Visores Trijicon: La elección predilecta de las unidades de elite del US Army

Visores Trijicon: La elección predilecta de las unidades de elite del US Army

Accesorios
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
visor_trijicon_hoLos visores Trijicon se han convertido en las ópticas más utilizadas por los soldados estadounidenses. En concreto, el modelo ACOG está presente en prácticamente todos los M16 y M4 que vemos en las batallas de Oriente Medio. ¿Por qué será?
trijicon_acog
Soldado del US Army muestra su carabina en la que vemos un Trijicon ACOG
Si en algo tienen sobrada experiencia los soldados estadounidenses es en los enfrentamientos armados en el campo de batalla. A lo largo de su historia, los miembros del US Army, del Marine Corps, y de otros cuerpos y unidades de fuerzas especiales del país norteamericano, se han “partido el pecho” en los escenarios más hostiles del planeta: la Francia ocupada de la Segunda Guerra Mundial, la jungla vietnamita, los humedales de Panamá, o las áridas tierras de Irak, por citar sólo algunos de ellos, se han convertido en los mejores laboratorios para someter a la máxima exigencia tanto a sus armas de fuego, como a los accesorios que habitualmente las acompañan. Fruto de esta experiencia acumulada, el Departamento de Defensa no da puntada sin hilo a la hora de adoptar cualquier accesorio para sus dotar a sus soldados. Si un producto quiere ser adoptado oficialmente por el US Army, debe enfrentarse a unos exigentes tests de tortura que, una vez superados, confirmarán que ese producto está preparado para la batalla real. Este es el caso por ejemplo de los visores Trijicon, unas miras telescópicas concebidas para el combate, pero también con unas destacadas aplicaciones en el ámbito civil. Tanto es así que hoy en día se han convertido en la elección predilecta de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

UK_trijicon
El Ejército de Reino Unido recientemente adoptó este visor Trijicon para sus fusiles
La actividad industrial de Trijicon arranca hace 30 años, concretamente en 1981, con el lanzamiento del primer visor de punto rojo auto iluminado con tritio. Se trataba de un modelo muy básico, similar al sencillo punto rojo que usaron los soldados americanos que participaron en la popular incursión en el campamento “Son Tay” de Vietnam (1970). Apenas seis años después de esta presentación en sociedad, es decir allá por el año 1987, Trijicon presentó el que se acabaría convirtiendo en su visor más famoso, santo y seña de la marca estadounidense: el Trijicon ACOG (Advanced Combat Optical Gunsight). Básicamente, el ACOG es un tipo de mira óptica de tamaño compacto y especialmente fabricada para un uso militar. Su éxito fue instantáneo y pronto pasó a formar parte del programa oficial de armamento del US Army. A partir de entonces, todo han sido éxitos y parabienes para la compañía norteamericana: el FBI adoptó sus miras de tritio para sus pistolas Sig Sauer de dotación oficial; el cuerpo de elite alemán GSG9 también adquirió visores Trijicon para sus rifles Sig 550; y cómo no, en 1995 las US Special Forces adoptaron el Trijicon ACOG 4x32 para montarlas sobre sus carabinas M4.

marine_trijicon
Miembro del Marine Corps apuntando a través de su visor Trijicon ACOG
Entre los numerosos clientes habituales de Trijicon se hallan el Marine Corps, el US Army, las unidades de fuerzas especiales del Ejército estadounidense, así como un gran número de agentes de las fuerzas del orden. No obstante, desde prácticamente su lanzamiento, los visores Trijicon han sido protagonistas de excepción en los principales conflictos bélicos de las últimas décadas: la operación “Causa Justa” en Panamá (1989), la operación “Tormenta del Desierto” (1991) en Kuwait, o las más recientes intervenciones bélicas en Irak o Afganistán. Pero, ¿qué hace tan especiales a estos visores Trijicon?, ¿por qué los vemos montados en prácticamente todos los M16 y M4 que están batiéndose el cobre en las guerras de Oriente Medio?

La principal clave del éxito de Trijicon radica en la innovación de sus productos. En este sentido, las miras Trijicon se diferencian de sus competidoras por su exclusivo sistema de captación e intensificación de la luz. Esto es posible gracias al doble uso de fibra óptica y tritio (H3). En el primer caso, todos los visores Trijicon cuentan con un cable de fibra óptica que, en condiciones lumínicas normales (por ejemplo, a plena luz del día), se encarga de captar la luz y transformarla en energía para iluminar la retícula del visor. Este cable puede ser de varios colores, principalmente rojo, verde o amarillo (esta elección determina el color de la retícula), y suele ubicarse justo en la parte superior de la mira telescópica. Por su parte, el tritio es un elemento químico que va dentro del propio visor y que ilumina su retícula en condiciones de baja o nula luminosidad (incluso en plena noche). Es decir, que la fibra óptica ilumina la retícula de día, mientras que el tritio ilumina la retícula de noche o en espacios oscuros. Y todo sin utilizar ningún tipo de pilas o baterías externas que pueden fallar en el momento más inoportuno…

visores_trijicon_acog
2 modelos de visores ACOG: uno con la fibra óptica de color rojo y otro con la fibra de color verde
Otro elemento que marca la diferencia entre los visores Trijicon y el resto de miras ópticas del mercado militar es tu acabado “rugerizado”. Este tratamiento especial garantiza una mayor resistencia a los impactos, a las cambiantes condiciones atmosféricas, a las temperaturas extremas, al polvo, o a cualquier otro factor externo que pueda afectar al correcto funcionamiento de un visor diseñado para la guerra. Además, para demostrar su procedencia, todas las miras Trijicon lucen en su cuerpo la inscripción “Made in USA”, una característica de la que la compañía presume constantemente.

Trijicon ACOG
Como decíamos al principio de este artículo, el ACOG es el visor más conocido de toda la gama Trijicon. Estos modelos combinan a la perfección la precisión que tradicionalmente encontramos en una mira de tirador selecto, con la rápida adquisición del objetivo que caracterizan a los visores holográficos o de punto rojo. En un principio, los visores ACOG se diseñaron teniendo en mente al fusil M16 y a la carabina M4; aunque vista su gran aceptación y su elevada demanda en todo el mundo, Trijicon se ha visto obligada a desarrollar toda una serie de accesorios y monturas especiales que hacen que estos visores sean compatibles con un gran número de armas. La actual familia de miras ópticas ACOG está compuesta por modelos que van desde los 1.5 aumentos hasta los 6 aumentos. Gracias a la colaboración de TEYDE, distribuidora autorizada oficial y exclusiva en España de Trijicon para el sector militar y de contratos con el Ministerio de Defensa, hemos tenido la oportunidad de probar tres versiones diferentes del ACOG: el modelo 2x20 para montar sobre el asa del M16, el ACOG 3.5x35 ajustado para el .223Rem, y otro 3.5x35 pero ajustado para fusiles del calibre .308Win.

acog_2x20
Probando en galería el Trijicon ACOG 2x20
Para probar estos visores utilizamos un AR-15 en calibre .222, un CETME C “deportivizado” al .307, y un HK G3 inutilizado del calibre 7.62mm OTAN. En primer lugar, montamos el modelo de 2x20 sobre el asa de transporte del AR-15. Lo que más llama la atención de este visor es su reducido tamaño, tanto que a simple vista casi parece de juguete. No obstante, se trata del ACOG más compacto de toda la gama de Trijicon (apenas mide 13,5cm y pesa tan solo 165 gramos). Este visor es una opción perfecta para aquellas carabinas y subfusiles que precisan montar ópticas no demasiado grandes. Es el caso por ejemplo del citado AR-15, o de otras armas de corte militar como la clásica UZI o el famoso H&K MP5. En el caso de la carabina estadounidense, sorprende lo rápido y bien que encaja en el asa de transporte del AR-15. Podríamos decir que es como si hubiera nacido para ella. Del mismo modo, al mirar a través de este visor nos sorprende su amplísimo campo de visión, así como la enorme luminosidad que ofrece en espacios abiertos. Con los dos ojos abiertos, nos permite identificar y apuntar rápidamente a nuestro objetivo, incluso a distancias de hasta 150 metros. El modelo que nosotros hemos tenido la oportunidad de probar venía equipado con la retícula “Red Triangle”, un pequeño triángulo de color rojo similar al que podemos ver en los clásicos visores de punto rojo.

acog_2x20_reticula
Retícula "Red Chevron" del Trijicon ACOG 2x20
Tras realizar varios disparos sobre un blanco ubicado a 100 metros con la mira ACOG de 2x20, sustituimos este visor por el modelo de 3.5x35mm ajustado para el calibre .223. En este caso, tuvimos que echar mano de una base NcStar con triple raíl Picantinny/Weaver que se monta directamente sobre el asa del AR-15. Una vez colocada la base, instalamos el visor sobre el carril Picatinny superior, utilizando para ello la propia montura fabricada por Trijicon. Este modelo venía equipado con la retícula “Red Chevron”, escalada para disparar munición del calibre 5.56x45mm en distancias de hasta 800 metros. El punto cero de la retícula estaba ajustado a 100 metros, justo a la distancia a la que realizamos las pruebas de tiro. En este caso conviene señalar que la anchura del chevron iluminado, justo en su base, es de 5.53 M.O.A., lo que equivale a unos 48,2cm a 300 metros. A partir de esta referencia, el tirador puede calcular distancias y ajustar sus disparos contra objetivos silueteados de forma más rápida e intuitiva. Al igual que en el modelo anterior, la calidad de imagen, la amplitud de visión, o la entrada de luz eran realmente espectaculares, demostrándonos nuevamente que estábamos ante un visor de alta gama.

trijicon_308_rmr
Trijicon ACOG 3.5x35 con el holográfico RMR montados sobre un CETME C
Por último, probamos el Trijicon ACOG de 3.5x35 calibrado para armas del .308 sobre un CETME C. En esta ocasión, utilizamos una montura especial con pinzas especialmente diseñada para el rifle español, en cuya parte superior se ha colocado un carril Picatinny. Sobre este raíl montamos el visor ACOG, pero esta vez con una importante novedad: justo encima del ocular instalamos una mira holográfica Trijicon RMR, de tal forma que podíamos apuntar hacia el blanco, bien a través del visor estándar, o bien a través de la mira holográfica. La combinación de ambos dispositivos ópticos es idónea para el combate, ya que amplía notablemente la variedad de disparos posibles: cortos y rápidos a través del holográfico; y precisos y a más distancia a través del visor ACOG. Esta versión del ACOG venía equipada también con la misma retícula Chevron, pero en este caso en color verde. Resulta muy sencillo identificar el color de la retícula con sólo fijarse en el tubo de fibra óptica que recorre la parte externa del visor, y que es el que se encarga de transformar la luz recibida en iluminación para su retícula. Respecto al holográfico RMR, señalar que su retícula constaba de un sencillo punto de 7 M.O.A. de color anaranjado, regulable en altura y deriva.

visor_trijicon
Triicon ACOG en pleno combate
A pesar de su indiscutible aire militar y policial, los Trijicon ACOG también han conseguido el reconocimiento internacional de los cazadores, quienes han encontrado en estos visores unas ópticas de gran resistencia y con una calidad de imagen capaz de satisfacer al público más exigente. En este sentido, dentro de la amplia gama de visores Trijicon encontramos modelos puramente enfocados hacia un uso militar, así como también visores “más deportivos”, enfocados hacia la actividad cinegética o al tiro de precisión a larga distancia. Incluso, existen ópticas especialmente desarrolladas para el tiro con arco, así como otras miras de tritio para armas cortas. Antes de finalizar, queremos agradecer a la empresa TEYDE (Tecnología y Desarrollo, SL), distribuidora autorizada oficial y exclusiva en España de Trijicon para el sector militar y de contratos con el Ministerio de Defensa, la cesión de estos sofisticados materiales para la elaboración de este reportaje.

Trijicon Reflex: Lista para el combate urbano
trijicon_reflex
Trijicon Reflex montado sobre un MP5
Una alternativa interesante a los visores de la gama ACOG la encontramos en la mira Trijicon Reflex. Diseñada originalmente para situaciones de CQB (Close Quarter Battles, o batallas en edificios cerrados), la Trijicon Reflex destaca por su iluminación dual (también utiliza tritio y fibra óptica) y por su rápido enfoque del objetivo. Disponible en dos formatos, 1x24 y 1x42, puede escogerse con varios tipos de retículas. En nuestro caso, probamos el modelo de 1x24 con la retícula de triángulo anaranjado de 12.9 M.O.A. Y para verificar sus excelentes características la montamos sobre un MP5 del calibre 9mm Parabellum y disparamos sobre un blanco ubicado a 25 metros. El resultado, sencillamente impresionante.







Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero