Armas especiales de ayer y hoy- Parte 1

Armas especiales de ayer y hoy- Parte 1

Mundo Armas
4.3076923076923 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (13 Votos)

En este artículo mostraremos algunas de las armas más inusuales que utilizaron y utilizan agencias de inteligencia de todo el mundo. Son armas, muchas de ellas camufladas bajo la apariencia de objetos cotidianos, cuyo fin en la mayoría de las ocasiones busca la eliminación de objetivos de la forma más rápida, discreta y confusa posible.

 

Realmente muchas de ellas han permanecido ocultas durante mucho tiempo hasta que una operación mal diseñada, la captura de un “operador”, la desclasificación de secretos o la habilidad de los investigadores las han sacado a la luz. Es por ello que cuando las enumeremos, en algunos casos narraremos someramente eventos donde intervinieron y que posibilitaron su descubrimiento o conocimiento.

Citaremos las más curiosas e inquietantes cronológicamente por su aparición, desde la Revolución Rusa pasando por la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días. Hablaremos de venenos cuando actúen en confluencia con otro tipo de arma o con un dispositivo específico para su inoculación. Además señalaremos algunas armas de fuego con características de ocultación que están disponible en el mercado civil norteamericano, algo impensable en nuestro país por nuestro liberticida reglamento de armas. Deberemos tener en cuenta que las más modernas obviamente son una incógnita y que posiblemente debido a los avances tecnológicos actuales sean incluso difíciles siquiera de imaginar.

FN 1900 en 7,65 mm con munición envenenada. El intento de asesinato de Lenin (1918)

Desde tiempos de la revolución rusa, ahora hace nada menos que 100 años, el uso de toda clase de venenos en confluencia con otras armas o solos, por diferentes agencias para eliminar disidentes y “enemigos del estado” ha sido una constante. En el caso primero en la URSS y después en la Federación Rusa, el origen de esta especialización nos transporta a 1918 cuando una joven ex - anarquista, disparó con una pistola Browning FN 1900 en calibre 7,65 mm tres veces a Lenin, impactándole con dos de los proyectiles en el hombro y pulmón izquierdo. El líder ruso logró sobrevivir no sin dificultad, ya que las balas estaban impregnadas en resina de curare. Aunque varios historiadores afirman que los sucesivos infartos cerebrales que acabarían llevándole a la tumba, tuvieron como origen este incidente.

Este hecho impacto y fascinó tanto a Lenin que hizo que se introdujera en el estudio de los venenos y promoviese la creación de un laboratorio que los estudiase, como posibles armas del Estado. Este laboratorio se llamaría la “Sala Especial”, que sería el embrión de lo que se conocería posteriormente como “La Kamera”, la descripción genérica dada a una serie de laboratorios cada vez más especializados con el paso de los años, cuyo objetivo fue siempre el encontrar métodos para matar personas sin dejar rastro. Lenin no solo se dio cuenta de la efectividad de estas armas, sino que apreció la vertiente psicológica de las mismas. El efecto intimidatorio a los “enemigos del estado” era un mensaje alto y claro, ninguno estaría seguro en ninguna parte del mundo.

Este laboratorio no sólo se limita a investigar venenos, sino que da soporte técnico a los asesinatos selectivos. Siguiendo la tradicional burocracia rusa, el equipo u operador encargado de la “eliminación” informa a “La Kamera” de los detalles del objetivo: talla, peso, hábitos, aficiones, etc. Este estudio previo permite elegir el mejor veneno, forma de dosificación, oportunidad y cantidad exacta necesaria. Una dosis demasiado baja además de frustrar la operación, dificulta un segundo atentado, ya que pone sobre aviso a la víctima y a los servicios de seguridad. Si la dosis es demasiado alta el operador puede correr peligro en su manipulación, el objetivo puede mostrar síntomas demasiado evidentes antes de que este pueda escapar o la autopsia posterior puede revelar la existencia del crimen.

Recreación intento asesinato Lenin

Recreación del intento de asesinato de Lenin

La estilográfica pistola, “Stinger” .22 corto. Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945)

Esta arma es un clásico que ha estado presente casi desde la aparición de los primeros cartuchos de espiga, que es cuando se tienen las primeras referencias. Pero la forma y características que todos tenemos en mente, disparando un calibre .22, sería durante los años 20s. Ahora bien, si nos referimos su uso regular por parte de agentes de inteligencia y su fabricación en cantidades importantes, el “Stinger” es uno de los primeros. De origen norteamericano y diseñado durante la Segunda Guerra Mundial por la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), tenía algunas características ciertamente peculiares.
Sus dimensiones eran de 3,5” (88,9 mm) de largo y 0,5” (12,7 mm) de diámetro. Mecanizado sobre una aleación de aluminio, es único en tanto en cuanto no tiene perforada la boca del cañón. Es decir que el extremo del cañón tenía el grosor adecuado para saltar por los aires al efectuar el disparo, sin que reventase la mano del operador por sobrepresión. Esto servía sobre todo para que el arma pasase totalmente desapercibida y de forma secundaria la preservaba de la suciedad. Esto último tenía su importancia, ya que por ejemplo permitía transportarlo en el interior de un tubo de paste de dientes. Normalmente se servía con un segundo cañón.

 

Stinger auténtica

 Auténticca "Stinger" de la Segunda Guerra Mundial

Era un arma que fue pensada como último recurso para evitar ser capturados, disparándola a muy corta distancia contra la cara del enemigo. Tenía capacidad de matar, pero el objetivo era asustar y confundir al contrario lo suficiente para poder ejecutar otro tipo de acción que evitase nuestra captura. El objetivo de su diseño no era ser un arma para asesinatos selectivos.

Como anécdota decir que se lanzaron grandes cantidades de estas armas sobre la jungla de Birmania, para que las tribus locales pudiesen ofrecer mayor resistencia a la invasión japonesa. El resultado obtenido no fue del todo el esperado, ya que por ejemplo la tribu Kachin, no entendía su uso y se divertían apuntándose unos a otros con este dispositivo. Las consecuencias resultaron desastrosas, dado que murieron más miembros de esta tribu por este juego, que debido a la invasión del ejército nipón. 

Decir también que el nombre de “Stinger” se utilizaría para una moderna línea de bolígrafos pistola en diferentes calibres (22LR, .22WMR, .25ACP, .32 ACP y .380). Estos serían fabricados de forma intermitente por tres compañía diferentes en distintos periodos. Finalmente la producción de los mismos cesaría en el 2004. La particularidad de esta arma es que para poder dispararla era necesario quebrarla por una bisagra central. Un requerimiento técnico necesario para cumplir con la legislación de la NFA y el organismo de control de armas en EEUU, la ATF, sin excesivos problemas. Lógicamente esta arma es menos práctica que un bolígrafo pistola tradicional, porque requiere de 3 a 5 segundos para poder ponerla en modo de disparo.

Stinger pengun moderna 04

Moderno bolígrafo pistola "Stinger"


Paquete de cigarrillos lanza dardos, pistolas eléctricas y talio (1954)

En la década de los 50s estas armas protagonizaría dos intentos de asesinato selectivo del KGB, el primero sobre Georgiy Okolovich, un exiliado ruso en Frankfurt presidente de una organización anticomunista. El encargado de la dirección de la operación, junto con otros dos sicarios, sería Nikolai Khokhlov. Este antiguo agente del Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos (NKVD), reclutado para esta misión por el KGB, parece ser tuvo problemas de conciencia alentados por su entorno familiar. Con lo que no solo no llevó a cabo la misión, sino que avisó a la víctima, denunció a sus compañeros y solicitó asilo en EEUU.

En el plan para asesinar a Okolovich se pensó utilizar un silencioso dispositivo eléctrico que lanzaba dardos, estos estaban envenenados con cianuro y ocultos bajo la apariencia de una cajetilla de cigarrillos. Pero esta arma y otras quedaron expuestas a la prensa, cuando la policía alemana desbarató la célula de agentes soviéticos liderada por Khokhlov. Además de las mencionadas cajetillas, se incautaron pistolas eléctricas silenciadas que disparaban proyectiles impregnados en cianuro de potasio.

La traición de Khokhlov no podía quedar impune para el Gobierno Soviético, por lo que tres años más tarde de su delación, en 1957 cuando aún vivía en Alemania Occidental, un agente del “Departamento 13” del KGB lo envenenó con talio. Pistola pulverizadora de gas venenoso empleada en el asesinato de líderes ucranianosAlgunos expertos consideran que este suceso pudo ser el primer envenenamiento deliberado por isótopo radiactivo de la historia. Ya que también en el caso posterior de Alexander Litvinenko (2006), se atribuyó al talio la su enfermedad. Aunque en esta ocasión Khokhlov logró sobrevivir y exiliarse a California en EEUU.

Pistolas eléctricas de cianuro y cajetilla lanzadardos envenenados con cianuro

Paquete de cigarrillos lanza dardos y pistolas eléctricas incautadoras a la célula del KGB 

Pistola pulverizadora de gas venenoso (1957)

Era octubre de 1957 cuando el líder anticomunista ucraniano Lev Rebet moría aparentemente por causas naturales en Munich. Rebet era un político y escritor nacionalista que desde el exilio, a través de sus publicaciones, se erigía como el ideólogo del movimiento independentista ucraniano. Habiéndose convertido en una voz incómoda para el régimen soviético, el por aquel entonces Presidente del Consejo de Ministros de la URSS Nikita Kruschev, parece ser ordenó su muerte y la de otro famoso líder ucraniano compañero de partido, Stepan Bandera.

El asesinato fue perpetrado por el agente del KGB, Bohdan Stashynsky, quien utilizaría una extraña pistola pulverizadora, que disparaba un chorro de gas venenoso desde una cápsula de cianuro de hidrógeno o ácido cianhídrico. La proyección del gas se realizaba a través de la detonación de una pequeña carga, que era capaz de romper la ampolla que contenía el veneno y generaba una nube gaseosa. Este gas al ser inhalado producía un paro cardiaco que pasaba por ser una muerte natural. Tanto es así que inicialmente el asesinato de Rebet pasó desapercibido para las autoridades alemanas.

El miembro del KGB le esperó en las escaleras de acceso a las oficinas de los periódicos que dirigía Rebet, allí le estalló frente a su cara una de las capsulas de cianuro, dándose inmediatamente a la fuga. Dos años después este mismo operador mataría a Stepan Bandera en la misma ciudad con una evolución de esta arma. Se planificó un tercer asesinato de otro de los líderes ucranianos, pero por causas que se desconocen no se llevó a cabo.

A su vuelta a la URSS Stashynsky fue condecorado por los servicios prestados, aunque acabaría desertando a Alemania Occidental en 1961 por motivos familiares. Allí confesó todos los detalles del complot, siendo juzgado y condenado a ocho años de prisión que no llegaría a cumplir. En 1966 fue entregado a la CIA, quien le proporcionaría una nueva identidad y exiliaría en Sudáfrica.

Un detalle importante y que algún lector se estará preguntando, es si los operadores no sufrían accidentes al estar tan cerca y en contacto de esas sustancias venenosas, especialmente las que estaban en estado gaseoso. Obviamente no era un “trabajo” fácil, por lo que existía un protocolo de seguridad que incluía la ingesta de antídotos antes y después de la operación. En el caso de estas pistolas pulverizadoras de cianuro, el agente tomaba una tableta de tiosulfato de sodio 30 minutos antes del ataque, para después de perpetrarlo inhalar rápidamente una ampolla que contenía nitrito de amilo.

Pistola dispensadora de gas

Pistola pulverizadora de gas venenoso empleada en el asesinato de lideres ucranianos

Moneda con aguja de suicidio (1960)

Este artefacto se haría famoso y saltaría a la luz pública a raíz del derribo del avión espía norteamericano U-2, sobre el territorio de la antigua URSS en 1960. El piloto de avión, Francis Gary Powers, llevaba entre su equipo una de estas monedas. Este artefacto era de dotación para los espías de la CIA, que tenían la opción de recurrir a ello para evitar ser apresados con vida y sufrir las previsibles torturas. Las agujas estaban impregnadas en Saxitoxin (STX) una neurotoxina que bloquea los canales de sodio dependientes del voltaje de las neuronas, lo que impide la función celular normal, conduciendo a la parálisis y posteriormente la muerte. Esta toxina se encuentra en algunos tipos de algas y es relativamente frecuente encontrarlo en moluscos que filtra el agua marina.

Aguja de suicidio

Estas monedas perforadas tuvieron además otros usos por parte de ambos bandos durante la Guerra Fría, como discretos contenedores de microfilms y mensajes

Pistola con cartuchos silenciados MSP Groza (1972)

La MSP (Malogabaritnyj Spetsialnyj Pistolet – Pequeña Pistola Especial) es obra del ingeniero Igor Stechkin y nace gracias a la evolución de los cartuchos silenciados aparecidos en la década de los años 60. Concretamente sería tras la aparición del cartucho SP-3 (7,62x37), cuando el equipo de la fábrica de armas de Tula crearía en 1972 esta pistola.

Como decimos el SP-3 es una evolución del SP-1 y SP-2, aunque el primero no pasaría de la fase de prototipo. Este cartucho tiene un funcionamiento muy ingenioso, en su interior se encuentra un pequeño cilindro que proyecta un pistón, que es quien empuja el proyectil engarzado en la vaina. Este cilindro tiene una pequeña carga de pólvora detrás del pistón, cuando se detona lo empuja hasta que queda retenido en el cuello de la vaina, comportándose entonces como un tapón para los gases generados, que de esta manera quedan confinados en el interior de dicha vaina. El inconveniente que presenta este sistema es el rango efectivo de del proyectil, que es de unos 15 m. aproximadamente. Ya que la velocidad en boca de la bala es de 145 m/s, aunque suficiente para atravesar un cráneo.

patron sp 3 3 opt

Cartucho silenciado SP-3 antes y después de ser disparado

En cuanto a la pistola, fue adoptada entonces de forma inmediata por el KGB y por GRU (Servicio de Inteligencia Militar Soviético), parece ser que sigue manteniéndose a día de hoy en servicio para unidades especiales antiterroristas rusas. Técnicamente esta es de tipo “Derringer” con dos cañones basculantes, de reducido tamaño y con un peso de 530 g. Se carga de dos en dos cartuchos, ambos están unidos mediante un clip de acero. Ese mismo clip, que es reutilizable, le sirve a un extractor especial para retraer ligeramente las vainas vacías al bascular los cañones. La pistola es de simple acción, montándose los dos martillos ocultos mediante una palanca disimulada debajo del guardamonte. Posee seguro manual en el lado izquierdo del armazón. Al igual que modelos anteriores, el MSP carece de cualquier marcaje o leyenda que sirva para identificar su origen. La munición también está desprovista de sellos en el culote u otras marcas.


Respecto a su funcionamiento es absolutamente silencioso, incluso en espacios cerrados, además carente de fogonazo alguno, el único ruido es el que puedan hacer los proyectiles al impactar. Tiene una precisión aceptable en el rango de la distancia de los 15 m, que como hemos dicho antes es su rango de letalidad.

msp in hand

 La MSP tienela palanaca de amartillado bajo el guardamonte


La pistola de los ataques al corazón (1975)

Entre 1975 y 1976 una comisión especial del senado norteamericano interrogó a varios cargos de la CIA, sobre las actividades irregulares y métodos empleados por la agencia. La comisión recibió el nombre de “Comisión Church”, ya que era el senador demócrata Frank Church fue quien la presidió. Durante sus sesiones este congresista interrogó al por aquel entonces Director de la CIA William Colby, sobre una pistola que lanzaba dardos envenenados.

La misma era un modelo 1911 modificado, de accionamiento eléctrico con batería en la empuñadura y con un visor acoplado a la misma. Al parecer los dardos, capaces de atravesar la ropa, apenas dejaban marca sobre la piel de la víctima al impactar. Aunque lo más sorprendente es que estos proyectiles se diluían en el interior del cuerpo del objetivo, suministrando un suero que producía un inmediato ataque al corazón. Además se aseguraba que el veneno era absolutamente indetectable en una autopsia posterior. También explicaría que existía otro modelo más evolucionado, cuyos proyectiles ni siquiera eran percibidos por la víctima tras su impacto.

Frank Church pistola opt

Frank Church mostrando la pistola lanza dardos en la comisión del Senado Norteamericano

 

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Te gustaría jugar al Airsoft?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero