HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

La historia se escribe con fuego: todo sobre operaciones militares, tácticas, estrategias y otras curiosidades
Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 28 Mar 2016 22:38

Excmo. Sr. D. Vicente SARDINA Militar del Ejercito Español


Vicente Sardina (*Sigüenza, España 1774 – † Salta, Provincias Unidas del Río de la Plata, 1817), fue un militar español. Combatió como líder guerrillero en la Guerra de la Independencia Española y como oficial del Ejército Real del Perú en América. Durante la guerra contra el francés fue uno de los tenientes del famoso Juan Martín Díez El Empecinado, fue mortalmente herido durante un combate contra los gauchos de Güemes en las inmediaciones de la ciudad de Salta, actual Argentina.

Iniciada en España la lucha contra las tropas del emperador Napoleón, Vicente Sardina organizó una partida de paisanos armados en Siguenza, su ciudad natal, con los cuales participó en la guerra de guerrillas que durante seis años libro el pueblo español para lograr la expulsión del rey José Bonaparte y las tropas francesas que lo sostenían, durante esos años se unió a la partida que capitaneaba el renombrado guerrillero Juan Martin Diez, también llamado "El Empecinado", de quien llegó a ser uno de sus tenientes de confianza.1 Finalizada la guerra en Europa y ya ligado definitivamente a la carrera de las armas formó parte de la expedición que en 1815 fue enviada al mando del general Pablo Morillo a América con la finalidad de sofocar la insurrección independentista de las colonias.

Tras desembarcar en Costa Firme pasó luego al Perú como comandante del cuarto escuadrón del regimiento de caballería de Dragones de la Unión, que unido al resto de tropas europeas expedicionarias, enviaría el virrey José Fernando de Abascal a reforzar el ejército del Alto Perú. En 1816 tomo parte de la invasión que el general La Serna dirigió sobre el noroeste argentino combatiendo entonces en la llamada Guerra Gaucha donde por sus méritos ascendió a coronel. En abril de 1817, encontrándose su columna en retirada sobre la ciudad de Salta, fue repentinamente atacada por una numerosa partida de gauchos y aunque las tropas reales lograron rechazar el ataque y alcanzar su objetivo un disparo de los atacantes, diestra o afortunadamente dirigido, hirió mortalmente al coronel Sardina, quien conducido en camilla por sus soldados falleció poco después de llegar a la ciudad.

En el archivo histórico nacional de España obra el "Pasaporte impreso de la Junta Central Suprema Gubernativa del Reino a favor de Vicente Sardina, vecino de la ciudad de Sigüenza, comandante de una partida de partisanos, para pasar a las provincias de Castilla a hostigar a los franceses", fechado en Sevilla a 3 de mayo de 1809.3 Vicente Sardina es igualmente uno de los personajes de la novela histórica Juan Martín El Empecinado, que forma parte de los Episodios Nacionales del renombrado escritor español Benito Pérez Galdos.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 12:34

Excmo. Sr. D. José ORDOÑEZ General del Ejercito Español


José Ordóñez (España, 1789–San Luis (Argentina), 1819) fue un militar español, de destacada actuación en el bando realista en Chile.

Luchó en España contra la invasión de Napoleón Bonaparte y fue compañero de armas de José de San Martín, junto al cual combatió en la batalla de Bailén.

Fue enviado al Reino de Chile en 1815 para ejercer como gobernador intendente de Concepción, bajo el mando superior del capitán general Casimiro Marcó del Pont. Así, siendo designado por el Rey Fernando VII de España asumió el cargo entre 1816 y 1817. En 1817 fue sustituido por el ex alcalde Manuel de Zañartu y Santa María, quien fue designado por el coronel Juan Gregorio de Las Heras después de ocupar la ciudad tras la Batalla de Chacabuco. Sin embargo, al año siguiente Ordóñez volvió a asumir brevemente el cargo, siendo reemplazado el mismo año por Pedro Cabañas.

Desde Chacabuco hasta Maipú

Después de la derrota española de Chacabuco, en que no participó, se replegó hacia la capital de su intendencia. Al conocer la proximidad de las fuerzas de Las Heras, pretendió atacarlo por sorpresa en Combate de Curalí, pero fue derrotado (esta batalla es conocida por los argentinos como de Curapaligüe). Tuvo que abandonar la ciudad y encerrarse en las fortalezas del cercano puerto de Talcahuano. Atacó nuevamente a Las Heras, siendo derrotado por segunda vez en la Batalla del Cerro Gavilán.

Las Heras y Bernardo O’Higgins sitiaron la ciudad, pero el apoyo marítimo con que contaba Ordóñez mantenía la resistencia. En diciembre, O’Higgins ordenó el ataque general sobre la plaza, pero fue derrotado en una batalla terriblemente sangrienta. Al llegar nuevos refuerzos al ejército realista, al mando de Mariano Osorio, las tropas patriotas debieron retirarse hacia Santiago. Ordóñez quedó como segundo de Osorio y fue ascendido a general.

Persiguió a los patriotas hasta San Fernando y Talca, donde éstos quedaron bajo el mando de San Martín en su campamento de Cancha Rayada. Al saber que San Martín estaba por iniciar una maniobra nocturna, convenció a Osorio de atacarlo durante la maniobra. El resultado fue la sorpresa de Cancha Rayada, una valiosa victoria realista. San Martín perdió las caballadas, la artillería y las municiones, y tuvo cientos de bajas.

Pero la victoria no había sido decisiva, por lo que siguieron avanzando con cautela. Al saber que San Martín lo esperaba a orillas del río Maipo, Osorio quiso asegurarse primero Valparaíso, pero Ordóñez volvió a convencerlo de atacar. Esta vez, causó la derrota en la batalla de Maipú, donde la habilidad de San Martín superó a la muy escasa de Osorio. Las tropas de Ordóñez se refugiaron en la Hacienda Lo Espejo, donde lo atacaron al atardecer Las Heras y Marcos Balcarce, tomándolo prisionero con todos sus hombres. La guerra de independencia chilena acababa de concluir.

Prisión y muerte

Junto con el resto de los oficiales prisioneros, Ordóñez fue enviado preso a San Luis. Era una pequeña ciudad rodeada de sierras desérticas y de llanos sin agua infestados de indígenas, por lo que fue considerada una cárcel ideal. Allí fueron bien tratados por el gobernador Vicente Dupuy, que les permitió caballerescamente ciertas libertades.

La llegada de Bernardo de Monteagudo cambió las cosas, ya que convenció a Dupuy de encerrarlos con mucha más dureza, lo que incitó a los realistas a rebelarse.

Un día de enero de 1819 y según los cronistas independentistas, dirigidos por un capitán los jefes realistas asaltaron la casa del gobernador Dupuy e intentaron asesinarlo. Atacaron también la cárcel y liberaron algunos prisioneros. Pero la revuelta fue sofocada por unos pocos oficiales, entre ellos el teniente Juan Pascual Pringles y el comandante riojano Facundo Quiroga. Veintisiete realistas prisioneros fueron muertos en este episodio, conocido como la matanza de San Luis, la mayor parte ejecutados después de rendidos.

Es muy poco lo que se conoce en torno a la vida familiar de Ordóñez. Se sabe que contrajo matrimonio, probablemente en España, con doña Josefa Pujol de Ordóñez, la que pudo haberlo acompañado en sus periplos de Talcahuano y Concepción. En 1818 la mujer escribió numerosos oficios al ex virrey del Perú, José Fernando de Abascal y Sousa, solicitándole la trágica situación de su marido, así como las injusticias a las cuales fue sometido por Pezuela y Osorio durante el sitio de Talcahuano.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 12:47

Excmo. Sr. d. Joaquin PRIMO DE RIVERA Y ORTIZ DE PINEDO Coronel del Ejercito Español

Joaquín Primo de Rivera y Ortiz de Pinedo fue coronel de infantería del ejército español. Combatió en la Guerra de Independencia de España y como jefe de Estado Mayor de la segunda expedición de Mariano Osorio a Chile. Capturado tras la Batalla de Maipú fue detenido en la Provincia de San Luis, donde murió al participar de un intento de fuga según dice la explicación de los hechos de sus asesinos.

Quinto hijo de Joaquín José Primo de Rivera Pérez Acal, brigadier, gobernador y comandante general de armas de Maracaibo y de Antonia Ortíz Pinedo Muñoz, nació en Maracaibo en 1786. Era hermano del capitán de fragata José Primo de Rivera y Ortiz de Pinedo, destacado en Montevideo.

Inició su carrera militar en España, donde participó en la guerra contra el invasor francés. En 1807 era subteniente y en 1808 capitán. Logró evadirse de la capital para presentarse dentro de los muros de la sitiada Zaragoza donde fue agregado al servicio de la Artillería y herido en la defensa de la línea de la Puerta Quemada, Horno del Rincón y calle del Arco de la Nao.

Fue parte de la expedición enviada por España a Perú en 1816 como segundo del regimiento de infantería de don Carlos. Al poco tiempo de llegar a Lima fue ascendido a coronel y puesto al mando del regimiento de Burgos.

Cuando el Virrey decidió hacer regresar a Chile a los soldados que abandonaron ese país después de la Batalla de Chacabuco, envió al Callao un batallón de infantería para evitar que desembarcasen los fugitivos "al mando del Teniente coronel don Joaquín Primo de Rivera, oficial prestigioso que acaba de llegar de España".

En octubre y noviembre de 1817 Mariano Osorio organizó en Lima un nuevo ejército expedicionario para atacar a las fuerzas revolucionarias en Chile al mando de José de San Martín y Bernardo O'Higgins. Entre los ayudantes de Osorio figuraba Joaquín Primo de Rivera, quien fue designado jefe de Estado Mayor de la expedición.

El 18 de enero de 1818 fondeó en Talcahuano y Mariano Osorio designó como su segundo con el grado de brigadier a José Ordóñez, defensor de Talcahuano, y confirmó como jefe del Estado Mayor al coronel don Joaquín Primo de Rivera.

Barros Arana dice de este último:"El jefe de Estado Mayor designado por el Virrey, coronel don JPR, era un oficial joven y arrogante, distinguido por su valor en la guerra de España". Bartolomé Mitre lo calificaría de "joven fogoso, dotado de valor y algunos talentos, pero de poca experiencia militar."

El 15 de marzo de 1818 al mando de una columna de unos 800 hombres entre infantería y caballería, Joaquín Primo de Rivera enfrentó a los patriotas comandados por Ramón Freire en el Combate de Quechereguas. Freire, quien tenía sólo 170 hombres, intentó sin éxito eludir la batalla, por lo que formó para hacerle frente. No obstante Primo de Rivera sin aprovechar la superioridad numérica, hizo descansar a sus hombres a dos leguas de distancia de la división patriota, lo que permitió a estos atravesar el río Lontué y alejarse.

Participó de la batalla de Cancha Rayada en donde el 19 de marzo de 1818 las fuerzas realistas sorprendieron y derrotaron a los patriotas en las llanuras de Cancha Rayada, junto a Talca.

Batalla de Maipú

Al amanecer del día 5 de abril de 1818, Osorio colocó su Ejército en unas pequeñas lomas al oeste del campo de batalla. A la izquierda, sobre el cerrillo Errázuriz5 ubicó el primer cuerpo, formado por las compañías de cazadores y granaderos y cuatro piezas de artillería bajo el mando del Coronel Joaquín Primo de Rivera. Estaba separado de la línea principal por cerca de 300 metros de tierras bajas en que fue colocado el regimiento de dragones de la frontera también al mando de Primo de Rivera. En el centro situó dos batallones al mando del Coronel Lorenzo Morla y a la derecha dos más al mando del Coronel Antonio Ordóñez. La artillería, que contaba con 12 piezas, se distribuyó en el frente de la línea y la caballería en ambas alas.

San Martín avanzó con sus fuerzas para cerrar el camino de Valparaíso y se ubicó en Los Cerrillos. En su derecha ubicó la división del Coronel Juan Gregorio Las Heras con tres batallones apoyados por la Brigada de Artillería del teniente coronel Manuel Blanco Encalada. En la izquierda ubicó a la división del Coronel Rudecindo Alvarado con tres batallones y el apoyo de la brigada de artillería al mando del mayor José Manuel Borgoño. En el centro se ubicó la Artillería de Los Andes y la reserva, con tres batallones al mando del coronel Hilarión de la Quintana. Ocho escuadrones de caballería se desplazaron en ambas alas, los Granaderos a Caballo en la derecha y los Cazadores chilenos y argentinos en la izquierda.

El ejército realista carecía de reservas y su línea estaba muy extendida mientras que el patriota tenía efectivos superiores especialmente en caballería y artillería (21 cañones) y contaba con reservas. Una hondonada separaba a los contendientes. Ninguno de los comandantes hacía avanzar sus fuerzas en razón de que quedarían expuestas al fuego enemigo por lo que la acción se redujo por media hora a un intercambio de artillería sin mayores efectos, hasta que San Martín ordenó finalmente el avance de las divisiones Las Heras y Alvarado.

Las Heras logró aislar el ala izquierda realista de su centro, con lo cual las fuerzas de Primo de Rivera quedaban separadas de la acción principal y expuestas a ser cortadas. Alvarado fue en cambio rechazado con fuertes pérdidas y Ordóñez inició un contraataque con su infantería que fue detenido por la artillería y los cazadores.

Primo de Rivera recibió entonces la orden de Osorio de desprenderse primero de las compañías de granaderos para que concurrieran a defender el centro de la línea, donde convergían las fuerzas patriotas y realistas, y luego la de retirarse con el resto de sus tropas dejando abandonados sus cañones en el cerro.

Cuando finalmente intervino la reserva patriota y la caballería realista se dispersó, Osorio dio por perdida la jornada y huyó hacia Valparaíso dejando el mando al coronel Ordóñez, quien hizo formar su infantería en tres cuerpos espaciados a corta distancia entre sí, el de la izquierda al mando de Primo de Rivera, el del centro al mando de Morla y la derecha al de Ordóñez mismo, y tras media hora de resistir inició bajo el constante ataque revolucionario un repliegue ordenado a las casas de los Espejo, donde se atrincheró. Dijo San Martín en su parte: "Puede decirse que con dificultad se ha visto un ataque más bravo, más rápido y más sostenido, pero también puede asegurarse que jamás se vio una resistencia más vigorosa, más firme ni más tenaz." No obstante, al atardecer el ejército realista estaba completamente derrotado y sus jefes eran finalmente capturados.

Capturado al igual que sus camaradas el brigadier Ordóñez, los coroneles Morgado y Berganza, los tenientes coroneles Morla y Arrasa, los capitanes Carretero, Cova, Butrón, Salvador, Lamadrid y Fontealba, los oficiales subalternos Burguillos, Sierra, Riesco, Arriólo, Vidurriza, Ruiz de Ordóñez y numerosos soldados, fue enviado detenido a San Luis, después del de Las Bruscas el principal "depósito" de prisioneros del país.

Al comienzo los prisioneros estaban hasta cierto punto conformes con su suerte. Tenían quintas propias y solían asistir a eventos sociales. El teniente coronel Morla, incluso vivía en la casa del teniente gobernador Vicente Dupuy y era amigo personal. Primo de Rivera vivía con Ordóñez y su sobrino Juan Ruiz de Ordóñez. Incluso Primo de Rivera envió un oficio el 24 de septiembre de 1818 a San Martín en el cual agradece los favores merecidos de este en su nombre y el de sus compañeros de armas.

Pero el 3 de noviembre de 1818 llegó a San Luis el doctor Bernardo de Monteagudo, confinado por su relación con los hermanos Carrera. Monteagudo impulsó a Dupuy a restringir sus libertades y a dividir a los prisioneros en grupos pequeños, agitando la amenaza de un levantamiento, con el consiguiente descontento de los españoles, quienes según los cronistas independentistas comenzaron a organizar una conspiración alentados con la llegada de nuevos contingentes de prisioneros.

El levantamiento fue planeado por el capitán Gregorio Carretero. Se sumaron luego a su dirección otros oficiales superiores, el brigadier José Ordoñez, el coronel Joaquín Primo de Rivera, el coronel Antonio Morgado, el teniente coronel Lorenzo Morla, etc.

Puesto en marcha el 8 de febrero, preveía detener (o matar según se afirmó) al teniente gobernador Vicente Dupuy y a Bernardo Monteagudo copar la guarnición de San Luis, el pueblo y luego unirse a los montoneros en Córdoba o repasar la cordillera para unirse a las partidas realistas del sur de Chile.

La sublevación de prisioneros en San Luis, donde se hallaban detenidos los prisioneros de cierto rango de la guerra con Chile, fue percibida como un peligro real para la revolución, especialmente cuando se temía que había sido preparado en coordinación con las montoneras que mantenían la anarquía en las provincias argentinas y que uno de sus instigadores era José Miguel Carrera, que esperaba recuperar con tales revueltas el gobierno de Chile. La situación en Chile era compleja y la posición de los patriotas distaba de ser segura: simultáneamente con el levantamiento de los prisioneros se producía la sublevación de los hermanos Prieto en la cordillera de Talca y se renovaba la guerra al sur del Río Biobío por los realistas dirigidos por Vicente Benavides aliados con los mapuches.

El movimiento fracasó gracias a las partidas del pueblo organizadas por el comandante de milicias José Antonio Becerra. Se distinguieron en la resistencia Juan Pascual Pringles y el entonces oficial de milicias Facundo Quiroga. Las represalias fueron injustificables, más allá del riesgo cierto a la revolución, de los numerosos antecedentes de actos similares cometidos por los realistas en el Alto Perú y en Chile y de los que se cometerían a futuro, especialmente por Benavides. El mismo Dupuy decía:

"ese fue el instante en que los deberes de mi cargo y de mi autoridad se pusieron de acuerdo con la justa indignación del pueblo. Yo los mandé degollar en el acto y expiaron su crimen en mi presencia y a la vista de un pueblo inocente y generoso donde no han recibido sino hospitalidad y beneficios."

Al ver fracasado el intento contra Dupuy, Joaquín Primo de Rivera se retiró a una habitación adyacente a la del teniente gobernador donde sus compañeros eran ultimados y se pegó un tiro con su carabina falleciendo en el acto. Treinta y tres prisioneros fueron muertos y sólo un miliciano. El proceso sumario conducido por Monteagudo finalizó con la ejecución de otras ocho personas.

El 16 de febrero llegaron las noticias del levantamiento a Santiago de Chile, y San Martín, sin conocer aún que había sido reprimido, escribió desde su campamento a Bernardo O'Higgins:

"Ahora más que nunca se necesita que Ud.haga un esfuerzo para auxiliar a Cuyo. Yo partiré esta noche, y espero sacar todo el partido posible de las circunstancias críticas en que nos hallamos. Yo temo que todos los prisioneros de Las Bruscas hayan sido incorporados en la montonera. Chile no puede mantenerse en orden, y se contagia si no acudimos a tiempo. No quede libre un sólo prisionero. Reúnalos Ud.todos:eche la mano a todo hombre que por su opinión pública sea enemigo de la tranquilidad. En una palabra, es preciso emplear en este momento la energía más constante."
Barros Arana, Diego, Historia general de Chile, página 88.

En España se acusó que existía un plan para ejecutar a los prisioneros realistas aprovechando la "ley de fugas":

"Se hallaban reunidos en la Punta de San Luis una porción considerable de ilustres prisioneros procedentes en su mayor parte de la batalla de Maipú. Los había asimismo en Las Bruscas, otro punto perteneciente al Virreynato de Buenos Aires y los había también en uno de los fuertes de aquella capital. Parece que sus gobernantes, y señaladamente el director Pueyrredón y el generalísimo de Chile, San Martín, habían decretado el exterminio total de aquellas víctimas del honor y de la fidelidad...se hizo concebir a dichos prisioneros por el conducto de pérfidos emisarios y de una fingida correspondencia la halagüeña idea de recobrar su libertad. Se compraron hombres infames que declarasen haber sido heridos y maltratados por los prisioneros en el acto de hacer terribles ensayos para fugarse de las cárceles, de este modo trataron de dar una forma de legalidad a la muerte de los que gemían bajo las cadenas de las Bruscas y Buenos Aires."
Torrente, Mariano, Historia de la Revolución Hispano-americana.


Afirma el cronista realista que en San Luis los prisioneros sobrevivientes fueron salvados de "la turba furiosa" por el oficial de guardia que

"cierra sus puertas y se opone abiertamente a darles entrada protestándose de que no se ha de manchar su espada con la sangre inocente de aquellos desgraciados que aguardaban con la más religiosa conformidad su último fatal destino."

Finalmente el supuesto plan del gobierno se suspendió:

"Se apresuraron por lo tanto los más filantrópicos a poner en uso todos los recursos de su mediación a fin de contener la bárbara mano de los conjurados. Temió el gobierno insurgente de Buenos Aires los efectos de una conjuración ya descubierta, temió la ira de los gabinetes europeos de cuyo apoyo necesitaba para consolidar su malhadada independencia y despachó sin dilación órdenes presurosas para contener el puñal fratricida. Ya los detenidos en las Bruscas iban a ser inmolados al furor revolucionario cuando llegaron las citadas órdenes.

En El censor Periódico político y literario, de similar tendencia, se afirmaba a raíz de la muerte de prisioneros sublevados en San Luis que

"No satisfecho todavía de sangre estos caníbales intentaron deshacerse de igual modo de unos doscientos oficiales españoles prisioneros que estaban en las Bruscas. A este efecto se comunicó al oficial encargado de este depósito una orden facultándole para que á la menor sospecha que tuviese de ellos los exterminase a todos."

No hay prueba alguna de tal plan y no parece razonable su existencia teniendo en cuenta la personalidad de los líderes involucrados, al menos en lo que respecta a Pueyrredón, O'Higgins y San Martín, los intereses de la revolución y el trato previo. Sí es factible que ante la carencia de recursos, la situación civil y militar y el involucramiento de los prisioneros en los planes tanto españoles como rebeldes se tomara la decisión de aumentar los recaudos de cara a evitar sublevaciones o fugas masivas o reprimirlas con rapidez y severidad.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 14:46

Excmo. Sr. D. Mariano OSORIO PARDO General del Ejercito Español


Mariano Osorio Pardo (Sevilla, España, 1777 - † La Habana, Cuba, 1819) fue un militar español y gobernador de la Corona Española en la Gobernación de Chile. Es una de las figuras fundamentales de la Independencia de Chile y sobre todo del periodo de la Reconquista española, dado que fue el comandante de las fuerzas leales a España que triunfaron en la Batalla de Rancagua y Batalla de Cancha Rayada (1818). Fue el penúltimo Gobernador español entre 1814 y 1816.

Desde muy joven inició su carrera militar en el arma de artillería. Combatió de manera notable durante la invasión napoleónica a España en 1808. Posteriormente, en 1812, fue trasladado a Lima como Comandante General de Artillería y profesor de matemáticas de la Escuela Militar. Estaba casado con Joaquina de la Pezuela, hija del futuro virrey del Perú, Joaquín de la Pezuela.

Reconquista de Chile

Cuando el virrey del Perú José Fernando de Abascal y Sousa desconoció el Tratado de Lircay, este puso a Osorio al mando de la fuerza expedicionaria que reconquistaría la Gobernación de Chile para devolverla al Imperio Español, compuesta por el batallón Talavera, recientemente llegado de la península con 374 plazas que antes de su partida a Chile fueron elevadas a 600 con reclutas locales, dos compañías del regimiento Real de Lima con 200 plazas y 6 piezas de artillería con 70 servidores. La expedición zarpó del Callao el 19 de julio de 1814 y tras 14 días de navegación desembarcó en Talcahuano, desde donde avanzarían hacia el norte reconquistando los territorios de Chile para la Corona Española. El último enfrentamiento se produjo el 1º y 2 de octubre de 1814, en la famosa Batalla de Rancagua, donde Osorio y sus huestes realistas derrotaron a las tropas patriotas del general Bernardo O'Higgins. De esta manera Osorio entró triunfante en Santiago de Chile.

Luego de la batalla de Rancagua, Mariano Osorio asume la gobernación de Chile. El gobernador reinstaura el antiguo régimen y todas sus instituciones. De igual forma disuelve todo lo instaurado por los "patriotas" durante el periodo de la Patria Vieja. Osorio, a pesar de haber ordenado la deportación de una centena de notables patriotas al archipiélago de Juan Fernández, intentó llevar a cabo conscientemente un gobierno de reconciliación entre los bandos enfrentados (patriotas y realistas); por eso ordenó el tribunal encargado de enjuiciar a posibles antiguos patriotas, con vecinos benevolentes que perdonaron en reiteradas ocasiones. Destacó también por una de sus más distintivas características: un humor socarrón que contribuyó a distensionar el ambiente de la época, plagado de violencias. En este sentido, muy citada es una de su sentencias, redactada frente a una petición de un acomodado residente de Santiago, llamado Juan Luco y Aragón, que pedía que no le cobraran impuestos porque había sido liberado de ellos con anterioridad; Osorio respondió al pie de la petición: "Como Luco y Aragón, libre de Contribución-Como vecino y pudiente, pagará al día siguiente".

Pero al parecer, no controlaba por completo la situación de la gobernación. El Real Regimiento de Talavera de la Reina, a cargo del capitán Vicente San Bruno, reprimía con violencia a muchos patriotas, lo cual no hacía otra cosa que contribuir a oscurecer la fama del gobierno español y producir el traspaso a la causa nacionalista del grupo más moderado, que sería determinante en el futuro.

En 1816, el virrey del Perú publica en un connotado periódico de Lima, que es él el principal responsable de la reconquista de Chile. Esto provocó que Osorio se molestase y enviara una carta al mismo periódico desmintiendo los dichos de su superior y haciéndose él acreedor de la responsabilidad en los triunfos realistas. Evidentemente esto causó la ira del Virrey, el cual lo destituyó y nombró en su lugar a Casimiro Marcó del Pont.

Maipú y sus últimos días

A principios de 1817 el director supremo de las Provincias Unidas Pueyrredón autorizó el envío del Ejército de los Andes a la Capitanía General de Chile con el fin de reinstaurar el gobierno independentista, prevenir una posible invasión por el oeste y finalmente invadir Lima por el Pacífico.

El ejército, de más de 5.000 hombres, fue dirigido por el capitán general José de San Martín siendo acompañado por sus comandantes: el brigadier general Soler y los brigadieres O'Higgins y Las Heras. El Ejército de los Andes emprendió el Cruce de los Andes el 19 de enero de 1817 y luego de distintas batallas lograron independizar a Chile de la Corona española. Sin embargo, esto no fue aceptado inmediatamente por la Corona Española, la cual ordenó una nueva expedición a cargo del antiguo gobernador de la colonia, el general Osorio.

Osorio y sus tropas desembarcaron nuevamente en Talcahuano. Al igual que en 1814 avanzaron hacia el norte y sorprendieron a las fuerzas independentistas, conformadas por la unión del Ejército de los Andes y los cuerpos milicianos chilenos recién formados, en la Batalla de Cancha Rayada el 19 de marzo de 1818. El ejército de San Martín fue perseguido por las fuerzas de Osorio. No obstante, los rebeldes independentistas lograron organizarse en los llanos de Maipú, donde vencieron definitivamente a los leales a la Corona Española en la Batalla de Maipú. Mariano Osorio logró escapar con algunos colaboradores hacia Lima, donde es juzgado por las posibles responsabilidades que le pudieran caber en la derrota realista. Fue absuelto y emprendió viaje de regreso a su tierra natal, pero terminó sus días en La Habana, víctima de la fiebre palúdica, en 1819.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 14:51

Excmo. Sr. D. Clemente DE LANTAÑO Y PINO Militar del Ejercito Español


Clemente de Lantaño Pino (31 de julio de 1774, Chillán Viejo, Región del Biobío, Chile - 10 de mayo de 1846), fue un militar chileno.

Hijo de Fernando de Lantaño y Landa, noble vasco oriundo de Alava, Vizcaya y de Josefa del Pino y Sepúlveda, criolla descendiente de Conquistadores.

Hasta el inicio de la guerra, Lantaño era un acaudalado y bien contactado Terrateniente de Ñuble, que se convertiría con el pasar de los años en un prestigioso militar y uno de los Próceres de la Independencia de Chile. Sirvió junto con O´Higgins y después destacó como Comandante realista, siendo pieza clave de ésta causa, posteriormente en febrero de 1821 regresaría a bando Patriota. En 1814, el brigadier español Gabino Gaínza lo puso al mando de una de sus principales columnas guerrilleras realistas, con el título de Teniente Coronel.

Lantaño junto con otros prestigiosos militares como: Manuel Bulnes Quevedo, Manuel Barañao y Manuel Vega, fueron criollos patriotas, pero enemigos acérrimos del general Carrera, quien representaba en la patria vieja el predominio santiaguino sobre la Aristocracia del Sur; ante las arbitrariedades de la dictadura de José Miguel Carrera, una gran parte de la provincia prefirió continuar con el régimen anterior a someterse al de Santiago. Por ésta razón prefrieron unirse a la causa realista y así poder combatir el régimen de Carrera. En efecto, los acontecimientos arrastrarían a Lantaño a tomar una actitud determinante; las violencias y depredaciones iniciadas por las autoridades y las fuerzas patriotas inclinan a los pobladores del partido de Chillán y de toda la provincia en masa a unirse a lado del Rey, para defender sus familias, sus casas y sus campos. Gracias a lo anterior Lantaño creo un célebre ejército propio de 400 soldados llamados “Los Lanudos de Lantaño”, que eran principalmente campesinos de su Hacienda “El Roble”. Ésta guerrilla contaba incluso con su uniforme propio y se destacó por su bravura, lealtad y extraordinaria movilidad, además, actuaba de manera independiente o en conjunto con el ejército realista.

Participó en la batalla de El Roble, que se desarrolló precisamente en la Hacienda "El Roble", de su propiedad, participó del Combate de Membrillar y la Batalla de Rancagua, entre muchas otras acciones militares. Pero la captura de los hermanos Carrera, en 1814, fue lo que le significó un importante prestigio y fama dentro del ejército. En la Batalla de Rancagua Lantaño junto a su ejército estaba en una de las 4 avenidas de la plaza de Armas, O´Higgins por otro lado estaba acorralado, consecuencia de esto su muerte o en el mejor de los casos detención eran inminentes, pero Lantaño que había sido amigo de O´Higgins tomó la decisión de salvarlo y envió a un grupo de “Lanudos” a rescatarlo y ayudarle a escapar.

Tras la batalla de Maipú, en 1818, siguió luchando con los realistas en la ribera sur del río Bío-Bío contra la ofensiva patriota en la Segunda campaña al sur de Chile, hasta que acompañó al coronel Juan Francisco Sánchez en la fatigosa retirada a Valdivia de 1819. Desde esa plaza se trasladó por mar al Perú para seguir sirviendo a la causa del rey.

En el Perú fue bien acogido por el virrey, quien, ante del desembarco de José de San Martín le encomendó, en 1821, preparar la defensa del Departamento de Ancash. Contra las fuerzas que organizaba en Huaraz, se despacharon tropas patriotas desde Supe, bajo el mando del coronel Enrique Campino. La columna atacante cayó sorpresivamente sobre el pueblo, por lo que Lantaño fue hecho prisionero, siendo enviado de vuelta a Chile.

En febrero de 1821 le manifiesta al general José de San Martín sus deseos de reintegrarse a las filas de la Patria, renegando al ejército realista y a la cruz de la Orden de Isabel la Católica, distinción que el Rey de España le otorgaría por sus notables servicios al Reino. San Martín aceptó gustoso el ofrecimiento. Según el historiador Torrente, y textual del libro de Fernando Campos Harriet “Los Defensores del Rey”: “había querido el Jefe del Ejército Libertador hacerle al Director Supremo de Chile, O´Higgins, el mejor obsequio, por las ventajas que se esperaban de los acontecimientos, e influjo en el citado reino de tan esforzado jefe, como era Lantaño.”

Textual del libro “Los Defensores del Rey”: “efectivamente, en febrero de 1821, se presentó don Clemente Lantaño a O´Higgins, en el Palacio Directorial, en Santiago. Lantaño se había portado noblemente con O´Higgins en Rancagua. Habían sido amigos, en las primeras jornadas de sus vidas de militares, en la vieja Chillán. Lantaño reconocía el triunfo de las armas de la patria. Ofreció a O´Higgins su espada. El Director Supremo, que sabía sus relaciones, sus influencias de familia, su prestigio de hombre activo, sagaz y acaudalado de Chillán, acepto su ofrecimiento y le reconoció como Coronel en el ejército de la República.”

Se le comisionó aquel mismo año mediar ante el gobernador de Chiloé, Antonio de Quintanilla, aprovechando la cercanía existente entre ambos. Lantaño le propuso a nombre del gobierno de Santiago la incorporación del archipiélago a la recién creada república chilena, trantado de convencer a Quintanilla de la ruina definitiva de las armas reales en Chile. La misión fue infructuosa, pues Quintanilla no creyó el cuadro que le pintaba Lantaño.

De vuelta al territorio patriota, combatió en la Guerra a muerte junto al entonces capitán Manuel Bulnes. En 1821 negoció y logró la rendición del campamento realista de Quilapalo. En 1823 dirigió una expedición punitiva en contra de las montoneras de los Hermanos Pincheira, en la zona montañosa de Ñuble.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 20:50

Excmo. Sr. D. Dionisio CAPAZ RENDON Capitán General de la Armada Española


Dionisio Capaz Rendón fue un marino y político español nacido en El Puerto de Santa María en 1780 y fallecido en Madrid en 1855. Fue Ministro de Marina.

En 1799 embarcó como guardiamarina en el Conquistador, mandado por Churruca. Participó en la expedición gala de Leclerc a Santo Domingo y en 1802 en la Comisión cartográfica de las islas griegas. En la batalla de Trafalgar combatió embarcado en el Bahama, pasando como prisionero a Gibraltar.

En 1813 fue elegido diputado a Cortes por la provincia de Cádiz hasta el regreso de Fernando VII a España. Fue entonces encarcelado en Madrid y trasladado luego al castillo de San Sebastián en Cádiz, en el que permaneció condenado durante dos años. En 1818 tomó parte en un convoy que llevaba tropas al Callao, teniendo que hacerse cargo del mando cuando el primer comandante cayó enfermo. La expedición fue desastrosa, pues los insurgentes capturaron el María Isabel, buque que tripulaba Capaz, quien, sin embargo, llegó al Callao. Fue sometido a causa, de la que salió absuelto por motivos políticos. Estaba en el Callao cuando el ataque de Cochrane y fue designado por el virrey Pezuela para representarle en las conferencias de Miraflores con San Martín, que no tuvieron resultado práctico (1821). Ese mismo año regresó a España y fue ascendido a capitán de fragata y en 1822 nombrado secretario de la Junta del Almirantazgo y del Despacho Universal de Marina en un Ministerio presidido por Evaristo San Miguel, liberal exaltado, Ministerio que fue apodado de los Siete Niños de Écija.

Al producirse la invasión del duque de Angulema se trasladó con el ministerio a Sevilla y luego a Cádiz, fue nombrado mayor general de la Escuadra del Océano y participó en la defensa del Trocadero; caído el régimen liberal emigró al extranjero y no regresó hasta 1832, reintegrándosele en sus grados, ascendiendo en 1835 a capitán de navío y después del motín de La Grania a brigadier. En 1837 fue elegido senador por la provincia de Toledo, afiliado al partido progresista, y al año siguiente ascendido a jefe de escuadra. En 1840 fue nombrado ministro de Marina en el gobierno de Vicente Sancho, gabinete que quedó sin efecto. En 1841 se le nombró presidente del Consejo Permanente de Guerra de Generales del Ejército que había de fallar las causas por el levantamiento de octubre del mismo año y, empatados los votos en la del general Diego de León, el suyo fue el que decidió la pena de muerte dada a este, por lo que fue unánimemente censurado. Enemistado por esto con la opinión pública, renunció a su ascenso a teniente general, aunque más tarde lo hiciera valer invocando sus derechos al escalafón.

Fue nuevamente ministro de Marina con Rodil y al producirse el levantamiento de 1843 emigró al extranjero, de donde no volvió hasta 1847. Este mismo año ascendió a teniente general. En 1853 fue nombrado vocal de la Junta Consultiva. En agosto de 1855, elevado a capitán general de la Armada, cargo que desempeñó hasta su muerte, el 27 de diciembre siguiente.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 20:56

Excmo. Sr. D. Juan Francisco SANCHEZ General del Ejercito Español


Juan Francisco Sánchez (1757-1820). Jefe realista en Chile entre los años 1813-1814 frente a la sublevación independentista.

Nacido en Betanzos, Galicia, entró a servir como soldado de un regimiento de infantería en 1773. Durante los siguientes diez años pasa a sargento y luego a subteniente. Sirve en la Guerra del Rosellón en el frente de Guipuzcoa, siendo trasladado como capitán de infantería al batallón apostado en Concepción. Durante los turbulentos primeros años de la revolución se negó a sumarse a las filas juntistas y fue destinado a Santa Bárbara, donde permaneció hasta que el brigadier Antonio Pareja lo convirtió en segundo jefe de su batallón.

Estando enfermo en Chillán, el brigadier se negó a reposar y montó su caballo bajo la lluvia en un acto de nombramiento de Sánchez como teniente coronel y sucesor en el mando de la gobernación ante la tropa. En el mismo evento le entregó simbólicamente el estandarte real al coronel. Pareja expiraba el 21 de mayo de 1813.

Sánchez tenía pocos conocimientos militares y era fuertemente influenciado por el fraile franciscano Juan de Almirall, antiguo secretario de su predecesor y futuro capellán de ejército.3 Sin embargo, rápidamente se demostró que su inexperiencia era demasiado perjudicial para su propia causa, sufriendo varias derrotas.

Durante su mandato realista libró la batalla del Roble, en 1813, al margen del río Itata, donde Bernardo O'Higgins logró rechazar el ataque por sorpresa del destacamento español gracias a la intervención de la caballería de Ramón Freire. La resistencia realista consiguió perpetuarse gracias al «General Invierno 1813», es decir, el clima invernal que perjudicó a las tropas revolucionarias. Finalmente, Sánchez es sucedido por el brigadier Gabino Gaínza, llegado a Chile el 31 de enero de 1814.

Continuó al servicio de las armas monárquicas, destacando en la batalla de Chacabuco. Tras la derrota de Maipú y la retirada de Mariano Osorio al Callao, le fue conferido nuevamente el mando de la provincia de Concepción, a la espera de nuevos refuerzos provenientes de la península. Sin embargo, el avance del enemigo durante el verano de 1819 en la Segunda campaña al sur de Chile y la derrota en la Batalla del Biobío, le obligó a retirarse con el resto de sus fuerzas hacia territorio indígena, desde donde prosiguió hasta las fortificaciones de Valdivia. En noviembre fue requerido en Perú para explicar la pérdida de Concepción (cuya defensa en esas condiciones le era imposible) y se embarcó en le bergantín Aranzazu. Murió en 1820, durante una retirada de las tropas a su mando

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 21:03

Excmo. Sr. D. José María VALDEZ Militar del Ejercito Español


Fue un militar español natural de Valencia, afincado en el Alto Perú se unió a las fuerzas realistas que enfrentaban a los patriotas durante la guerra de la independencia. Fue más conocido como “Barbarucho”, apodo que él mismo se puso.

Antes de la guerra se dedicaba al comercio de mulas y al contrabando, oficio que le permitió conocer los múltiples senderos de la Cordillera. Trabajó también como tropero (persona que labora conduciendo haciendas para el abastecimiento de las poblaciones), al servicio del entonces rico comerciante vizcaino Pedro Antonio Olañeta.

Se unió como oficial al Batallón de Cazadores, cuerpo de infantería ligera del Ejército del Alto Perú, que inicialmente mandaba Olañeta, hizo la campaña que culminó en la Batalla de Viluma, poco antes, el 20 de octubre de 1815 mientras se encontraba de avanzada con 25 hombres de su batallón fue atacado por una partida de gauchos, siendo él el único que sobrevivió al encuentro por hallarse bien montado siendo todos sus soldados degollados.

Fue el jefe de la partida realista que el 7 de junio de 1821 hiere mortalmente al general Martín Miguel de Güemes. Durante la rebelión de Olañeta, en 1824, fue uno de sus oficiales de confianza y también fue el último jefe realista del Alto Perú en rendirse

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 21:21

Excmo. Sr. D. Manuel QUIMPER BENITEZ DEL PINO Militar del Ejercito Español


Manuel Quimper Benítez del Pino (Lima, ca. 1757 – Lima, abril de 1844) fue un peruano de origen español, oficial naval, explorador, cartógrafo y funcionario colonial. Realizó varias expediciones de exploración y levantamientos cartográficos en el estrecho de Juan de Fuca y en las islas Sandwich a finales del siglo XVIII. Más tarde fue nombrado gobernador colonial en su Perú natal, en el inicio de la lucha por la independencia. Se retiró a España, pero pronto pudo regresar al Perú donde sirvió como oficial naval en la nueva república e hizo una carrera literaria antes de su muerte en Lima.

Manuel Quimper nació en Lima, Perú, de padre francés y madre española. A la edad de trece años se convirtió en cadete en una compañía de la Armada española estacionada en Callao, y participó en la exploración de la isla de Chiloé. En abril de 1771, con el aval del virrey del Perú Manuel de Amat y Juniet, fue aceptado en la Real y Pontificia Universidad de San Marcos en Lima, donde estudió matemáticas y sus aplicaciones náuticas, y donde se graduó en junio de 1774.

Poco se sabe de la familia de Quimper. En 1792, El Mercurio Peruano, una publicación de la Sociedad Académica de Amantes de Lima, publicó una carta suya que había escrito, al parecer, a un hermano en Lima durante su estancia en 1790 en el Nootka Sound.

Tras sus estudios universitarios, Quimper fue asignado a la fragata Áquila en una misión para reafirmar la soberanía española sobre la isla de Tahití en el Pacífico Sur y, a finales de 1777, para entregar madera de Guayaquil para la construcción naval en el Callao. A finales de 1780 fue ascendido a alférez de navío y asignado al transporte de alimentos desde El Callao a Talcahuano. Dos años más tarde fue enviado a cartografiar las islas de Juan Fernández en el Pacífico Sur y a su regreso al puerto de Valparaíso recibió reconocimiento por sus habilidades cartográficas. En 1786 se embarcó en viaje de cuatro meses hacia el puerto español de Cádiz. Al mes había sido ascendido a alférez de navío y recibió el permiso para servir en la corte del rey Carlos III en Madrid durante cuatro meses, antes de regresar al mar destinado a la protección del golfo de Cádiz.

La corte española estaba cada vez más preocupada por las incursiones de británicos y rusos a lo largo de la costa del Pacífico Noroeste y decidió enviar a siete jóvenes oficiales de la Armada recién formados para averiguar sus intenciones. Entre ellos estaba Quimper y un compañero peruano Juan Francisco de la Bodega y Quadra, quien fue nombrado comandante del Departamento Naval de San Blas. Partieron de Cádiz a bordo del San Ramón en mayo de 1789 y tras arribar a Veracruz, los siete fueron trasladados al puerto de San Blas, en la costa del Pacífico.

En julio de 1789 se recibieron noticias del Pacífico Noroeste con la llegada del Princesa Real, un buque dedicado al comercio de pieles que había sido capturado a los británicos en el Nootka Sound por el comandante español Esteban José Martínez. En 1788, el comerciante y explorador británico John Meares había establecido un puesto de comercio de pieles en Nootka Sound. España consideraba este asentamiento una invasión de su territorio y había enviado a Martínez para ocupar el puerto al año siguiente. Martínez llegó en 1789 con buques de guerra, se apoderó del puerto y de algunos buques, incluyendo la balandra Princess Royal, a la que cambió el nombre por Princesa Real. La balandra fue enviada a San Blas a disposición del virrey de la Nueva España Juan Vicente de Güemes, 2º conde de Revillagigedo. El vrrey, sin embargo, quiso evitar problemas adicionales con los británicos y ordenó que devolvieran el barco.

El 3 de febrero de 1790, una expedición española navegó hacia el norte desde San Blas, al mando del teniente de navío Francisco de Eliza, el oficial de mayor rango disponible en San Blas. Le acompañaban el teniente de navío Salvador Fidalgo, y el alférez de navío Manuel Quimper. Su propósito era fortalecer el asentamiento del Nootka Sound, realizar más levantamientos cartográficos en las aguas del estrecho de Juan de Fuca y en las islas San Juan, y devolver el Princesa Real a los británicos. Después de varias semanas en el mar, el Princesa Real y Quimper llegaron con dificultad al Nootka Sound, y acometieron las reparaciones en el buque antes de devolverlo a los británicos. Durante el mes de mayo, el Princesa Real fue reparado y no hubo indicios de los británicos. Quimper, entonces, utilizó el buque para llevar a cabo una exploración de dos meses de las costas norte y sur del estrecho de Juan de Fuca.

Durante junio y julio, cartografió y nombró muchos accidentes geográficos a lo largo de la costa sur de la isla de Vancouver y la costa norte de la península Olímpica. Fue el primer europeo en avistar el monte Baker, al que llamó La Gran Montaña Carmelita. En la península Olímpica comerció y observó las costumbres de los pueblos indígenas, cerca de Dungeness (que llamó bahía de Quimper) y cerca del río Elwha, muy probablemente en ambos casos con miembros de la tribu Klallam; Quimper sería así posiblemente el primer europeo que los habría visto. La mayor parte de sus descubrimientos a lo largo del estrecho fueron cambiados de nombre por el capitán británico George Vancouver en 1792, que realizó una exploración detallada de la misma región. Los pocos accidentes que aún conservan al menos una apariencia de sus nombres en español son Port Angeles, el estrecho de Rosario, la península de Quimper y la isla Fidalgo.

Quimper volvió al Nootka Sound a principios de agosto, pero no pudo entrar en el puerto durante varios días debido a la densa niebla. Puso entonces rumbo de regreso a la Nueva España y llegó a Monterrey el 1 de septiembre de 1790. Ahí se reunió con Fidalgo, a bordo del San Carlos, y ambos llegaron a San Blas el 13 de noviembre de 1790. El virrey Revillagigedo se sorprendió al saber que el Princesa Real se encontraba todavía en posesión española y envió un mensaje a la Corte de Madrid recomendando que la devolución del buque a los británicos se hiciese entonces en Macao. También envió un informe de las exploraciones de Quimper en la región del Pacífico Noroeste, con nueve de sus cartas marinas. Quimper fue ascendido a teniente de fragata.

El 14 de febrero de 1791, Quimper zarpó a bordo del Princesa Real, con las órdenes del comandante de San Blas, Juan Francisco de la Bodega y Quadra para cartografiar las islas Sandwich y luego devolver la nave al Gobernador General de las Filipinas Félix Berenguer de Marquina, que a continuación lo devolvería a los británicos. Mientras exploraraba las islas Sandwich, el 1 de abril de 1791 Quimper tuvo un encuentro tenso con James Colnett, el comandante británico en Nootka. Colnett exigió una explicación de Quimper de por qué el Princesa Real aún no había sido devuelto y Quimper le informó de los planes para entregarlo en Macao. Colnett amenazó con apoderarse de la nave allí mismo, pero cuando observó que Quimper se preparaba para el combate se echó atrás. Quimper continuó con su exploración de las islas de Hawái, Maui y Oahu, y el 19 de abril de 1791, zarpó rumbo a las islas Filipinas.

Quimper llegó a la base naval de Cavite en la bahía de Manila el 4 de junio de 1791. Le entregó la nave a Vicente Llanos y Valdés, un familiar del ministro de la Marina. El Princesa Real fue devuelto en Macao el 12 de agosto de 1791, pero un fuerte huracán la golpeó pronto provocando graves daños en la nave, que fue vendida después de su salvamento. Mientras tanto el también explorador español Alejandro Malaspina estaba de regreso en Manila después de su exploración de las islas Marianas y Quimper le ayudó a crear las cartas marinas de sus hallazgos.

El 21 de mayo de 1792, Quimper fue puesto al mando de la fragata San José de las Ánimas y se embarcó para San Blas, acompañado de la goleta Valdés, al mando del teniente Cosme Bertadano. Los dos barcos se separaron muy pronto por un huracán que causó que el Valdés regresase a Manila. Quimper siguió a San Blas, aunque su barco quedó gravemente dañado por el mal tiempo y no llegó hasta casi seis meses después, el 6 de noviembre de 1792. Se enteró de que el 16 de octubre, se habían emitido órdenes de concederle el permiso para casarse con Francisca Márquez, y de su nombramiento como asistente especial de su compatriota y amigo Juan Francisco de la Bodega y Quadra, el comandante naval de San Blas, que tenía problemas de salud pero no quería renunciar al mando mientras la situación internacional estaba deteriorándose y era probable que estallase una guerra. Quimper ocupó este cargo hasta febrero de 1794, cuando murió Bodega y Quadra.

Quimper mismo se encontraba en mal estado de salud y se le concedió permiso, en junio de 1795, para regresar a España. Mientras esperaba en Veracruz para embarcar, fue nombrado capitán de la corbeta Atrevida y navegó en ese barco hasta Cádiz, todavía al mando de Malaspina. Quimper al parecer nunca tomó el mando de la Atrevida, porque mientras estaba en el puerto de Cádiz, solicitó y obtuvo el traslado a Madrid para atender asuntos personales. Ocho meses más tarde fue admitido como caballero en la Orden de Calatrava.

Quimper luego sirvió en Algeciras bajo el mando de Bruno de Heceta, un veterano marino que había explorado también la región del Pacífico Noroeste. Pronto preguntó por la gobernación de Guayaquil, pero se le dio en cambio el mando de la flota naval de Madrid, cargo que mantuvo hasta 1802. Fue nombrado después ministro de Hacienda en Veracruz por lo que regresó a América en una posición ministerial.
Carrera gubernamental

Manuel Quimper fue nombrado en 1802 ministro de Hacienda para supervisar los desembolsos imperiales en Veracruz. En 1805 fue nombrado gobernador de Huamanga (más tarde renombrado como Ayacucho) en la parte sur de su país natal, Perú, pero debido a un confuso incidente con la participación del recién nombrado virrey del Perú, José Fernando Abascal y Sousa, se convirtió en su lugar en gobernador de la región peruana de Puno, en el lago Titicaca.

Durante su mandato como gobernador de Puno, surgió un movimiento independentista del que Quimper advirtió al virrey Abascal en julio de 1809. Su propia colección, cuidadosamente guardada, de documentos, mapas, manuscritos y libros fue destruida en un levantamiento de la población local. Quimper fue removido como gobernador a finales de enero de 1810. Su sucesor, Manuel Antonio Nieto, murió a los pocos meses y Quimper regresó a Puno como gobernador en junio de 1810.

Tras el levantamiento en el Alto Perú por la independencia en 1814, Quimper fue nombrado de nuevo gobernador de Huamanga, en agosto de ese mismo año 1814. Su viaje a su nuevo puesto, sin embargo, fue interrumpido por una rebelión en la región del Cuzco, y fue desviado a la ciudad de Arequipa. Desde allí, con 250 hombres, fue en socorro de Puno el 9 de diciembre de 1814. Después de restaurar el orden se marchó a su ciudad natal de Lima. Quimper todavía estaba en Lima cuando el virrey fue sustituido por Joaquín de la Pezuela, quien confirmó su nombramiento como gobernador de Huamanga; Quimper viajó allí para asumir el cargo, que ocupó durante tres años antes de regresar a España, ya retirado.

Mientras Quimper estaba en España, su hijo el coronel Manuel Quimper, estaba luchando por la causa española en el Perú. Había estado sirviendo en el Alto Perú hasta ser nombrado comandante en jefe de las fuerzas españolas de la costa sur del Perú el 9 de febrero de 1820. El joven Manuel Quimper sufrió una gran derrota mientras defendía la ciudad de Nazca y se vio obligado a huir hacia la costa en octubre de 1820.

Mientras tanto, en Madrid, su padre fue nombrado caballero de la Orden de San Hermenegildo en 1820. También comenzó a recibir reconocimiento por su talento literario y en 1821, la Imprenta Álvarez, publicó su manuscrito de 180 páginas en décimas titulado Laicas vivacidades de Quimper, antorcha peruana, acaecimientos del Perú en civiles guerras, promovidas por el Reino de Buenos-Ayres, desde el año 1809 hasta el de 1818, describiendo sus observaciones personales de las guerras civiles en el Perú desde 1809 hasta 1818.

Todavía pesaroso por la pérdida de los documentos que habían sido destruidos en Puno, al final de 1821 solicitó el apoyo de José Bustamante, director general de la Armada Nacional, para la publicación de un relato de sus experiencias a bordo de la Atrevida en la bahía de Manila treinta años antes. Al parecer, no recibió el apoyo de Bustamante. Sin embargo, en 1822 Quimper publicó en Madrid su libro Islas Sandwich: Descripción sucinta de este archipiélago, que había sido previamente publicado en El Mercurio Peruano. En la «Introducción» de este libro trató de explicarse a sí mismo y su regreso a España, citando su servicio naval a España, desde la adolescencia, y el hecho de que había sido tratado como un americano en España, y como un español en el Perú.

Quimper tenía ganas de volver a su tierra natal del Perú y en febrero de 1822 dio los pasos para asegurarse una acogida favorable a su regreso. Volvió poco después y se informó de que se había convertido en un patriota peruano en 1823. El gobierno de la República del Perú lo nombró comandante naval en 1827 y más tarde capitán. Continuó sus actividades literarias y escribió el poema Poema raro, segmentos de los cuales fueron publicados en La Gazeta de Lima. Murió en Lima en abril de 1844.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 29 Mar 2016 21:28

Excmo. Sr. D. Diego O'REILLY Militar del Ejercito Español


Diego O’ Reilly (n. Irlanda, c. 1775 – † alta mar, 1821) Fue un militar español de origen irlandés, que combatió en el ejército realista durante la Guerra de Independencia del Perú.

Era hijo de un noble irlandés que combatió durante años al servicio del rey de España. Se enroló joven en el ejército, y participó en la guerra de independencia española. Fue tomado prisionero por los franceses pero escapó poco después, adquiriendo fama por haberlo hecho de una cárcel considerada hasta entonces inexpugnable. Participó en los finales de la guerra de independencia, y llegó al grado de brigadier.

En 1815 fue enviado al Virreinato del Perú, como jefe de una división que debía reforzar el ejército del Alto Perú, a órdenes del general José de la Serna. Tuvo algunos entredichos con de la Serna, que le valieron fama de insubordinado. Con el tiempo sería también considerado por sus camaradas de armas como un oficial valiente y hasta temerario pero de escaso talento.

Hizo una campaña hasta Santa Elena, en las cercanías de Tarija, como parte de la expedición de 1817 sobre la Salta. Cuando el mayor Gregorio Aráoz de Lamadrid marchó hacia el norte a espaldas del ejército realista, lo persiguió varios días, sin lograr alcanzarlo. Cuando Lamadrid fracasó en su intento de ocupar Chuquisaca, de inmediato O'Reilly comenzó la persecución del jefe patriota vencido; su vanguardia, al mando de José Santos La Hera, lo venció en el combate de Sopachuy, y lo obligó a huir hacia Orán.

Posteriormente O'Reilly pasó a prestar servicios en el Ejército de Lima. Cuando la Expedición Libertadora, al mando de José de San Martín, desembarcó en la costa sur del Perú, O’ Reilly fue enviado a enfrentarlo en Ica, pero el ejército patriota se reembarcó hacia Huaura, al norte de Lima, pero una parte marchó hacia la Sierra, comandado por el general Juan Antonio Álvarez de Arenales, en la llamada Primera campaña de Arenales a la sierra del Perú.

Tras regresar O'Reilly a Lima, el virrey Joaquín de la Pezuela, para evitar que Arenales intentara cercar Lima desde el interior, puso al brigadier español al mando de una división del Ejército de Lima que marchó a toda prisa hacia la sierra, la cual quedó mermada en el trayecto. El irlandés se instaló en Cerro de Pasco y pidió refuerzos al virrey; pero éste enfrentaba al ejército desembarcado de San Martín, y prefirió conservar las tropas de línea en la capital. El 6 de diciembre de 1820, Arenales atacó la villa de Cerro de Pasco, iniciando la batalla de Pasco. Las tropas realistas se componían en su mayoría de milicianos sin experiencia en combate, por lo que las fuerzas de Arenales dieron rápidamente cuenta de los hombres de O’ Reilly. Él mismo fue tomado prisionero, y la mayor parte de sus soldados incorporados a las fuerzas de Arenales, incluyendo la caballería realista, que desertó bajo el mando del hasta entonces teniente coronel español Andrés de Santa Cruz, y que se pasó al ejército patriota.

O’Reilly fue llevado preso al campamento de San Martín, y posteriormente permaneció prisionero en Lima. A mediados del año 1821, San Martín permitió a varios oficiales realistas – entre ellos O’Reilly – embarcarse a España. Profundamente deprimido, y con su futuro militar arruinado, éste se suicidó lanzándose al agua en alta mar.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.


Volver a “Historia Militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado