El robo de la base de Tancos y la necesidad de no olvidar al ejército nacional

El robo de la base de Tancos y la necesidad de no olvidar al ejército nacional

Militar
4.04 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (25 Votos)

El pasado miércoles 28 de Junio saltó a los principales diarios la noticia del robo de material militar en una base en Portugal (Tancos) por valor de más de 300.000 euros. Si bien el hecho ha hecho saltar las alarmas antiterroristas (aunque todo indique que se trata de redes de tráfico de armas), en Armas.es queremos señalar la importancia que tiene el apostar por nuestras Fuerzas Armadas.

Antes que nada, dejemos las cosas claras: según las informaciones publicadas en los medios de comunicación, el robo se produjo gracias a una serie de negligencias de los mandos gestores de la base. A pesar de que en un principio se señalaba una posible fuente interna de información (cosa que no podemos descartar aún), se ha constatado que el Diario da Repúplica publicaba el 19 de junio un concurso para la reparación del vallado de la base en las partes norte, este y sur (y queda claro que los ladrones no entraron por la parte oeste). Este hecho no sólo es grave por la falta de previsión tenida con la alambrada de la base -penetrada rápidamente usando una simple cizalla- sino por el error garrafal de hacer pública una debilidad estratégica, sin tomar medidas de seguridad extraordinarias durante el tiempo que durara la reparación.

Por supuesto, los asaltantes conocían a la perfección los tiempos y medios usados por la vigilancia de la base. Aún así, esto no puede ser una excusa de ninguna manera, ya que lo lógico es contar con contramedidas activas que suplan este tipo de carencia (algo sencillo de conseguir si se combina con efectividad el Cuerpo de Guardia y la vigilancia de la Policía Militar, por no hablar de medidas tecnológicas), sobre todo cuando estamos hablando del almacenaje de armas de fuego y explosivos.

Mientras que se buscan responsabilidades y se analiza el problema in situ, queremos hacer hincapié en la otra cara de la moneda: el apoyo al ejército nacional. Leemos consternados sobre la práctica ausencia del Cuerpo de Guardia / Policía Militar durante el robo (los ladrones cargaron la mercancía a mano con total tranquilidad), e incluso sobre los sistemas de cámaras averiados durante años. Si bien no queremos aliviar la responsabilidad que cae sobre la gestión de la base, queda muy claro que en el Ejército de Portugal existe un grave problema de recursos.

armas base tancos portugalEl lamentable estado de la alambrada de la base de Tancos

Portugal es un país que se enorgullece de su desmilitarización, a tal punto que desde 1980 los soldados portugueses patrullan con el cargador del fusil sellado y en el cinto (un detalle más que deja claro el problema de fondo). No vamos a entrar en análisis geopolíticos, pero nos parece necesario señalar el peligro de la banalización de algo tan importante como es el ejército nacional. Cada país tiene su política de acción militar y lo que en algunos es un constante ir y venir de misiones y maniobras, en otros es prácticamente un flujo nulo. Por supuesto, aunque el país no despliegue a menudo sus fuerzas, el ejército debe ser un valor fundamental de su sociedad aunque sea sólo como fuerza disuasoria. No juzgaremos pues el carácter anti-militar de Portugal, pero sí las medias tintas con las que tratan a sus Fuerzas Armadas.

Una base militar no es un edificio público ni corporativo en el que aplicar las políticas de turno, que el partido en el poder decide que debe aplicar según sus preferencias. Una base debe hacer honor a la palabra militar y ejercer un control férreo y espartano de sus límites, sea cuál sea su contenido y uso. Y lo más importante: el ejército debe disponer de los medios que sean necesarios para llevar a cabo esta tarea. Si por cualquier motivo el ejército no tiene recursos para ejercer sus responsabilidades (tal como ha ocurrido en la base de Tancos) es imperante que obtenga los que necesita, y de no ser posible tomar una decisión que evite que la integridad de la base y su contenido queden expuestos. La solución nunca puede ser la reducción de efectivos y medios de seguridad.

Repetimos: obviamente ha habido una serie de negligencias que han desembocado en este incidente, pero nos parece excesivo volcar toda la responsabilidad sobre el mando militar, viendo el apoyo descendente que ha recibido el ejército portugués desde hace bastantes años. Todo esto nos hace pensar en casa y nos da una oportunidad para no cometer el mismo error con el Ejército Español, que también ha visto su apoyo reducido en los últimos años. Esperemos no tener que recoger lamentables noticias como la que tratamos en este artículo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Esperas buenos precios en armerías el próximo Black Friday?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero