U.S. RIFLE M-1 GARAND: Su alimentación y su sistema de acción (II)

U.S. RIFLE M-1 GARAND: Su alimentación y su sistema de acción (II)

Arma larga
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
U.S. RIFLE M-1 GARAND: Su alimentación y su sistema de acción (II)
El rifle semiautomático estadounidense M-1 Garand posee un peculiar sistema de alimentación por medio de clips que lo identifica y lo hace fácilmente reconocible. Además, admite un buen número de accesorios.
U.S. RIFLE M-1 GARAND: Su alimentación y su sistema de acción (II)
tobruk (09/01/2008)
A la hora de alimentar el rifle Garand, abriremos el cerrojo posicionando la palanca de montar en el primer enclave de los dos que tiene su recorrido (el primero es desde el que se produce la expulsión de los cartuchos y/o vainas). El segundo enclave, el más retrasado, es desde donde se produce la expulsión del clip cuando éste queda vacío y desde donde se hace la recarga del arma de una forma correcta. La expulsión completa del clip con cartuchos en su interior también puede realizarse presionando un botón que a tal efecto tiene el fusil en su costado izquierdo, a la altura de la ventana de alimentación. Se ha de tener especial cuidado de no lastimarse el rostro o los ojos si se está observando con atención y proximidad esta operación. Para ello, se abrirá el habitáculo de alimentación corriendo hacia atrás la palanca de montar, y una vez fijada ésta en su enclave y abierta la ventana de alimentación, se presionará el pulsador eyector. Entonces, o bien dejaremos que el clip eyecte libremente, o bien protegeremos su salida con la palma de la mano para su pronta recogida.

Al contrario que en el sistema Mauser, una vez montado el Garand no se puede aliviar el disparo sin hacerlo efectivo, con lo cual es indispensable hacerse con un cartucho aliviamuelles, lógicamente del mismo calibre del arma, para que no sufra el percutor en el “disparo en vacío".

Sistema de alimentación
La forma adecuada de alimentar este rifle es introducir el clip con la palanca de montar retenida en su posición más retrasada posible. No basta con que esté en el primero de los dos anclajes (quedaría el cerrojo abierto), pues, aunque el cargador encajaría, no lo haría correctamente y podría saltar en medio de la tirada, obstaculizando el cierre y bloqueando la acción, con lo que el arma dejaría de estar operativa.

Dos son las formas, a mi juicio, de efectuar correctamente la maniobra de carga (siempre partiendo desde el primero de los dos anclajes o del más adelantado):

1. Tirando de la palanca de montar con la mano derecha (usando el índice o con toda la mano asiendo la uñeta de la palanca) hasta el final del recorrido y forzándola en su retención –aguantándola-, a la vez que con la mano izquierda introducimos el cargador que empujaremos con el pulgar de esa mano hasta escuchar y notar un “clic" de un perfecto anclaje.

2. Trabajar usando sólo la mano derecha, mientras que la izquierda agarra el fusil por el guardamanos. Esta segunda opción -para mí, la más interesante-, se ejecutaría utilizando el canto o dorso de la mano derecha y, partiendo desde el primer anclaje de la palanca de montar (el cerrojo está, por tanto, abierto), empujando la uñeta o media luna de la palanca, reteniendo a ésta hasta el final del recorrido y con el pulgar de la mano derecha empujar el cargador que previamente se ha instalado en su compartimiento de acogida hasta escuchar y notar el “clic" característico.

La disposición del canto de la mano derecha así dispuesta, protege ante un eventual y no deseado cierre prematuro del cerrojo. Una vez introducido el clip, sólo hay que soltar la palanca, la cual auxiliada por el muelle recuperador, cerrará la acción quedando el arma lista para abrir fuego. Si el cierre del cerrojo no se completara, bastaría con un empujón con la palma de la mano sobre la uñeta de la palanca de montar, forzándola hasta su posición de bloqueo o cierre total.

Llegados a este punto, hemos de tener cuidado con lo que se llama “slam fire" (literalmente, fuego por golpeo) o disparo anómalo y accidental del arma al ser montada. Esto se debe a dos causas: al montar el arma y llevar el cerrojo hacia adelante desde atrás con la fuerza propia del muelle de la palanca de montar, enganchando con ello el primer cartucho de su carga, la aguja percutora, que no tiene retención por muelle-ordenante desde el gatillo, sino que es de retención libre o de inercia pura (está como suelta), al chocar con energía contra el pistón del culote del cartucho, a la espera del empuje del martillo y en especial, cuando estos son munición comercial civil y no militar (por tanto, “materiales mas blandos o sensibles"), puede producirse un disparo fortuito con el consiguiente riesgo de accidente. Así pues, al montar el arma con munición real, apuntad siempre el cañón hacia delante, hacia un lugar seguro.

Cartucho aliviamuelles del Garand
Pequeños agujeros en la culata del Garand
Una de las limitaciones y tópicos mas extendidos de este fusil es su imposibilidad de recargar en medio de la tirada. Esto es falso. Es cierto que no está diseñado para tal fin, pero puede hacerse no sin cierto entrenamiento y sabiendo que al abrir el cerrojo para realizar la recarga se consigue expulsar del arma un cartucho válido que habrá que introducir de nuevo en el clip junto con los demás hasta completar su cupo. El procedimiento es el siguiente: una vez abierto el cerrojo y anclada la palanca de montar, ir introduciendo los cartuchos por el lateral visible del clip, presionándolos hasta su encaje. Como es cierto que no ha sido diseñado para tal fin, ruego desde estas páginas prudencia y pediría que no se llevara a cabo a no ser por circunstancias extremas, pues existe un riesgo certero de dañar alguna pieza o resorte al forzar el clip, de por sí ya encajado en su alojamiento.

En cuanto a su desarme, pueden verse tres grandes y básicos bloques del arma: la culata/empuñadura en madera; el sistema de disparo; y por último, el cañón con todo el cajón de mecanismos y el cilindro de gases. Llama la atención lo extraordinario de la simplicidad y lo bien concebido del despiece, careciendo prácticamente el arma de tornillos. Es interesante, cuando se tiene desmontada el arma, engrasar la zona metálica del cañón sobre la que se desplaza la palanca de montar empujada por el muelle recuperador en cada disparo, como queda indicado por la fotografía en que señalo el lugar con la punta de un bolígrafo.

Accesorios y complementos
Lote de accesorios que acompañan al Garand
Bayonetas adaptables a este fusil semiautomático
Entre los posibles complementos que se le pueden añadir a este rifle destacan distintos tipos de bayonetas, accesorios de engrasado, limpieza y desarme, además de un dispositivo para disparar con guantes que se acoplaba en un orificio trasero del arco del guardamontes para aquellas unidades fabricadas hasta algunos meses entrado el año 1943 (básicamente, la forma y terminado del arco del guardamontes y del tornillo regulador del alza de deriva son las diferencias entre los dos modelos estándar de Garand M-1 que conozco).

Creo que son tres los tipos de bayoneta que admite este arma: la larga M1903 del Springfield, similar a la M1905 con ojal para el cañón y terminación de la empuñadura en “pico de loro" (ambas empleadas durante la Segunda Guerra Mundial), y el cuchillo-bayoneta U.S. M-5 A1 de la Guerra de Corea, carente de ojal y con un dispositivo de anclaje en el tornillo del cilindro de gases. El fusil tiene en su culata dos orificios practicados en la cantonera para guardar en ellos los útiles de limpieza, engrase y desarme, como son: un tubito para el aceite lubricante, una multiherramienta, un juego de baquetas o en su defecto, una baqueta-cordón con escobilla metálica. Por último, no debemos olvidar su correa o “portafusa".

Termino con unas palabras que no son mías: “Cumplida con creces y satisfacción su misión en un momento histórico-bélico determinado y participando en dos guerras, la II Mundial y la de Corea, fue jubilado con todos los honores dejando un recuerdo imperecedero en aquellos veteranos que lo tuvieron como compañero. (...) El fusil norteamericano Garand dejó amigos entrañables y nostálgicos que difícilmente le olvidan, prueba inequívoca de su bondad y calidad." ¡Ahí queda eso! Saludos.

Datos técnicos

Calibre: .30-06 (7,62x63). También existen versiones en 7,62x51 OTAN.
Sistema de acción: semiautomático de cierre rotatorio accionado por toma de gases.
Longitud total: 1100mm
Longitud del cañón: 610mm
Peso: 4,3 kg
Alimentación: clip interno de 8 cartuchos. Cuando se destina a la caza, la capacidad se limita 3 cartuchos (2 en el cargador y 1 en la recámara)
Velocidad: 860 m/sg
Rayado: 4 estrías a derechas de paso 1 vuelta cada 254mm
Alcance efectivo: 600 m
Miras: Trasera tipo diopter corregible en deriva e inclinación.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero