HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

La historia se escribe con fuego: todo sobre operaciones militares, tácticas, estrategias y otras curiosidades
Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 16 Feb 2016 21:22

Excmo. Sr. D. Rafael MENACHO Y TUTLLO General del Ejercito Español

Militar español nacido en Cádiz el 22 de mayo de 1766 y muerto en Badajoz el 4 de marzo de 1811.

Hijo de Benito Ricardo Menacho-Fajardo y de la Parra-Fajardo y de Francisca Brígida Tutlló y Fajardo-Guzmán, parientes en segundo grado, que se casaron con dispensa. Estudió en su propia casa, Gramática, Filosofía y francés en los colegios de su ciudad, Matemáticas en la Academia militar del Puerto de Santa María.

Cadete en el regimiento Infantería de la Victoria (luego llamado de Valencia), 3 de octubre de 1784, subteniente, 15 de julio de 1787. El 5 de octubre de 1788 se casó en Cartagena con María Dolores Calogero, natural de la ciudad, con la que tuvo seis hijos.

Segundo teniente, 17 de agosto de 1791. De guarnición en Ceuta, sitiada por el emperador de Marruecos, el 31 de diciembre de 1791 hizo una salida en la que arrasó la batería de la Talanquera y le quemó el serrallo al emperador. Pasó de guarnición a Valencia.

Al comenzar la guerra contra la República francesa, se presentó voluntario, siendo herido en la retirada de Argelès, el 3 de octubre de 1793. Segundo teniente de granaderos, 2 de diciembre de 1793, volvió a ser herido el 1 de mayo de 1794, siendo ascendido a primer teniente el 11 de julio de 1794.

Comisionado en las partidas de guerrillas, escuchas y descubiertas, pasó en 1795 al regimiento de Voluntarios Cazadores de la Corona, pasando a ser primer teniente de granaderos el 9 de mayo de 1795. Teniente coronel, 4 de septiembre de 1795. Terminada la guerra volvió al servicio de guarnición, concurriendo en 1797 y 1801 a las campañas contra Portugal.

Capitán de granaderos, 12 de agosto de 1798, sargento mayor del batallón de voluntarios de Campo Mayor, 26 de diciembre de 1802. De guarnición en Cádiz, sufrió la epidemia de 1804. En 1805 en la guerra contra Inglaterra fue a situarse cerca de Gibraltar, pero al comienzo de la Guerra de la Independencia, por disposición de la Junta de Sevilla, se unió al ejército de Pedro Agustín Echevarri, con el que luchó en Bailén, hallándose en las acciones de Tarancón, 25 de diciembre de 1808 y 3-6 enero 1809, Uclés, 13 de enero, y Medellín, 28 de marzo de 1809.

Ascendió a brigadier el 18 de abril de 1809, fue herido el 16 de mayo cerca de Mérida, pero ya en noviembre de 1809 se reincorporó. Nombrado mariscal de campo y gobernador militar y político de Badajoz, 23 de septiembre de 1810, fue el alma de la resistencia. Herido y enfermo, acudió a dirigir la defensa apoyado en el sargento Hilarión Giral. Una carta suya a su esposa, María Dolores Calogero, que se encontraba en Elvas, fue publicada por el Conciso, reproducida como documento de centenario por el Diario de Cádiz, y después por Jesús Rincón. Afirma en ella su voluntad inquebrantable de no rendirse.

Murió a causa de una bala de cañón. Las Cortes concedieron a su viuda e hijos una o dos casas en Cádiz, de las pertenecientes a represalias francesas, cuyo producto ascienda a 10.000 reales anuales. Lo que se celebró en una, así titulada, Odita. Dejó escrito un Diario de operaciones, que ha sido utilizado por algunos historiadores.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 15:53

Excmo. Sr. D. Rafael MENDIZABAL IRAETA General del Ejercito Español

Gabriel de Mendizábal Iraeta, "Primer Conde de Cuadro de Alba de Tormes" (Vergara, Guipúzcoa, 14 de mayo de 1765 - Madrid, 1 de septiembre de 1838) fue un militar y general español. Tuvo una sobresaliente participación en la Guerra de Independencia española.

De extracción popular, comenzó su carrera militar como Sargento Mayor y combatió en la Guerra del Rosellón, también llamada "Guerra de la Convención", tanto en el frente catalán como en el vasco-navarro.

En 1793, se convirtió en el coronel del regimiento de nueva creación Voluntarios de Burgos, con el que operó en el norte de Portugal. Después del desastre sufrido en Irún, en 1794, por resolución de las Juntas Extraordinarias, siendo trasladado a la alta Guipúzcoa, con el rango inferior de primer Comandante.

Posteriormente, siendo coronel del regimiento de voluntarios de Navarra, entró en Bilbao, el 23 de septiembre de 1804, al frente de un contingente para contribuir a poner fin a un motín conocido como la Zamacolada.

Durante la Guerra de la Independencia, en 1809 ascendió a Mariscal de Campo; ese mismo año fue premiado con el título de "Conde de Cuadro de Alba de Tormes" por méritos militares ante la caballería francesa. En 1810 se le confirió el segundo entorchado de Teniente General.

Como Comandante del Ejército de la Izquierda, sufrió una importante derrota en Gévora, que significó su alejamiento del mando. Mendizábal solicitó poder servir como simple soldado, lo que le fue concedido. Tras distinguirse en la Batalla de La Albuera fue rehabilitado por las Cortes con el mando del “Séptimo Exército”, con el que operó en el norte de España, en un territorio que comprendía las provincias del País Vasco, Navarra, La Rioja, Burgos y Santander, en cuyas montañas lo había formado a modo de guerrilla. El 16 de diciembre de 1812 Mendizábal fue nombrado jefe político del Señorío de Vizcaya. En la fase final de la guerra, dirigió una de las divisiones en la definitiva y sangrienta batalla de San Marcial, del 31 de agosto de 1813. Fue condecorado con la máxima distinción, la Gran Cruz Laureada de San Fernando y también la de San Hermenegildo.

Entre 1814 y 1820, se incorporó al Consejo Supremo de la Guerra. En 1834, fue nombrado presidente del Tribunal Supremo de Guerra y Marina, cargo en el que permaneció hasta su fallecimiento.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 16:08

Excmo. Sr. D. PABLO MORILLO Y MORILLO General Español Gobernador y Capitan General de Venezuela

Pablo Morillo y Morillo, conde de Cartagena, marqués de La Puerta, conocido como El Pacificador (Fuentesecas, Zamora, España, 1775 - Barèges, Francia, 1837) fue un militar y marino español.

Durante su etapa en la Real Armada Española participó en distintos combates, entre los que destacan la Batalla del Cabo de San Vicente y la de Trafalgar.

Sirvió también en el Ejército español y participó en las guerras de independencia de Venezuela y Nueva Granada como jefe de la expedición encargada de sofocar la rebelión. En su haber destacan la toma de Cartagena de Indias y las posteriores acciones militares que llevaron a la caída de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, así como el restablecimiento del virreinato. En Venezuela consiguió detener el avance de Simón Bolívar hacia Caracas tras vencerle en la tercera batalla de La Puerta. Con el posterior Tratado de Armisticio y Regularización de la Guerra de 1820 consiguió establecer una tregua y se abolió la Guerra a muerte proclamada por Bolívar en 1813.

Previamente, había participado en la Guerra de Independencia española, en las dos batallas más importantes de su inicio y de su final: Bailén, la primera derrota napoleónica, y Vitoria, que forzó la retirada de las tropas francesas de España. También fue decisiva su intervención en Puentesampayo, al dirigir el ejército que derrotó al mariscal Ney y obligar al ejército francés a evacuar Galicia.

Primeros años

El 19 de marzo de 1791, a los trece años de edad, se alistó como soldado en el cuerpo de Infantería de Marina.2 Muy pronto, con quince años recién cumplidos, participó en las guerras revolucionarias francesas. Se halló en los primeros días de mayo de 1793 en el desembarco de la isla de San Pietro, en Cerdeña, y después, en el sitio de Tolón, donde tomó parte en siete acciones hasta que fue herido y retirado del combate. Pasó luego a Cataluña, concurrió al combate del 13 de agosto de 1794 en las alturas de Cullera, y se halló en el sitio del [castillo de la Trinidad] en Rosas, formando la guerrilla, y asalto en lanchas, nuevamente bajo fuego enemigo.

Posteriormente, fue hecho prisionero a bordo del navío San Isidro en el ataque naval de 14 de febrero, siendo liberado poco después. A continuación, estuvo presente en el bombardeo de Cádiz por los ingleses. Por sus méritos y servicios en la Marina Real obtuvo los galones de sargento segundo, concedidos el 1 de octubre de 1797. Participó en la batalla del Cabo de San Vicente y en esta clase de sargento concurrió al combate naval de 21 de octubre de 1805 sobre el cabo de Trafalgar a bordo del navío San Ildefonso, donde fue herido y nuevamente hecho prisionero.3

El 2 de junio de 1808 se incorporó a la milicia con el grado de subteniente de infantería formando parte del recién creado regimiento de infantería de Voluntarios de Llerena, y concurrió el 19 de julio a la memorable victoria en la batalla de Bailén sobre las tropas francesas invasoras enviadas por Napoleón Bonaparte. Allí, una vez más, sobresalió por su valentía y llamó la atención del general en jefe, Francisco Javier Castaños, que desde entonces se convirtió en su mentor. Tras la batalla, fue ascendido a teniente de infantería.

Pasó luego a Extremadura, donde se halló en el sitio y rendición de la plaza de Yelbes al mando de una guerrilla. En Almaraz, el 18 de diciembre derrotó a ciento cincuenta caballos enemigos. Destinado con esta misma fuerza en 22 de dicho mes al puente del Conde y acometido allí por tropas superiores, las repelió. Repetidas veces desde el principio de la campaña solicitó siempre los puestos más avanzados. Accediendo sus jefes a sus deseos se halló en la rendición de la escuadra francesa en Cádiz, donde pidió voluntariamente situarse en lo más inmediato del combate, teniendo la honra de que se lo concediesen. Siguió en guerrillas mandando asimismo en el sitio de Yelves una partida de descubierta (exploración). Aumentó la partida de su mando, reclutando entre Madrid y Somosierra. Tuvo la importante comisión por el general Vázquez Somoza de infiltrarse para observar los movimientos de los enemigos.

Castaños escribe al ministro Saavedra, ya que la Junta central necesitaba del liderazgo una persona para enviarla a montar una fuerza en Galicia, designó a Morillo, el cual, promovido al grado de capitán del regimiento de Voluntarios de España en 22 de enero de 1809, y nombrado el 18 de febrero para aquella misión, partió para Galicia inmediatamente, y al mando de guerrillas, participará activamente contra el ocupante francés. Acepta la rendición de las fuerzas francesas en Vigo, alcanzando por ello el grado de coronel. Poco después será uno de los comandantes destacados de la victoria de la Batalla de Puentesampayo (7-8 de junio de 1809). En 1810, al mando de una división volante, actuó en la sorpresa de Millarada el 29 de mayo y en las acciones de Castro de Faria. Fue ascendido a brigadier en 1811.

En 1813 se une al ejército inglés de Arthur Wellesley, duque de Wellington, y a su propuesta por orden de la Regencia del reino español, fue promovido a mariscal de campo, el 3 de julio de 1813, en reconocimiento a su actuación en la batalla de Vitoria librada el 21 de junio de 1813, al frente de la primera división de infantería del Cuarto Ejército. Luego es nombrado teniente general y su prestigio aumenta en España. Como consecuencia de una nueva salida de Napoleón en campaña, en 1814, fue reforzada la línea de los Pirineos, ocupada por los aliados; en esa oportunidad enfrentó de nuevo a los franceses en su terreno, el 26 de enero de 1814; 4 veces consecutivas se apoderó Morillo de las posiciones francesas y al final las abandonó ante la llegada de numerosos contingentes enemigos. En ese mismo año, junto al duque de Wellington, Morillo participó en la operación cuyo resultado fue la derrota del Ejército francés al mando del mariscal Soult en Orthez (Francia), el 27 de febrero. Finalizada la guerra de Independencia de España y repuesto Fernando VII al trono, el 14 de agosto de 1814 recibió su nombramiento como capitán general de Venezuela.

Pacificación y reconquista de Costa Firme

En 1815 estaba reunida en la bahía de Cádiz una expedición pacificadora que tendría a Morillo como jefe, quien había sido designado para este puesto a finales de 1814 por el rey Fernando VII. Esta expedición se encontraba destinada originalmente a la sitiada plaza de Montevideo, para con posterioridad contribuir con el Ejército Real del Perú en la pacificación de las provincias del Río de la Plata. Sin embargo, las noticias de la revolución del Cuzco en la retaguardia del Ejército Real, la derrota de la Real Armada en el Río de la Plata en la Campaña Naval de 1814, y la consiguiente caída de Montevideo en manos de los patriotas, así como la alarma por la guerra de exterminio (Guerra a muerte) en la insurrección de las provincias de Costa Firme hicieron que la expedición española fuera destinada hacia Venezuela y Nueva Granada.

Sin embargo se mantuvo el secreto sobre los planes la expedición lo que mantuvo el estado de alerta entre los independentistas de Buenos Aires. El 22 de mayo de 1815 un día después de llegar la noticia desde Río de Janeiro de que la expedición había zarpado con dirección a Buenos Aires el Director Supremo y el Cabildo de la ciudad publicaron dos proclamas llamando al pueblo a combatir contra Morillo.6 Se recaudó todo el dinero o especies posibles para pagar los trabajos de defensa, los extranjeros fueron obligados a trabajar en ellos, se reclutaron hombres para engrosar los cuerpos de voluntarios y se ordenó la movilización obligatoria de todos los ciudadanos en las milicias. Sin embargo, el 1 de julio la Gaceta del Gobierno informó del desembarco de la expedición en Venezuela según informes de un diario inglés. La noticia no se creyó hasta que el 24 de septiembre llegaron informes a Buenos Aires desde Río de Janeiro de que, efectivamente, la tropa realista había desembarcado en Carúpano en el oriente venezolano. Por fin el 9 de mayo por medio de un real decreto el Rey Fernando VII informó del destino de la expedición de Morillo a Venezuela, además de informar del próximo envío de otros refuerzos a Perú y Panamá, y que en el futuro se planeaba contra Buenos Aires otra gran expedición cuando se pudiera, pero que nunca zarpó, de veinte mil infantes, mil quinientos jinetes y su artillería correspondiente.8 Durante las negociaciones del Congreso de Viena el delegado plenipotenciario de España el Marqués de Labrador fracasa en el intento de obtener el apoyo de las potencias europeas (Rusia, Prusia y Austria) dirigido a someter las colonias americanas sublevadas.[cita requerida]

La expedición partió de Cádiz el 15 de febrero de 1815. Constaba de unos sesenta y cinco buques, de los cuales dieciocho eran de batalla al mando de Pascual Enrile Acedo, incluyendo un navío de línea, el San Pedro de Alcántara, de sesenta y cuatro cañones. El total de la expedición entre la marinería, servicios logísticos y fuerza de combate sumaban unos 15.000 hombres, aunque el ejército destinado a combatir estaba formado por 10.612 hombres, organizados en seis batallones de infantería, dos regimientos de caballería, dos compañías de artilleros, un escuadrón a caballo, y un piquete de ingenieros militares, además de pertrechos y víveres. Fue el mayor esfuerzo que saldría de España en el curso de la contienda.

Luego de tocar tierra el 7 de abril en Puerto Santo, cerca de Carúpano, en el oriente de Venezuela, y de entrevistarse con el brigadier Francisco Tomás Morales, quien comandaba unos 7.000 soldados realistas,9 Pablo Morillo se reembarca con 3.000 ó 5.000 hombres para anclar en Pampatar (isla de Margarita) el 9 de abril, reduciendo así al último foco patriota venezolano, que pese a contar con una guarnición de hasta 3.000 hombres se rinde con poca oposición.10 11 Bermúdez y 300 hombres, incluyendo la mayoría de los oficiales, evacuaron la isla hacia Cartagena de Indias.10 El día 10 desembarcaron las tropas restantes y el 11 ocuparon La Asunción. Morillo fue muy piadoso con los oficiales y soldados rebeldes que se rindieron, a pesar de las exigencias de Morales de que fuera severo con ellos. Organizó varios batallones y guarniciones con los soldados rendidos y llegó a cenar con el gobernador de la isla, Juan Bautista Arismendi.10 Posteriormente, cuando se dirige a Cumaná explota el San Pedro Alcántara que se hundió entre Coche y Cubagua el 25 de abril. La pérdida de mil tripulantes y un millón de pesos que transportaba el navío significo que Morillo rápidamente viajara al continente y dejara en Pampatar una pequeña guarnición.12 Luego sigue a La Guaira, Caracas y Puerto Cabello antes de partir el 5 de julio al Virreinato de Nueva Granada13 donde tras tomar la plaza fortificada concluye el asedio a Cartagena de Indias, que le valió el título de Conde de Cartagena. En Venezuela dejó una guarnición de 5000 españoles y 300014 a 4000 venezolanos, estos últimos acostumbrados al clima y veteranos de la lucha de 1813-1814;15 nombrando al coronel Salvador de Moxó y Quadrado Presidente del Consejo de Guerra y al brigadier José Ceballos Capitán General interino de Venezuela. Poco después Moxó fue elevado al grado de Mariscal de Campo de los Ejércitos del Rey y nuevo Gobernador y Capitán General de Venezuela16 con la clara misión policial y militar de reinstaurar el orden, acabar con las guerrillas rebeldes y desmovilizar a los combatientes.13 Debido a estos hechos Ceballos nunca tuvo mucha estima a Salvador, y gracias a los oficiales expedicionarios Moxó obtuvo el dominio sobre él en varias decisiones de la guerra, poco acertadas, que permitieron el fortalecimiento de los republicanos y la separación de los realistas.17 Por último Cajigal, despreciado por Morillo por sus derrotas, volvió a España. Desde Cartagena se había organizado el auxilio militar para la restauración de la independencia de Venezuela en el año 1813 durante la guerra a muerte.

Al consolidar la ocupación de Cartagena las tropas de Morillo bloquean los puertos de La Dorada y Salgar penetrando en territorio neogranadino hasta llegar a Santafé de Bogotá donde restaura al virrey Juan de Sámano en el poder.

Este periodo histórico que comienza con la toma de Cartagena y concluye con las condenas a miembros de la insurrección de Nueva Granada se denomina en Colombia "Régimen del Terror".

Pablo Morillo en principio aplica una política de indultos que suspende tras quedar conmocionado al recibir la noticia de la traición de Arismendi, gobernador de la isla Margarita, y al que había perdonado de la sentencia de muerte, y que sin embargo se rebelaba a su partida, pasando además a cuchillo a toda la guarnición española. En represalia Morillo puso en marcha tribunales militares de justicia, denominados tribunal "de guerra" para juzgar hechos de sangre, y tribunal "de purificación" para juzgar delitos comunes, adjudicándose la oportunidad al reo de una defensa, todo de manera tal y como era uso en España. Con la instauración de las "juntas de secuestro" en Nueva Granada y Venezuela, y lo mismo que en España durante la guerra de independencia española, se incautó propiedades y bienes para cubrir los gastos de mantener el ejército en campaña, que a pesar de ello resultaron insuficientes ya que Morillo sufrió de carencias y oposición.

Una tradición colombiana dice que se empleó la exclamación: "España no necesita de sabios" para rechazar una solicitud de indulto que Caldas pidió tras ser condenado a morir por un tribunal de guerra. La tradición adjudica la frase a Pablo Morillo o a Pascual Enrile, pero se duda de que alguna vez fuera pronunciada. Tampoco está claro si la negativa a indultar al sentenciado Caldas fue de Pablo Morillo o de Pascual Enrile Acedo. Se dice[¿quién?] que Morillo era favorable al indulto y Enrile no. Además, Morillo detuvo su política de indultos tras quedar conmocionado al recibir la noticia del engaño de Arismendi, gobernador de la isla de Margarita, y al que había perdonado de la sentencia de muerte, y que sin embargo se rebelaba a su partida al desembarcar el 14 de noviembre en Margarita con 30 hombres reuniendo rápidamente 1.500 armados principalmente con machetes y azadones pasando además a cuchillo a toda la guarnición española de Juan Griego, unos 200 hombres al mando del gobernador Joaquín Urreiztieta (16 de noviembre) apoderándose de la isla. Francisco Tomás Morales había advertido a Morillo que no creía en su arrepentimiento por la ferocidad desatada contra los españoles de Caracas en la Guerra a Muerte.10 Por último, la ordenanza venida de Europa con el ejército expedicionario de Morillo alejó también a caudillos y huestes realistas, veteranos de la Guerra a Muerte, y que no vieron satisfechas sus propias expectativas. Asimismo la necesidad de instaurar un estado policial extraordinario debilitó aún más la ya maltrecha administración colonial tradicional. Muchos de los milicianos llaneros terminaron desertando y pasando a servir a los republicanos.


Tras recuperar la Nueva Granada, Morillo debe regresar a Venezuela en 1817 preocupado por el recrudecimiento de la guerra, pues Bolívar, Piar, Páez y otros jefes venezolanos reactivan su movimiento durante la estancia de Morillo en Nueva Granada. El 31 de julio de 1817, es derrotado en la Batalla de Matasiete por el coronel Francisco Esteban Gómez pero logra tomar en forma cruenta Juan Griego en la isla de Margarita. Su lugarteniente Miguel de la Torre no logra frenar la invasión de Guayana en 1817. Al conocer de la caída de Angostura por parte de los patriotas y ante la proximidad de más ataques por parte del ejército al mando del coronel Gómez, motivaron a Morillo que partiera con sus tropas restantes el 17 de agosto de 1817 rumbo a Cumaná, dejando definitivamente a la Isla de Margarita en poder de los patriotas. En 1818, Bolívar avanza hacia Caracas en su Campaña del Centro de Venezuela, pero Morillo le detiene al derrotarlo en la Batalla de La Puerta. Su dirección desde la primera línea de batalla le vale una herida de lanza en el abdomen y su victoria el título de Marqués de La Puerta. Más tarde Bolívar extiende su ofensiva a Nueva Granada en 1819 y ocupa Santa Fe de Bogotá tras derrotar al coronel José María Barreiro en la batalla de Boyacá. A finales de 1820 Morillo contaba con unos quince mil hombres mientras que Bolívar ya disponía de veinticinco mil aunque otras estimaciones reducen los ejércitos a 9.000 y 20.000 respectivamente.Morillo recibe nuevas instrucciones del gobierno liberal de España de negociar un armisticio con los colombianos, y se entrevista con Bolívar en Santa Ana de Trujillo el 27 de noviembre de 1820, firmando el Tratado de Armisticio y Regularización de la Guerra y dando fin al periodo histórico venezolano denominado de Guerra a Muerte.

Finalmente Pablo Morillo consigue su retiro, solicitado en 16 ocasiones anteriormente, y regresa a España, dejando el mando del ejército realista al general Miguel de la Torre en diciembre de 1820. Siempre mostró desinterés en el percibo de sueldos, de los que se le debían a su retorno como jefe expedicionario la suma de 58.526 pesos fuertes, siendo el único General con mando en América en esta situación. Sin embargo a su retorno inmediatamente es llamado por el monarca para una nueva misión. El 4 de mayo de 1821 fue nombrado Capitán General de Castilla la Nueva, cargo que matuvo 18 meses durante el periodo de mayor furor revolucionario consiguiendo mantener el orden, sin embargo para no participar de la radicalización política dimitió de su cargo.

En julio de 1823 le fue encomendado su primer mando de Galicia a la entrada del ejército de los Cien Mil Hijos de San Luis al servicio de la Santa Alianza, y donde sufrió tentativas de asesinato por parte de Quiroga y los insurrectos. El gobierno constitucional, ya en el tercer año de la revolución del Trienio Liberal, le destituye de todos sus honores y empleo en el mes de agosto de 1823. Sólo la persona de Morillo mantuvo la lealtad de las tropas españolas que se unieron al ejército del Duque de Angulema. Se le dio el mando de la brigada francesa del conde de Bourk con la que rindieron las plazas de Vigo y La Coruña, restituyendo la paz en toda Galicia. Morillo consigue permiso para viajar a Francia por motivo de salud en el año 1824. Sin embargo, concluida la restauración de Fernando VII, tras la caída del trienio liberal en 1823, Morillo por su afinidad al bando constitucional es sentenciado por un tribunal "de purificación", mientras se encontraba de permiso en Francia, perdiendo sus cargos bajo un ambiente de intrigas y purgas en el gobierno español.
Primera Guerra Carlista

Después de algún tiempo, en 1832 nuevamente se hace cargo de la Capitanía General de Galicia, desempeñado en dos ocasiones, esta segunda vez en 1836, pero su deteriorada salud y la necesidad de su presencia en la corte lo obligaron a volver a Madrid. Participa en la Primera Guerra Carlista en apoyo de la reina regente Cristina, luchando en contra de los partidarios absolutistas de Carlos María Isidro de Borbón. No llega a ver el final de esta guerra, su deteriorada salud lo obliga a buscar atención en Bareges bajo permiso de la reina, y en estas circunstancias muere el 27 de julio de 1837 a la edad de sesenta y dos años, dejando a su viuda sin bienes y con cinco hijos menores. Refiriendo de él el historiador Rodríguez Villa:

Falleció este ilustre caudillo, tan rico en honores, como tan pobre en hacienda, que no pudo cubrir a su muerte la dote de su mujer, habiendo consagrado toda su vida a la grandeza e independencia de su patria y al servicio leal y desinteresado a su Rey. ¡Ejemplo digno de admiración y de eterna memoria por su elevado patriotismo y sus eminentes virtudes cívicas y militares!. 1 de Mayo de 1908. Rodríguez Villa.

Inicialmente fue enterrado en el cementerio de Luz-Saint Sauveur en París, hasta que por mediación del gobierno constitucional de la reina Isabel II fue trasladado al cementerio de San Isidro de Madrid el 8 de agosto de 1843, donde desde entonces reposan sus restos.

SU EXPEDIENTE:
Condecoraciones Ciento cincuenta acciones personales de guerra reconocidas, condecorado con once cruces de distinción, reconocidas cuatro heridas, dos mortales; alcanza la jerarquía de Teniente general; dos títulos de Castilla; dignidad de Prócer; Gran Cruz de Carlos III; Orden Militar de San Fernando, de Justicia, de Isabel la Católica, caballero de San Hermenegildo, regidor perpetuo de La Coruña.
Participó en Guerras Revolucionarias Francesas
Guerras Napoleónicas
Guerra de la Independencia española
Guerra de Independencia de Colombia
Guerra de independencia de Venezuela
Primera Guerra Carlista


Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 21:09

Excmo. Sr. D. Enrique Jose O'DONNELL ANETHEN General del Ejercito Español

Enrique José O'Donnell y Anethen (San Sebastián, 1769- Montpellier, 17 de mayo de 1834) fue un militar español de origen irlandés.

Descendiente de Calvagh O'Donnell, jefe del clan irlandés de los O'Donnell of Tycornell, su familia tuvo que abandonar Inglaterra tras la batalla del Boyne (1688). Su padre, Joseph O´Donnell, fue coronel del regimiento de Irlanda y su hermano, el general carlista Carlos O´Donnell y Anethan. Participó en la Guerra de la Independencia y ascendió al grado de mariscal de campo en 1809 y teniente general en 1810, siendo destinado a Cataluña como capitán general de la Región Militar.

Obtuvo el título de conde de La Bisbal como recompensa tras la batalla ocurrida en dicha localidad donde capturó al general francés François Xavier de Schwarz el 14 de septiembre de 1810. Posteriormente participó en la toma de la fortaleza de Santa Engracia, que se rindió a sus órdenes el 30 de junio de 1813.

Durante la restauración absolutista de Fernando VII fue un activo defensor de la causa real frente a los liberales y constitucionalistas gaditanos. En 1811 fue nombrado capitán general de Andalucía. Se enfrentó, sin éxito, al general Rafael de Riego en el contexto de la sublevación del Ejército de Ultramar, que debía partir a principios de 1820 hacia América para sofocar la rebeldía de las colonias americanas. Apartado de los círculos de poder durante el Trienio Liberal debió huir a Francia con la llegada de los Cien Mil Hijos de San Luis a pesar de sus convicciones absolutistas, dado que fue partidario de establecer un régimen sin presencia exterior. Murió poco después de recibir la amnistía para regresar a España.

Era tío del militar y político español Leopoldo O'Donnell. Un miembro de una rama familiar asentada en Austria fue el general Karl O'Donnell (1715-1771), que tuvo una participación destacada en la Guerra de los Siete Años.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 21:17

Excmo. Sr. Juan Jose Rafaèl Teodomiro O'DONOJÚ Y O'RYAN General del Ejercito Español


Juan José Rafael Teodomiro de O'Donojú y O'Ryan (Sevilla, España, 30 de julio de 1762 – Ciudad de México, 8 de octubre de 1821) fue un militar y gobernador español de ascendencia irlandesa.

Aunque es relativamente común que algunas fuentes lo señalen como el último virrey de la Nueva España, lo cierto es que Juan O'Donojú nunca ejerció dicho cargo. En cambio sí fue el último Jefe político superior de la provincia de Nueva España que fue nombrado por las autoridades de Madrid. Figuró como uno de los signatarios de los Tratados de Córdoba y del Acta de Independencia del Imperio Mexicano aunque España negó posteriormente que O'Donojú tuviera alguna potestad para reconocer en aquellos actos la independencia del antiguo virreinato.

Juan O’Donojú nació el viernes 30 de julio de 1762 en Sevilla. De ascendencia irlandesa, tanto su familia paterna como la materna habían llegado a España en la década de 1720 huyendo de las persecuciones contra los católicos iniciadas por Jorge I de Gran Bretaña y proseguidas por su hijo Jorge II. Ambas familias pertenecían a la nobleza católica irlandesa y de hecho Juan O´Donojú ingresó como caballero de la orden de Calatrava.

Juan fue el tercero de cinco hermanos concebidos en el segundo matrimonio de su padre, Richard Dunphy O’Donnohue, procedente de Glansfeshk, condado de Limerick; con Alicia O’Ryan, originaria del condado de Kerry. Sus hermanos fueron Ricardo Tomás, Mariana, Tomás e Isabel. Su padre había contraído matrimonio anteriormente en Marchena, cerca de Sevilla, el 19 de mayo de 1750, con Rosa María O'Macores.

Fue bautizado el 2 de agosto de 1762 en la parroquia del Sagrario de la catedral de Sevilla con los nombres de Juan José Rafael Teodomiro por el presbítero Gregorio Rodríguez de Hervás, siendo su madrina María Nicolasa O’Donojú, hermana de su padre. Luego de que le fueran enseñadas las primeras letras, Juan optó por seguir la carrera de armas, alistándose a los 20 años en el ejército español, en el que sirvió con un buen historial.

Fue ascendido por méritos en campaña hasta alcanzar el grado de Teniente General. Con motivo de la invasión napoleónica de España peleó en los sitios de Zaragoza como ayudante de caballería y fue capturado por las tropas del general francés Joaquín Murat, siendo conducido preso a Bayona, de donde escapó en 1811. Logró llegar a Cádiz, que en aquellos momentos era la única ciudad española libre de la ocupación francesa.

Las Cortes de Cádiz lo nombraron ministro de la Guerra por su condición de militar liberal a favor de la Constitución y por su destacada actuación contra los franceses. Al finalizar la contienda, con el regreso de Fernando VII y la restauración absolutista en España, O’Donojú fue sentenciado el 18 de octubre de 1814 a cumplir cuatro años de prisión en el castillo de San Carlos, en Mallorca, donde fue terriblemente torturado. No en vano tuvo un alto puesto en la masonería española, a la que estaban afiliados los más importantes militares liberales de su tiempo.

Juan de O´Donojú estaba en posesión de la gran cruz de la Orden de Carlos III y de la gran cruz de la Orden de San Hermenegildo.

Cuando en 1820 los liberales obligaron a Fernando VII a restablecer la Constitución, le ofrecieron a Juan O´Donojú la capitanía general de Andalucía, puesto en el que demostró su gran capacidad para el ejercicio de los cargos administrativos y militares. Posteriormente los liberales le otorgaron el encargo de reemplazar al virrey Juan Ruiz de Apodaca, aunque ocupando ahora el equivalente constitucional a aquel antiguo cargo: el de Jefe político superior de Nueva España, que el mariscal de campo Francisco Novella ostentaba en ese momento de forma interina.

Desde que en marzo de 1820 se restableciera la constitución habían quedado suprimidos todos los antiguos virreinatos coloniales. La constitución los había sustituido por provincias, de la misma categoría que las que se crearon en la península, y gobernadas por los llamados jefes políticos superiores. En 1821 el gobierno español nombró a Juan O´Donojú jefe político superior y capitán general de Nueva España. Llegó a Veracruz el 3 de agosto de 1821 y allí mismo prestó el juramento ceremonial y recibió los honores del cargo. Inmediatamente quedó enterado de la sublevación de Agustín de Iturbide en favor de la independencia mexicana, así como del Plan de Iguala. Estando en Veracruz dio una proclama dirigida al pueblo de la Nueva España, en la que manifestaba sus principios liberales.

Dirigió una carta a Agustín de Iturbide por conducto del teniente coronel Gual y del capitán Pedro Pablo Vélez, invitándolo a una conferencia en el lugar que aquél eligiera. Aceptada la proposición, Iturbide designó a la ciudad de Córdoba para la reunión. Marchó O'Donojú en un coche por el camino de Xalapa, acompañado por el coronel Antonio López de Santa Anna, y llegó el 23 de agosto a Córdoba. Al día siguiente se produjo la entrevista con Iturbide, en la que llegaron a un acuerdo con apenas algunas correcciones del plan de independencia, lo que se conoce como Tratados de Córdoba.

Los jefes militares españoles en el antiguo virreinato de Nueva España resistieron en las plazas de Ciudad de México y Veracruz, en la Fortaleza de San Carlos de Perote y en el Fuerte de San Diego de Acapulco. Pero bloqueadas esas plazas, todas terminaron capitulando menos México y Veracruz. El mariscal de campo español Francisco Novella, al mando de cerca de 8.000 hombres, se encontraba en Ciudad de México4 sitiado por el Ejército de las Tres Garantías, comandado por los generales Vicente Guerrero y Nicolás Bravo. Sabiendo que Novella hacía poco más de un mes que había asumido el cargo de "virrey provisional" después de derrocar mediante un golpe de estado a Ruiz de Apodaca, O'Donojú empleó su autoridad como jefe político superior nombrado por el gobierno español y ordenó a Novella retirar su ejército de la capital y replegarse hasta Veracruz.

El 13 de septiembre se concertó una reunión en la hacienda de La Patera, cercana a la Villa de Guadalupe, entre Iturbide, O'Donojú y Novella. Allí acordaron de inmediato suspender las hostilidades. El 15 de septiembre Novella reconoció a O'Donojú como jefe político superior y capitán general de Nueva España y éste dispuso que las tropas españolas abandonaran la capital mexicana.

Cuando las tropas realistas partieron rumbo a Veracruz, el brigadier trigarante José Joaquín de Herrera ocupó el Castillo de Chapultepec con una columna de granaderos y al día siguiente el general Vicente Filisola, con 4.000 hombres, entró en la ciudad de México.

Las tropas independentistas estacionadas en diferentes rumbos hicieron su entrada en la capital mexicana formando una columna, al frente de la cual iba Agustín de Iturbide. Era el jueves 27 de septiembre de 1821.

El Ejército Trigarante estaba formado por 7.616 infantes, 7.755 de caballería y 763 artilleros con 68 cañones. Al día siguiente se instaló la Junta Provisional Gubernativa compuesta por 34 personas, la cual después de decretar el Acta de Independencia del Imperio Mexicano, nombró una regencia compuesta por Agustín de Iturbide como presidente, Juan O'Donojú como primer regente y Manuel de la Bárcena, José Isidro Yáñez y Manuel Velázquez de León como 2°, 3° y 4° regentes, respectivamente, quedando así consumada la Independencia de México.

El 8 de octubre de 1821, mientras se encontraba en Ciudad de México, Juan O'Donojú murió de forma súbita a la edad de 59 años, diagnosticado de pleuresía, aunque también se dijo que pudo haber sido envenenado. Fue sepultado con honores de virrey en la catedral de México.

Las tropas que permanecían atrincheradas en el fuerte de San Juan de Ulúa, lo único que sobrevivía de la administración española en México, quedaron tras la muerte de O´Donojú al frente de Francisco Novella, aunque este nunca recibió oficialmente el nombramiento de jefe político superior. En 1822 Francisco Lemaur es nombrado interinamente por el monarca Capitán General y Jefe Político Superior de Nueva España, aunque este nunca ejerció el cargo que con la independencia de México dejó de existir.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 21:22

Excmo. Sr. D. Arturo O'NEILL O'KELLY General del Ejercito Español

Arturo O'Neill y O'Kelly (1749-1814), fue un militar naturalizado español, nacido en Irlanda y fallecido en Madrid. Fue gobernador, capitán general e intendente de Yucatán durante siete años (1793-1800) y después nombrado marqués del Norte en premio por sus servicios a la corona española.1

Ingresó al ejército real español muy joven durante el reinado de Carlos IV de España. Alcanzó los grados de teniente general y mariscal de campo. Prestó sus servicios en la campaña de Portugal de 1762. Estuvo después en la guarnición de Orán y más tarde, en 1775, en la expedición contra Argel. Estuvo presente en la campaña contra Brasil en la que contribuyó a la toma del fuerte de Santa Cruz, en la isla de Santa Catalina, de la cual fue gobernador hasta el final de la guerra.1

Fue nombrado gobernador y capitán general de Yucatán el 13 de diciembre de 1792, ampliándosele el cargo con la intendencia el 20 de enero de 1793, tomando posesión del mismo el 29 de junio de 1793. Sustituyó a José Sabido de Vargas, quien ejercía el cargo de forma interinaria, tras el asesinato del propietario Lucas de Gálvez, ocurrido el 22 de junio del año anterior. Durante su gobierno tomó medidas urgentes para evitar la propagación de la hidrofobia que llegó a representar un riesgo de salud pública en Yucatán. Amplió la dotación de maestros para las escuelas. También tuvo que hacer frente al contrabando que se hacía en toda la provincia procedente de Cuba y las islas del mar Caribe.

Enfrentó el acoso de los filibusteros ingleses en Walix (Belice) donde condujo una expedición cuyo mal fin dio lugar para la creencia de que Inglaterra había conquistado los territorios orientales de la península. Llevó a cabo el decomiso del barco La Bella Juana en San Francisco de Campeche.

Escribió una obra titulada Descripción, población y censo de la Provincia de Yucatán en la Nueva España en 1795, que no llegó a imprimirse.

Ejerció el cargo de gobernador hasta el 19 de octubre de 1800 en que lo entregó a Benito Pérez Valdelomar. De regreso en Madrid fue designado ministro del Real y Supremo Consejo de la Guerra. Falleció en Madrid el 9 de diciembre de 1814 y fue enterrado el día 11, en un nicho del camposanto de la Puerta de los Pozos.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 21:28

Excmo. Sr. D. Juan O'NEYLLE Teniente Generál del Ejercito Español


Juan O'Neylle (1765-24 de febrero de 1809) fue un militar español.

Al fallecer su padre en 1792, era ya teniente coronel de infantería y comandante del tercer batallón del Regimiento de la Princesa.

Participó en las guerras del Rosellón y Cataluña. Por su valor, en mayo de 1808 era ya mariscal de campo y gobernador propietario de la plaza de Jaca.

Fue llamado por José de Palafox y Melci, desembarcó en Valencia, trasladándose a Aragón al frente de las divisiones valenciana y murciana, cuya aproximación obligó a Lefèbvre a levantar el primer sitio y retirarse con sus tropas a Navarra.

Palafox le encomendó la persecución de esta retirada junto al marqués de Lazán, obligando a los franceses evacuar Tudela, O'Neylle derrotó a una fuerte columna francesa en Nardués.

Reunidos los ejércitos de Andalucía, Francisco Javier Castaños, y Reserva, Palafox, participaron en la desastrosa batalla de Tudela el 23 de noviembre de 1808, ganada por Jean Lannes. Las divisiones de O'Neylle y Saint-Marcq se retiraron a Zaragoza.

Ascendió a teniente general por su conducta en Tudela, compartió con Palafox, de quien fue segundo en el mando, todos los riesgos y trabajos del segundo asedio, teniendo parte principal en la organización de las tropas y vigilancia. Participó personalmente en la batalla del Arrabal (21 de diciembre de 1808), en la cual las baterías españolas, y las divisiones valenciana y murciana, rechazaron repetidamente los ataques de la división de Gazán, obligada a retirarse.

También intervino en la salida efectuada el 25 del mismo mes. Los sitiadores habían tendido un puente de barcas desde el soto de Almozara a la opuesta orilla del Ebro, para mantener la comunicación entre su campamento de la Bernardona y la división de Gazán. A este efecto ocuparon los franceses el soto de Mezquita, donde intentó atrincherarse, O'Neylle acudió al frente de 4000 soldados, logró de momento arrojar a los imperiales, pero no pudo conservar el puente de barcas, resultando este esfuerzo por completo estéril.

En los últimos días de enero de 1809 yacía en el lecho, enfermo de la epidemia de tifus reinante, pero llegada la capitulación, fue tan grande su pena y el aplastamiento que esta noticia le produjo, que se dejó morir. Juan O'Neylle murió a los 43 años de edad, el 24 de febrero de 1809, siendo enterrado en la basílica del Pilar.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 21:40

Excmo. Sr. D. Vicente María CAÑAS Y PORTOCARRERO General del Ejercito Español

Vicente María Cañas y Portocarrero, duque del Parque.

Nacido en Valladolid en 1750. Hijo del duque del Parque (al que sucede en 1794) y de la marquesa de Castrillo. En agosto de 1792 siendo ya marqués del Castrillo y Grande de España, es comisionado para levantar el regimiento ligero de Voluntarios de Tarragona, del que se convierte en su primer coronel.

Al iniciarse la Guerra contra la Convención combate con su regimiento en el frente del Rosellón. Participa en la batalla de Masdeu, siendo ascendido posteriormente a brigadier (6-VII-1793). Ese mismo año interviene en numerosas acciones distinguiéndose en ocasiones como la retirada de Canoes (al mando de tropas ligeras), la defensa de las alturas de San Cristóbal, la defensa de Puig de Oreille y la captura de Port Vendres, St. Elme y Collioure. Al año siguiente es ascendido a mariscal de campo (12-IV-1794), siendo capturado en la defensa de Collioure (26-V-1794).

En 1798 fue nombrado teniente general (13-IX) pocos días después de ser designado como embajador en Rusia. No llegó a ocupar el cargo ya que Rusia declaró la guerra a España en 1799 (por ser España aliada de Francia).

En 1807 es nombrado capitán de la 3ª compañía de Guardias de Corps. Como tal es uno de los incitadores del motín de Aranjuez en 1808, para más tarde acompañar a Fernando VII a Bayona. Inicialmente acepta a José Bonaparte y es confirmado en su puesto por el nuevo rey, pero tras Bailén se pasa al bando patriota. Se ofrece a servir en la defensa de Madrid (diciembre, 1808) escapando de la capital antes de la capitulación.


En 1809 recibe de la Junta Central el mando de la 1ªdivisión (5000 h.) del reorganizado Ejército de Extremadura del general Cuesta. La Junta de Extremadura protestó por el nombramiento del duque del Parque al reprocharle su actitud en Bayona. Rápidamente se estrena en combate ya que su división es atacada en Mesas de Ibor (17-III) por la división francesa Leval. Superado en número, del Parque se retira tras causar 500 bajas al enemigo pero perdiendo 600 hombres y su artillería al tener que retirarse por terreno montañoso. Al frente de su división combate en la desastrosa batalla de Medellín (28-III) en el centro-izquierda español, llegando a rechazar en ella una carga de dos regimientos de dragones. La “lluvia de honores” a los derrotados de Medellín, le supuso la concesión de la Gran Cruz de Carlos III.

Fallecido Vives, le sustituye como capitán general de Castilla la Vieja (9-V-1809) tomando el mando de la fortaleza de Ciudad Rodrigo. En septiembre es nombrado para sustituir al marqués de la Romana al frente del Ejército de la Izquierda. Del Parque reúne una parte de dicho ejército en Ciudad Rodrigo y sale inmediatamente en dirección a Salamanca, zona que defiende el general francés Marchand que sale a su paso. La ofensiva de Del Parque es el primer eslabón de la gran ofensiva otoñal de la Junta Central que culminara en la campaña de Ocaña. Tras varias marchas y contramarchas, del Parque opta por replegarse a Tamames a una posición que ha reconocido previamente como apta para dar batalla.

En la batalla de Tamames (18-X-1809) del Parque contaba con casi 21.500 hombres por los cerca de 13.200 de Marchand, aunque los franceses eran bastante más experimentados. Tras reconocer la fuerte posición española, Marchand optó por hacer su esfuerzo principal contra la izquierda en la que hubo una dura lucha entre los atacantes y la división defensora (la Carrera). La izquierda española vacila cuando la caballería que la apoya es derrotada por la homóloga francesa pero la oportuna llegada de refuerzos de la reserva que mantiene del Parque salva la situación. El centro y la derecha españolas sufren ataques pero de menor entidad que pueden rechazar con relativa facilidad. La falta de caballería impide explotar adecuadamente la victoria pero aun así los franceses habían perdido el doble de hombres: 1.300-1.500 por 700 bajas españoles.

Tras la batalla recibió Del Parque refuerzos hasta sumar los 26.000 hombres y marchó para tomar Salamanca. Tras dos semanas allí, tiene que abandonarla. La misión está cumplida y los franceses han concentrado cerca de 20.000 hombres en la región para hacer frente al ejército del duque.

Tras hacer huir a la guarnición francesa de Alba de Tormes, Del Parque se dirigió contra Medina del Campo donde había localizado a cerca de 10.000 franceses de las fuerzas de Kellermann. La intención de Del Parque era impedir la completa unión de las fuerzas de Marchand y Kellermann, y además cortar la línea Madrid-Valladolid; con ello desoía las instrucciones de la Junta de descender hasta el valle del Tajo y unirse a las fuerzas de Alburquerque en las operaciones contra Madrid.

Del Parque combate con los franceses en el Carpio (23-XI) rechazando a los franceses en una acción que cuesta a los españoles 150 bajas y alguna más a los franceses. Kellermann se apresura a concentrar todas las fuerzas disponibles en la región, reuniendo cerca de 13.000 infantes y 3.000 de jinetes. A la vez el ejército español recibe la noticia de la derrota de Ocaña y desmoralizado se decide la retirada.

Kellermann alcanza a Del Parque en Alba de Tormes (28-XI). Los españoles están desordenados buscando raciones y Kellermann manda a sus 3.000 jinetes en vanguardia. La caballería española (800) es arrollada como también lo es la primera división española que recibe el impacto de los jinetes franceses. El desastre completo se conjuró por la oportuna actuación del ala izquierda española (Carrera y Mendizabal) que lograron rechazar varias cargas de caballería. Del Parque perdió completamente el control del ejército y fue afortunado de perder sólo 3.000 hombres entre los caídos en la batalla y los dispersos en una retirada desorganizada.

Del Parque retira el ejército hasta la zona de Ciudad Rodrigo y Badajoz, devolviendo el mando al marqués de la Romana en enero.


Entre noviembre de 1810 y noviembre de 1811 ejerce de comandante general de las Islas Canarias. De regreso a la Península a principios de 1812 se convierte en uno de los generales asesores de la Regencia. Tras la destitución del general Ballesteros (finales octubre, 1812) tiene que hacerse cargo en noviembre del 4º Ejército en Andalucía (+20.000 hombres), renombrado como 3er Ejército en 1813. Tras avanzar hasta la Mancha, el abandono de Madrid de José Bonaparte, hace que el ejército sea redirigido a apoyar las operaciones en el Levante Peninsular.

Del Parque y Elío (2º Ejército) debían coordinarse para atacar la línea del Júcar defendida por el general Harispe. Del Parque (12.000 hombres) aceptó la misión de realizar un ataque frontal mientras su compañero atacaba el flanco de la línea. El resultado fue la derrota del duque en la acción de Carcaixent (13-VI) sufriendo 700 bajas.

La retirada francesa permitió a ambos generales entrar en Valencia. Del Parque continua hasta el Ebro derrotando en Amposta (10-IX) a una fuerza francesa que intenta impedirle el paso. Siguiendo órdenes de Wellington remonta el Ebro en dirección a Tudela y de allí pasa a bloquear la guarnición francesa de Pamplona. Al poco de llegar cesa en el mando el duque del Parque a causa de sus achaques.

De tendencias liberales, Del Parque se refugió en Cádiz durante la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis (1823). Fernando VII se vengó, privándole de todos sus cargos y honores. Moriría en 1824 cuando permanecía en Madrid en situación de arresto.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 21:50

Excmo. Sr. D. Teodoro REDDING von BIBEREGG General del Ejercito Español

Teodoro Reding von Biberegg (alemán: Theodor von Reding von Biberegg; Schwyz, Suiza, 5 de julio de 1755 – Tarragona, España, 23 de abril de 1809) fue un general español, héroe de la Guerra del Rosellón y la Guerra de la Independencia Española.

Comenzó su carrera militar en el Ejército español en 1768, cuando entra a servir en el Regimiento Suizo de Reding nº 3, con el que se distinguirá en las campañas de Menorca, el Rosellón -por la que asciende hasta mariscal de campo- y Portugal.

Fue gobernador de Málaga (1806–1808), cargo en el que destacó por sus acciones en pos del bienestar de la ciudad. En 1808, cuando se inicia la Guerra de la Independencia, preside la Junta de Málaga y es nombrado jefe de las tropas del Reino de Granada y luego, en unión con el general Francisco Javier Castaños, queda como comandante general de la 1ª División del Ejército de Andalucía. En la batalla de Bailén será quien mande a las tropas españolas, siendo, por tanto, el artífice de la primera victoria sobre un cuerpo de ejército de Napoleón en toda Europa.

Destinado posteriormente al frente de Cataluña, intentó reorganizar sus fuerzas al asumir el mando supremo, sustituyendo al general Vives, y consiguió disponer de unos 30.000 hombres, pero fue derrotado por Gouvion Saint-Cyr cerca de Valls.

Reding resultó herido y fue llevado a Tarragona, donde murió dos meses después a causa de una infección de tifus, el 23 de abril de 1809. Fue la primera persona enterrada en el Cementerio de Tarragona.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 17 Feb 2016 23:10

Hola a todos:

Me permito indicaros a los que seais amantes de la historia novelada, de la época del imperio romano, la aparición de un nuevo título de Ben Kane, Aguilas en Guerra, va sobre las guerras de Augusto en Germania, en concreto sobre la aniquilación de las legiones XVII y XVIII mandadas por Quintilio Varo, es bastante bueno y tiene algunos otros títulos igualmente interesantes.

Un Saludo
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.


Volver a “Historia Militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados