Armas policiales: comparativa de armas de dotación en España

Armas policiales: comparativa de armas de dotación en España

Policial
4.9565217391304 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (46 Votos)

Esta comparativa surge a consecuencia de que un día coincidieron dos compañeros, de diferentes cuerpos policiales, que portaban armas muy distintas. Uno de ellos llevaba una Glock 17 de 4ª generación. El otro compañero una pistola HK USP Compact. Uno es policía local de Valencia y el otro es policía nacional.

Entonces, me vino a la cabeza que, al poseer armas diferentes, ambos tendrían una resolución muy distinta de una misma situación donde se tuviesen que defender. Cosa que no debería ser así, pero tu arma de servicio es la que te puede dar más o menos ventajas sobre el hostil. Por eso el hecho de esta comparativa. Otra cosa es el tirador, pero eso hoy no lo vamos a tratar.

Mi intención es arrojar algo de luz sobre estas dos armas y mostrar sus ventajas e inconvenientes, para que quien las lleve de servicio las pueda conocer mejor y sacarle el máximo partido o saber las limitaciones que posee. Conociendo tu arma a fondo, sabrás hasta donde puedes llegar con ella. Eso es vital, así no te la jugarás más allá de tus posibilidades.

Tocaré los elementos que son diferentes, ya que son los que dan la ventaja o el inconveniente sobre el arma. De nada sirve tocar elementos idénticos como por ejemplo la base de construcción hecha de polímero, ya que ambas lo poseen y ninguna destaca sobre la otra en esa característica. 

Retén del cargador

1aaEl botón del retén del cargador en ambas armas es ambidiestro pero, cada una, tiene su peculiaridad. En la HK usp compact (a partir de ahora HK) es una palanca que está situada justo debajo de la unión del arco guardamonte con la empuñadura y que va de lado a lado. Esta debe ser pulsada hacia abajo para extraer el cargador. Esto entraña un grave problema de incompatibilidad con un buen empuñamiento.
Siempre nos han dicho que hay que “empuñar alto” pero al hacerlo, cuando pulsamos esta palanca, es imposible sacar el cargador. Esto se debe a que, al bajar la palanca, choca con el dedo corazón de la mano que empuña, por lo que nos obliga a romper el empuñamiento para liberar el cargador. Además, su tamaño es algo pequeño, lo que dificulta aún más su pulsación.

Otra cosa que nos recomienda la marca es que podemos liberar esta palanca con el dedo índice, es decir, con el dedo que apretamos el disparador. No veo muy seguro esto, porque ese dedo puede apretar lo que “siempre aprieta” y tener un disparo accidental. Unas de las reglas de seguridad es cambiar el cargador con el dedo índice fuera del guardamonte y totalmente extendido sobre el armazón y esto va totalmente en contra. Viene en su manual de instrucciones, no lo digo yo.

El botón en Glock es desmontable y se puede poner en cualquier lateral, según sea zurdo o diestro el tirador. El problema que tiene es que sobresale poco por la parte que está más al interior del armazón, lo que obliga a pulsar en su parte delantera para que caiga con certeza. Esto con uno algo más sobredimensionado se solucionaría.

La ventaja es que es un botón muy intuitivo, como el que posee la mayoría de las armas, y éste favorece un buen empuñamiento del arma, lo que facilita que el tirador no tenga que romper el empuñamiento del arma en ningún momento.
Además, la unión del arco guardamonte con el armazón de la pistola Glock, favorece la posición del dedo corazón y facilita enormemente un empuñamiento alto, gracias a su rebaje final, que es justo donde se encuentra el retén del cargador en HK y es ahí donde reside la gran diferencia entre ambas.

2

Elementos de puntería

En ambas pistolas son metálicos, tanto el punto de mira como el alza. Esto en Glock no es así de serie, ya que son de polímero. Pero la policía local de Valencia solicitó al distribuidor que fuesen metálicos, cosa que ha sido una buena idea.
La diferencia entre ellos es el alza. En la HK posee dos puntos para alinear con el del punto de mira, que es la clásica mira de “tres puntos”. Esto permite una alineación correcta de manera horizontal. Gracias al grosor de su punto de mira, carece de pocas luces laterales, lo que facilita más aún esa alineación.

Glock se caracteriza por su gran marca en “U” en el alza, la cual permite centrar el fuego sin que haya desviación horizontal o vertical. Esto le permite tener mejor precisión y agrupación que otras armas policiales de cañón más largo. Su color es blanco y posee una gran visibilidad a la luz del día.

Una cosa de la que carecen las dos armas, es que sus miras no tienen la posibilidad de ser usadas en condiciones de baja luminosidad, lo que da mucha desventaja sobre cualquier otra que posea tritio o similar.

1a

Capacidad del cargador

Este es uno de los más grandes inconvenientes en la HK. Su cargador es de solo 13 cartuchos, frente a los 17 cartuchos que lleva la Glock. Estamos hablando de un 30% más de munición de diferencia en cada cargador de dotación. Esto sería con el cargador estándar de Glock, pero esto sube a un 46% con el cargador de más 2 (19 cartuchos en total) que llevaba el compañero de la policía local en su arma de dotación.

Tal y como se está poniendo la cosa en Europa, no se puede salir a patrullar con un arma con tan poca munición y solo un de cargador de repuesto. De hecho, no es extraño ver a menudo a agentes de la policía nacional con cargadores extra, además de los de dotación, comprados por ellos mismos. Más vale que sobre que nos falte.

El precio es lo de menos pero son más caros los de HK que los de Glock, a pesar de que Glock los hace de metal y polímero y HK solo de metal.

2a

Modernización

7

Es el nombre que me gusta darle a la progresiva actualización de las armas, según van pasando los años, y la corrección de fallos o creación de utilidades en el arma que piden los tiradores para que sea aún mejor.

La pistola Glock fue creada en 1980, para el concurso de sustitución del arma de dotación oficial, la Walther P38, del ejército austríaco. Al principio, ésta arma era bastante simple pero innovadora para su tiempo. Sin embargo, ha sabido adaptarse a las necesidades y a los tiempos. En la actualidad, posee cuatro generaciones y hay una quinta en marcha para dotar al FBI, acorde con sus especificaciones.

Lo más característico de esta arma es la forma ondulada en la parte delantera de la empuñadura, para colocar mejor los dedos (desde la 3ª generación) y en la 4ª generación la posibilidad de añadir lomos a la empuñadura para que se adapte mejor a las diferentes manos del tirador. Este juego está compuesto por 4 lomos diferentes.

Vemos que, durante varias décadas, se ha ido adaptado a las necesidades de los tiradores y a los tiempos.

La pistola HK usp compact nació a mediados de los años 90, (año 95 ó 96, más o menos) y es una versión compacta de la HK usp estándar, la cual está de dotación en el ejército español. Esta arma ya viene de serie con guías en el armazón para el acople de linterna y demás elementos y el cual también añadió Glock por esas fechas. Desde entonces, que yo sepa, no ha variado nada.

Carece de la parte ondulada para los dedos en la parte delantera de la empuñadura y también de lomos intercambiables. Esto último impide que se adapte a las diferentes manos de los tiradores, cosa que se suma a que, al ser compacta, la empuñadura, de por sí, ya es algo corta. Por eso la mayoría de los agentes lleva puesto el cargador que posee un pequeño extensor para apoyar el dedo meñique. Es decir, éste arma no ha cambiado en más de 20 años.

8

Martillo a la vista VS aguja lanzada

El sistema de “martillo a la vista” de HK es el clásico de la típica arma policial de toda la vida. Es un martillo exterior, el cual golpea el yunque de la aguja percutora y ésta es impulsada por la inercia de ese golpe, incidiendo en el pistón del cartucho y realizando el disparo.

Este sistema tiene algún que otro inconveniente; se ha dado el caso que en los ejercicios de tiro obligatorios de los agentes, en invierno y con ropa gruesa, el arma no ha realizado el disparo porque la chaqueta se ha interpuesto entre el martillo y la aguja percutora. También decir que esto pasó solamente con ejercicios de tiro desde la cadera. Pero no hay que obviarlo.

Por eso, en invierno, debemos llevar la ropa dispuesta de tal manera que no obstaculice el buen funcionamiento de esa arma, pero también podría fallar el disparo si, por ejemplo, en un forcejeo el delincuente intenta arrebatarla e introduce un dedo entre el martillo y la aguja.

El sistema de aguja lanzada de Glock es completamente interno. Esto impide que cualquier elemento exterior obstaculice el recorrido de la aguja percutora, cosa que permite obtener un disparo fiable en un posible enfrentamiento muy cercano, donde tengamos que disparar desde la cadera. Dada la tan corta distancia de ese enfrentamiento, es necesario que el arma no falle.

3a

Mecánica y piezas

11

Se puede decir que la mecánica de estas dos armas es completamente diferente. La HK es una pistola alemana. Por todos es ampliamente conocido el temperamento alemán y su manera “cuadriculada” de hacer las cosas. Eso no es malo. Esa manera de ser les ha llevado a construir armas muy fiables y precisas, a la vez que complejas. Todos conocemos las armas del ejército alemán de la segunda guerra mundial y sabemos que eran buenas, como por ejemplo el K-98 o la MG-42 o algunas un poco más modernas como el MP5 y el G36 o el G3.

Esta complejidad en las armas hace que estén compuestas por innumerables piezas, las cuales interactúan entre ellas con bastante precisión. En un arma, cuantas más piezas tenga, más alta es la posibilidad de un fallo o de una rotura. También hay que tener más en cuenta la limpieza y mantenimiento, porque todas ellas deben funcionar en conjunto como un “reloj”.

Para dar fe de la complejidad y cantidad de piezas involucradas en la realización de un disparo en simple acción en la pistola HK, ésta sería la secuencia de las mismas: Disparador, Biela, Trinquete de control, Seguro automático de aguja, Uña de retenida, Fiador, Martillo percutor y Aguja percutora. Es decir, hay ocho piezas involucradas para realizar un disparo. Si una sola de ellas deja de funcionar, el disparo no sería posible. En total la HK está compuesta por 50 piezas.

En el lado opuesto tenemos a la pistola Glock. Una de las características más notable es que tiene menos piezas que una pistola convencional. De hecho, solo tiene 35. Estamos hablando de que posee un 30% menos de piezas que la HK.

Tiene una construcción más simple y a la hora de realizar un disparo hay pocas piezas que estén involucradas. En un disparo con Glock, las piezas que lo realizarían serían estas: Disparador, Biela, Seguro automático de aguja y Aguja percutora.

A simple vista se puede observar que para realizar la misma acción, utiliza la mitad de piezas. Por lo tanto, a menos piezas, menos problemas.

Esto también influye en la limpieza y mantenimiento. Esta arma sigue funcionando, sin interrumpirse, bajo unas condiciones de suciedad que otro tipo de pistolas no soportarían. Con esto no quiero decir que no se limpien las armas. Hay que limpiarlas siempre, porque nunca sabes cuándo te harán falta.

12Sobre el desmontaje completo de todas sus piezas en estas dos armas, tengo el placer de haber realizado los cursos de armero de ambas marcas. Respecto a Glock, puedo decir abiertamente que tengo juguetes de mi hijo que son mucho más complejos de montar que la pistola. Su montaje y desmontaje es fácil, sencillo, rápido y hasta divertido y se puede hacer con un solo botador.

El montaje y desmontaje de la HK solo puedo decir que es muy complejo, por la innumerable cantidad de piezas que posee. Es necesario usar dos botadores de distintas medidas y en el sistema de disparo hay que enlazar a la vez cuatro piezas (fiador, uña de retenida, trinquete de control y el interruptor de disparo) antes de meter el pasador que los une. Es un verdadero infierno.

Lo único que tiene en contra Glock es que, para realizar el desmontaje, hay que disparar en vacío de manera obligatoria. Esto no debería ser ningún tipo de problema, siempre que se respeten las normas de seguridad y se compruebe de manera visual la recámara, pero disparar en vacío va en contra de estas normas.

HK, sin embargo, posee una palanca de desamartillado para tal acción, lo que permite abatir el martillo con total seguridad.

También existen diferencias entre los arcos guardamontes. En la HK es más grande, lo que facilita el uso del arma con guantes, pero en Glock este arco es algo pequeño como para hacer uso del arma con ellos puestos.

Existen otros detalles curiosos. HK tiene unos rebajes, a ambos lados, en la parte inferior de la empuñadura que facilitan el agarre del cargador para su extracción. Glock solamente tiene un rebaje pero está situado en la parte inferior delantera y pero no facilita mucho su agarre.

Palanca de retenida de la corredera

Las palancas de retenida de estas armas son muy distintas, en cuanto a tamaño y funciones.

La palanca de la HK es grande y está demasiado sobredimensionada. Esto lo que provoca es que el propio tirador la accione hacia abajo cuando está empuñando correctamente el arma.
El problema que crea esta situación es que el tirador no se percata de que tiene el cargador sin munición y dispara en vacío. El tirador podría creer que es un una interrupción por “fallo de disparo” y realizaría la maniobra TRB (golpe en el cargador, tira de la corredera hacia atrás y disparo. Se le da las siglas de los sonidos en inglés que son “Tap, Rack, Bang”). Sólo al tirar de la corredera y ver que se ha quedado hacia atrás, se daría cuenta de que no tiene munición. Entonces ahí es cuando realizaría el cambio de cargador, con la gran pérdida de tiempo que tendría, por culpa de ser tan grande esta palanca.

13

Lo raro de esta palanca es que no es ella quien retiene la corredera, sino un pequeño diente que tiene en la parte superior y que es el encargado de meterse en la muesca de retenida que tiene la corredera para este fin. Para mi gusto, es algo muy pequeño que realiza una función muy importante y es la de indicador de seguridad de “recámara abierta”, que nos avisa que el cargador está vacío. Lo lógico sería, ya que es tan robusta esta palanca, que sea ella misma la que se introduzca en la muesca y no una pieza tan pequeña. Así se asegura una buena retención.

Además, ésta posee un vástago que atraviesa el armazón, uniéndolo con el cañón y el muelle recuperador, haciendo que el arma forme un conjunto completo. Si esta pieza se rompiese, el arma dejaría de funcionar, aunque no tengo constancia de que haya pasado nunca. Es una pieza bastante robusta.

14En el lado opuesto tenemos la palanca de retenida de Glock. Es muy pequeña y plana, lo que evita que se pueda enganchar en la ropa o en algún otro sitio. Facilita que se pueda realizar correctamente el empuñamiento a dos manos, sin que lleguemos a pulsarla hacia abajo cuando lo realizamos. Así nos aseguramos que la palanca retendrá a la corredera cuando el elevador del cargador la empuje y, de esta manera, nos avise de que nos hemos quedado sin munición.

Puede llegar a pecar de ser demasiado plana y con poco relieve y con manos húmedas es posible que resbale el dedo sobre ella, no pudiendo cerrar la recámara al primer intento y teniendo que repetir la maniobra. Aunque con tirar de la corredera hacia atrás con la mano débil se podría solucionar el tema, algunos usuarios de Glock la están cambiando por una algo más sobredimensionada, pero que sigue siendo mucho más pequeña que la que posee HK.

Doble Acción- Simple Acción VS “Safe Action”

Estas dos armas poseen sistemas de disparo muy diferentes. La pistola HK posee el disparo en simple y doble acción. La doble acción se consigue abatiendo la palanca del seguro hacia abajo y desamartillado el martillo. Cuando hacemos esto, el martillo cae y es parado por la uña de retenida.

La presión en ésta arma en simple acción es de 2 kgs y en doble acción es de 5 kgs. Vemos que hay mucha diferencia entre las presiones que hay que ejercer en las dos modalidades. Esto lo que conlleva es que, cuando realizamos un disparo en doble acción, tengamos que hacer una presión desmedida y no convencional, por lo que es muy probable que provoquemos un “gatillazo” en el disparo.

Una vez realizado el disparo en doble acción, el siguiente será en simple acción. Es muy probable que éste disparo se escape antes de tiempo, por el simple hecho de tener en mente la presión que hemos realizado con el disparo anterior. Por lo tanto, es muy posible, y de hecho he visto que ha sucedido en varias ocasiones, que el primer disparo se falle y sea muy bajo y el segundo también se falle y sea alto por esa presión desmedida que ejercemos por culpa de la doble acción inicial, cuando el arma aún está reelevada. La única solución es entrenar mucho la secuencia de pasar de doble acción a simple acción para evitar el fallo.

Lo que hacen muchos tiradores en la galería es apretar rápidamente en doble acción para que el arma se ponga lo más pronto posible en simple acción, dando por perdido siempre el primer disparo y comenzando su secuencia de tiro con el segundo disparo que ya se realiza en simple acción.
Esto es muy peligroso, porque lo que hacemos en la galería es lo que nos saldrá en la calle y un disparo perdido en la calle puede resultar fatal. Para suplir esto podrían abatir el martillo, como los revólveres antiguos de simple acción, y problema resuelto.

Luego tenemos el sistema de disparo de Glock. Este sistema se conoce como “Safe Action” (Acción Segura).

Su característica es que posee un funcionamiento intermedio entre lo que sería una DA y una SA, siendo este sistema de DAO (Double Action Only) “Solo Doble Acción” con un pre-armado de la aguja percutora, la cual es lanzada hacia adelante al finalizar el recorrido de ésta. De ahí viene el nombre del sistema de percusión como “aguja lanzada”. Esto permite que todos los disparos tengan la misma presión y el mismo recorrido del disparador, los cuales son más ligeros y cortos que una DA pero no tanto como una SA.

15

La presión de Glock está en unos 2.550 grs, aproximadamente. Es una presión suficiente como para que el disparo no sea accidental y mucho más ligera que cualquier doble acción. Por eso mucha gente piensa que es simple acción.

No hace falta hacer una presión desmedida para que salga el primer disparo, como sería el caso de una DA, ni tampoco memorizar dos tipos diferentes de presión del disparador, por tener SA. Por eso, cada vez más, muchas marcas tradicionales de SA/DA están creando armas de “aguja lanzada”, como Beretta con su modelo APX o Smith Wesson con la MP9.

El disparador de Glock controla el sistema de seguros automáticos, los cuales se van desconectando, de manera independiente y secuencial, cuando lo presionamos, volviendo estos a su posición de seguridad después del disparo.

Este sistema es simple, rápido y seguro y permite al tirador concentrarse plenamente en el disparo, cosa que es de mucha utilidad bajo estrés.

Seguro manual

Glock carece de seguro manual, es decir, no tiene el típico seguro de aleta. Otra cosa sería el seguro de disparador, que algunas personas lo podrían contemplar como seguro manual pero no es así. Sí que existe un modelo único de Glock realizado expresamente para la policía de Portugal, a petición propia de su gobierno, en el cual hay incorporado un botón en el costado derecho del armazón que hace de seguro manual, bloqueando la aguja percutora, pero no es el modelo de este comparativo.

4a

Al carecer del seguro manual, el tirador no tiene que estar pensando en quitar ninguna palanca, ni se le olvidará hacerlo a la hora de realizar el disparo, como puede suceder en otras armas. Esto ahorra tiempo y muchos problemas al tirador, porque así en lo único que tiene que estar pensando es en realizar un buen disparo.

Teniendo el dedo fuera del disparador, los seguros automáticos de Glock estarán activados y será imposible un disparo accidental, hasta que el tirador presione voluntariamente y vaya desactivando los tres seguros que componen el sistema de seguridad del arma. Por lo tanto, es un sistema seguro y fiable.

HK tiene una palanca exterior que puede ser cambiada de lado para favorecer a los tiradores zurdos. Esta tiene dos funciones; desamartillado y seguro.

El problema que tiene esta palanca es que está demasiado sobredimensionada. Al realizar un buen empuñamiento, en muchas ocasiones, los propios tiradores empujan sin darse cuenta la palanca hacia arriba y activan el seguro, lo que les impide realizar el disparo. El tirador está disparando y, de repente, el arma ya no dispara. Tiene que bajar la palanca rápidamente y si la baja demasiado fuerte, pondrá el arma en doble acción, lo que desembocará en un disparo lento en doble acción por culpa de los 5kgs de presión, cosa que le podría dar muchos problemas en mitad de un enfrentamiento armado.

5a

Ángulo de la empuñadura

El ángulo de la empuñadura de un arma corta debe ser lo más parecido al ángulo que posee la mano, en el momento que ésta empuña una pistola. Con ello, lo que conseguimos es obtener una alineación del cañón recta y dirigida por completo hacia el objetivo, además de ser rápida gracias la posición natural de la mano.

Cuanto mayor sea el ángulo, mejor adaptabilidad tendrá a la mano. Por eso es muy importante la construcción física del arma y su predisposición a un tiro rápido y lo más recto posible al blanco, ya que en un enfrentamiento armado la toma de miras va a ser casi imposible y lo que va a dirigir el cañón del arma hacia el hostil, será el brazo y la muñeca.
Las dos armas de la comparativa tienen ángulos de empuñadura muy distintos, los cuales nos darán unos resultados diferentes en un tiro rápido o instintivo.

La pistola HK usp compact tiene un ángulo de empuñadura más cerrado que el de la pistola Glock. El ángulo que posee la HK está entorno a los 103 grados, lo que hace que no esté completamente adaptado al ángulo natural de la mano.

6a

Esto lo que provoca son disparos bajos en la silueta y, en un enfrentamiento armado, lo que sucedería es que estaríamos apuntando demasiado bajo como para impactar en una zona importante del cuerpo del hostil. A causa de ello, el punto de mira queda por debajo del alza y no se ve, por lo que hay que mover la muñeca hacia arriba para poder encontrarlo y realizar un correcto alineamiento del cañón, lo que conlleva una pérdida de tiempo, además de no ser una posición natural de la mano.

Si a esto le sumamos que el arma es de doble acción y que debemos hacer más presión sobre el disparador, lo que tendremos, casi seguro, será un tiro bajo sumado a un gatillazo. Podemos decir que el tiro bajo o fallido está casi asegurado.

22

Por el contrario, Glock tiene un ángulo de empuñadura mucho más ergonómico y adaptado a la naturaleza de la mano. El ángulo que tiene es de 110 grados, aproximadamente. Numéricamente hablando, son sólo 7 grados de diferencia, pero es una diferencia sustancial. Gracias a ésta, el arma tiene un mejor encare y alineamiento del cañón en tiro rápido.

7a

A esto también hay que sumarle el sistema “safe action” que posee el arma y que nos da una presión del disparador constante, desde el primero hasta el último disparo. Además, al no ser una presión tan grande, como sería en una doble acción, todo ello unido nos permite obtener un disparo más fiable y más recto, respecto a la línea del brazo.

Por lo tanto, en un enfrentamiento armado, en el cual solamente podremos mirar al blanco y encarar, con este arma tendremos más posibilidades de impactar al hostil en zonas del cuerpo donde podremos incapacitarlo de una manera más rápida y fiable que con un disparo bajo.

25

Altura del empuñamiento

Por todos es bien sabido, y por los instructores de tiro muy repetido en sus clases, que un arma siempre la empuñaremos lo más alto posible. Con ello lo que se intenta minimizar es la relevación del arma, en el momento del disparo. La ventaja que tiene esto es que podemos alinear antes las miras sobre el objetivo y, de esta manera, poder enlazar disparos consecutivos en menos tiempo.

El empuñamiento de la mano fuerte será correcto cuanto más unido esté a la rabera del arma. Esa parte de la pistola será la que limite la distancia del empuñamiento respecto al eje del cañón, que es justo la pieza de referencia en toda arma. Por lo tanto, la misma construcción de la pistola será la que nos limite el empuñamiento de ésta y eso tendrá mucho que ver con su diseño.

La construcción de la rabera de la pistola HK usp Compact se rige por la existencia de una corredera robusta y sobredimensionada y un martillo exterior, o “martillo a la vista”. Precisamente esta pieza obliga a tener un diseño donde la rabera se sitúa más baja, ya que el martillo necesita espacio para bajar, al ser empujado por la corredera cuando retrocede.

8a

En la imagen se puede apreciar una separación de 3 centímetros de altura, entre la rabera y el eje del cañón del arma. Esto impide que el arma pueda ser empuñada más alta, por mucho que lo intentemos. A causa de ello, tendrá más relevación en el disparo que un arma con menos distancia y será más lento volver a alinear las miras.

La pistola Glock, por el contrario, tiene una separación de 1,4 centímetros de distancia, respecto al eje de su cañón. Esto se debe a que no tiene un martillo exterior que obligue a situar la rabera del arma en una posición más baja.

Ello es a consecuencia de que posee el sistema de “aguja lanzada”, que permite la construcción de un arma con una rabera más elevada y, por lo tanto, un empuñamiento más alto. Esto hace que el tirador gane en rapidez y pueda alinear antes los elementos de puntería, logrando una mayor eficacia y un mayor número de disparos consecutivos en el mismo tiempo.

9a

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Crees que el acoso a cazadores en redes sociales tiene solución?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero