[Vídeo] La importancia de tener un instructor de tiro responsable y analítico

[Vídeo] La importancia de tener un instructor de tiro responsable y analítico

Tiro
5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (4 Votos)

Últimamente circula por redes un vídeo sobre un tirador discapacitado que en pleno ejercicio de tiro se queda atorado en mitad de la pista. Mención aparte del mérito del protagonista por continuar con su pasión armera, hoy ponemos la mirada crítica sobre los instructores de tiro y su responsabilidad para con el tirador.

Todos aquellos que hayáis realizado ejercicios de tiro bajo la supervisión de un instructor sabréis que cada uno tiene sus propio estilo a la hora de dirigir una sesión. Sin embargo, hay algo que todos y cada uno de los instructores dicen a sus alumnos: "durante la sesión, el instructor de tiro es Dios". Obviando la clara exageración, los lectores entenderán que nos referimos a la máxima autoridad durante un ejercicio de tiro, en una suerte de director de "orquesta armera".

Seguir las directrices de un instructor de tiro a rajatabla, suele desembocar en la realización de un ejercicio. Pero... ¿y si el instructor no dirige con responsabilidad? Es el caso del vídeo que tenemos presente en este artículo.

Aquí podemos ver un claro caso de irresponsabilidad y falta de sentido común en la dirección de una sesión de tiro: el tirador discapacitado inicia la ronda con normalidad junto los otros tiradores situados en la línea de tiro. Estos inician el ejercicio acercándose lentamente al blanco, mientras comienzan a disparar. En cambio, el protagonista del vídeo no consigue iniciar la sesión debido a que las irregularidades del terreno provocan un atasco en su silla de ruedas. Es justo aquí donde comienza la cadena de errores provocada por los instructores.

En primer lugar, vemos que al inicio de los problemas del tirador, son hasta 3 los instructores que dejan de atender a la línea de tiro para fijarse en el protagonista del vídeo. Seguidamente, vemos como el instructor más cercano comienza a empujar la silla y a presionar al tirador para que dispare, cuando la línea de tiro está ya a 2 o 3 metros por delante. El instructor no deja de gritar "¡dispara!" al tirador y éste, visiblemente presionado, comienza a disparar con una sola mano, mientras que con la otra intenta estabilizar la silla.

Obvio decir que los disparos, no sólo tienen una ausencia total de precisión, sino que alguno se desvía peligrosamente del blanco, algo terriblemente peligroso teniendo en cuenta la posición de los otros tiradores.

En este caso no tenemos que lamentar ningún incidente, pero quede claro con este documento gráfico la soberana importancia y responsabilidad de un instructor de tiro: una figura que puede ayudarnos a llegar al éxito en el campo de tiro... o arruinar completamente una sesión.

 

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Vas a ir a alguna feria de armas este año?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero