En los primeros diseños del CETME L, el guardamanos poseía unas formas “cuadradas" que más tarde fueron abandonadas en favor de los guardamanos redondeados. A partir del modelo básico L (ligero), se desarrollaron el LC con culatín retráctil y un cañón algo más corto; y el LV, preparado para montar dispositivos ópticos de puntería, tanto diurnos como nocturnos. Otras novedades destacadas de los CETME L fueron la posibilidad de retener el cierre atrás para facilitar su revista, la nueva bocacha de tres “pétalos" abandonada después por el diseño anterior, y los acabados en pintura verde. Estos modelos (L, LC y LV) han sido utilizados por las FAS españolas en gran cantidad de zonas de conflicto como los Balcanes, el Kurdistán, o más recientemente Afganistán e Irak, hasta su sustitución por el avanzado H&K G36 E.

La “familia" L se vio aquejada de continuos problemas. Las piezas de plástico no eran tan resistentes como sus antepasados de madera, y la recámara sin estriar (posteriormente la recámara sería estriada) lo hacían menos fiable que el Modelo C (recuerda a los primeros lotes de M-16, ¿no?). Simultáneamente, se hizo un tímido intento de entrar en el mercado de las ametralladoras. Se desarrolló la AMELI (AMEtralladora LIgera), mediante el procedimiento de “encoger" la MG-42 al calibre .223.

Otros diseños de CETME
CETME también fabricó un subfusil, el CETME C-2, similar a los modelos de segunda generación de STAR, Bonifacio Echeverría S.A., pero con el cargador lateral al modo del Sterling inglés, en vez del cargador en posición inferior. Su calibre era de 9mm Parabellum.

La AMELI (AMEtralladora Ligera) fue fabricada en 1982 por la compañía española Empresa Nacional Santa Bárbara. Este modelo fue un intento frustrado de sustituir a la ametralladora MG3, con unas dimensiones y un calibre más pequeño (5,56). Se alimentaba mediante cintas o tambores de 100 o 200 cartuchos y se fabricaron pocas unidades. Al igual que en la MG3, la cadencia de fuego de la Ameli puede ajustarse mediante el uso de cerrojos intercambiables. Funciona mediante el característico sistema de retroceso de masas. Su funcionamiento interno se asemeja al fusil de asalto CETME L. De hecho, algunos elementos de la Ameli y del CETME L son perfectamente intercambiables. Este mecanismo, unido a su cañón móvil y su sistema de acerrojamiento semirígido por rodillos, convierten a la Ameli en la principal ametralladora de la industria armamentística española. La mayoría de estas armas fueron destinadas a la Infantería de Marina, Brigada Paracaidista y unidades de elite del Ejército de Tierra. Se fabricaron dos versiones de la misma: el modelo de cañón largo (450mm) y el de cañón corto (400mm), ambos con una cadencia de tiro de 1.000 disparos por minuto.

Cetmetón: Aunque no es un desarrollo propiamente dicho de CETME, tras la Segunda Guerra Mundial se llegó a la conclusión acertada de que sería necesario equipar a los tres ejércitos con un arma automática y retirar los viejos mosquetones (Mauser) modelo 1916 y 1943 de acerrojamiento manual. Como el número de unidades de estas armas era muy alto y muchos estaban en perfecto estado de conservación, en un principio se aprovecharon las estructuras de los mosquetones y se montó un cañón de CETME con mecanismos adaptados para ellos. Estos modelos fueron el FR 7 y el FR 8 también conocidos como Fusiles Reformados 7 y 8, o más popularmente como CETMETON. Posteriormente fueron destruidos, exportados o vendidos como armas de caza a particulares.

Conclusión
La familia de fusiles de asalto CETME ha demostrado durante ya más de cinco décadas ser un producto de primera calidad. Fiable, preciso y resistente, este fusil ha estado en servicio en más de 30 países, tanto bajo las siglas CETME como H&K G-3. Y todo parece indicar que todavía le quedan bastantes años para “dar guerra" en manos de coleccionistas y usuarios de las últimas versiones.

Con este rifle, la industria armamentística española demostró, como tantas otras veces, que con los apoyos necesarios podía situarse entre las punteras a nivel mundial. Lástima que en los últimos años no se garantizase la independencia tecnológica de nuestra industria y de nuestras Fuerzas Armadas, pues estaba más que demostrado que podíamos estar a la altura de los mejores si se ponía empeño en ello. Ahora le toca demostrar al H&K G36 (tataranieto del CETME) que puede ser un digno heredero de la saga.

Un poco de historia
1948: Se concibe el CETME (Centro de Estudios Técnicos de Materiales Especiales), como medio de contrarrestar los efectos que el aislamiento internacional estaba teniendo sobre las Fuerzas Armadas.
1949: Se crea el CETME.
1952: Comienzan las demostraciones en España y Alemania.
1956: Comienza la fabricación del Modelo A.
1957: Alemania adopta el Fusil de Asalto CETME. En España, el Ejército de Tierra adopta el Fusil de Asalto CETME.
1958: Comienza la fabricación del Modelo B. La Marina y el Ejército del Aire adoptan el Fusil de Asalto CETME.
1959: Se firma el primer acuerdo de desarrollo conjunto con Alemania.
1962: Se firma el segundo acuerdo de desarrollo conjunto con Alemania.
1964: La Fuerzas Armadas Españolas adoptan el cartucho 7,62x51mm NATO. Comienza la fabricación del Modelo C.
1966: Comienza el desarrollo del Modelo L.
1976: Termina la fabricación del Modelo C.
1980: Termina el desarrollo del Modelo L.
1982: Se terminan los primeros prototipos de la AMELI.
1984: Se fabrican los primeros lotes de los Modelos L y LC.
1985: Se firma el primer contrato de 600 AMELIs para el ejército británico.
1996: Las primeras M-16 comienzan a aparecer en unidades especiales, para su evaluación. Se establecen las bases para el concurso público de ofertas para reemplazar al CETME. Optan al concurso los fusiles de asalto C-7 (DIEMACO, Canadá), FNC (FN, Bélgica), Galil (IMI, Israel), G-36 E (H&K, Alemania), SIG-550 (SIG, Suiza) y AUG-77 (Steyr, Austria).
1999: El H&K G-36E es seleccionado como futuro fusil de asalto español.

Modelo A Modelo B Modelo C Modelo E Modelo L Modelo LC Modelo LV AMELI AMELI
corta
Subfusil
C2
Calibre 7´92 x 40 CETME 308 (7´62 x 51 OTAN) 308 (7´62 x 51 OTAN 308 (7´62 x 51 OTAN) 223
(5´56
x 45 OTAN)
.223 .223 .223 .223 9mm Pb.
Long. (mm) 1000 1015 1015 1030 925 860 925 1020 930 500
Long. del
cañón (mm)
450 450 450 450 400 320 400 450 400 212
Alcance
eficaz (m)
800
/1000
800
/1000
800
/1000
800
/1000
400 400 400 700 700 200
Peso (kg) 4´5 4´6 4´2 3´9 3´5(vacía) 4´06
(con 30 cart.)
3´5(vacía) 4´06
(con 30 cart.)
3´5(vacía) 4´06
(con 30 cart.)
5´3(vacía) 6´85 (cargada) 5´3(vacía) 6´85 (cargada) 2´65 kg
Nº de
estrías
4 4 4 4 6 6 6 6 6 4
Paso de
estría
1 en
305 mm
1 en
240 mm
1 en
305 mm
1 en
305 mm
1 en
305 mm
1 en
305 mm
1 en
305 mm
1 en
305 mm
1 en 305 mm
Velocidad
en boca
760 m/s 760 m/s 780 m/s 780 m/s 875 m/s 832 m/s 875 m/s 950 m/s 920 m/s 900 m/s
Cadencia 550-
600 d/m
550-
600 d/m
550-
600 d/m
550-
600 d/m
600-
700 d/m
600-
700 d/m
600-
700 d/m
1000 d/m 1000 d/m 1000 d/m
Capacidad
del cargador
10/20 cart. 10/20 cart. 10/20 cart. 10/20 cart. 12/30 cart. 12/30 cart. 12/30 cart. Cintas de 100 o 200 cart. (Belt Fed) Cintas de 100 o 200 cart. (Belt Fed) 32 Cart.

Últimos periódicos

Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 54. Junio - Julio 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 53. Abril - Mayo 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 52. Febrero - Marzo 2014
Copyright © 2007-2014 Armas.es, Todos los derechos reservados