• Estás aquí:
  • Arma larga
  • Rifle Semiautomático CSA SA VZ58 .222 Remington

Rifle Semiautomático CSA SA VZ58 .222 Remington

Publicado en Arma larga. Por Daniel Álvarez
11132
CSA VZ 58 General

Puedes votar:

  • 7 votos, 5,00 sobre 5

El eslabón perdido entre un AK-47 y un AR-15

Dedicamos este artículo a una de las carabinas semiautomáticos más fiables que podemos encontrar en el mercado actual. Un arma perfecta para funciones defensivas, tiro recreacional o para competir en la disciplina de IPSC Rifle. Un arma con apariencia de AK-47, pero que realmente poco tiene que ver con el inmortal rifle soviético. Es importante señalar desde el principio, que ningún componente del VZ58 es intercambiable con un AK-47: ni los cargadores, ni el pistolete, ni la culata, etc., nada de nada.

Personalmente la considero una especie de híbrido, que aúna la fiabilidad del AK-47 y cuya precisión se sitúa a medio camino entre la del rifle soviético y un AR-15 de calidad media, de ahí lo del eslabón perdido. Esta arma está disponible en diferentes configuraciones y calibres, para nuestras pruebas hemos optado por el modelo más compacto y más equipado en calibre .222 Remington.

Al respecto de esto último, recordar que el .223 Remington está prohibido a civiles en nuestra legislación y su calibre original el 7,62x39, está también prohibido en funcionamiento semiautomático, no así en modo repetición. Es por ello, que existe este mismo modelo con el referido modo de funcionamiento. Además, para la venta a civiles, existe en diferentes longitudes de cañón desde 12,2” (310 mm) hasta las 16,1” (410 mm). Según dichas longitudes y el equipamiento (tipo culata, rieles picatinny, bocachas, etc.), reciben diferentes denominaciones. Estos diferentes niveles de equipamiento, permiten a muchos usuarios hacer su propia personalización posteriormente.

Historia

Cuando se trata de fabricar armas pequeñas militares y deportivas, el país conocido anteriormente como Checoslovaquia, tuvo una larga y rica historia que se remonta al siglo XVII. Durante la Segunda Guerra Mundial, el país fue anexionado a Alemania. Por lo que la fabricación de armas checa cayó bajo el control de los alemanes. Los nazis hicieron un uso intensivo de muchas de las fábricas de armas checoslovacas, para abastecer tanto a las SS como a la Wehrmacht. Por ejemplo, Mauser K98s, MG34s y otras armas se produjeron en el Československá zbrojovka de renombre mundial, ahora llamada " Zbrojovka Brno".

Tras la segunda Guerra Mundial, esta república centroeuropea fue reinstaurada cayendo dentro de la esfera soviética, dentro del Pacto de Varsovia. La consecuencia de ello fue cierta estandarización con armamento del gigante comunista. Sin embargo, los checos se han caracterizado por una rica historia en la producción de armas ligeras. Debido al orgullo nacional y esta larga tradición de diseño y fabricación de armas de calidad, los checos se resistieron a adoptar el AK-47, optando por un diseño propio.

En 1952 los checos habían adoptado el VZ52 en 7,62x45 como de dotación para su ejército, un calibre que el Pacto de Varsovia no iba a permitir por obvias cuestiones logísticas. En 1951, tres equipos de ingeniería independientes estaban trabajando en el diseño de un nuevo rifle de asalto basado en la ronda de 7,62 x 45. El primero fueron los hermanos Koucky (futuros diseñadores de CZ 75), que presentaron el ZK 503. El segundo fue el diseñador de armas checo Vaclav Holek, que había inventado previamente el ZB 26. Su presentación fue el ZB 530.

Finalmente, un equipo encabezado por un diseñador de armas de 25 años, llamado Jiří Čermák (1926–2006), presentó el prototipo “Cz 515”. Aunque aparentemente era un candidato poco probable para realizar una operación de este tipo, Čermák había adquirido una experiencia considerable como parte del equipo de CZ que diseñó el VZ52. En 1954, los diseños de los tres equipos de ingenieros en competencia, fueron sometidos a una serie de pruebas por parte del Ejército checo y el Ejército Rojo en la Unión Soviética. Aunque estas pruebas revelaron que los tres diseños necesitaban un mayor refinamiento, los soviéticos elogiaron el ČZ 522 sobre las otras dos propuestas.

En 1956 los soviéticos proporcionaron las especificaciones técnicas del 7,62x39, con lo que los tres diseños que se mantenían en liza debían adaptarse al mismo. Sin embargo, en algún lugar de ese período de tiempo, solo el diseño de Jiří Čermák seguiría adelante, los otros dos equipos se retiraron de la carrera. Dos años más tarde, se finalizaría el modelo y en 1959 entraría en producción, manteniéndose como de dotación del ejército checo hasta que comenzó a ser sustituido en 2011 por CZ-805 BREN.

La fábrica CZ dejó de fabricar VZ58 militares en 1984, se llegaron a producir 920.000 unidades, que se exportaron a numerosos países. Sería en ese año, cuando vendería las tecnologías de fabricación, stock de piezas y derechos del VZ58 y VZ61 "Škorpion" a la que fuera empresa origen de la actual Czech Small Arms (CSA). Pero tenemos que puntualizar que los CSA VZ58 son rifles civiles, rediseñados desde un principio para solo poder operar en modo semiautomático, aunque mantienen un alto grado de fidelidad a las armas de fuego militares originales. Sus componentes mecánicos han sido modificados para que solo disparen en forma semiautomática y no puedan ser convertidas en fuego totalmente automático.

 

Su ligereza, ergonomía y el LEUPOLD Freedom RDS, hacen del VZ58 un arma temible en el CQB

 

Aunque adoptan el resto de las características mecánicas de rifle militar VZ58, su denominación completa como arma civil es Sa VZ58 Sporter. Además, incorporan otras modificaciones, mejorando las tolerancias, introduciendo nuevos calibres y configuraciones. También tienen modelos de funcionamiento manual, que solo pueden operar en modo repetición, para adaptarse a las normativas de algunos países, como es el caso de España.

De todas formas, quiero señalar que antes que los CSA, existieron versiones civiles fabricadas por CZ. Estos modelos desmilitarizados fueron, CZH 203 Sport, el CZ 858 Tactical y el FSN, destinados fundamentalmente al mercado canadiense.

VZ58 vs AK-47

Como ya hemos comentado, el VZ.58 es un rifle producido en la República Checa con apariencia estética de AK-47, pero que en realidad nada tiene que ver a nivel mecánico con el famoso rifle ruso. Los VZ58, son rifles de mayor calidad mecánica que los AK-47, algo que se hace notar en su manejo y precisión. Citaremos las más significativas:

  • El cajón de mecanismos o receptor está mecanizado sobre un bloque de acero, a diferencia del de chapa estampada plegada del AK-47.
  • Además, el sistema de gases utiliza un pistón de recorrido corto similar al del FAL, frente al cerrojo/pistón todo en uno de carrera larga del AK-47.
  • El sistema de cierre tampoco tiene nada que ver, empleando un sistema bloque de cierre abisagrado descendente, frente al cerrojo rotatorio del AK-47. Similar en concepto al de la Walther P38s o la popular Beretta 92s.
  • Tampoco coinciden en el sistema de disparo, por martillo lineal en el VZ58, frente martillo pivotante del AK-47.
  • El sistema de seguro es una cómoda palanca cerca de la empuñadura en el lado derecho, frente a la incómoda y menos ergonómica palanca del AK-47.
  • El cerrojo se mantiene abierto cuando se retira el cargador vació, eso facilita una inserción de un nuevo cargador.
  • Aunque ambos rifles usan eyectores fijos, tienen diseños diferentes. En el caso de AK, el eyector es la extensión del riel guía. En la VZ. 58 diseño el eyector es una pieza separada instalada en la parte inferior del receptor.
  • Finalmente indicar, que los cargadores tampoco son intercambiables. Además, los cargadores VZ58 tienen un rebaje en la parte inferior que permite un apoyo más estable sobre superficies planas.
  • En el VZ58 es posible alimentar el cargador insertado en el arma mediante unos clips.

Dimensiones

Antes de adentrarnos en su funcionamiento, un vistazo a las dimensiones de la versión analizada, estas nos confirman que es una carabina con una alta maniobrabilidad. Sus 880 mm con la culata recogida y sobre todo su peso, de tan solo 3,00 Kg, hace que sea un arma con unas buenas características para el Close Quarter Battle (CQB). En términos de peso y portabilidad, se siente muy similar a una carabina M-1. Curiosamente incluso teniendo el receptor mecanizado, el VZ58 pesa cerca de menos de 0,5 Kg que un AK-47, que tiene un receptor estampado.

El calibre .222 Remington acompaña perfectamente a un rifle de estas características, pues a penas tiene retroceso, lo que hace que sea un arma muy efectiva. Entre otras cosas porque cuenta con una baza de la que carece el AK-47, esta es una mejor precisión.

Cañón y bocacha

Czech Small Arms utiliza cañones producidos por Lothar Walther en Alemania, una afamada compañía conocida por la calidad de los mismos. Son numerosos los fabricantes que usan estos cañones y muchos los tiradores que confían en ellos para personalizar sus armas. Con respecto a sus características, estos están amartillados en frío, con cuatro estrías a derechas, con un paso de estría 1:9,5 para el calibre 7,62x39 mm y de 1:14 para el calibre .222 Remington. Además, internamente están recubiertos de cromo, un acabado habitual en armas militares por la longevidad que les imprime. El cañón está embutido en el receptor en caliente y asegurado con un perno, una técnica habitual entre los fabricantes centroeuropeos.

 

 

Vista del la bocacha, toma de gases y enganche para la bayoneta

 

La bocacha fabricada por CSA tiene seis chimeneas en “V” y es realmente efectiva en el caso del calibre 7,62x39 mm. Ahora bien, dado el muy pequeño retroceso y relevación del .222 Remington, su efecto en ese calibre es casi imperceptible.

Precisión y fiabilidad

Con respecto al 7,62x39, que he tenido la oportunidad de probar en varias ocasiones, mi impresión de control del arma también ha sido positiva. Si bien tengo que decir que, con munición comercial, agrupa peor que en el .222 Remington.

Esto lo consigue porque se trata de un conjunto más rígido que el arma soviética, aquí tiene un papel determinante el cajón de mecanismos, que como hemos señalado, es mecanizado sobre un bloque de acero. Por otra parte, también juega a favor la precisión intrínseca de este cartucho, diseñado exprofeso para competir en modalidad de “Benchrest”. Aunque tenga el hándicap, que supone un cañón de acero nitrurado recubierto interiormente de cromo, que es una técnica que alarga extraordinariamente la vida del cañón, pero que no es lo mejor a efectos de precisión. De todas formas, no debemos perder la perspectiva de que hablamos de un rifle que es herencia de un fusil de combate, no un rifle de tirador designado.

 

El VZ58 con el cerrojo abierto

 

Para tratarse de un rifle con origen militar, el disparador es correcto, pero requiere acostumbrarse, sobre todo si venimos de un AR-15. Comienza con un primer tiempo de un recorrido de 1 cm, para terminar este primer estadio con una clara resistencia, que marca un segundo tiempo. Lo que ocurre es que no rompe abruptamente, sino que presenta una resistencia constante de algo menos de medio centímetro, hasta que rompe de improviso con un peso de 2,5 Kg a 2,7 Kg. Es posible alcanzar un buen control del mismo, para la prueba de precisión no representó un hándicap.

En lo que no hay dudas en su fiabilidad, en eso si se equipara claramente al AK-47. La parte superior del receptor se abre durante el ciclo de expulsión y las vainas vacías se proyectan hacia adelante y ligeramente hacia la derecha mediante el eyector fijo en la base del receptor, haciendo que este rifle sea adecuado también para los tiradores zurdos. Además, su sistema de funcionamiento por toma de gases, mediante un embolo de pistón cromado, evita la suciedad y la corrosión. Una característica que aumenta su tolerancia a fallos, permitiendo alargar su funcionamiento continuado hasta el ciclo de limpieza.

Cargadores

Aunque en términos generales, hemos alabado su funcionamiento, como cualquier otra arma no está exenta de sufrir algún tipo de incidencia. La mayoría de los casos están referidos al uso de cargadores defectuosos de terceros. Los originales suministrados por la propia CSA o para el caso del 7,62x39, también los que se pueden encontrar en tiendas de excedentes militares, no producen fallos de alimentación. Volvemos a recordar, que los cargadores del AK-47 no le valen, ni son intercambiables.

El arma militar original era alimentada mediante un cargador bifilar extraíble de 30 cartuchos, hecho originalmente de una aleación ligera. Un detalle característico de estos cargadores es el corte que presentan en su base trasera. La intención de esta modificación es facilitar el apoyo del rifle sobre una superficie más o menos plana.

 

Es posible colocar cualquier culata, incluida una plegable, donde esté permitida

 

Cuando se dispara el último cartucho, el cerrojo permanecerá abierto gracias a su retén, activado por la teja elevadora del cargador. CSA, para el calibre 222 Remington, puede suministrar unos cargadores de polímero traslucidos. Estos cargadores de 30, de acuerdo a la legislación vigente, se suministran limitados a 2 ó 4 cartuchos, según sea su uso para caza o deportivo.

Existe un adaptador – brocal, de CSA o incluso de un tercero, que permite el uso de cargadores AR-15. En cualquier caso, hay que ser cuidadoso en la elección de los cargadores, no suelen presentar problemas de alimentación, pero sí a la hora de dejarse caer cuando presionamos la retenida. En este aspecto suelen funcionar en general mejor los metálicos, los de polímero suelen requerir alguna pequeña modificación.

Funcionamiento

Como se mencionó anteriormente, el VZ58 opera por gases, utilizando un pistón de carrera corta para completar el ciclo. El conjunto del cierre del VZ58 consta de cuatro piezas separadas: el cerrojo, las orejetas de bloqueo, el percutor y el portacerrojo. Hay que tener en cuenta que no hay un "martillo" tradicional en el conjunto del disparador.

Una vez que se dispara un cartucho, el gas extraído del cañón pasa al pistón y empuja una varilla cromada hacia atrás. Esta varilla impacta contra el portacerrojo, posteriormente un muelle devolverá la varilla del empujador a su posición delantera. No obstante, la energía se transfiere al portacerrojo, enviándolo hacia atrás mientras se desplaza sobre unos rieles ubicados dentro del receptor. La vaina percutida se extrae de la recámara y se coloca sobre un eyector fijo, que la desecha y la saca del receptor. La fuerza hacia atrás del portacerrojo levanta las orejetas de bloqueo hacia afuera de sus rebajes de bloqueo.

Cuando el portacerrojo se desplaza hacia atrás, trae consigo al percutor. En el proceso, el percutor da la vuelta al fiador. El fiador actúa como un trinquete de una sola dirección y evita que el percutor vuelva a la posición delantera cuando el portacerrojo es empujado hacia adelante por la tensión del muelle. El percutor permanece bloqueado en la parte posterior bajo la tensión del muelle. El portacerrojo se mueve de nuevo a la posición delantera y en el proceso, extrae un cartucho nuevo del cargador y lo coloca en la recámara. Las orejetas de bloqueo se colocan hacia abajo y bloquean el cerrojo en su lugar.

Quiero indicar que, en su paso por encima del cargador, el portacerrojo ejerce una ligera presión descendente sobre el cartucho antes de sacarlo con dirección a la recámara. Digo esto, porque un cargador limitado de forma muy estricta, sin esta capacidad de pivotar, puede dificultar el ciclo de acerrojado y provocar algún tipo de mal funcionamiento.

Cuando se presiona el gatillo, el desconector mueve el fiador hacia abajo, lo que permite al percutor avanzar hacia delante por la tensión del muelle y golpear la parte posterior de la aguja percutora contenida en el cerrojo. El pistón del cartucho detona y el proceso comienza de nuevo.

Sistema de miras

El sistema de miras metálicas, consta de un punto de mira guarnecido por un armazón cilíndrico, para evitar desajustes accidentales y un alza de tipo tangencial graduada hasta los 800 m, en tramos o intervalos de 100 m. El punto de mira es ajustable en altura y deriva, utilizando una herramienta especial. También podemos observar en la misma una letra “U” (universal), que es la marca más retrasada y es la configuración destinada para apuntar a blancos cercanos en movimiento, de 0-300 yardas / metros. Es lo que se conoce en el mundo anglosajón como BATTLESIGHT ZERO (BZO), una configuración que permitirá disparar objetivos puntuales de 0 a 300 yardas / metros en unas condiciones ambientales sin problemas de deriva.

A la hora de colocar una óptica veremos que presenta ciertas peculiaridades, básicamente por su característico receptor superior. Aunque existen varias soluciones, dependiendo del tipo de visor que vayamos a colocar. Para nuestras pruebas y sesión de fotos utilizamos el nuevo punto rojo de LEUPOLD el RDS Freedom. Una buena solución para el riel Picatinny delantero, dándole una orientación CQB.

 

 

El alza está graduada hasta los 800 m con una posición “U” para combate cercano

 

Si quisiésemos utilizar una óptica con aumentos, deberíamos seleccionar por ejemplo un visor 1-4x24 ó 1-6x24, que pueden ser los más adecuados. A la hora de colocarlo podríamos decantarnos por la típica montura lateral con rail Picatinny que se ancla en el lado izquierdo del receptor. Otra opción, sería colocar unas bases especiales para la parte superior del receptor, normalmente colocándolo sobre la parte trasera del receptor superior.

Ergonomía

La ergonomía de esta versión es muy buena, sobre todo si la comparaos con las versiones militares mucho más espartanas. La adopción de una culata CAR retráctil de seis posiciones tipo AR-15, pistolete anatómico de polímero, guardamanos también de polímero y su ligereza, hace que nos encontremos muy cómodos a la hora de operar con este rifle. Es precisamente las posibilidades de la culata, una de las ventajas frente a un AR-15, este último tiene la servidumbre del “buffer” donde se encuentra su muelle recuperador, cosa que no sucede en el arma checa. La del VZ58 es fácilmente reemplazable, esto nos permitiría teóricamente utilizar culatas plegables y/o esqueletizadas sin problemas. Digo en teoría, porque nuestro reglamento de armas no lo permite en armas semiautomáticas.

Seguridad

La seguridad es del estilo palanca-selector, similar a un AR-15, se encuentra únicamente en el lado derecho del receptor sobre la empuñadura de pistola. Cuando se lo coloca en la posición segura, evita que el desconectador se enganche con el fiador y resulta en un mecanismo de seguridad muy efectivo. Cuando está en la posición de "seguro", la palanca sobresale hacia abajo en el área donde normalmente se sostendría la empuñadura de la pistola, dando así al operador una indicación táctil que se encuentra en el modo "seguro". Mover la seguridad a una posición de "fuego" requiere que el operador mueva la seguridad hacia adelante y hacia arriba 90 grados. Esto replica el movimiento requerido para colocar el arma del modo seguro al modo automático en el diseño original.

La mayoría de los tiradores diestros usarán su dedo índice, en la mano que empuña el rifle, para realizar esta tarea, aunque algunos estarán tentados a romper su agarre y usar el pulgar. La explicación es sencilla, está ciertamente retrasado con respecto al dedo índice y presenta bastante resistencia, al menos en un rifle nuevo como este.

La seguridad funciona independientemente del percutor y por lo tanto, puede manipularse independientemente de si el rifle está montado o no. De la misma manera, el rifle puede cargarse o descargarse mientras el selector de seguridad está en la posición "segura". En general, podemos calificar esta seguridad como una importante mejora con respecto al diseño del AK-47, pero es cierto que no es tan ergonómica como la seguridad de un AR-15.

No he podido encontrar, en el mercado de terceros, una conversión ambidiestra del seguro para el CSA, que pueda permitir un manejo más ergonómico y sencillo del seguro. Obviamente, con la configuración original, en este caso los tiradores zurdos tendrán ventaja, porque podrán operar la seguridad con el pulgar de la mano que empuña el arma.

Prueba de tiro

Tenía especial curiosidad por saber como agrupaba en este calibre, para ello nos desplazamos a BREZALES TIRO en Cantabria, habitual colaborador para nuestras pruebas. Las condiciones ambientales fueron malas, con viento, lluvia y con una temperatura que osciló entre los 12° y 14°.

 

 

El visor BUSHNELL AR 1-4x24 RI es otra óptica CQB perfecta para este rifle

 

Utilizamos munición comercial de calidad Remington Premier ACCUTIP-V de 50 grains. La posición de disparo fue en posición sentado desde una mesa tipo bench-rest, con un banco de tiro Caldwell Lead Sled DFT 2, a blancos situados a 50 m, ya que empleamos un visor de punto rojo de 2 MOAs LEUPOLD FREEDOM RDS. La metodología empleada, fueron series de cinco disparos con descansos de 10 minutos para enfriamiento del cañón. Los resultados obtenidos los esperados, notablemente más preciso que un AK-47 pero menos que un AR-15. Los resultados sin ser concluyentes, debido a las malas condiciones el día de la prueba y a la espera de una montura para emplear un visor con retícula, se situaron entorno a los 2,20 MOAs con esta munición comercial.

RESUMEN

El CSA VZ58 Compact es un muy buen rifle deportivo con el que podemos participar en la modalidad IPSC Rifle, cazar por ejemplo un corzo o utilizarlo como arma defensiva. Sus cualidades, la fiabilidad y una más que razonable precisión, esto último a medio camino entre un AR-15 y un AK-47. Además, aunque es lógicamente menos conocido que el “black rifle”, tiene una gran cantidad de accesorios que ofrecen grandes dosis de personalización para adaptarlo a cualquier necesidad de uso.

Agradecimiento

Agradecemos a BORCHERS, distribuidores CSA en España, la cesión del material necesario para la elaboración de este artículo.

www.borchers.es

 Haz click aquí para comprar el rifle semiautomático CSA VZ58 .222 Remington

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Ruster

14, Junio 2019 21:57:07

¿Receptor?¿Un "experto no sabe que la palabra inglesa "receiver" se traduce por cajón de mecanismos?

Últimos post Arma larga


11132 1
18840 1
25222 0