Nikko Stirling Diamond MRS - Punto rojo a toda prueba

Nikko Stirling Diamond MRS - Punto rojo a toda prueba

Mundo Armas
3.7083333333333 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (12 Votos)

Desde 1956 esta casa de origen australiano lleva ofreciendo su extensa gama de productos ópticos con un alto ratio de calidad precio. En este artículo analizamos su propuesta de punto rojo para el mundo del tiro y la caza, el Diamond MRS. El segmento de los puntos rojos está realmente competido con diferentes propuestas de gran cantidad de fabricantes, vamos a ver qué argumentos nos ofrece Nikko Stirling en su tope de gama.

Características estructurales

Lo primero que llama la atención al desembalar el producto es su cuidado acabado y su robustez, con 414 gramos es un visor pesado comparándolo con otros contendientes de su categoría. A cambio tenemos un auténtico tanque todo terreno preparado para aguantar el trato más duro, ya que además es resistente al agua. Ya sea para darle un uso táctico / deportivo o porque lo queramos emplear en monterías y batidas, que es su entorno natural de uso para la caza. En un primer vistazo veremos que en su base indica que está fabricado en Japón, algo que ya intuíamos al tenerlo en la mano. Es habitual en muchas marcas de óptica que su gama más alta de producto se fabrique en este país. Dejando su línea más económica para que sean producidos en China o Filipinas.

Ya que hablamos de su base, un detalle interesante es que su montura compatible con carriles weaver y picatinny está integrada en el propio chasis del armazón. Esto es un aspecto importante porque reducimos los elementos susceptibles de aflojarse por el uso del arma, normalmente por las vibraciones y retroceso del disparo. Aunque también por los golpes producidos por caídas o roces contra elementos del entorno donde operemos. Tiene detalles interesantes a este respecto, como las arandelas sobredimensionadas que protege el cristal anterior y sobre todo el posterior, cubriendo muy inteligentemente los bordes de la óptica que son las zonas siempre más expuestas. Para su instalación trae su propia llave allen, algo de agradecer y que no se da en todos los fabricantes.

Siguiendo con su aspecto exterior observamos sus dos torretas de ajuste del punto en altura y deriva. Aquí volvemos a observar la preocupación de la marca por la solidez, ya que las tapas de las torretas son de aluminio y no de plástico, con un largo roscado. Con otro detalle interesante, no terminan de roscar sobre la superficie plana del armazón, sino sobre una protuberancia a modo de arandela que emerge del mismo. Esto último ayuda sin duda a su estanqueidad y protección de los ajustes del visor. Al hablar de las torretas aprovecharemos para decir que su medida de ajuste es de 0,25 MOAs por click, más que suficiente para un visor de este tipo.

El punto rojo

Vista posterior Nikko Sterling Diamond MRS

Vista posterior, detalle del anillo que protege la óptica trasera

El diseño básico de un punto rojo de este tipo funciona de la siguiente manera: La carcasa consiste en un tubo corto. En su pared interior se fija un diodo rojo que proyecta un haz de luz hacia delante. Cuando llega a la parte delantera del tubo, el haz de luz golpea una lente delgada y cóncava con un revestimiento metálico que refleja el rojo pero deja pasar todos los demás colores. Así que el punto rojo que ves es la luz del diodo que vuelve a ti rebotada como hemos visto hasta ahora el protagonista de nuestro artículo está lleno de pequeños detalles originales, algo que se extiende al punto rojo. Este presenta un poco usual tamaño de 3,5 MOAs, que le confiere una buena polivalencia para las distancias dentro de los 150 m, claro está dependiendo de nuestra actividad y del tamaño de nuestro objetivo. Como sabemos un tamaño grande de punto es fácil de tomar, pero por el contrario tapará nuestro objetivo a poco que esté alejado de nuestra posición, haciéndonos imposible alcanzar cierta precisión. En el caso contrario, un punto muy pequeño, sí que nos permite apuntar con precisión más lejos, pero hará que sea difícil encontrarlo y perdamos la velocidad a la hora de apuntar.


La medida de 3,5 MOAs en un buen compromiso entre velocidad de toma del punto y operación a rangos medios de distancia. Tenemos que tener en cuenta que un punto de esta tamaño tapará una superficie circular de diámetro 3,5 x 2,54 = 8,89 cm a 100 yardas o 3,5 x 2,8 = 9,8 cm a 100 m. Este punto tiene siete niveles de intensidad que se activan mediante una ruleta situada en el lateral izquierdo del armazón, algo dura de manipular, aunque con un paso muy nítido entre las posiciones prefijadas o “presets”. No es una circunstancia especialmente importante y a buen seguro se debe a que nuestra unidad de pruebas era completamente nueva. Esta rueda alterna sus siete posiciones de intensidad con estados de apagado, de esta manera siempre tendremos nuestra punto más habitual a un solo golpe de click. Esto último favorece la preservación de la batería, ya que no supone una incomodidad el alcanzar la posición de apagado. El funcionamiento es silencioso.


Una pequeña sugerencia sobre la duración de la batería, es cierto que estos dispositivos se caracterizan por la gran duración de la misma. Pero también es cierto que por esa misma razón es muy habitual que estas se agoten cuando menos nos lo esperamos. Especialmente voraces se muestran estos dispositivos en condiciones de baja temperatura. Por ello nunca está de más llevar una de repuesto siempre que utilicemos el visor.

Utilización

Principal Nikko Sterling Diamond MRS

Para caza o uso táctico, es un auténtico todo terreno

 

Sea cual fuere el ámbito de uso, genéricamente sus puntos fuertes son la velocidad a la hora de apuntar y que lo podemos hacer con los dos ojos abiertos. De esta forma adquirimos gran cantidad de luz y una muy buena visión periférica. Es una óptica que agradecerán los cazadores noveles y los que hemos pasado de los 40, cuando nuestra visión empieza a resentirse. Cuando vemos que usando las miras metálicas del rifle, nuestro objetivo se muestra ya especialmente borroso. En el caso de los tiradores y cazadores que se inician, acelerará su curva de aprendizaje y hará más gratificante su experiencia con nuestras aficiones. El refuerzo que supone acertar con los disparos al objetivo deseado, hace que la nueva cantera de aficionados se motive y permanezca. Lo cual no quiere decir que no deba también aprender a operar con las miras tradicionales. En definitiva incentiva la actividad al recibir rápidamente un ese refuerzo positivo.

Nikko Stirling Diamond MRS y Escopeta Mossberg 500 CS

Su robustez lo hace óptimo para un uso táctico 

Además si lo comparamos con un visor tradicional, nos daremos cuenta que no presenta problemas de paralaje. Es decir, el punto y el objetivo están siempre en el mismo plano y siempre que seamos capaces de ver el punto, sea cual sea la posición de nuestra cabeza, la posición del mismo coincidirá con el punto de impacto. Por si fuera poco, la distancia ocular no es un factor a tener en cuenta, lo que hará que podamos colocarlo casi donde nos plazca.


Refiriéndonos a la caza y teniendo en cuenta por ejemplo que el área de muerte para una presa como el jabalí o el ciervo en España tiene un diámetro de 9” (22,86 cm) a 12” (30,48 cm) comprenderemos mejor su distancia de uso. Esta área está localizada ligeramente detrás de la pata delantera de la res, por encima del codillo, lo que es la zona de corazón y pulmones. Es por todo ello que desde mi punto de vista, para un uso en la caza mayor, su rango de uso está hasta los 150 m. Una distancia que con este tamaño de punto podemos disparar con precisión teniendo cierto margen. De lo que deducimos que es un estupendo aliado para batidas y monterías, donde la posible sorpresiva aparición de las piezas que llegan a la carrera perseguidas por las rehalas, requiere una rápida reacción y las distancias de abate son cortas. 

Vista Nikko Sterling made in Japan

La base compatible weaver y picatinny está integrada con el armazón

Además su múltiple regulación de la iluminación, permite adaptarlo de forma precisa a zonas con diferentes condiciones de luz ambiental, desde oscuras como bosques frondosos, montes cerrados, etc., hasta días luminosos en entornos abiertos. Eso sí, evitando siempre que pueda deslumbrarnos por elección de una intensidad excesiva. Dentro del mundo táctico este tipo de visores se ha popularizado enormemente debido a su uso en combate por las tropas norteamericanas desplegadas en Iraq y Afganistán. Estos dispositivos fueron suministrados a los soldados de EEUU, cuando se comprobó que aumentaba la efectividad de sus hombres drásticamente. Obviamente es un visor para el CQC (Close Quater Combat), un aliado natural para la escopeta de combate o el rifle táctico, con un uso cómodo y preciso hasta los 150 m. Aunque con ese tamaño de punto y por ejemplo, con un rifle tipo AR-15, no es nada difícil hacer blanco hasta los 300 m. Pero quiero remarcar que hablo de acertar a un objetivo, no de ser preciso a esa distancia. 

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Sigues comprando revistas del sector armas y caza?

Sí, como siempre - 13.7%
Solo si hay un artículo que me interesa - 17.7%
De vez en cuando - 11.3%
No, ya leo todo en Internet - 48.3%
Nunca he comprado una revista - 7.7%
Otros - 1.3%

Votos totales: 379

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero