• Estás aquí:
  • Visores
  • Los visores de Prisma BUSHNELL

Los visores de Prisma BUSHNELL

Publicado en Visores. Por Daniel Álvarez
7302
visor prisma bushnell

Puedes votar:

  • 6 votos, 3,83 sobre 5

En el pasado 2018 la compañía norteamericana lanzó un aluvión de novedades en el segmento de los visores para Close Quarter Battle (CQB). Aunque como sabemos, este tipo de ópticas proporcionan unos excelentes resultados en el ámbito de la caza, en nuestro país son muy habituales en las modalidades de batidas y monterías. Durante la presentación de BUSHNELL se mostraron varios puntos rojos y un par de visores híbridos que utilizaban la tecnología de prisma. Estos últimos son el objeto de este artículo. Pero antes de adentrarnos de forma específica en dos de estos modelos, analizaremos antes, aspectos generales de los mismos.

Conceptos básicos

Los visores de prisma son una tecnología relativamente novedosa que representa una alternativa a los visores tradicionales de tecnología réflex, aunque con algunas limitaciones.

Un visor de rifle tradicional funciona de manera similar a un telescopio. Utiliza una serie de lentes para enfocar la luz en un lugar específico. Como sabemos, la lente del visor que está más cerca del cañón se llama lente objetivo.

Cuanto más grande sea, permite más transmisión de luz. En el caso de la lente más cercana al ojo, esta se denomina lente ocular. La luz pasa a través del objetivo y se enfoca en un punto específic dentro de la óptica. Cuando miras a través de la lente ocular, el punto de enfoque se amplía.

Una óptica de prisma funciona de manera similar, pero usa un prisma para enfocar la luz en lugar de lentes. Como resultado, se obtiene una óptica mucho más compacta. Las miras de prisma generalmente tienen una retícula grabada y que además está iluminada.

Tecnología de prisma vs punto rojo

Ya que BUSHNELL ha incluido visores de esta tecnología entre sus puntos rojos, vamos a analizar sus diferencias. Primero hay que considerar que el término “punto rojo” es lo suficientemente genérico, como para abarcar a todas aquellas ópticas que se sirvan de ese elemento para apuntar sobre un objetivo. Aunque lo más habitual es que este concepto se refiera a los visores de tecnología réflex, también abarca a las holográficas. En las primeras, mediante una batería se emite un haz de luz (rojo o verde) que es reflejado por la lente delantera, gracias a un recubrimiento interno. Estas ópticas tienen multitud de formas y tamaños, según sea su orientación de uso.

Es un gran visor que combina la operativa CQB y la media distancia

A diferencia de los anteriores, los visores de prisma suelen tener algo de magnificación y tienen un alivio ocular específico. Esta magnificación no es muy elevada, se sitúa en un rango de 1-5x, siendo una de las limitaciones inherentes de esta tecnología. El alivio ocular es posiblemente su único “inconveniente”, sobre todo si lo comparamos con la tecnología réflex en el la cual carece de esta característica. Esto significa que nuestra cabeza puede colocarse en cualquier lugar, podemos mantener ambos ojos abiertos mientras usamos el arma y es extremadamente fácil apuntar.

Sin embargo, hay un aspecto en el que los visores prismáticos entusiasmarán a los operadores tácticos o a los fanáticos de la supervivencia, la retícula al estar grabada en el prisma es visible sin iluminación. Es decir que incluso con las baterías agotadas, podemos seguir operando con ella, aunque es obvio que estaremos penalizados en condiciones de baja luminosidad.

Usos

Para los disparos tácticos y a ritmo rápido, una óptica réflex es probablemente la mejor opción. El hecho de poder disparar con los dos ojos abiertos y sin ningún alivio ocular será mucho más fácil y rápido en la ejecución. Sin embargo, un visor de prisma también es una opción adecuada para disparos tácticos. Son de tamaño compacto y permiten una adquisición relativamente rápida de los objetivos, con el valor añadido de su capacidad de abate en la media distancia si están magnificadas y su usabilidad ante una contingencia con su sistema de alimentación.

BUSHNELL ACCELERATE 4x

Es un visor con un gran potencial para casi todas de las modalidades cinegéticas de mayor popularidad en nuestro país. Teniendo en cuenta que la mayoría de los lances resuelven por debajo de los 150 m, esta ótica proporciona una buena reserva de metros adicionales para posiciones de tiro alejadas. Como bien saben los aficionados a la caza y al tiro táctico, los rangos medios es el talón de Aquiles de las ópticas de punto rojo de tecnología réflex. Algunos usuarios los suelen complementar con un magnificador independiente. Esta solución, presentan el inconveniente que, salvo en el caso de los holográficos, el punto también aumenta pudiendo llegar a tapar el objetivo, si está en exceso alejado y el punto de nuestra mira réflex es muy grande (por encima de los 3 MOAs).

En cuanto a sus características, diremos que físicamente se trata de un visor compacto, más aún si lo comparamos con un punto rojo + magnificador adicional. Es similar en peso a esta última combinación, en la báscula arrojó 482 g. Tenemos que tener en cuenta además que trae la montura integrada. Eso sí, muestra una robustez excepcional, se nota que está preparado para el trato militar más despiadado, algo que casa perfectamente con la familia a la que pertenece dentro de BUSHNELL, la AR OPTICS.

Estructuralmente, comparte una lente objetivo y ocular con un visor tradicional, en lo que se diferencia internamente, es que sustituye las lentes internas por un prisma. Hablando de su óptica, esta se corresponde con la calidad que acostumbra esta marca americana, una muy buena transmisión de luz gracias a sus tratamientos completos aplicados a lentes y prisma, tiene 32 mm de diámetro de objetivo.

Pero su ventaja más notable es que tiene una magnificación de 4X de aumentos fijos, esto nos proporciona una cobertura de tiro hasta los 400 m aproximadamente. Con respecto a su alivio ocular este es de 80 mm, una medida razonablemente cómoda. Tiene corrección de paralaje hasta los 50 m y su campo de visión a 100 m es de 8 m. Por lo demás, está purgado con nitrógenos, lo que lo hace resistente frente a la niebla y el empañamiento por choque térmico.

Esta óptica de carácter “híbrido”, por combinar prisma y lentes, posee también una retícula “híbrida”, en la que combina la serigrafía en el prisma con la iluminación. Esta recibe la denominación BTR-3 y cuyo marcaje es válido para cualquier tipo de calibre y munición. Añade un poste inferior, con puntos de caída para situaciones de adquisición de objetivos en la media distancia, la graduación es en segmentos a intervalos de 0,5 MILs.

Otra de sus características distintivas, es que se puede iluminar indistintamente en rojo o verde, cada una con cinco niveles de intensidad seleccionables. Recomiendo el primer color para condiciones de baja luminosidad y el verde para condiciones normales o alta luminosidad. En cuanto a su diseño une al punto rojo un acertado círculo circunscrito que permite una rápida adquisición de la mira. En consonancia con la graduación de la retícula, están las torretas de tipo táctico que sorprendentemente vienen marcadas en paso de 0,5 MOAs por clic. La operativa con las torretas muestra una resistencia justa para ser operadas en difíciles condiciones ambientales o guantes, son nítidos y tienen una sonoridad adecuada. El borde de las mismas, de doble almenado en vez de moleteado, un diseño que ya hemos visto en las últimas novedades de Bushnell y que parece convertirse en una tendencia.

BUSHNELL LIL Prism 1x11 mm

Con otro planteamiento distinto, pero haciendo uso de la misma tecnología, se presentó prácticamente de forma simultánea, el BUSHNELL LIL Prism 1x11 mm. Un diminuto visor de punto rojo, extremadamente ligero y compacto con una retícula de compensación de caída y un buen “eyebox” para la adquisición rápida de objetivos. Es otro desarrollo de orientación netamente táctica del fabricante norteamericano, esta vez encuadrado en la familia TAC OPTICS, la gama media de productos tácticos. Este producto tiene una garantía de 30 años, muestra de lo seguro que se siente BUSHNELL de robustez.

Publicitariamente es presentado como el visor de prisma más pequeño del mercado y desde luego que al tenerlo en la mano transmite esa sensación. Lo primero que se observa es cierta descompensación entre el armazón y los controles, estos últimos más grandes para no penalizar la ergonomía. Es de formas tan poco habituales que resulta ciertamente atractivo en su estética, un ejercicio concienzudo de diseño para integrar todos los componentes.

BUSHNELL LIL Prism 1x11 mm es el visor de punto rojo de prisma más pequeño del mercado

Refiriéndonos a sus dimensiones, la longitud total es de tan solo 2,3” (58,5 mm), 2,75” (70 mm) de alto (con montaje alto) y 1,5” (38 mm) de ancho. a la que le acompaña un peso en consonancia de 127,6 g. El ocular es de 13 mm, con un objetivo de 11 mm, lo que supone un menor campo de visión que los tradicionales visores réflex de 20 mm de tubo. Tal vez la única pega que podemos encontrar en esta óptica.

La pregunta que surge es si con esas dimensiones es operativa. La verdad que tiene una buena usabilidad, más de lo que a priori esperaba, correctamente colocada y con la mecanización del movimiento a la hora de apuntar, cumple perfectamente. Cuando vayamos a instalarla en el rifle podemos decantarnos por una montura elevada (típica para un AR-15) o una instalación baja (más habitual en un AK-47 o en una escopeta), jugando con el espaciador que trae. También puede ser instalada muy cerca del ojo sin temor a ver borroso, algo interesante para algunos tipos de armas.

La retícula del BUSHNELL Accelerat 4x se puede iluminar en rojo o verde

Por cierto, tiene el ocular regulable de un visor tradicional, con lo que el ajuste de la visión es sumamente preciso. Aunque sin duda, una de las más importantes ventajas sobre las ópticas réflex u holográficas, es que las personas con astigmatismo pueden utilizarlos sin que vean el punto rojo borroso.

Como hemos explicado en el modelo anterior, la combinación de una la retícula serigrafiada en un prisma de la calidad de la óptica de la marca americana, proporciona una excepcional nitidez. La misma puede ser iluminada en color rojo si lo requieren las circunstancias, a través de una batería estándar CR2032. La duración de la misma se sitúa en la horquilla de las 5.000 a 7.000 horas, que puede no parecer mucho si lo comparamos con las 50.000 horas de los nuevos puntos rojos réflex de BUSHNELL, pero que se compensa con la visibilidad de la retícula sin alimentación.

Quiero incidir en la robustez del producto, una auténtica herramienta óptica de supervivencia, que es capaz de operar no solo sin batería, sino incluso con las lentes exteriores rotas. En esta línea, las torretas de puesta a cero están expuestas, pero no debemos preocuparnos por su estanqueidad, ya que emplean juntas tóricas.

Retícula del BUSHNELL LIL Prism 1x11 mm

RESUMEN

BUSHNELL nos presenta una muy interesante alternativa tecnológica dentro del segmento que se conoce genéricamente como puntos rojos réflex. Estos dos primeros modelos son el Accelerate 4x y LIL Prism 1x11 mm. Aunque con características diferenciadas, ofrecen una operativa superior frente a cualquier contingencia y si además le dotamos de aumentos, extendemos su rango de alcance. Una herramienta ideal para usuarios tácticos y cazadores que quieran tener una óptica polivalente y robusta a prueba de bombas.

Agradecimiento

Agradecemos a BORCHERS, distribuidor exclusivo BUSHNELL para España, la cesión del material necesario para la elaboración de este artículo.
www.borchers.es

Daniel Álvarez Ibáñez (Armas.es)

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Visores


2850 1
7302 0
3734 0