La necesidad de contar con medios de reducción no letales

La necesidad de contar con medios de reducción no letales

Policial
4.625 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (12 Votos)

Cuando eres miembro de las FCS, llega el momento en el que tienes en frente a una persona que amenaza con quitarse la vida y no cede ante el diálogo del agente. Y es en ese momento en el que me planteo: ¿por qué la Policía no dispone de medios de reducción no letales?

 

El vídeo que podéis ver aquí arriba corresponde a un caso ocurrido en la localidad de Paiporta (Valencia), en el que unos compañeros se encontraban con una persona armada y en estado de enajenación mental. Una vez más hemos tenido la necesidad de afrontar una intervención compleja, en términos profesionales y humanos. Es decir:

-Profesionales: reducir a una persona armada con arma blanca, que amenaza con suicidarse y que no cede al diálogo del agente que intenta impedirlo.
-Humanos: La incapacidad de impedir que se autolesione en nuestra presencia, con el contenido emocional que este acto conlleva, tanto para los intervinientes cómo para familiares y sociedad en general.


Desde el punto de vista del agente que ha de lidiar con esta complicada actuación, surgen serias dudas en ese momento, ya que se encuentra ante una persona con capacidades psicológicas alteradas y, al parecer bajo efectos del alcohol
Ante esta situación podemos contemplar varias opciones:

a) En un primer supuesto cuando el Agente se acerca a reducirlo pueden darse varios resultados

- El afectado se autolesiona con el cuchillo pudiendo morir.
- Arremete contra el Agente, ante lo que este sólo puede:
• Correr
• Repeler la agresión con los medios a su alcance (pistola).

b) Al encontrarnos en una población, puede darse el caso de intentar agredir a cualquier ciudadano que se encuentre próximo

Esto complicaría mucho la situación ante los medios de que se disponen por parte de los actuantes (arma de fuego).

Una salvedad para aquellos que consideren una opción diferente de actuación como: defensa policial o técnicas de manos vacías: ANTE UN ARMA BLANCA, YO NI ME LAS PLANTEO. Si alguno se considera capaz de desarmarlo con estos sistemas lo respeto. En el caso que nos ocupa se recurrió a la Policía Local de otra localidad próxima que cuenta en dotación de TÁSER, así se pudo reducir y trasladar a un centro médico para su tratamiento.

Llegado este momento es cuando me vuelvo a preguntar: ¿HASTA CUANDO SE VAN A SEGUIR PLANTEANDO, AQUELLOS QUE TIENEN LA RESPONSABILIDAD DE DOTAR DE MEDIOS NO LETALES A LA POLICÍA, HACERLO?

Lo realmente cierto, es que a muchos de estos que se le llena la boca en sus frases de valedores de la libertad, seguridad y garantías de los ciudadanos, no se tienen que ver en situaciones de este tipo y es muy fácil criticar desde la barrera, pero el que en realidad se encuentra entre la espada y la pared es el policía que interviene.

Algunas ONGs afirman que el TASER produce muertes y es un instrumento de tortura. Puede que, en alguna ocasión así haya ocurrido (sumando a la vez factores colaterales como el consumo de sustancias o deterioro físico de los damnificados), ¿Pero qué otra opción le queda al policía? Correr (que no estaría bien visto por los ciudadanos ni por los dirigentes y mandos) para salvar la vida o proteger al ciudadano cuando se encuentra en estas circunstancias... o DISPARAR, y eso sí que está demostrado que produce muertes casi siempre.

Sé que esto es llover sobre mojado y que este tipo de actuaciones policiales y política se repiten en el tiempo, pero esta vez le ha tocado a mis policías y no quiero dejar de poner un grano de arena a favor de que no se repitan.

Para intentar acercar posturas en este tema, he encontrado un sistema que puede ser valorado como una solución intermedia y no letal, se trata del TDS y consiste en un dispositivo que se acopla en menos de un segundo en el cañón de la pistola y que puede disparar un proyectil no lesivo, pero incapacitante al agresor, permitiendo su reducción sin poner en peligro ninguna vida. Este proyectil puede estar provisto de gas pimienta, sistema de inmovilización mediante descarga eléctrica o simplemente actuar como aturdidor mediante un golpe.

Ventajas:


• Se porta en el cinturón del agente, pues sus medidas son similares a una linterna táctica.
• Se acopla mediante imán a la boca del cañón del arma, por lo que no necesita herramienta ni manipulación complicada ni lenta.
• Se puede dotar de diferentes medios incapacitantes (eléctricos, gas pimienta, marcadores, aturdidores, etc.,)
• Se dispara con la munición de dotación del agente 9mm, sin necesidad de manipular el arma, ni cargar ninguna diferenciada.
(Una vez realizado el primer disparo el arma está en condiciones de efectuar un segundo, en este caso letal, si fuese necesario)

Considero que puede ser una aportación diferente, eficaz y segura para todos aquellos que intervienen en esta materia y marcar la diferencia entre criterios de utilización en medios no letales. Espero que esto no caiga en saco roto y que aquellos que tienen la responsabilidad de velar por los ciudadanos y su policía, cambien la mentalidad y se planteen invertir en SEGURIDAD.

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Vas a ir a alguna feria de armas este año?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero