• Estás aquí:
  • Policial
  • Función Policial: Conclusiones extraídas de los enfrentamientos armados

Función Policial: Conclusiones extraídas de los enfrentamientos armados

Policial

Puedes votar:

  • 1 voto, 2,00 sobre 5
Función Policial: Conclusiones extraídas de los enfrentamientos armados
Analizar con detenimiento y extraer conclusiones de los enfrentamientos armados es un requisito básico para mejorar la función policial. El análisis de estos escenarios con armas de por medio aporta mucha información a los agentes de policía.
Función Policial: Conclusiones extraídas de los enfrentamientos armados
Ernesto Pérez Vera (16/02/2009)
El agente de policía, por lo general, no está psicológicamente preparado para un enfrentamiento real, ya que la inmensa mayoría de los planes de entrenamiento no guardan relación con la realidad del enfrentamiento. Esto es algo que está ya asumido en Estados Unidos. Allí se analizan y estudian todos y cada uno de los casos en los que un agente de la ley (aquí en España denominado Agente de la Autoridad) se ve envuelto en un enfrentamiento en el que se hace uso de las armas de dotación reglamentarias. Estos análisis se realizan tanto si el agente fallece como si resulta herido o indemne, pero siempre se hace un análisis y estudio de todo lo ocurrido.

De los análisis que allí se han llevado acabo, podemos sacar paralelismos con algunos casos que en España ha estudiado la Asociación Española de Instructores de Tiro Policial (AEITP). Lo que seguramente sí coincide al 100%, son las conclusiones finales. Podríamos, en consecuencia, llegar a las siguientes conclusiones:

1º. En el enfrentamiento real, nuestro agresor dispara contra nosotros. Normalmente, lo hace antes de que nos demos cuenta de que se está produciendo un ataque o de que está apunto de iniciarse. En los entrenamientos del 90% de los cuerpos policiales de España, eso no ocurre jamás. En esos casos, es difícil sobrevivir al primer disparo pero en caso de seguir vivo, hay que iniciar cuanto antes una defensa reactiva.

2º. La inmensa mayoría de los ataques, con cualquier tipo de arma (fuego, blanca o contundente), se producen por sorpresa, provocando un shock en el agente atacado. Si el agredido queda paralizado por el shock, puede estar perdido.

3º. La reacción instintiva de defenderse debe ser súbita, bien reduciendo silueta (es natural y a veces se realiza sin que el propio atacado se de cuenta) o bien moviéndose y poniéndose a cubierto para abrir fuego de modo súbito hacia el agresor. Esto evitará que el atacante continúe su agresión con tranquilidad, y aún sin que provoquemos su puesta fuera de combate, es casi seguro que él errará en sus disparos.

4º. Ante todo hay que tener la firme voluntad de sobrevivir. Si esto es algo en lo que no estamos entrenados o es algo en lo que no hemos meditado antes, no será fácil salir airoso.

5º. La inmensa mayoría de enfrentamientos armados se producen entre los 0 y los 7 metros, y sobre todo entre los 0 y los 3 metros o incluso menos.

Mossos de Esquadra en plena intervención policial
6º. Hay que oponerse al instinto natural de huir de un enfrentamiento a las distancias referidas antes. En caso de hacerlo, podremos ser fácil blanco por la espalda. En EEUU se han dado casos de agentes que se entregaron a sus atacantes, porque quizás creyeron que no saldrían vivos del enfrentamiento. Muchos de esos agentes fueron asesinados con sus propias armas.

7º. Ante el primer signo de riesgo, el agente debería desenfundar su arma o bien empuñarla con la funda presta para el desenfunde. Esto en USA es norma, pero en España es impensable aún. No olvidemos de todos modos que lo más difícil es detectar el ataque antes de que éste se produzca. Quienes pudieron predecirlo, sobrevivieron casi siempre.

8º. El primer instinto ante un ataque es el de agacharse y/o moverse. Si esto es lo que va a pasarnos en la realidad, ¿por qué la mayoría de programas de entrenamiento va en otras direcciones?

9º. Un agente de policía debe saber que en cualquier momento de su servicio puede ser víctima de una agresión mortal. Debe saberlo y debe estar concienciado de ello y también de que ante esos hechos tendrá que defenderse de tal modo que puede provocar la muerte de otro ser humano. Esto es algo que no se inculca en nuestro país, quizás todo lo contrario, se suelen crear tabúes que llevan al miedo, falsos mitos y crean la duda en el agente.

10º. Los enfrentamientos no suelen durar más de 3 segundos, salvo casos muy concretos de asedio a delincuentes atrincherados.

11º. Casi nunca los agentes hacen más de 4 disparos, no alcanzando el blanco los primeros y sí los últimos disparos. En muy pocos casos se precisa de cambio de cargador, aún así es necesario llevar alguno/s de repuesto. Nunca sabremos qué tipo de acción hostil vamos a encontrar o si acaso vamos a perder el cargador del arma durante una carrera, saltos de muros o vallas, trepas, o forcejeos.

12º. Cuando el delincuente está bajo los efectos de drogas o alcohol, suele fallar sus disparos. Aún así, él es quien inicia la confrontación y si ésta es a muy corta distancia, puede causar baja en el agente incluso cuando sus disparos vayan bajos. El delincuente en nuestro país por lo general no está preparado en el manejo de armas (esto cada vez es menos cierto), así pues sus disparos suelen irse hacia abajo aún cuando los dirija al pecho de agente. Esto sería positivo si los disparos se producen a distancias largas pero la mayoría de las veces sabemos que se producen a muy cortas distancias, de modo que a 3 metros si el malhechor dispara al pecho del agente, sus disparos podrán ir a la zona baja del mismo, tocando órganos importantes por debajo del esternón.

Según la distancia a la que dispare el agresor y el ángulo, sí sus disparos se desvían hacia abajo, se pueden producir rebotes que podrían acabar impactando en la zona media alta del cuerpo de agente atacado. Esto es fácil de comprobar recreando la situación con suelo firme y duro y con una silueta. Seguidamente expondré algunos casos cercanos en el tiempo y en el espacio, casos reales en nuestro país.

Casos reales en España
El día 23 de marzo de 2008, un agente del CNP que patrullaba junto con otro compañero, recibió durante la madrugada un disparo a corta distancia durante la identificación de dos sospechosos en un barrio marginal de la ciudad de Benidorm. El agente herido recibió el disparo en el pecho y le provocó gravísimas heridas. Los autores de los disparos no fueron ni heridos ni detenidos, pues los agentes fueron incapaces de usar sus armas.

El 6 de abril de 2006, un agente de la GC destinado en la Comandancia de Segovia resultó gravemente herido por arma de fuego durante la realización de un control de carretera. Los autores de los disparos resultaron ser delincuentes habituales que huyeron del lugar en vehículo. Los agentes de la GC del dispositivo estático del control no fueron capaces de herir a ninguno de los atacantes, pese a estar todos los agentes en un dispositivo donde se trabaja con una especial sensibilidad y atención y dotados de armas largas.

El 10 de febrero de 2008 un agente de la PL de Granada fue herido por arma de fuego durante la identificación del conductor de un vehículo que iba a ser denunciado administrativamente por conducción negligente. El disparo alojó un proyectil del calibre .22LR cerca de la base del pene del agente.

El día 1 de marzo de 2003 un agente de PL de Marbella resulto herido grave al recibir en su cuerpo varios impactos de bala. Los hechos se produjeron cuando el agente trató de identificar a dos sujetos que conducían un vehículo sustraído. Los hechos ocurrieron en el Trapiche (barrio marbellí) y uno de los delincuentes resultó herido, aunque de menos gravedad que el agente. En cualquier caso, parece que jamás fue detenido. El delincuente portaba chaleco antibalas y se contabilizaron hasta 30 disparos en la escena del suceso. Se da la circunstancia de que el agente herido era el Instructor de Tiro de la PL de Marbella y ya ha tenido dos enfrentamientos similares.

El 1 de mayo de 2001 un hombre de unos 30 años murió en la barriada malagueña de Puerta Blanca durante un tiroteo con la Policía, en el que también resultaron heridos un agente que recibió dos disparos en las piernas y otra persona que huía con el fallecido en un vehículo tras perpetrar un atraco en el centro de Málaga. Los hechos ocurrieron sobre las 18.45h, cuando agentes de la Policía en un vehículo camuflado interceptaron a los presuntos delincuentes, quienes supuestamente acababan de cometer un atraco en el centro de la ciudad. Los perseguidos abrieron fuego contra los policías con una escopeta de cañones recortados.

El 12 de agosto de 2002 falleció un Inspector del CNP en Madrid. El agente fallecido estaba acompañado de otros 3 agentes del mismo cuerpo y trataban de identificar, para su posterior detención, a un ciudadano colombiano de 39 años que se hallaba implicado en la muerte de otro sudamericano. Todos los agentes del dispositivo eran de la Brigada Provincial de Homicidios, todos ellos resultaron heridos por los disparos que el colombiano efectuó en un portal donde los agentes le esperaban. Las heridas más graves las recibió el Inspector fallecido, que por cierto, era nacido en La Línea de la Concepción. Solo uno de los agentes del dispositivo fue capaz de hacer fuego efectivo y herir de un disparo en el abdomen al criminal colombiano.

El 29 de diciembre de 2004 dos agentes del CNP de la Unidad de Motos se adentraron en un edificio de la barriada de las Tres Mil Viviendas de la ciudad de Sevilla. En dicho edificio se trapicheaba con pequeñas dosis de droga y los agentes una vez dentro del bloque llamaron a una puerta que se hallaba abierta y donde sabían que a veces se vendían papelinas de cocaína y heroína. Los agentes iban solos, sin más apoyo, y sólo iban a realizar un servicio que para cualquier agente trabajador sería rutinario. Una vez los moradores de la vivienda advirtieron la presencia policial en la puerta de la casa, sin mediar palabras abrieron fuego con escopetas de caza, los agentes repelieron el fuego con sus armas cortas de dotación. El resultado fue que murió uno de los traficantes, 3 más resultaron heridos y ambos agentes heridos también, uno por golpes severos en la cabeza con barra de acero y el otro por disparos en las piernas.

El 28 de noviembre de 2008 en la ciudad alicantina de Petrer, se produjo un tiroteo entre los dos atracadores de una entidad bancaria y agentes de la P.L. y del C.N.P. Como resultado de la refriega, dos agentes del C.N.P. resultaron heridos por los disparos, uno de ellos recibió tres impactos, uno de ellos en la mandíbula. Los atracadores también recibieron varios impactos, uno de ellos acabó herido por dos impactos en el pecho y el otro falleció tras recibir siete impactos repartidos por distintas partes de su cuerpo, pero incluso cuando ya había recibido los tres primeros disparos, seguía esgrimiendo su arma hacia los agentes.

El 13 de febrero de 2009, un agente de la Policía Municipal de Madrid resultó herido por arma blanca en una mano y por disparo de arma de fuego en un píe. En la misma actuación, un agente del CNP recibió una cuchillada en un hombro. Las heridas de arma blanca de ambos agentes, la produjo un ciudadano de Ghana que se mostró agresivo y violento cuando era identificado; mientras que la herida de arma de fuego en el píe del PM de Madrid, la provocó un disparo del agente del CNP. Finalmente el ciudadano de Ghana fue detenido tras recibir un disparo en una pierna, aunque con el impacto en la extremidad, consiguió huir varios cientos de metros del lugar de los hechos.

En los casos reales anteriormente expuestos de forma tan sucinta, quedan reflejados supuestos varios, en los cuales podemos advertir correctas actuaciones policiales, otras quizás menos correctas, otras de las actuaciones denotan gran pericia y habilidad y otras quizás, adolecen de ella. En cualquier caso, todos los agentes, tuvieron el añadido de la mala suerte. Seguro que todos los que sobrevivieron, se preguntaron ¿Por qué a mi…por que yo…?. Muy sencillo, porque ustedes estaban trabajando y cumpliendo con una obligación que no siempre es reconocida como merece por quien corresponde, una veces por los mandos, otras por los compañeros y otras por los ciudadanos.

Ahora, saquen sus propias conclusiones.

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Manuel Pellejero Samitier

20, Marzo 2009 08:44:00

Yo como policía quisiera decir que la preparación que se nos da para intervenciones con armas trata de ser lo más adecuada y partiendo con supuestos de casos e intervenciones habidas en la realidad. En esto hay intercambio de información entre todos los países. La preparación que se nos da yo la tengo considerada como buena, y comparada con otros países muy buena, y de esto creo que hay constacia en los medios de comunicación. Lo que sucede es que en el momento que se acude a una intervención, en la que se presupone que va a haber intercambio de disparos, es imposible saber como será el área de conflicto, si habrá vehículos aparcados, contenedores de basura, arbolado, setos etc. Todo ello juega un papel importante a la hora de poder llevar a cabo con éxito la intervención, en la que por supuesto uno se juega el pellejo. Pero esto último lo llevamos implícito en el sueldo y lo tenemos asumido, y quien no lo asuma así mi consejo es que no ingrese en ningún cuerpo d e policía. No estamos para que nos maten de un tiro en la nuca al estilo etarra, pero si en un intercambio de disparos cae un policía, mala suerte, se trata de un accidente laboral, lo mismo que si un albañil cae de un andamio y se mata.

Saludos,
M. Pellejero.

ALFREDO GONZALEZ BLANCO

15, Marzo 2009 03:41:00

Símplemente felicitarte por el artículo. Buenísimo.

Juan Manuel CARREIRA MIASIERRA

02, Marzo 2009 06:03:00

Solo puedo decir que es un articulo excelente, esto lo tendrian que enseñar en la academia.

francisco antonio gonzalez and

01, Marzo 2009 08:02:00

henorauena por este articulo en el cual me sirve de gran ayuda por cultura creo que debeerían tener un plan de instrucción casi diaria o semanal que les ayudase a superar posibles imprevistos a corta distancia, mejorar reflejos, mejor manejo de sus armas, evitar posibles shocks y manejar la situación para salir airosos. El personal de CNP y GC trabajan a muy corta distancia como antes en el articulo mencionado, para salir aireosos de situaciones de maxima alerta en distancia reducidas debe de tener uno un entrenamiento de tal clase que a uno le hace tener acciones automaticas y la mente fria..........felicidades por el articulo espero más para poder culturizarme

RAFAEL HERNANDEZ RODRIGUEZ

01, Marzo 2009 03:07:00

ES UN HECHO QUE LA MAYORIA DE TODOS NOSOTROS ME REFIERO A LOS AGENTES EN ESPECIAL EN MEXICO , EN LA ACTUALIDAD LA VIOLENCIA ES EXTREMA Y LOS ENFRENTAMIENTOS SON LARGOS ENTONCES LO QUE PASA ES QUE LA CANTIDAD DE MUNICIONES NO ES SUFICIENTE PARA DICHO ENFRENTAMIENTO Y YA SAAN DADO TIROTEOS DE HATA TRES HORAS COMO VEN AMIGOS ES BUEN ARTICULO SALUDOS

jordi margarida olsina

28, Febrero 2009 03:24:00

generalss: Creo que el artículo es totalmente actual y refleja lo que ocurre en la instrucción o en la falta de instruccion realista de las fuerzas de seguridad. No se entrenan técnicas de tiro realista y mucho menos tiro bajo estress, repitiendose casi siempre las prácticas de tiro reglamentarias en los ejercicios de hace 20 Años, en fin que el tiro policial español, salvo honrosas excepciones, está en pañales en relacion a otros paises...

JOSE RAMON JUAN SALA

27, Febrero 2009 08:59:00

Excelente articulo. Se ajusta a lo que vicimos ese día. soy del Equipo de instructores de tiro de la Policia local de Petrer, y os puedo asegurar que ese día, todo cambió. Muchos nos decian, incluso compañeros, que Petrer no es el Bronx y que para que tanto ejercicio de tiro.. ahora, callan. Los politicos, pues para que voy a decir algo.

Antonio Orive Ballestero

27, Febrero 2009 02:20:00

este articulo tan interesante nos muestra la falta de formacion en lo referido a las armas y su menejo es lamenteble que los profesionales que las portan no tienen a su alcance medios ni metodos de entrenamiento nuevemente lamenteble

Antonio

24, Febrero 2009 10:22:00

Mucho me temo que sera " otro sermón en el desierto ".
No hay mas sordo, que el que no quiere oír,
No hay mas ciego, que el que no quiere ver.
En este País que nos ha tocado vivir, la Administración pasa olímpicamente de todo esto. Lo único que interesa son Estadísticas y objetivos al final de año, que en definitiva es lo que les engorda el bolsillo, sin pensar a costa de quien y de qué manera........
Solo nos queda cuidarnos nosotros mismos de la mejor manera posible, y tus artículos nos ayudan.
Sigue así, compañero. Nos hace falta gente como tu.
Un saludo

Julián Gómez

24, Febrero 2009 08:49:00

Felicidades, está muy ilustrativo, y lo asombroso es que pasa es muchos cuerpos policiales, no solo en España.

Francisco Javier Chamizo Rico

24, Febrero 2009 08:29:00

En la conclusión final del articulo es la dura realidad de un trabajo como es el de policía, nos falta apoyos políticos y sociales para desempeñar nuestro trabajo, amen de medios y entrenamiento. este es un gran articulo felicidades y muchas gracias

enzo cardinalli

24, Febrero 2009 08:19:00

es la primera vez que leo un articulo con tanta verdad , les aclaro que vivo en provincia de buenos aires argentina soy instructor de tiro y convivo con los agentes de policia que vienen a diario al negocio donde trabajo --una armeria -- bien ustedes aunque no lo parezca tienen una gran ventaja la policia entra a trabajar con un entrenamiento mayor que la nuestra aca ni siquiera les compran el chaleco antibalas se lo hacen pagar de una u otra forma y quiene no tienen la obligacion no lo compran pues vale unos 550 u$S asi que vienen mal de entrada nomas . ademas con todos los derechos humanos que pesan a la hora de actuar no se que es mejor?? si se defiende o mejor dicho cumple su deber luego los jueces lo defenestran , pierde su carrera lo pasan a disponibilidad y que dios te ayude , ( en pocos dias nadie se acuerda del agente que nos defendio .).- y obviamente que aca hay varios tipos diferentes de delincuentes los de un lado y los del otro ( leanlo como quieran , se entiende ? .- o sea los muy preparados y los mas sencilloos los ocasionales o nuevos digamos apoyados en la droga o en la rabia o en vaya a saber que ... el caso que siempre termina mal para la gente de la fuerza y si termina bien casi seguro terminas condenado ( aclaro que no pertenezco a ninguna fuerza .- ) gracias a todos muy bueno y suerte

BARNS

24, Febrero 2009 07:02:00

si esta bien el articulo. lo que deberia hacerse es un programa especial, algo como "artes" o algo asi.

horacio vazquez lara

22, Febrero 2009 03:50:00

muy bien por la unformacion, considero que a los cuerpos policiales de todo el mundo les hace falta mas adiestramiento y lo mas importante es que hagan conciencia de que cada vez que se pongan un uniforme su vida dependera del alto grado de adiestramiento fisico y psicologico que hayan recibido en materia de armas, para que en un caso real no entren en shock

JORGE FEIJOO RUIZ

21, Febrero 2009 08:32:00

Excelente articulo, felicidades.

Daniel Roig

20, Febrero 2009 12:31:00

Un gran articulo. La realidad es esto, por desgracia, y que haya quien no quiera verlo,no la convierte en menos real.

gran chabelo

20, Febrero 2009 09:45:00

gracias por ayudar soy policia en la frontera de mexico con estados unidos y esto nos enseña mas que los cursos de los gabachos.

Eugenio Montes Rodr

20, Febrero 2009 07:32:00

Resulta curioso y lamentable, que treinta años después de que Siegfried F. Hubner en su libro "Survival Schiess-Technik" (Tiros de Combate y Defensa Personal" llegara a las conclusiones que citas en tu artículo, y que aún en la actualidad éstas nos sigan pareciendo novedosas, y la nula o pobre evolución que ha experimentado la instrucción de tiro policial en las FFCCSS.
Saludos, glocko.

Rafael Jiménez

20, Febrero 2009 07:05:00

La instrucción policial en España:
A los objetivos que se divisan al frente, ¡¡¡fuego a discrección!!!- Después, al patio de la academia a hacer instrucción (para desfilar el día de la Patrona), y si usted saca su arma en una intervención con riesgo, lo crucifican sus jefes, después los jueces y así mismo la sociedad.
De todas maneras soy uno de los que sigo pensando que pfrefiero que me lleven tabaco a la cárcel, que flores al cementerio.
Pena de país.

eljua

20, Febrero 2009 04:41:00

Es la realidad plasmada en un buen articulo, como sigue siendo la linea habitual de este gran maestro.

Un saludo

GAO MONTALVO DE BUIITRON

19, Febrero 2009 12:40:00

mi mas sincera enhorabuena desde algeciras, este fin de semana estaremos como observadores en un curso de perfeccionamiento de tacticas policiales. ya os comentare en fin nuevamente tu articulo estupendo un saludo

pepe martin

19, Febrero 2009 12:10:00

Hoy me registre en esta página q encontré de casualidad y el primer artículo que leo es de diez, Muchas Felicidades, Una aclaración, por llevar la mano al arma no hay ningún problema en este país y si algun ciudadano quiere denunciar por eso que vaya corriendo, que podeis estar tranquilos, tb de acuerdo con Diego_PF, el arma siempre con cartucho en recámara y sin seguro, si hay que morir q sea con las botas puestas y no como un cordero......en todo caso de la cárcel se sale, del cementerio no y tenemos la desventaja de que nosotros no somos asesinos y el que viene a matar tiene el factor sorpresa. Un saludo.

MIGUEL áNGEL bAENA mILL

19, Febrero 2009 10:30:00

Felicidades, excelente artículo
Que pena que los jefes prefieran a corderos de policías a policias que "dan caña" a los malos.
Que pena que los jefes prefieran a policias que hagan kilómetros a los coches que a los que siempre están dispuestos a bajarse del coche para realizar cualquier intervención.
Que pena que muchos "compañeros" piensen que estamos locos porque disfrutamos de nuestro trabajo y el momento mas feliz del dia es cuando abro la taquilla y me pongo el uniforme.
Que pena que uno tenga que temer a los jueces mas que a los malos.
Aunque tenga un sueldo de mierda y unos medios iguales de malos, voy a trabajar con la misma ilusión de siempre y me encanta mi trabajo, eso no se paga con dinero, que pena que no todos los que compartimos esta profesión no sientan lo mismo que yo, no saben lo que se pierden.
Animo a todos los compañeros y siempre para delante, para atrás ni para coger impulso

Ronin

19, Febrero 2009 08:23:00

Como es habitual en los articulos de este gran experto, un buen texto, facilmente comprensible e ilustrado con supuestos reales. Enhorabuena.

santiago montalbán mart

19, Febrero 2009 06:36:00

felicidades un magnifico articulo con esto se demuestra lo que nos queda por ver y sufrir a los que cada dia nos jugamos la vida en la calle para proteger a los ciudadanos y que en algunos casos ni siquiera te lo agradecen, felicidades por tu articulo un un abrazo a todos los compañeros/as de las FCSE.

Indy67

18, Febrero 2009 04:23:00

Gran articulo. Aparte de lo expuesto en el mismo sobre la formacion que necesitan nuestros agentes, tambien necesitarian una mejora en la leyes, las cuales deberian de protegerlos mas, lo digo para en el caso en que tengan que exhibir o usar el arma, no tengan mas miedo a esto (jueces, superiores), que al daño que les puedan ocasionar los delincuentes. Muchas veces se piensan el desenfundar el arma, y luego es tarde.

julio cesar sansano zapata

18, Febrero 2009 03:47:00

Estupendo artículo, el uso de las armas en la profesión de policía sería efectivo cuando haya respaldo por el poder judicial y la administración,es ìmposible trabajar en estas condiciones,hace falta otra legislación, la delincuencia ha cambiado y no es la misma situación.

José de la Peña

18, Febrero 2009 02:31:00

En estos casos “la fuerza de la necesidad hace la norma", si todos los agentes de la autoridad comenzaran, con probada razón, a poner la mano en el arma sin llegar a desenfundarla, aún contra el entrenamiento recibido y se prepararan a sí mismos en la conciencia de que el supuesto infractor de la ley los puede agredir a muerte y que en muchos casos el agentes de la autoridad tiene que disparar a muerte contra el transgresor de la ley, entonces se verá el cambio.

JACINTO RODRIGUEZ AZAUSTRE

18, Febrero 2009 01:20:00

JJBUEN ARTUCLO

JACINTO RODRIGUEZ AZAUSTRE

18, Febrero 2009 01:19:00

HGHGHG

JACINTO RODRIGUEZ AZAUSTRE

18, Febrero 2009 01:19:00

KJKJ

John Wayne Colt

17, Febrero 2009 09:57:00

Excelente artículo, Sheriff, como todos.

Espero que tus artículos tengan la divulgación que se merecen y lleguen a muchos profesionales; para que tomen nota y lo lleven a la práctica, que la calle cada día está más jodida y los Estamentos cada día más demagógicos, siempre en beneficio de los malos.

Sigue con tu labor divulgativa.

Un abrazo.

Gustavo Torres Richart

17, Febrero 2009 07:09:00

Muchas gracias por compartir tu tiempo en intentar aclarar el lado oscuro del tiro y ayudar a mejorar a todos los Policias, sigue así.
AU.

Lynxtpm

17, Febrero 2009 03:01:00

Chapó!!!!!!!

Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto.
Desconozco como es el entrenamiento habitual en algunos cuerpos policiales, pero opino que algunas cosas deberían cambiar o al menos modernizarse.

Lo dice un "perito en el uso de armas de fuego".

JUAN MANUEL JIMENEZ NADAL

17, Febrero 2009 02:53:00

Bravo, buen trabajo.
Con tu permiso lo colgaré en el tablón de mi unidad para que todo el que quiera lo pueda leer.
Un saludo.

Sei Abuhrame Licof

16, Febrero 2009 11:24:00

Es Bueno Este Documento Ya Que Nos Muestra La Realidad De Como Es Ser Un Policia...

Manel Lopez

16, Febrero 2009 09:03:00

En mi opinion el agresor al adquirir esa calificacion pierde todos sus derechos.
Y por supuesto un agente deberia de poder utilizar su arma reglamentaria sin tener que temer la reprimenda de los superiores (por no decir que la ley deberia de respaldarlos).

Pero.... no hay ningun politico que quiera cambiar tantos puntos de la legislacion como para que los agentes pueden desempeñar su trabajo de una forma adecuada y sin temor a ser castigado por hacer su trabajo.

javier martinez

16, Febrero 2009 08:27:00

Lo que hay que preguntarse es si en cualquiera de esos países el agresor (el malo) tiene mas derechos que el policía como ocurre aquí. Quizás entonces los policías actuasen como aquí.
(Muy bueno el artículo, lo que haría falta es que lo leyese un juez o legislador)

Sergio Argudo Paricio

16, Febrero 2009 07:20:00

El tema es que el sistema Judicial nos debe respaldar como es debido ante el uso reglamentario del arma reglamentaria y en su caso de la particular, cosa que hoy en dia no lo hace. Por eso se le tiene más miedo a matar que a morir trabajando...

Manel Lopez

16, Febrero 2009 06:31:00

DIEGO, no soy agente pero pienso que haces lo correcto ya que en el caso de que tuvieras que usarla tendrias mas posibilidades que otro que no este preparado.
Yo haria lo mimsmo

Diego_PF

16, Febrero 2009 05:41:00

Un artículo muy bueno, deberían leerlo todos los miembros de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de España, ya que alguno se olvida donde está trabajando o simplemente piensa que a él nunca la pasará.

Yo personalmente siempre que paro un coche o controlo a cualquier persona (cualquier persona)tengo mi mano en el arma, bala en recamara y todos los seguros de la funda quitados, para pensar lo menos posible. Al menos para m.... con las botas puestas y no como un cordero. Creo que todos los compañeros deberían actuar así (en mi humilde opinión y sin molestar a nadie)

Saludos a todos.

ERNESTO PÉREZ VERA

16, Febrero 2009 04:58:00

ElPelos_5, te voy a tratar de responder por un mensaje privado.

Antonio

16, Febrero 2009 04:58:00

Sigo todos tus artículos, y creo que haces una gran labor. Felicidades por todo lo que publicas y el empeño que pones en dar a conocer experiencias teóricas y practicas que en un momento dado puede salvar nuestra vida o la del compañero. Un saludo ( SVA )

Manel Lopez

16, Febrero 2009 04:55:00

entonces es culpa de la formacion que han adquirido, no creo oportuno que una persona que dado el caso tenga miedo de unsar su arma para defender su vida por lo que le puedan decir o hacer sea agente de la ley.

Con esto no digo que los agentes tengan que ser pistoleros sino que se les instruya no solo para poner multas sino tambien para preveer el posible desenlace de un desacuerdo, usar su arma y de ser necesario acabar con la vida de otro humano (dios no lo quiera)

Se les intruye para afrontar tales decisiones apesar de lo que les puedan decir?
o actuan pensando si uso el arma me meteran un puro

ERNESTO PÉREZ VERA

16, Febrero 2009 04:21:00

Hola ElPelos_5, el artículo no dice que en España esté prohibido tocar el arma antes de ser disparado, tampoco dice que no se deba o pueda sacar el antes hasta que te hayan impactado.

El texto quiere decir, que en España es impensable que ante una situación de riesgo medio, o incluso alto, el agente empuñe su arma en la funda, y es verdad, los propios agentes, por lo general, tienen miedo de si mismo, o sea del resultado jurídico de su acción. La gente cree, incluso muchos agentes lo creen, que no deben acordarse de la pistola hasta que no estén sangrando, y NO ES CIERTO.

La mayoría de los agentes no recurren a sus armas hasta que es demasiado tarde, pero a veces he visto lo contrario, gente que ante los gritos o insultos de las masas….tira de pistola, eso tampoco es proporcionado.

Manel Lopez

16, Febrero 2009 03:51:00

Gran articulo coincido con los demas.
Sabia que en EEUU los policias al realizar una accionde su trabajo llevan la mano en el arma sin sacarla de la funda pero abriendo la dicha por si fuese necesario de su utilización.
Lo que no sabia y me parece increible es que a los policias españos (incluyendo GC) no se les permita poner la mano en el arma si no se les ha disparado previamente.
Con el debido respeto me parece una gilip........ ya que es como decirles no les ataques hasta que te maten.

pero bueno aparte de eso muy buen articulo, espero que las cosas cambien y hagan algo al respecto

V.P.C.

16, Febrero 2009 03:47:00

Enhorabuena por el articulo.Muy instructivo.Espero que nos puedas contar de más casos reales en España y el resultado de los mismos.Un saludo.

adrian del pozo

16, Febrero 2009 03:30:00

muy bueno, felicidades y gracias

aquaesextae

16, Febrero 2009 03:00:00

Muchísimas felicidades por este atículo. Espero que su difusión sea amplia y lo puedan leer cuantas más profesionales mejor.
Me encanta que junto a la teoría se inserten los casos prácticos.
Yo desde luego he aprendido bastante con el artículo, sobre todo con el primer párrafo del punto 12.
Te doy de nuevo mi enhorabuena y las gracias.
Un saludo.

Últimos post Policial


17083 7