Los Browning BAR clásicos desaparecen después de 50 años de su nacimiento

Los Browning BAR clásicos desaparecen después de 50 años de su nacimiento

Caza
4.1666666666667 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (6 Votos)

Se veía venir. Browning reducía año a año la oferta de sus rifles BAR de configuración clásica hasta que este año han terminado por desaparecer, al menos en el catálogo europeo. Se cierra así la historia de el rifle semiautomático de caza más vendido en todo el mundo y sin duda uno de los que mejor resultado ha dado sobre todo en las versiones de calibres estándar.

Herederos del Browning BAR M1918 de accionamiento por gases, los entonces nuevos rifles de caza aparecieron avanzados los años 60 bajo la misma denominación genérica BAR (Browning Automatic Rifle), si bien sería mejor en este caso cambiar la A de automatic por la de Autoloading, ya que como sabemos las versiones civiles no fueron automáticas sino semiautomáticas desde su nacimiento).
También repitieron la inicial “M” que figura en su referencia de serie (M=“rifle de alta potencia”) y simplificando muchísimo el funcionamiento del viejo pero efectivo M1918, los Browning BAR salieron del ámbito militar para adaptarse a la plácida vida en tiempo de paz manteniendo, eso sí, la fiabilidad y robustez de su antecesor que ha sido su seña identificativa durante años.
Los primeros modelos producidos en la Fábrica Nacional (FN) de Armas de Guerra de Herstal (Bélgica) vieron la luz en 1967, prolongándose la primera serie hasta 1975.

Desde 1976 hasta 1992, la FN continúa fabricando el modelo con algunas variaciones mecánicas no muy significativas que se marcan con la clave 137 (guarismos que significan “BAR de alta potencia”).

En 1993, Browning lanza el nuevo BAR bajo la denominación MKII. De esta manera, a los BAR de las dos primeras series históricas (1967/75 y 1976/92) los denominamos en general MKI (aunque no llegaran a tener tal nombre) para distinguir a unos de otros.

armas rifle browning bar clasico retirados

Los MKII se fabricaron hasta 1997 y contenían ya notables “mejoras” en pro de una fabricación más estandarizada y un retroceso más contenido. Así encontramos un bloque de inercia con amortiguadores y un colector de gases que, en vez de tener una válvula de alivio para cada calibre, sencillamente se modula para un correcto funcionamiento mediante un tornillo que se fijaba en fábrica para dar la presión necesaria para mover el mecanismo con cada calibre. Conviene decir que este sistema de volumetría de gases no funcionó siempre como se esperaba y algunos MKII, sobre todo en calibres magnum (7 RM y 300 WM) presentaron problemas en su autorecarga. Por otra parte, el grupo disparador viene fijado al cajón de mecanismos con dos pasadores lo que facilita enormemente su desmontaje y limpieza. Esta característica se mantiene hoy día en los modernos BAR.En los MKII se introdujo además una notable novedad: aunque bajo la denominación “Safari” se mantuvo el modelo con cajón de acero (esta vez decorada con grabados), se sirvió en modelos “Lightweight”, con una innovadora caja de duraluminio. No obstante no era la primera vez que el duraluminio se hacía presente en los BAR pues ya desde los primerísimos modelos el BAR traía el bastidor del disparador en ese metal (cosa que habrán comprobado los que hayan tratado de pavonarlo, obviamente sin éxito).

armas rifle browning bar clasico retirados 2

De 1998 en adelante los MKII se marcaron con la clave 311 pero eso no respondió a cambios mecánicos significativos sino a una mera estandarización de nomenclaturas de la casa Browning.
En años posteriores, progresivamente fueron desapareciendo los modelos con cañón largo y sólo los encontramos con cañón de 56 tanto para calibres estándar como magnum. Introducen también novedades en algunos modelos con toques de modernidad, como la culata y el guardamanos sintético.

Relevándoles como punta de lanza comercial, llegaron los Long Track y Short Track (para las versiones de calibre con vainas largas y cortas respectivamente) que relegaron a los BAR MKII a un segundo plano y aunque éstos se mantuvieron en producción, cada vez fueron quedando menos modelos por los que poder optar.

Los Long Track y Short Track, aunque mantuvieron muchas de las características mecánicas principales, renunciaron –seguramente en pro de un peso más liviano– a los cajones de mecanismos en acero para pasar a ser todos de ergal (aleación con una composición mayoritaria de aluminio con zinc y otros metales). También se unificaron los cañones, salvo en modelos comercializados para los Estados Unidos de Norteamérica y modelos europeos especiales muy altos de gama. Así, en la mayoría de los modelos Long Track y Short Track los cañones son de 51 cm. de longitud. Se trata de una medida tan acertada en lo comercial como errónea en lo práctico especialmente si nos referimos a los calibres magnum que no tienen ningún sentido en tan escasa longitud de cañón. Se pierde así la idoneidad de dotar a los calibres estándar de un cañón de 56 cm y a los magnum de cañón de 61 cm.
Pese a todo, el año pasado, la producción de unos y otros se solapaba y aún se podían ver en el catálogo de la firma algunos viejos BAR con cañones de 56 cm tanto para magnum como para estándar, pero estaba claro que estábamos en los últimos destellos de los MKII cuyo ocaso iniciaron los Long/Short Track.

Este año he vuelto al catálogo de Browning Europa para asistir a la defunción de los BAR MKII a los que, a mi modo de ver, se ha mandado sin sepelio y sin entierro digno al otro mundo. El BAR MK3 –con la única opción de un cañón de 53 cm.– ocupa ya el lugar de los Long/Short Track y los MKII y el único homenaje que se ha dado a éstos últimos es la edición especial de un MK3 50 Aniversario.
Lo lamento porque su pérdida no supone la mera desaparición de un modelo anticuado, pesado y superado (lo que hubiera sido lo de menos), sino porque representa la liquidación definitiva de una manera de hacer armas por Browning, que a mi modo de ver no se diferencia ya demasiado de otras marcas inmersas en la mercadotecnia. Supongo que aquella manera de fabricar es ya inviable para competir en el mercado y no dudo de la calidad de los nuevos productos Browning pues al fin y al cabo, al menos en su mecanismo, mantienen el inveterado e infalible sistema de gases, pero no creo que los nuevos rifles de esta casa (o de otras) puedan soportar sin tacha la misma vida de servicio que mi viejo BAR de 1969. Juntos hemos cazado desde sarrios en el Pirineo, cabras en Gredos, corzos en Asturias, el duro jabalí de las sierras riojanas hasta ciervos en las dehesas. Hemos dado botes en un Land Rover, hemos caído a tierra un ciento de veces juntos y por separado, nos hemos deslizado por el hielo, hemos perdido pie en una oscura y húmeda ladera de hayas, nos ha llovido tanto como un diluvio, nos hemos achicharrado de calor y hasta hemos corrido el riesgo de que nos partiera un rayo (la única vez que lo aparté de mi lado con gusto) y al fin hemos vivido la gloria de la caza... siempre con un funcionamiento impecable y ese aire impasible de estoica indestructibilidad.

armas rifle browning bar mk2

Afortunadamente para quien pueda permitírselos quedan los BAR Zenith con cañones largos, pero me parece que estos están ya en una línea de fabricación moderna lejos de aquellos que tenían más artesanía que robot control numérico.

En Estados Unidos resiste un contingente de MKII Safari y MKII BOSS que no está a nuestro alcance. Así que resta decir adiós a los viejos BAR de acero y cañón largo y comenzar a amar los MK3, si tal cosa es posible para mí.

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero