HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

La historia se escribe con fuego: todo sobre operaciones militares, tácticas, estrategias y otras curiosidades
Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 09 Mar 2018 23:29

Excmo. Sr. D. Pablo ARREDONDO ACUÑA Capitán de Infantería de la Legión Española, Caballero Bilaureado)


19 de noviembre: Teniente de Infantería Pablo Arredondo Acuña en De Xeruta a Zoco Arbaa. El Capitán Arredondo Acuña, en el repliegue de la columna del general Serrano desde Xeruta al Zoco-Arbáa, se destacó por su heroico comportamiento ofreciendo su vida a la Patria. Mandaba la primera Bandera del Tercio, y apenas iniciado el movimiento, bajo un violento temporal de agua y viento, la columna fue atacada con gran intensidad por numeroso enemigo de las cabilas de Xeruta y otras próximas a Xauen y Dar Accoba.

Muerto el general Serrano y ocupado por los moros los puestos de protección prematuramente abandonados por la columna, en uno de cuyos últimos escalones iba la citada Bandera, tuvo que continuar su marcha en condiciones muy desfavorables. Acentuando el ataque del enemigo sobre la primera compañía de la Bandera, que ocupaba el puesto de mayor peligro, el Capitán Arredondo tomó el mando de esta unidad, entablando desesperada lucha en circunstancias cada vez más desventajosas por las numerosas bajas sufridas y el incremento constante que el enemigo recibía.

Herido el Capitán, sigue alentando a su gente con notable ejemplo de espíritu y valor, y conteniendo al enemigo, pudo retirarse la compañía de ametralladoras y la segunda de la Bandera, recibiendo una segunda herida que le ocasiona honrosa muerte en el campo de batalla.

El Capitán Arredondo Acuña ya había sido distinguido anteriormente con una Cruz Laureada de San Fernando, siendole impuesta la segunda con ocasión del hecho de armas relatado.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 01:33

Excmo. Sr. D. José GARCIA MARCOS (Sargento de Ingenieros del Ejercito Español, Caballero Laureado)


Cruz Laureada San Fernando. Concedida por Real Orden de 8 de noviembre de 1932 (Diario Oficial núm. 264) por sus méritos en la retirada de Zoco el Arbaa de Beni Hassan el 12 de diciembre de 1924.

Nació en 1899 en Archena (Murcia), ingresando como soldado de reemplazo en el 4º Regimiento de Zapadores, en 1921. Ese mismo año era destinado al Batallón expedicionario con destino a Melilla, donde realiza con su compañía numerosos trabajos de fortificación, en muchas ocasiones bajo fuego enemigo. En 1922 era destinado al Centro Electrotécnico y de Comunicaciones, pasando al año siguiente a la Unidad Automovilista de Campaña de Melilla. En ese mismo año de 1923 ascendía a Sargento de Ingenieros. Después de haber sido hacho prisionero, según se relata a continuación, fue liberado en 1926. En 1927 era destinado al Regimiento de Radiotelegrafía y Automovilismo, permaneciendo en el mismo hasta 1931 en el que pasaba al Grupo de Alumbrado e Iluminación. En agosto de ese mismo año pasaba a la situación de retirado.

El 12 de diciembre de 1924, durante la retirada de Zoco el Arbaa de Beni Hassan a Tarranés, era el conductor y jefe del camión blindado número 6. Su misión era la de proteger la citada retirada, cuyo servicio realizó con gran valor y heroísmo, defendiendo su vehículo durante 48 horas, de un enemigo muy superior en número y armamento, hasta que deteriorado por completo el coche, debido a los fuegos de fusil, granada y cañón del enemigo, agotadas por completo las municiones, heridos y fuera de combate casi todos sus hombres, con los cinco que le quedaban útiles (de los nueve que componían la dotación), no sin antes haber inutilizado las dos ametralladoras del camión, emprendió la retirada. Durante la marcha fue sorprendido por el enemigo, hecho prisionero y conducido a la zona del Rif.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 01:44

Excmo. Sr. D. Federico ARTEAGA PASTOR (Capitán Médico del Cuerpo de Sanidad del Ejercito Español, Caballero Laureado)


– Don Federico Arteaga Pastor. Capitán médico.

Al acudir una columna en auxilio de las fuerzas que ocupaban el Zoco Telata, el 13 de diciembre de 1924, fue atacada por un enemigo muy superior, que ocasionó numerosas bajas, a las que atendió el capitán Arteaga en la misma línea de guerrillas, quien a pesar del certero fuego del contrario no se separaba de los heridos hasta que eran curados y evacuados. Al acudir en auxilio de un soldado, que se hallaba aislado y, al parecer, herido, fue rodeado por un grupo de diez o doce moros, apresado y conducido más tarde hacia el blocao de Tuila, que estaba sitiado, intimidándole el enemigo a que subiese a la alambrada y dijera al jefe de esta posición que era el capitán encargado de su evacuación, a lo que se negó terminantemente, aun cuando lo maltrataron y amenazaron de muerte.

Ante tan decidida actitud le llevaron al poblado de Amsot, donde pasó la noche, y al otro día a la kabila de Anyera, en la que permaneció prisionero hasta el 28 de enero siguiente, que fue liberado

Posteriormente este oficial presto sus servicios como comandante médico en la División Azúl

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 01:55

Excmo. Sr. D. Sebastián MOLL DE ALBA (Tte. Coronel de Infantería del Ejercito Español, Caballero Laureado)


Al frente del Regimiento, y en el combate librado entre Ain-Yir y Telata de Anyera, el día 13 de diciembre de 1924, encontró gloriosa muerte el teniente coronel Don Sebastián Moll de Alba, que fue condecorado “a título póstumo” con la Cruz Laureada de San Fernando. En dicho combate y al acudir en socorro de su teniente coronel y padre, fundidos en un mortal abrazo, encontró también la muerte el jovencísimo Alférez que era su hijo y ayudante.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 01:59

Excmo. Sr. D. Mariano ASCOZ y CABAÑERO (Coronel de Infantería del Ejercito Español, Sargento al alcanzar la Cruz Laureada)


18 de enero: Sargento Mariano Ascoz y Cabañero, condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando de 2.ª clase. Era comandante de la posición de apoyo de Kudia Tahar. Al mando de 21 hombres resistieron en sus blocaos hasta que estos fueron destruidos por el fuego directo de las piezas rifeñas, entonces se refugiaron entre las rocas, y al ser atacados por los rifeños en masa, repelieron el ataque cargando a la bayoneta.

Con 5 heridas, todas ellas gravísimas, y el uniforme hecho jirones para vendarlas, el sargento cubrió solo la retirada de sus hombres cuando la defensa del puesto fue imposible. Sin municiones, e inerme ante los rifeños, se negó a ser capturado saltando en un profundo barranco. Varios días después, las columnas libertadoras consiguieron rescatarle, gravísimo, pero vivo. Tras un año de cuidados médicos se reincorporó a su puesto llegando alcanzar el puesto de coronel.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 02:03

Excmo. Sr. D. Manuel RAPELA RODRIGUEZ (Cabo de Infantería del Ejercito Español, Caballero Laureado)


Manuel Rapela Rodríguez.

Cabo del Batallón de Cazadores de Montaña de Mérida. Al realizar la descubierta al mando de cinco soldados, fue sorprendido por el enemigo, recibiendo tres heridas de bala, una de ellas grave en el pecho, sobreponiéndose a ellas y repeliendo el ataque hasta que salieron en su ayuda fuerzas de la posición, permitiendo así recuperar a los heridos y al armamento. La importancia de sus heridas le obligaría a pasar al Cuerpo de Inválidos, en el que llegó al empleo de oficial.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 20:47

Excmo. Sr. D. Ignacio MOYANO ARIZTEGUI (Teniente de Artillería del Ejercito Español, Caballero Laureado)


Se concede la Cruz Laureada de la Real y Militar Orden de San Fernando al Teniente de Artillería Ignacio Moyano Ariztegui, por su comportamiento en el hecho de armas ocurrido en la Bahía de Alhucemas el día 20 de Agosto de 1925.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 21:19

Excmo. Sr. D. Joaquín PLANELL RIERA ( Capitán de Artillería del Ejercito Español, Caballero Laureado)


Planell Riera, Joaquín
Vitoria, Álava, 22 de septiembre de 1891 - Madrid, 3 de julio de 1969

Hijo de un general de artillería de origen catalán, a los catorce años sentó plaza como educando de banda. Ingresó en la Academia de Artillería en julio de 1910, finalizando sus estudios y ascendiendo a primer teniente con el número uno de su promoción en julio de 1915.

Joaquín Planell era uno de los numerosos artilleros que en esos años unía a sus condiciones de buen militar un alto nivel técnico en aspectos como la química industrial o la siderurgia, que eran imprescindibles para la dirección de las fábricas militares de pólvoras o armamento, cometido asignado al Arma de Artillería. Esta competencia técnica era compartida por su hermano Francisco, gran experto y autor de varios libros sobre el empleo industrial de la electricidad, que fue director de la Compañía de Tranvías de Barcelona y catedrático en la Escuela Industrial de la Ciudad Condal.

Tras un primer destino en el 1.er Regimiento de Artillería de Montaña con guarnición en Barcelona, Joaquín Planell fue destinado al año siguiente en comisión a la Fábrica de Artillería de Trubia, iniciando unas actividades técnicas que solo abandonaría en reducidos periodos de su vida profesional. Simultaneándolo con su destino en Trubia, Planell tomó parte en diversas comisiones tanto en España como en el extranjero, pasando desde el asesoramiento para la fabricación del acero al cromo-níquel en los altos hornos de Bilbao al estudio en Estados Unidos de los procedimientos en vigor en el ejército norteamericano para el empleo de los gases o la elección del emplazamiento más adecuado para la instalación de una fábrica de agresivos químicos en territorio español.

Planell, junto con el también artillero Juan Izquierdo Crosselles, fue uno de los principales expertos dentro del ejército español en la fabricación y empleo táctico de los gases como arma de guerra. Si en su momento el uso de agresivos químicos en Marruecos pasó casi desapercibido, en la actualidad constituye uno de los aspectos más controvertidos de la actuación militar de España en su zona de protectorado. En realidad, las cantidades de gas empleadas, sus resultados inmediatos y sus efectos a largo plazo están muy por debajo de las cifras exageradas proporcionadas por algunos autores sensacionalistas o poco meticulosos en sus investigaciones.

Cuando, tras el desastre de Annual, el Gobierno español inició una decidida actuación para recuperar el territorio perdido en la zona oriental del Protectorado, la utilización de gases fue uno de los recursos a los que se acudió para tratar de domeñar la resistencia rifeña.

Inicialmente se utilizó la cloropicrina, gas lacrimógeno y estornudógeno, proporcionado por la casa francesa Schneider, junto con los obuses de 155/13 comprados por España y empleados en Marruecos desde 1922. Los proyectiles se cargaban con la cloropicrina en un pequeño taller instalado por la casa Schneider cerca de Melilla. Los efectos de estos proyectiles eran muy limitados, por lo que se decidió el uso de gases más letales (iperita) así como su lanzamiento no por medio de piezas de artillería sino por aviones, lo que amenazaba no solo las zonas de contacto sino el conjunto del territorio rebelde.

Simultáneamente al empleo de los gases en Marruecos, en España se decidía, con el respaldo personal del rey Alfonso XIII, la construcción de una gran factoría que proporcionase al ejército español todo tipo de gases de uso militar. Planell participó en la comisión que eligió el emplazamiento para la que sería bautizada como Fábrica Nacional de Productos Químicos Alfonso XIII, escogiendo el paraje de la Marañosa, cerca de Madrid.

Hugo Stoltzenberg, un químico y empresario alemán que durante la Primera Guerra Mundial había formado parte del equipo responsable de la fabricación de gases tóxicos, ganó el concurso para la puesta en funcionamiento de la factoría. Asimismo, se encargó de adaptar las instalaciones del taller de Melilla y de proporcionar los componentes para la fabricación en el mismo de iperita. Stoltzenberg era un personaje que se movía al límite, si no al margen, de la legalidad. Desde Alemania, había exportado gases tóxicos a terceros países, algo prohibido a Alemania por el Tratado de Versalles. En relación con la fábrica de la Marañosa tuvo la habilidad de percibir el total de la cantidad del contrato antes de entregar al ejército español unas instalaciones incompletas y defectuosas que nunca llegaron a producir ningún gas salvo en pequeñas cantidades y de forma experimental. En definitiva, un fiasco o una estafa.

Por otra parte, después de las modificaciones llevadas a cabo por los empleados de Stoltzenberg, el taller de gases de Melilla era para sus operarios un lugar más peligroso que los lugares atacados con los proyectiles de iperita que allí se producían. Pronto, desde la Comandancia General de Melilla se requirió la presencia de oficiales de Artillería que diesen solución al problema. Uno de ellos fue Joaquín Planell, capitán desde enero de 1919, quien a finales de marzo de 1924 fue destinado a Melilla al mando de una de las baterías de obuses Schneider que disparaban proyectiles cargados con gas.

Ya en Melilla se le agregó al aeródromo de Nador, donde impartió a los pilotos conferencias sobre el empleo y precauciones con la iperita, realizando ensayos de lanzamiento de bombas de iperita fesde avión, modo de empleo que tan solo los británicos habían experimentado, pocos meses antes, en Mesopotamia contra las tribus rebeldes.

Durante los meses de mayo, junio y julio de ese mismo año Planell participó, como observador, en varios bombardeos sobre diversos objetivos en las proximidades de la bahía de Alhucemas, en especial en territorio de la cabila de Beni Urriaguel, incluyendo Axdir, lugar donde se encontraba la casa de Abd el-Krim. En ese mismo periodo dirigió la descontaminación de lugares afectados por explosiones accidentales de bombas de iperita, sufriendo la ulceración del ojo derecho, citado como distinguido en varias ocasiones en la Orden de la Comandancia General de Melilla.

Como se apuntaba más arriba, el total de gases tóxicos empleados por el ejército español en Marruecos fue muy reducido en comparación a las cantidades utilizadas por los beligerantes durante la Primera Guerra Mundial.

La cloropicrina, de la que la casa Schneider proporcionó cincuenta mil litros, era un gas lacrimógeno y estornudógeno que podía ser mortal en locales cerrados. En la actualidad se utiliza como insecticida agrícola y sus efectos en Marruecos fueron muy limitados, dada la forma de combatir de los rifeños. En la práctica, afectaba más a las guarniciones de las posiciones españolas, que no podían abandonarlas, que a los rebeldes, que se dispersaban ante el primer indicio de aparición de gas.

El total de iperita fabricada en Melilla oscilaría entre los treinta mil a cincuenta y cinco mil kilogramos, que daría para la carga de unos cuatro a siete mil proyectiles de artillería de 155 mm o de las bombas de aviación más utilizadas, que pesaban veinte kilogramos, incluida la carcasa. A pesar de lo afirmado por autores como Balfour, ni la fábrica de la Marañosa ni cualquier otra fábrica en España llegó a producir gas que se emplease en Marruecos.

El atraso industrial de España solo permitía que se fabricase en Melilla, empleando los componentes
proporcionados por Stoltzenberg.

A la cloropicrina y la iperita hay que sumar cuatrocientas bombas cargadas con fosgeno, entregadas al ejército por la Armada, con probable origen británico. El empleo de gases por bombardeo aéreo se concentró en zonas y periodos bien determinados. En la primavera de 1924 se empleó, combinando iperita y proyectiles incendiarios, en la zona de Alhucemas, en especial sobre la cabila de Beni Urriaguel. Estos bombardeos respondían a un plan que trataba de paralizar las actividades económicas de la cabila más activa en la resistencia, impidiendo la recogida de las cosechas y la celebración de los zocos. La ejecución del plan fue un fracaso, ya que bombardear la zona de Alhucemas desde Melilla llevaba a los aviones de la época al límite de sus posibilidades, quedando pronto muchos de ellos fuera de servicio.

En el otoño de 1924, a causa de las operaciones de repliegue de Xauen y los intentos para evacuar las numerosas posiciones aisladas, el grueso de la aviación española se empleó en la zona occidental, lanzándose una cierta cantidad de bombas de iperita y fosgeno.

En septiembre de 1925, para apoyar el desembarco, la aviación volvió a centrarse en objetivos en la bahía de Alhucemas, atacando con bombas de iperita la artillería y las concentraciones de tropas rifeñas.

Finalmente, en las fases finales de la campaña, ya en la primavera de 1927, volvieron a emplearse gases para atacar a los últimos grupos de rebeldes recalcitrantes que se refugiaban en los lugares más inaccesibles de la complicada orografía del Rif.

Junto a la aviación, los obuses Schneider de 155 mm fueron las únicas piezas de artillería española en condiciones de disparar proyectiles cargados con gas. Su uso se restringía a ocasiones muy concretas. Al parecer, se utilizaron en alguno de los intentos de abastecer las posiciones de Tizzi Aza, durante el desembarco de Alhucemas, ocasión en la que se instalaron en el Peñón dos de las tres baterías de este tipo disponibles para realizar contrabatería sobrela artillería rifeña. Un último uso de gas por esta pieza de artillería tuvo lugar durante el mes de diciembre de 1925 para tratar de acallar el cañón bautizado como «El Felipe», que los rebeldes habían emplazado en una cueva en el monte Bozeitún, al sur de Tetuán, y con el que bombardeaban indiscriminadamente la ciudad.

Comparando las cantidades de gas tóxico aquí apuntadas con lo consumido en cualquiera de las batallas libradas en los frentes de Francia o Flandes se deduce lo poco fundado de las campañas sobre el uso de gas venenoso por parte del ejército español. Tan solo en el primer día de la guerra en que los alemanes utilizaron gases tóxicos, el 22 de abril de 1915, en el sector de Ypres, emplearon cerca de ciento setenta mil kilogramos de cloro. En conjunto se estima que entre todos los contendientes en la Primera Guerra Mundial se emplearon ciento veinticuatro mil toneladas, en su mayor parte en el frente occidental, cantidad ingente comparada con las escasas noventa a cien toneladas de todos los tipos de gas empleadas por España en Marruecos.

Volviendo a la figura del biografiado, en el número de marzo de 1925 de la Revista de Tropas Coloniales, en un artículo titulado «El empleo táctico de la artillería», Planell daba respuesta a otro del mismo título que dos meses antes había publicado en la misma revista el entonces teniente coronel Franco. En su artículo, Franco se quejaba de la carencia de espoletas a tiempos y de proyectiles incendiarios y fumígenos que facilitasen la actuación de la infantería en las operaciones en Marruecos. Planell, coincidiendo en lo fundamental con Franco, proponía el empleo de proyectiles de fósforo con espoleta a tiempo, que simultaneaban la generación de humo con la caída de numerosos fragmentos de fósforo incandescente, combinación que juzgaba dispersaría cualquier concentración de harqueños enemigos.

Quizás a causa de este artículo, a finales de marzo fue comisionado al Taller de Gases, para proceder a la carga de proyectiles fumígenos, realizando una demostración de sus efectos ante el comandante general de Melilla. El día treinta del mismo mes, por una avería en uno de los aparatos de carga del Taller de Gases, se produjo una fuga que le alcanzó el pie izquierdo y ambos ojos, causándole quemaduras que le forzaron a ingresar en el hospital Docker de Melilla durante más de cuatro semanas.

El 17 de julio de 1925 fue destinado al Peñón de Alhucemas, tomando el mando de las baterías de artillería del mismo. A partir del día 20 de agosto el Peñón fue fuertemente hostilizado por la artillería rifeña. Planell repelió el fuego con todas las piezas disponibles. En el curso de esta acción, durante la madrugada del día 21 de agosto, fue alcanzado por un cascote de metralla, que le produjo una herida leve en el brazo izquierdo y otra muy grave en la cabeza con perforación del cráneo. A pesar de estas heridas, se negó a ser evacuado y continuó dirigiendo el fuego de sus baterías hasta que cesó el de las piezas enemigas. Por esta acción se le otorgó la Cruz Laureada de San Fernando, máxima recompensa militar.

A causa de estas heridas no se reincorporó al servicio hasta enero de 1926, encomendándosele el mando de una batería de montaña en la Comandancia General de Ceuta. En mayo del mismo año fue destinado a Barcelona, al Regimiento de Plaza y Posición n.º 2.

En octubre del mismo año, en consideración a los méritos contraídos en las operaciones desarrolladas entre agosto de 1924 y julio de 1925, fue ascendido por méritos de guerra al empleo
de comandante. Planell fue de los artilleros disciplinados que acataron la orden de Primo de Rivera de obligada aceptación de los ascensos por méritos, a pesar del juramento de renuncia a los mismos que todos los oficiales de Artillería realizaban al salir de la Academia. En diciembre de 1930, tras la caída de Primo de Rivera, Planell renunció al ascenso, volviendo al empleo de capitán.

En enero de 1927 fue destinado a la Fábrica Nacional de Productos Químicos Alfonso XIII, donde trató de poner en funcionamiento las defectuosas instalaciones dejadas por Stoltzenberg.

En diciembre de 1928, como consecuencia de los enfrentamientos entre Primo de Rivera y el Arma de Artillería, Joaquín Planell solicitó el pase a la situación de disponible voluntario. Reingresado en el servicio, en febrero de 1930 fue destinado como agregado militar a la Embajada española en Washington, donde permaneció hasta abril de 1934. A su vuelta a España pasó destinado a la Comisión de Industrias Civiles de la Primera División, órgano responsable de la movilización industrial en caso de guerra.

El 18 de julio de 1936 se encontraba disfrutando del permiso de verano en Altea (Alicante). Se negó a prestar servicio al Gobierno de la República, siendo detenido en septiembre del mismo año y encarcelado en la cárcel provisional de Ventas, en Madrid. Tras muchos avatares logró escapar, refugiándose sucesivamente en las embajadas de Panamá, Cuba y Francia y pasando finalmente, durante el verano de 1937, a la otra zona. En ella se le encomendó la jefatura de la Sección de Fabricación de la Comandancia General de Artillería, puesto desde el que dirigió las tareas de numerosas fábricas militares y civiles movilizadas.

Tras el final de la Guerra Civil y tras su ascenso a teniente coronel, Planell orientó su carrera a la dirección de la fabricación industrial, colaborando con personalidades que, como Juan Antonio Suanzes, amigo de Franco y creador del Instituto Nacional de Industria (INI), consideraban que la autarquía industrial era un aspecto indispensable para la defensa de España. Entre 1940 y 1945 realizó varias comisiones a Italia, Suiza y Alemania para estudiar diversos procedimientos de fabricación. En agosto de 1943 dejó el Arma de Artillería, ingresando en el Cuerpo de Ingenieros de Armamento y Construcción (Rama de Armamentos).

En diciembre de 1941 fue nombrado vocal representante del Ministerio del Ejército en el Instituto Nacional de Industria y presidente de la Empresa Nacional Calvo Sotelo, realizando varios viajes a Alemania al objeto de obtener información sobre la producción de combustible líquido a partir de la hidrogenación de pizarras bituminosas, proceso que se trataba de realizar en Puertollano, pero para lo que en España se carecía de los conocimientos necesarios.

Desde junio de 1948 fue subdirector del Instituto Nacional de Industria. En mayo de 1950 ascendió a coronel, continuando en sus tareas en el Instituto Nacional de Industria hasta que, en junio de 1951, fue nombrado ministro de Industria, responsabilidad que mantendría hasta 1962, momento en que por razones de salud dejó el cargo. En 1955, tras pasar por edad a la situación de reserva, y por tener la Cruz Laureada de San Fernando, había sido ascendido al empleo de general subinspector del Cuerpo de Armamento y Construcción.

Falleció en Madrid el día 3 de julio de 1969.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 22:30

Excmo. Sr. D. Angel SEVILLANO COUSILLAS (Teniente de Ingenieros del Ejercito Español, Caballero Laureado


Ángel Sevillano Cousillas. San Fernando, (Cádiz) 14 de septiembre de 1897 - Paracuellos del Jarama (Madrid) probablemente el 18 ó el 19 de noviembre de 1936, fue un militar español perteneciente al Arma de Ingenieros.

Hijo del General de Infantería de Marina José Sevillano Muñoz y de Emilia Cousillas Barandiarán, pertenecía a una familia de clase media con muchos militares entre sus miembros. En concreto, su padre, José Sevillano muñoz, era general de Infantería de Marina y había tenido un papel destacado en el desembarco y posterior ocupación del sector occidental del Protectorado de Marruecos, haciéndose cargo el 14 de septiembre de 1912 del Batallón Expedicionario de Infantería de Marina y de la Comandancia de la plaza de Alcazarquivir. Así pues, Angel Sevillano, había recibido desde su juventud una educación impregnada de valores castrenses.Siguiendo la tradición familiar, el 26 de octubre de 1914, entra como soldado voluntario por tiempo ilimitado en en el primer Regimiento de Infantería de Marina. Estando en esta situación, intenta ingresar como oficial de Infantería de Marina sin lograr su objetivo.1​ Sin embargo el 6 de septiembre de 1915 ingresa en la Academia de Ingenieros de Guadalajara, saliendo como teniente el 9 de julio de 1921.

Coincidiendo con el desastre de Annual y el consiguiente hundimiento de la Comandancia de Melilla, es destinado a las compañías expedicionarias en Melilla del 5º Regimiento de Zapadores Minadores. Se incorpora a la 1ª compañía del 1º batallón el 31 de julio en el Zoco el Had de Benisicar dedicándose con su compañía a trabajos de fortificación. A partir de esta fecha las operaciones tanto tácticas como propias de los zapadores se suceden rápidamente en la reconquista del territorio perdido:

El 1º de agosto fue con su compañía a reforzar la alambrada de la posición de Tizza; el 3 de agosto a la colocación del blocao "Extremadura"; el 4 a la destrucción de las casas propias de Tizza; el 5 a la colocación del blocao "Corona"; el 25 asiste a la toma de Taulet, fortificándola; el 12 de septiembre a la del Zoco el Arbaa; el 26 a la de los pozos de Aográz; el 2 de octubre a la de Sebt; el 5 a la de Atlaten; el 8 a la de Segangan; el 10 a la toma del Gurugú, el 14 a la de Zeluán; el 24 a Monte Arruit; el 22 de noviembre participa en la toma de la Esponja; el 7 en la de Iguermán; el 11 en la de Yazanen; el 14 en la de Sidi Sabo; el 18 en la de Uixan; el 24 en la de Ras Medua; el 30 en la de Tauriat Hamed; el 1 de diciembre asiste a la toma de Harcha; el 2 al Zoco el Jemis; el 11 a la de Tazarut y kaddur; el 20 a la de Tauriat Zag y Tauriat Buchit; el 22 a Ras Tiquermín. El 9 de enero de 1922 asiste con su compañía a la toma de Al Lal Hariga y el 10 a la de Dar Drius, fortificándola. Una vez reconquistado y pacificado parcialmente parte del territorio perdido, se dedicará a hacer barracones para hospitales, desmantelamiento de posiciones, afirmado de pistas y obras de pozos.

A finales de diciembre de 1922 es repatriado el Batallón Expedicionario, por lo que el teniente Sevillano es destinado a la Comandancia de Ingenieros de Melilla, donde se dedica a trabajos de afirmación de pistas e instrucción de reclutas, hasta que el 16 de abril de 1923 embarca para el Peñón de Vélez de la Gomera como ingeniero de dicha isla, ocupándose de la construcción del embarcadero de la cala, arreglo de parapetos, reparaciones y fortificación.

El 14 de agosto regresó a Melilla y el 18 se incorporó a su compañía en Dar Quebdani. El 20, junto con su compañía marcha a Izúmar, dedicándose a la construcción de la pista de Farha a dicha posición. El 22 de agosto, tomó parte en la operación que se llevó a cabo para liberar del asedio a la posición de Tifaruin -donde resistía bravamente el alférez de ingenieros Topete-, protegiendo el flanco izquierdo de la columna de rescate. El 23 de agosto con su compañía se dedica a la ingrata labor de dar sepultura a los cadáveres resultantes de la operación del día 18. En días sucesivos continuaría en los trabajos de pistas y construcción de polvorines en espera de nuevo destino.

El 29 de septiembre de 1923 es destinado al 6º Regimiento de Zapadores Minadores situado en Oviedo, el 18 de agosto de 1924 se incorpora al 3º Regimiento de Zapadores Minadores, hasta que el 9 de octubre pasa a ejercer como profesor en la Academia de Sargentos de Complemento, aspirantes a suboficiales. El 2 de noviembre se incorpora a la Academia de Ingenieros de Guadalajara encargándose de las clases de geometría.

Liberación de la posición de Kudia Tahar

El teniente Sevillano es destinado el 12 de agosto al cuadro eventual de Ceuta, incorporándose a su nuevo destino el 17 del mismo, quedando agregado a la 2ª compañía expedicionaria del 6º Regimiento de Zapadores Minadores, haciéndose cargo de la mísma que se hallaba realizando trabajos de fortificación en la posición de Nator principal, de la que también tomó el mando. En esta situación estaba, cuando en el amanecer del 3 de septiembre de 1925 se inició la fuerte ofensiva del Heriro.

Ante la previsión del desembarco conjunto franco-español en la bahía de Alhucemas, desembarco de Alhucemas, el caudillo rifeño Abd el-Krim, "que sabía lo que se le venía encima, intentó atraer la atención de los españoles al enviar a sus tropas mejor preparadas a la conquista de Tetuán a través del fuerte español de Cudia Tahar. Era una maniobra de diversión. Si ellos desembarcan en Alhucemas, yo entraré en Tetuán..."​ para llevar a cabo este intento de fijar a las fuerzas españolas en el sector de Tetuán, cuenta con la colaboración de su hermano M'Hmed ueld Abd el Krim, que elige para atacar un saliente de la línea de defensa de la capital del protectorado. La dirección del ataque se la encomienda al caid Heriro, y el objetivo táctico era en opinión del general Goded apoderarse de kudia Tahar, romper la línea de los fortines de Tazarines y Nator y caer por los barrancos de Mers, Busamelal y Sequim -situados entre los contrafuertes de Hafa el Tuab y Hafa el Má-, para amenazar el valle del río Martín y la vega de Tetuán. Sin embargo este análisis no coincide con la dirección del ataque rifeño, ni con la que dice el general Sousa Regoyos en el parte que dio al General en Jefe Primo de Rivera tras la operación, que proponía un objetivo más modesto: "...el intento del enemigo era romper el frente por el barranco de Asadem y el valle de Háyera para aislar Ben Carrich de Tetuán...".​

Antes del ataque, las fuerzas rifeño-yebalas, habían realizado penetraciones nocturnas en pequeños grupos. infiltrándose por los barrancos y aduares situados entre Kudia Tahar y Tetuán. En estas posiciones se aprestaron a atrincherarse para hostigar el posible ascenso por las quebradas de fuerzas liberadoras procedentes de Tetuán. "Al amanecer del día 3, las harcas enemigas ocupaban, además de la zona de los aduares indicados, una línea paralela al sur del sector Nator-Cudia Tahar- Tazarín, con el grueso de la infantería, unos 4.000 hombres, en Dar Rai, y la artillería, fuerte en nueve piezas, emplazada en Hafa Duira, dominando de frente y a distancia de menos de 1.500 metros Kudia Tahar".

A las seis de la mañana del 3 de septiembre, se inicia el ataque sobre Kudia Tahar, las nueve piezas de la artillería rifeña del 7 y del 7,50 empiezan a vomitar fuego sobre la posición, a la media hora, Kudia Tahar ardía, quedando parcialmente desmantelada, con la batería de la posición enmudecida y los bidones de agua destrozados.

Desde Ben Karrich se ordena la salida de una fuerza al mando del comandante González Salom, compuesta por dos compañías de infantería, a sus órdenes irá el teniente de intendencia García Almenta con un convoy de intendencia de veinte cargas de munición y quince artolas para la evacuación de heridos. A esta columna se une el teniente Rafael Arjona Mansó con sesenta y ocho askaris de la Mehala de Tetuán y once artilleros al mando del teniente Joaquín Fuentes pila. El teniente de ingenieros Angel Sevillano, recibe asimismo la orden de organizar una sección para salir desde Nator principal para marchar a Kudia Tahar y hacer reparaciones. Ya desde la salida, va abriendo paso al convoy que subía desde Ben Karrich, protegiendo con las fuerzas a sus órdenes la sección de la Mehala que se dirigía a Tienda Fortificada. A pesar del intenso fuego enemigo que se le hacía desde los laderas y crestones de Haffa el Ma y Haffa Tuabs, consigue entrar en Kudia Tahar al mediodía del 3 de septiembre.

Una vez recibida la orden de evacuación de la posición, el Teniente Sevillano mandó al Teniente Ocasar que saliera con los demás oficiales y con la tropa que no necesitara medios de evacuación, quedándose él con los heridos graves hasta que llegaron dichos medios. Ingresó en el hospital Militar de Tetuán, y posteriormente en el de Marina de San Fernando, donde dada su condición de herido, no pudo desfilar con las tropas vencedoras en ni Tetuán ni en Madrid. Hay que añadir, que junto a lo anteriormente expuesto, su carácter modesto, facilitó la pérdida de protagonismo en la gesta, hasta el punto de que se el Teniente Ocasar llegó a discutirle el mando de la posición a la muerte del capitán Zarazibar, lo que motivó una agria polémica entre ambos oficiales respaldados por sus respectivas armas, está situación quedó zanjada en el juicio contradictorio de la concesión de la Laureada de San Fernando, donde se reconocerá el mando de la posición al Teniente Sevillano.

Por los sucesos de defensa de la posición de Kudia Tahar en la línea defensiva de Tetuán le es concedida primero la Medalla Militar Individual, impuesta por el General Miguel Primo de Rivera el 25 de noviembre de 1925 y posteriormente se abrió juicio contradictorio para la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando la más alta condecoración que el Ejército español concede en condiciones extremas para premiar el valor, similar a la Cruz Victoria inglesa(Victoria Cross-VC), siéndole concedida finalmente en 1935 e impuesta por el presidente de la República en el Palacio Real, Alcalá Zamora en presencia del jefe del gobierno Alejandro Lerroux en 1935(OC 31-3-35 DO nº27).

Existe un elevado número de laureadas y medallas militares concedidas tanto a los defensores como a los que participaron en las operaciones de liberación por lo costoso y encarnizado que resultó liberar la posición. Laureados:

1 Sitiados:Capitán Gómez Zaracíbar (muerto), Teniente Sevillano, Teniente Fuentes Pila(muerto), Sargento Ascoz Cabañero,
2 Participantes en la liberación: Teniente Bartolomé Muntané Cirici, Comandante Francisco García-Escámez,5​ Teniente José Martínez Anglada, Capitán Miguel Rodrigo Martín, Teniente Nombela Tomasich.


Experimenta fugaces destinos en el 2º Regimiento Ferrocarriles y la Comandancia de Ingenieros de Menorca en 1926. Es ascendido a capitán de ingenieros por méritos de guerra con la antigüedad del 1 de octubre de 1925, que permutará por la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo por la antigüedad de 9 de julio de 1926. Posteriormente, pasa a prestar sus servicios en la Academia de Ingenieros del Ejército durante dos años hasta fin de julio de 1929 y como inspector de automóviles por otros dos años hasta fin de julio de 1931, pasando a continuación cinco meses a la Jefatura de Tropas y Servicios de Ingenieros de la 2ª división orgánica.

Sanjurjada 10 agosto de 1932

El capitán Sevillano es destinado el 1º de diciembre de 1931 al Batallón de Zapadores Minadores nº 2 en Sevilla, donde se ve involucrado en el golpe de estado del General Sanjurjo. Según testimonio del comandante José María Albizu., que estaba en la mañana del 10 de agosto en el cuartel de ingenieros, el comandante de ingenieros Lauhet -implicado en la sublevación e inmediato superior del capitán Sevillano-, le dio la orden verbal a éste de partir con cuatro soldados y un cabo para causar desperfectos en el puente ferroviario de Lora del Río sobre el Guadalquivir, con el fin de retrasar la posible llegada del tren con fuerzas procedente de Madrid a Sevilla.

Al fracasar la sublevación el capitán Osuna marcha a Lora del Río para intentar detener la acción del capitán Sevillano, alcanzándole en la estación de dicho pueblo, nos da el siguiente testimonio del encuentro: "cuando éste, al llegar yo, supo por mí que no debía dar cumplimiento a las órdenes que recibiera de su comandante, porque éste las había a su vez recibido de un mando ilegítimo se mostró sorprendido...Por está actitud deduje yo que el Sr. Sevillano, quien como ningún militar podía discutir las órdenes que de sus superiores recibiera, llegó a Lora convencido de la legitimidad de la orden. Pero si algún duda hubiese yo abrigado, se encargó de disiparla el propio oficial de ingenieros, poniéndose a mi disposición en el acto con la pequeña fuerza que mandaba.Y aún hizo más, porque, deseando que nadie dudara de la buena fe con que procedía, y sobre todo, de su espíritu de disciplina, habló por teléfono con el gobernador de Córdoba y le manifestó que se hallaba al lado del gobierno".​ Tras el fracaso fue condenado a prisión en Guadalajara y Madrid.

El 31 de febrero de 1934, se retira la acusación que se tenía contra este oficial, junto con otros por no quedar comprobada su culpabilidad.​ según esta sentencia absolutoria, dichos oficiales se limitaron a cumplir las órdenes de sus superiores cuando el mando había cambiado de mano, quedando liberados de responsabilidad. En el caso del capitán Sevillano, el comandante José María Albuzu, llega a decir de él que: "el capitán Sevillano, correctísimo y disciplinado siempre, no había hecho nunca manifestación alguna por la que se pudiera deducir que se inclinaba o estaba propicio a un acto de rebeldía...yo, lo tuve siempre, y no cambió de opinión por adicto al poder constítuido". Estas declaraciones extraídas a los testigos en el proceso para depurar responsabilidades, parecen ir más en la dirección de descargarle de éstas, que de reconocimiento de los hechos. Pues es extraño que este oficial desconociera la ilegalidad del pronunciamiento a pesar del caos en que se produjo.

Desde el punto de vista ideológico, lo que sabemos del capitán Sevillano es que según su viuda,"era un celoso amante de España y del Ejército. Se indignaba ante la injusticia y el desorden. Ese amor a España fue la causa de que estuviera detenido diecisiete meses después de los sucesos del 10 de agosto de 1932", de estas declaraciones, podemos inferir que nos encontramos ante un militar africanista, seguramente monárquico, que en todo caso, solamente simpatizaría con una república burguesa y de orden.

Detención y fusilamiento en Madrid


Es escaso el conocimiento que tenemos de la actividad del capitán Sevillano durante la sublevación del 18 de julio de 1936. Parece ser que no estaba al corriente del alzamiento, o al menos, que una vez producido éste, no logra contactar con los rebeldes. Según el testimonio de uno de sus hijos, el 19 o 20 de julio, intenta entrar en el Cuartel de la Montaña vestido de civil para unirse a los sublevados que allí se encuentran. Pero el control que ejercen en los accesos de dicho cuartel los milicianos y guardias de asalto se lo impide.

Al día siguiente, el 20 o 21 de julio, y cumpliendo con su deber, acude a su destino del ministerio de Guerra donde es detenido.​ Sin embargo en la Hoja de Servicios de este oficial, en concreto en un añadido posterior a la guerra, se puede leer una información desconcertante:"...el 18 de julio que con motivo del glorioso alzamiento nacional le sorprendió en el Cuartel de la Montaña (Madrid) tomando parte activa en al defensa de dicho cuartel hasta el 20 del mismo mes, que fue asaltado el cuartel por las fuerzas marxistas quedando en poder del enemigo y conducido a la cárcel de Porlier...". Creemos que la información de este añadido es errónea, por dos motivos: en primer lugar porque el capitán Sevillano nunca combatió allí, si damos crédito al testimonio oral de sus familiares y a la lista de capturados en el Cuartel de la Montaña. Y en segundo lugar, porque una vez detenido no fue confinado en la cárcel de Díaz Porlier, sino en la Modelo.

Tenemos documentado que el 21 de julio, la Dirección General de Seguridad ordena su ingreso en la Cárcel Modelo de Madrid.​ Según testimonio de su viuda: " hasta octubre yo le visitaba en la Cárcel Modelo, y este mes se negó rotundamente a colaborar con los rojos y entonces fue incomunicado y yo ya no pude visitarle más".

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:

​Posteriormente, es trasladado a la cárcel de Díaz Porlier, donde permanecerá hasta el 18 de noviembre, fecha en la que es evacuado junto a 31 compañeros de saca, según consta en una orden de libertad firmada por el delegado del Consejo de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid Serrano Poncela. Aunque en otra relación de la misma fecha figuran como trasladados sin indicar el paradero, firmando el recibí de dichos presos, B. Antón.

Independientemente de cual de las dos órdenes fuera la verdaderamente utilizada para la saca, el objetivo era extraer a los prisioneros de las cárceles y asesinarlos en las inmediaciones del arroyo de San José,Paracuellos de Jarama, probablemente en el amanecer del 19 de noviembre.
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 10 Mar 2018 22:35

Excmo. Sr. D. Joaquín Fuentes Pila, (Teniente de Artillería del Ejercito Español, Caballero Laureado)


Teniente de Artillería Joaquín Fuentes Pila por la Defensa de Kudia Tahar. Acudió, al frente de un equipo de artilleros, en ayuda de la posición de Kudia-Tahar, donde una batería había sido casi aniquilada. A pesar de la oposición y el peligro al atravesar las líneas enemigas, continuó al mando de sus hombres hasta alcanzar la única pieza útil que quedaba. El teniente reparó un cañón con sus manos, y lo mantuvo haciendo fuego frente a las poderosas baterías rifeñas, que una y otra vez, concentraban su fuego sobre él. El teniente reparó el cañón 2 veces, tras 2 impactos directos que le hirieron de gravedad, hasta que el tercer impacto sobre su pieza acabó con su vida.


Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.


Volver a “Historia Militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado