HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

La historia se escribe con fuego: todo sobre operaciones militares, tácticas, estrategias y otras curiosidades
Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 19:27

Excmo. Sr. D. Juan Manuel DE CAGIGAL Y MONSERRAT Capitan General Gobernador de Cuba


Juan Manuel Cagigal y Montserrat. Su apellido también se escribe como Monserrate. Militar español. Gobernador y Capitán General de Cuba (1781-1782). Su gobierno en Cuba fue muy breve, coincidiendo con acciones para la recuperación por España de La Florida, en lo que también participó Cagigal a principios de 1782, aún siendo Gobernador de Cuba.

Fue hijo del que fuera también gobernador Francisco Cagigal y de la Vega. Su predecesor en el cargo, Diego José Navarro García de Valladares, fue un gobernante que se destacó por dedicarse a erradicar los abusos en el cumplimiento de las leyes, estableciendo las normas de funcionamiento de los tribunales, abogados, escribanos, procuradores, tasadores y demás funcionarios de la justicia, con penas para las contravenciones, así como en el apoyo prestado desde Cuba a las campañas del coronel del regimiento de la Luisiana Bernardo de Gálvez en la Florida.

Gobernador de Cuba

Juan Manuel de Cagigal y Monserrate asumió el cargo de Capitán General y Gobernador de Cuba en 1781.

Las campañas del coronel del regimiento de la Luisiana Bernardo de Gálvez en La Florida, iniciadas en 1776, permitieron tomar importantes territorios y ciudades como Mobile y Pensacola, con lo que se concretó que toda La Florida pasara en 1781 a manos de los españoles, arrebatándola a los ingleses mientras más al norte se desarrollaba la guerra de independencia norteamericana, lo cual fue un enorme apoyo para que ésta se concretara.

Durante esta contienda había habido presunciones de que los ingleses invadieran nuevamente La Habana o Puerto Rico, y esto dio lugar a la llegada de numerosas fuerzas de mar y tierra. Se formó una expedición al mando del general de marina Solano, con doce navíos y mil hombres para unirse a las fuerzas francesas que luchaban en Haití (parte del cual era conocido en esa época como Guárico, actual Cabo Haitiano).

Juan Manuel de Cajigal contribuyó al aumento de la expedición por medio de levas (recaudaciones impositivas) y otros arbitrios semejantes, y a principios de 1782 salió con varias tropas de los regimientos de España, Guadalajara, Navarra y algunos artilleros, a la toma de Providencia (Providence, Alabama), misión transferida por Gálvez, que a su vez se hallaba ocupado en la expedición a Guárico. Esta acción duró unos 40 días, en los cuales estuvo al mando de la plaza de La Habana el Teniente-Rey Juan Dabán. Ya se concretaba la paz entre los ingleses y los norteamericanos, por lo que Inglaterra pidió también las paces a España y Francia, por lo cual Cajigal regresó a La Habana.

También durante el ejercicio de su cargo de capitán general Cajigal atacó y tomó las Bahamas, regresando a La Habana con 2000 prisioneros ingleses. Posteriormente fue procesado por la Audiencia de Guatemala por sus desafueros en el gobierno de Cuba y enviado preso a España, aunque después se le rehabilitó. Más tarde, junto con Gálvez, controló el cauce del Mississippi con lo que quedaba despejada la ruta de abastecimiento a los rebeldes norteamericanos. Todas estas acciones constituyeron una inestimable colaboración a la independencia norteña, procedente de Cuba, que no es debidamente reconocida por los historiadores norteños.

Tuvo también la ambición de recuperar Jamaica para la Corona Española y envió en viaje de exploración como supuesto comerciante cubano a su ayudante el general de origen venezolano Francisco de Miranda, quien fue víctima a su regreso de una causa judicial por introducir algunas mercancías por el puerto de Batabanó.

Fin de su mandato

Cajigal entregó su mando como Capitán General y Gobernador de Cuba en mayo 1782, siendo sustituido por el Mariscal de Campo Luis de Unzaga y Amézaga.

Por defender a Francisco de Miranda, Cagigal resultó destituido y encausado también. El largo proceso duró hasta 1799 en que ambos resultaron absueltos. El motivo de esta intriga va desde las malas relaciones del intendente de Hacienda con Cagigal por asuntos de recaudaciones hasta la influencia del gobernador y capitán general de la Luisiana Bernardo Gálvez.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 21:02

Excmo. Sr. D. Luis DE UNZAGA Y AMEZAGA Capitán General Gobernador de Cuba


Luis de Unzaga y Amézaga (Málaga, 1721 - id. 17931 ) fue un militar y administrador español en América, gobernador de las provincias de Luisiana, Venezuela y Cuba.

Como militar participó en el frente americano de la guerra de los Siete Años. En 1763, tras el final de la guerra, Francia cedió a España la colonia de Luisiana, según lo establecido en los tratados de Fontainebleau (1762) y París (1763).

La llegada del nuevo gobernador español Antonio de Ulloa provocó una rebelión entre los colonos franceses, descontentos con la cesión del territorio a España. En 1769 Unzaga, con el rango de coronel, acompañó al mariscal de campo Alejandro O'Reilly a Luisiana con la misión de sofocar la rebelión. Tras la partida de O'Reilly en 1770, Unzaga quedó como gobernador y presidente del cabildo de la colonia.

En sus funciones, con el apoyo de la corte de Madrid, ayudó militarmente a las Trece Colonias en su lucha contra Gran Bretaña durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

En 1770 se casó con Marie Elizabeth de St. Maxent, segunda hija de Gilbert Antoine de St. Maxent, acaudalado comerciante y oficial militar francés en Luisiana.

En 1777 Carlos III ordenó integrar las provincias de Cumaná, Maracaibo, Guayana, Trinidad y Margarita en la Capitanía General de Venezuela, recién creada. El mando de esta capitanía le sería asignado a Unzaga, quien permanecería en el cargo hasta 1782.

Al año siguiente se le designó gobernador de Cuba, cargo que ocuparía hasta 1785.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 21:13

Excmo. Sr. D. José Manuel DE EZPELETA Y GALDEANO Capitán General Gobernador de Cuba


José Manuel de Ezpeleta y Galdeano, I conde de Ezpeleta de Beire (nombre completo: José Manuel Ignacio Timoteo de Ezpeleta Galdeano Dicastillo y del Prado) (Cádiz, 1739 – Pamplona, 1823), fue un oficial militar y político español, de 1785 a 1789, y virrey de Nueva Granada de 1789 a 1797 y virrey de Navarra de 1814 a 1820.

Perteneciente por ambos lados a los más antiguos linajes navarros, al igual que su padre y la mayoría de sus antepasados, José Manuel siguió la carrera militar.1

Fue además caballero de la Orden de Carlos III, caballero de la Orden de San Hermenegildo y juez de la Orden de San Juan. Fue gobernador del Supremo Consejo Real de Su Majestad y consejero de Estado, así como mariscal de campo en el ejército real.

En 1783 se casó en La Habana con María de la Paz Enrile Alcedo, hija del acaudalado comerciante genovés Jerónimo Enrile, director del Asiento general de negros en La Habana y primer marqués de Casa Enrile, y hermana de Pascual Enrile y Alcedo, quien sería gobernador de Filipinas. Este enlace vinculó a Ezpeleta con la élite mercantil habanera. Tuvieron diez hijos. Entre ellos, José María, que fue II conde de Ezpeleta de Beire y VII marqués de Montehermoso, Joaquín, Fermín, todos ellos políticos y militares, y María de la Concepción, que se casó con Pedro Agustín Girón, I duque de Ahumada y IV marqués de las Amarillas. Su hijo sería Francisco Javier Girón, fundador de la Guardia Civil.

El 1 de diciembre de 1785 se convirtió en gobernador de Cuba. Ocupó este cargo hasta 1789, cuando fue ascendido a virrey de la Nueva Granada.

Virrey de Nueva Granada

Durante su mandato tuvo lugar el nacimiento del periodismo en Nueva Granada, bajo la dirección de Manuel del Socorro Rodríguez, el primer director del Papel Periódico de Bogotá, del que aparecerían doscientos sesenta y cinco números.

Ezpeleta fundó el primer teatro en Bogotá. Apoyó los círculos literarios, en los que participaron algunos de los futuros héroes del movimiento de independencia. En 1794, Antonio Nariño publicó una traducción de Rights of Man (Derechos del hombre), por lo que fue juzgado y condenado.

Al igual que sus predecesores, Ezpeleta trató de impulsar la industria minera en Mariquita, pero acabó llegando a la conclusión de que los gastos de explotación eran mayores que los beneficios. Promovió las misiones católicas como una forma de apaciguar a los indígenas que todavía no habían aceptado la dominación española, en especial los Andaquíes.

Guerra de la Independencia

A finales de 1807 fue nombrado capitán general de Cataluña. Cuando llegó a su nuevo destino estaban ya a las puertas de la ciudad las tropas francesas de Duhesme. Se le nombró Presidente de una Junta Suplente de Regencia, que no llegó a reunirse. Su negativa a jurar a José I Bonaparte le costó el arresto y el exilio en Francia, permaneciendo en Montpellier de abril de 1809 hasta abril de 1814; el propio Wellington, al parecer, intercedió en su liberación.

Sexenio absolutista

A finales de mayo de 1814, cuando contaba 73 años, estaba de nuevo en Pamplona y poco después viajó a Madrid, donde recibió el nombramiento de virrey de Navarra. Llegó a Pamplona el primero de septiembre de 1814. En octubre de ese mismo año recibía el nombramiento de capitán general del ejército, la más alta graduación militar posible. Como virrey de Navarra le correspondió restaurar el funcionamiento de las instituciones del Reino, que se habían visto seriamente alteradas por la ocupación francesa.

Hubo de hacer frente a la sublevación de Espoz y Mina y a las repercusiones locales de otras conspiraciones de la época, como la del Triángulo. En 1820, la revolución liberal también triunfó en la ciudad de Pamplona y Ezpeleta fue sustituido por Espoz y Mina. En 1822 se le exigió trasladarse a Sevilla, pero por lo avanzado de su edad y su mala salud fue finalmente destinado a Valladolid. La restauración absolutista le sorprendió en la casa de su hija en Santo Domingo de la Calzada, de camino hacia la capital castellana.

En julio de 1823 fue repuesto en el virreinato de Navarra y en noviembre de ese mismo año fallecía en Pamplona, a los 84 años de edad.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 21:18

excmo. Sr. D. Domingo CABELLO Y ROBLES Capitán General Gobernador de Cuba

Domingo Cabello y Robles (León, España; c. 1725) fue un militar español, gobernador de Nicaragua (1764-1776), gobernador de Texas (1778-1787) y capitán general de Cuba (1789-1790).

En 1741 era teniente de infantería cuando combatió en la defensa de Santiago de Cuba frente al asedio británico. Volvió a España en 1749 pero poco después regresó a Cuba como comandante de cuatro batallones. Tuvo una meritoria actuación durante el sitio y toma de La Habana por los británicos en 1762 y el 12 de diciembre de 1764 fue nombrado por el rey Carlos III como gobernador de Nicaragua, cargo que desempeñó hasta el 20 de julio de 1776.

Durante su administración tuvo un grave enfrentamiento con el adelantado de Costa Rica, Diego José de Montiel y Valderrama, quien lo acusó ante la Real Audiencia de Guatemala por no respetar los privilegios correspondientes a su título. La Audiencia falló en favor del adelantado.

Posteriormente fue nombrado gobernador de Texas, cargo que desempeñó de 1778 hasta 1787, periodo durante el cual firmó en 1785 un tratado de paz con los comanches, y Texas pasó a la jurisdicción de la Audiencia de Guadalajara. Posteriormente fue gobernador de Cuba (1789-1790) e inspector militar en esa isla. En 1797 ascendió al grado de mariscal de campo.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 22:16

Excmo. SR. D. Luis DE LAS CASAS Y ARRAGORRI Capitán General Gobernador de Cuba


Militar y gobernador de Bizkaia, nacido en Sopuerta el 25 de agosto de 1745. fallecido el 19 de julio de 1800 en el Puerto de Santa María.

A los trece años ingresa entre los pajes del rey, hasta que, cansado de la vida cortesana, la abandona para adoptar la carrera de las armas. A los 17 años participa en la campaña de Portugal a las órdenes del general O'Reilly (1762). Toma parte, con éxito, en los sitios de Bellaflor, Almeida y Coimbra, por lo que es ascendido sucesivamente hasta obtener el grado de capitán de infantería. A los 24 años es destinado a Luisiana (1769).

A los 29, una vez concedido el permiso para abandonar el ejército, parte a Rusia con deseos de aventuras (1774). Se inscribe como voluntario en el ejército del general Romanoff, a cuyas órdenes pelea en las batallas del Riab, y paso del Danubio; toma parte muy activa en la invasión de Bulgaria. Al terminar esta guerra viaja a través de Francia, Alemania, Inglaterra y Países Bajos; estudia la organización de los ejércitos de cada país hasta que vuelve a ingresar de nuevo en el ejército español, en el que se le confía el mando del regimiento de Saboya.

Se distingue en la campaña de Argel bajo el mando del general O'Reilly, por lo que le premian con el fajín de brigadier. También se distingue por el sitio de Gibraltar y en la conquista de Menorca. A los 37 años (1782) pasa a ocupar el cargo de inspector del ejército y comandante general de Orán. Al cabo de 10 años deja estos puestos al ser nombrado gobernador de la isla de Cuba, donde se distingue por la labor realizada en servicio público; a él se debe la publicación del primer periódico cubano "El Papel Periódico".

A los 52 años asciende de nuevo a Capitán General del ejército, por lo que abandona la isla de Cuba y vuelve a Madrid. Nombrado Ministro de la Junta Suprema del Arma de Caballería, pide su sustitución, ya que su salud está muy quebrantada. Se le destina a Capitanía General y Gobierno de la provincia de Cádiz. Cuando se retira de la vida pública, fija su residencia en el Puerto de Santa María. Muere en esta población a consecuencia de una intoxicación el 14 de julio de 1800.

Era hijo del síndico y regidor en Sopuerta, oficial de la Secretaría del Despacho de Estado e intendente de marina de Gipuzkoa; caballero de Santiago de Manuel Antonio de Las Casas y de La Cuadra.

Contrajo matrimonio con María de Aragorri y Olavide, natural de Ainhoa (Lapurdi). Las familias Las Casas y Cuadra eran dos de las de mayor poder político y económico de las Encartaciones. Sebastián de La Cuadra y Llarena, primer marqués de Villarías, ocupó cargos relevantes en la administración del Estado. A este personaje se debió la promoción social y política del padre de Luis de Las Casas. Pero la temprana muerte de éste y el segundo matrimonio de su madre con Juan Felipe de Castaños y Urioste, ordenador de los Reales Ejércitos, fue lo que más influyó en su carrera. Luis permaneció soltero, pero sus hermanos y hermanastros enlazaron con personajes ilustres.

Simón fue embajador en Venecia, Inglaterra y Berlín; Rosa María casó con Alejandro O'Reilly, el militar de más prestigio en su época y de enorme importancia en la vida de Luis; Isabel casó con Jerónimo Girón y Motezuma, marqués de las Amarillas, gobernador de Barcelona y virrey de Navarra; Engracia enlazó con Pedro Gómez Iribar-Navarra, oidor de la Real Audiencia de Cataluña; Francisco Javier Castaños y Aragorri, fue el victorioso duque de Bailén, de la guerra de indepeendencia; y María de Castaños y Aragorri casó con el barón de Carondelet y Noyelles, que fue gobernador de la Luisiana y la Florida, y presidente de la Audiencia de Quito.

Luis de Las Casas recibió su primera educación en tierras vascas, hasta que debido a los contactos de su familia en la corte, consiguió una plaza de paje del rey a la edad de 13 años, a través del conde de Aranda. En julio de 1759 sentaba plaza de cadete en el Regimiento de Cantabria y en 1762 era ascendido a capitán. Ese mismo año fue destinado a la expedición a Portugal -englobada en la Guerra de los Siete Años-, donde sirvió de ayudante de campo del teniente general conde de Ricla; en esta campaña recibió las primeras lecciones prácticas del arte de la guerra bajo el por aquel entonces brigadier Alejandro O'Reilly, que sería su cuñado y protector. En 1769 participó en la expedición del mismo O'Reilly para ocupar la Luisiana, cedida por Francia, ya con el grado de teniente coronel; allí desempeñó el empleo de sargento mayor de Nueva Orleans hasta el regreso de la expedición a Cádiz en mayo de 1770; poco después era ascendido a coronel.

En marzo de 1772 sus ansias de aventura y vocación militar le llevaron a iniciar un viaje por distintos países europeos En 1773, sirvió de voluntario en las filas del ejército ruso contra los turcos sobre las orillas del Danubio y del Mar Negro. De Rusia viajó a Berlín, en junio de 1774, donde fue presentado a la familia real prusiana; conoció de primera mano el ejército prusiano y austriaco; de allí continuó su viaje a Holanda, Bélgica, Inglaterra y Francia, hasta que hubo de regresar a España para formar parte de la expedición contra Argel, en 1775, como coronel del Regimiento de Infantería de Saboya; su actuación en aquella fracasada operación le valió el ascenso a brigadier.

Con motivo del inicio de las hostilidades contra Inglaterra acudió con el regimiento de su mando al bloqueo de Gibraltar en 1779, donde permaneció dos años, y posteriormente a la expedición que reconquistó Menorca en 1782. Fue ascendido a mariscal de campo y, poco tiempo después, se le concedió la comandancia general de Orán, donde permaneció hasta abril de 1789.

Posteriormente fue nombrado gobernador de La Habana (Cuba) y capitán general de Cuba, la Luisiana y Floridas, donde permaneció desde el 9 de julio de 1790 hasta el 6 de diciembre de 1796. En la gran Antilla se le tiene por uno de los mejores gobernantes de la isla durante todo el periodo colonial.

Dio un fuerte impulso a las obras públicas en la capital y sus alrededores (caminos, puentes, empedrado de las calles de la ciudad, etc.); fundó el Papel Periódico, primera publicación de su estilo en la isla; mostró especial preocupación por la asistencia pública, fundando la Casa de Beneficencia; durante su gobierno se crearon la Sociedad Económica de Amigos del País, una de las más activas de toda la monarquía, de la que fue su primer presidente, y el Consulado de Agricultura y Comercio de La Habana; promovió los estudios científicos y técnicos; elaboró el primer censo fiable de toda la isla; y durante su gobierno se inició el gran despegue de la industria azucarera que convertiría poco después a la isla en la primera productora y exportadora mundial de dicho producto.

Tras su llegada a Madrid fue nombrado capitán general del Reino de Valencia, -aunque renunció a este empleo por su delicado estado de salud- y posteriormente vocal de la Junta Suprema de Caballería. En diciembre de 1799 tomó posesión del gobierno de la plaza de Cádiz, cargo que desempeñó junto con la capitanía general de Andalucía hasta su muerte, ocurrida después de haber ingerido alimentos preparados en una vasija de cobre mal estañada.

En su testamento, fechado el 11 de julio, solicitó ser enterrado en la Iglesia Mayor Prioral de Cádiz con un entierro "lo más sencillo y liso que sea posible sin género de pompa alguna". Murió pobre, de modo que para hacer frente a sus deudas los albaceas debieron vender un ingenio de fabricar azúcar que poseía en la isla de Cuba -regalo de los agradecidos hacendados habaneros y cuyo valor ignoraba-, los muebles y efectos de su casa y su equipaje.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 22:24

Excmo. Sr. D. Juan Procopio BASSECOURT BYRA Capitán General Gobernador de Cuba

Juan Procopio Bassecourt. Conde de Santa Clara. Teniente General de los Reales Ejércitos. Fue Capitán General de Barcelona. Tío del militar español Luis Alejandro Bassecourt. Nació en Barcelona el 22 de abril de 1740.

El de 6 de diciembre de 1796 sucedió en el gobierno a don Luis de las Casas y fue relevado el 13 de mayo de 1799 por Salvador de Muro y Salazar, Marqués de Someruelos.

Uno de los primeros actos de su gobierno fue construir la batería que llevó su nombre y artillarla con 30 piezas, impulsado por la inminente guerra contra los ingleses.

La comisión dada en España al Conde de Jaruco y Mopox para explorar las tierras que convenía fomentar fue otro de los sucesos de su época. Durante la misma surgió la complicada cuestión sobre el aventurero escocés Thomas Muir, a quien el virrey de México, Revillagigedo remitió preso a la Habana en 1797 y fue reclamado por el gobernador de Guadalupe, en su calidad de súbdito francés. En esto patentizó Bassecourt su energía, enviando a Muir bajo partida de registro a España.

Se comenzó a fomentar la Isla de Pinos hasta entonces solo conocida por pescadores y piratas, habiendo el capitán Terry y Laci ido a reconocerla y abogado en favor de su colonización por su importancia agrícola.

También acaeció bajo este gobierno la llegada del Duque de Orleans (marzo 1798) después rey de los franceses, con sus hermanos Duque de Montpensier y Conde de Beaujolois, que permanecieron cuatro meses. Por la hospitalidad dada a dichos príncipes y queja de Francia, fue separado Santa Clara tras un gobierno de 29 meses.

Murió en Barcelona el 12 de abril de 1820.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 23:31

Excmo. Sr. D. Salvador DE MURO Y SALAZAR Capitán General Gobernador de Cuba

Salvador de Muro y Salazar. Marqués de Someruelos. Gobernador y Capitán General de Cuba (1799-1812). Su gobierno en Cuba se caracterizó por la dura represión de la rebelión liderada por José Antonio Aponte. Construyó el cementerio de Espada e inició la vacunación en el país, práctica promovida por Tomás Romay.

Nació en 1754 en Rioja, España, hijo de Don Pedro Salvador de Muro y Alonso y de Doña Teresa Josefa de Salazar y Morales. Mantiene por sucesión el Título de Marqués de Someruelos al fallecimiento de su padre. En 1791 se casó con María Concepción de Vidaurreta y Llano, vecina de Logroño. De ese matrimonio nació Joaquín José de Muro y Vidaurreta quien lo sucedió como Marqués de Someruelos y fue un militar destacado en campañas en Francia, España y África.

El 13 de mayo de 1799 Salvador de Muro y Salazar ocupó el cargo de Capitán General y Gobernador de Cuba, en sustitución de Juan Procopio Bassecourt y Bryas, conde de Santa Clara.

Una insistente reclamación de los productores cubanos, que habían tenido como vocero a Francisco de Arango y Parreño, era que se eximiera de todo tipo de impuestos (derechos, alcabalas y diezmos) a las producciones de café, algodón y azúcar. Esto se logró finamente en 1804. Igualmente se concedieron exenciones a la entrada de esclavos y de maquinarias para la industria azucarera.

A partir de 1808 la lucha política entre hacendados y comerciantes entró en una nueva fase. El Marqués de Someruelos y Francisco de Arango y Parreño propusieron la creación de una Junta Superior de Gobierno, integrada fundamentalmente por los hacendados y comerciantes, siguiendo el ejemplo de las Juntas que dirigieron la lucha contra Napoleón en España. A esto se opusieron la intendencia de la Real Hacienda, la superintendencia de tabacos y la comandancia de la Marina, que veían mermados sus privilegios. Someruelos se vio obligado a abandonar el proyecto de la Junta Superior de Gobierno.

Tomó el mando en una época en que la gesta libertadora hispanoamericana, que ya venía gestándose, se desencadenó como un reflejo de las consecuencias que tuvieron las invasiones napoleónicas a Portugal (1807) y España (1808), que arrojaron de sus tronos a los monarcas respectivos. En España se constituyó una Junta en la escasa zona no ocupada por las tropas francesas, que ejercía un gobierno local, y además se inició una guerra por la independencia, que duró hasta 1814. En varios países americanos los criollos se negaron a reconocer a los franceses y exigieron a las autoridades la formación de juntas locales que tuvieran como base a los cabildos.

En La Habana un grupo de acaudalados criollos, entre los cuales descollaba Francisco de Arango y Parreño intentó en julio de 1808 convencer al gobernador de la conveniencia de formar una junta, pero tuvieron que abandonar el plan por la hostilidad de la intendencia de la real hacienda, la superintendencia de tabacos, la comandancia de la marina y los comerciantes españoles. Los grandes propietarios de ingenios, de hatos de ganado y de cafetales comenzaron desde entonces a inclinarse a evitar la ruptura con las autoridades metropolitanas y establecer acuerdos con éstas que garantizaran la preservación del aparato estatal y con ello la tranquilidad de sus dotaciones de esclavos.

Un aspecto importante de esta etapa fue el movimiento popular ocurrido en 1809 con el propósito de «arrojar a los franceses de la isla». Éstos se habían establecido con parte de sus esclavos tras la insurrección haitiana, y ya para esa fecha la mayoría miraba a este suelo como su patria. Los disturbios causaron numerosos muertos y provocaron un daño inestimable a la agricultura del país, que ellos habían hecho florecer.

El marqués de Someruelos en el ámbito económico interno desempeñó una política de apoyo a los ricos contra los pobres. Por esa fecha comenzaron los análisis del gobierno norteamericano para estudiar la anexión o la compra de Cuba, sondeando la posición de los terratenientes criollos al respecto.

Otro aspecto importante durante su gobierno fue el movimiento popular ocurrido en 1809 con el propósito no claro de “arrojar a los franceses de la isla”. Éstos se habían establecido con parte de sus esclavos tras la insurrección haitiana en un número calculado en 30 000, pero ya para esa fecha ya miraban a este suelo como su patria. Los disturbios causaron numerosos muertos y provocaron un daño inestimable a la agricultura del país, que ellos habían hecho florecer.

El marqués de Someruelos abordó importantes reformas, lo que evitó tomasen más importancia los movimientos de separación. Entre ellas se encuentra la construcción del cementerio general, llamado después Cementerio de Espada, lo que incluyó la prohibición de enterrar en las iglesias. Se inició la vacunación en el país, práctica promovida por Tomás Romay.

Durante su mandato se produjo la rebelión liderada por el negro libre José Antonio Aponte, que reprimió duramente. Aponte, perteneciente al cabildo Shangó Tedum, se constituyó en uno de los principales líderes de las actividades netamente subversivas. Para ello se apoyó en los cabildos africanos y dentro de estas instituciones logró unir a esclavos y libres, negros y mulatos, y personas de diferentes etnias en proyectos que contemplaban no sólo la emancipación, sino también la independencia.

Ya desde 1810, Aponte, con el pretexto de reuniones religiosas, había comenzado a reunirse con pardos y morenos para conspirar contra la corona española. La reacción española no se hizo esperar. El 29 de enero de 1812 tuvieron lugar las primeras ejecuciones en Camagüey contra la conspiración antiesclavista y separatista de Aponte. El 11 de marzo de 1812 se denunció la existencia de un grupo conspirador en Holguín. Como resultado de la indagatoria se detuvo a más de 50 personas y en el juicio sumario se condenó a la horca a su líder local, el esclavo de origen congo Juan Nepomuceno y varios a cadena perpetua.

El 15 de marzo estalló la sublevación en el ingenio Peñas Altas en Guanabo, liderada por Francisco Javier Pacheco, Juan Bautista Lisundia, y otro de apellido Barbier, pero fracasaron al intentar extender la sublevación a otras dotaciones cercanas en los ingenios Trinidad, Santa Ana y Rosario. En Camagüey se sublevaron las dotaciones de los ingenios Maragúan, El Jobo, La Candelaria y Magantilla.

El gran temor de los esclavistas los llevó a una represión implacable. Aponte fue apresado junto con un grupo de seguidores. El brigadier Martín Ugarte desde Guanabacoa trasladó a La Habana los esclavos capturados pertenecientes a la dotación del ingenio Peñas Altas, los cuales fueron enviados a la prisión donde se hallaba Aponte. También fueron encerrados los esclavos procedentes de Alquízar Francisco González Galano, Juan Briñas y Desiderio Malagamba, que estaban involucrados en el movimiento liderado por Aponte.

La orden de ejecución sin fórmula de juicio emanó el 7 de abril por orden del capitán general de la Isla, el marqués de Someruelos. Dos días después, el 9 de abril de 1812 era ahorcado y decapitado José Antonio Aponte, junto a ocho de sus compañeros.

Le sucedió en la Capitanía General de Cuba Juan Ruiz de Apodaca, que tomó posesión el 14 de abril de 1812. En ese mismo año, de regreso a España, Salvador de Muro fue nombrado consejero de Guerra. Murió en España en diciembre de 1813.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 13 Abr 2016 23:55

Excmo. Sr. D. José CIENFUEGOS JOVELLANOS Capitán General Gobernador de Cuba

José Cienfuegos Jovellanos (Oviedo, 1 de febrero de 1763 – Madrid, 29 de abril de 1825) fue un militar y político español. Durante la Guerra de Independencia de España tuvo intensa actividad y fue ascendido por sus méritos de guerra hasta que una vez finalizada esta fue enviado con el cargo de Gobernador de a la Capitanía General de Cuba, donde estuvo entre el mes de julio de 1816 y el 29 de agosto de 1819, tiempo en el cual combatió con decisión a los piratas antillanos. Durante el Trienio Liberal, fue Ministro de la Guerra de España entre enero y febrero de 1822.

José María Cienfuegos Jovellanos nació el 1 de febrero de 1763, en la casa que tenían los Condes de Marcel de Peñalba junto a la plaza de la Catedral en Oviedo, España. Fue el segundo hijo de seis que tuvo el matrimonio formado por los nobles de antigua familia asturiana Baltasar González de Cienfuegos, V Conde de Marcel de Peñalba, y doña Benita de Jovellanos y Ramírez, nieta por línea materna de los Marqueses de San Esteban, e hija de don Francisco Gregorio de Jovellanos, que durante muchos años fue Alférez mayor de Gijón. Era sobrino materno del celebre Gaspar Melchor de Jovellanos

José Cienfuegos Jovellanos entró como cadete de artillería al Real Colegio Militar de Segovia en octubre de 1777, ascendiendo a subteniente el 28 de septiembre de 1780. Con este grado se enrolo en la expedición que salió de Cádiz el 23 de julio de 1781 para recuperar Menorca que estaba en poder de los ingleses. Allí se enfrentaron ocho mil españoles y cuatro mil franceses a las fuerzas inglesas. Tras ocho meses de dura campaña en la que la conquista del fuerte de San Felipet era absolutamente prioritaria por su posición estratégica, se alcanzó la victoria el 12 de abril de 1782 con la rendición de Gobernador Murray y sus hombres, así se cumplieron todos los objetivos previstos por el mando aliado franco-español.

Tras la victoria en Menorca paso a Gibraltar, donde los ingleses ocupaban el último territorio español. José Cienfuegos llegó con los soldados enviados para atacar ese territorio el 13 de septiembre de 1782. La fuerza estaba integrada por unos cuarenta mil hombres, diez baterías flotantes –invento del ingeniero francés D’Arcon–, y cuarenta y siete barcos de línea, entre franceses y españoles. Se lanzaron varios ataques contra los ingleses que no lograron su objetivo victorioso así que permanecieron sitiando la plaza militar inglesa hasta que estos fueron ayudados por el almirante lord Ricardo Howe, quien llegó en su socorro al frente de cincuenta navíos por lo que tuvieron que retirarse del lugar.

En 1783 fue promovido a teniente. En 1793 fue destinado al ejército que invadió la república francesa por la parte del Rosellón, siendo a continuación ascendido a capitán, y dos años después a teniente coronel.

Tras la paz de Basilea sirvió en diferentes departamentos; y ya era coronel cuando, en mayo de 1808, lanzó desde Oviedo el grito de guerra contra los franceses. La Junta Provincial allí formada, le elevó al grado de teniente general de ejército, confiriéndole el mando de las armas, y la presidencia de la junta de guerra, en mayo de 1810.

En 1811 fue nombrado director del departamento de artillería de Galicia; y en 1812, comandante general de artillería del 5º ejército. Con el mismo cargo pasó al tercer ejército, con el que realizó la decisiva campaña de 1813. Tras la paz se le asignó una plaza en el Consejo de la Guerra.

Ocupó el cargo de capitán general de Cuba el 2 de julio de 1816 en sustitución de Juan Ruíz de Apodaca, en un momento caracterizado por las circunstancias de que el rey Fernando VII había sido restaurado en el trono español en 1814 tras la derrota de los ejércitos franceses en Europa. A partir de entonces se estableció en el viejo continente la Santa Alianza, unión de los regímenes triunfantes contra los movimientos revolucionarios, nacionalistas y liberales. Por tanto el mandato de José María Cienfuegos coincidió con la supresión en España de las libertades constitucionales, lo que se manifestó en Cuba con un nuevo pacto de poder con la oligarquía dominante.

Traia la misión de proponer un sistema nuevo para la defensa militar de la Gran Antilla, auxiliar desde La Habana las operaciones del ejército expedicionario de Morillo en tierra firme, y conservar las plazas de las dos Floridas, amenazadas por los Estados Unidos.

El contubernio de los hacendados y plantadores cubanos con las autoridades coloniales hizo que obtuvieran importantes reivindicaciones económicas: había que satisfacer algunas de sus demandas para que no se alzaran como estaba ocurriendo en otros países americanos. De su colaboración con el Intendente Alejandro Ramírez nacieron un buen número de las múltiples reformas que en Cuba se llevaron a cabo bajo su mandato, quedando constancia de ello en el nombre de una ciudad que perpetúa su memoria. Fue relevado a petición propia el 29 de agosto de 1819, llegando a España a la par que nacía un nuevo régimen político.

El intendente general de la Isla, Alejandro Ramírez, alentado por Francisco de Arango y Parreño, firmó en 1817 el decreto de colonización blanca, que ofrecía a cada inmigrante pasaje gratis, pensión alimenticia y una caballería de tierra libre del pago del diezmo y la alcabala por diez años. Las causas de ello era el crecimiento extraordinario de la población negra, por lo cual los hacendados querían traer agricultores blancos de España que pudieran utilizar en caso de estallar una revolución negra. También se necesitaban estos agricultores blancos para producir alimentos con los cuales poder alimentar a sus esclavos. El predominio de las pequeñas estancias (fincas), comenzó a manifestarse.

En 1817 Fernando VII accedió a eliminar el estanco del tabaco, en 1818 estableció la libertad de comercio, y en 1819 autorizó que se declarara como legítimos dueños de la tierra a los que la poseían por otorgamientos hechos por las autoridades coloniales. Esto último favoreció a los grandes latifundistas ganaderos, no a los pequeños agricultores, los cuales ocupaban parcelas de tierras sin documentación alguna.

También las reformas incluyeron la disminución de los impuestos que frenaban el fomento de ingenios, cafetales y otras producciones agrícolas, en especial la supresión de impuestos a los ingenios que se fomentasen, a lo cual se añadía la liberalización del comercio.

Otro aspecto importante de su gobierno fue la fundación de la ciudad de Cienfuegos, que llevó su nombre. Don Juan Luis Lorenzo De Clouet era un teniente coronel nacido en Burdeos, Francia y radicado en Luisiana. Agregado en 1818 al Estado Mayor de La Habana, presentó al Capital General José Cienfuegos y al intendente Ramírez, el 1 de enero de 1818, la proposición de colonizar la bahía de Jagua. Un año antes, valiéndose de sus altos grados como masón, había fundado en La Habana la primera Cámara de Altos Grados Masónicos que existió en Cuba.

El 8 de marzo de 1819 De Clouet formalizó la contrata de la colonización con el Capitán General y su Intendente, basados en la Real Cédula de 21 de octubre de 1817.

En abril llegó a la bahía de Jagua y se estableció en el sitio Hurtado, cercano a las márgenes del río Salado, junto a 46 colonos franceses, el médico Domingo Monjenié y el agrimensor Domingo Dubroc. Allí se instalaron en chozas abandonadas y en ocho tiendas de campaña y comenzaron a trazar los primeros planos. Sin embargo, pronto Don Agustín de Santa Cruz y de Castilla, convenció a De Clouet de ubicar la población en la Península de Majagua, lugar que era propiedad de su esposa, Antonia Guerrero, quien lo ponía a su disposición.

El 22 de abril de 1819, De Clouet tomó posesión de las tierras en nombre de Su Majestad el Rey de España, ante los vecinos que le escuchaban arrodillados.

Durante 1819 entraron en Jagua un total de 231 pobladores, en su mayoría, de origen francés, incentivados por la distribución gratuita de dos caballerías de tierra y la aceptación por el gobierno de parte de los gastos, además de facilitarles la compra de esclavos y recursos para las fincas. Nuevos colonos llegaron desde Burdeos, Nueva Orleans, Baltimore, Filadelfia y otras ciudades norteamericanas.

Ya en España, y débil de salud fue, durante unas semanas de 1822, Ministro de la Guerra del Trienio Liberal. Al caer el régimen constitucional reingresó en el Consejo de Guerra, y fue nombrado miembro de varias juntas y director general de artillería.

Falleció en Madrid, el 29 de abril de 1825.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 14 Abr 2016 15:01

Excmo. Sr. D. José María ECHEVERRI Y MANRIQUE DE LARA Capitán General y Gobernador de Cuba y el Yucatán

Juan María Echeverri, fue un político español del siglo XIX. Último gobernador colonial de Yucatán y primer gobernador del Yucatán independiente en 1821, año de la proclamación de la independencia de México. Estando en el poder público, siendo capitán general de Yucatán por nombramiento real, se acordó el 15 de septiembre de 1821, de manera incruenta, la independencia del territorio yucateco (entonces conformado por los actuales estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo) de España, continuando brevemente en el poder el propio Juan María Echeverri.


Llegó a la península de Yucatán para hacerse cargo de la Capitanía General de la provincia el 1 de enero de 1821. De ideas anticlericales (jacobino) exigió desde su llegada al Obispo de Yucatán el cumplimiento estricto de las disposiciones de las cortes españolas en el sentido de sustituir a los frailes franciscanos por sacerdotes seculares. En enero de 1821 las cortes expidieron una ley que establecía la reducción del número de monasterios además de impedir el funcionamiento de más de un convento por orden religiosa por localidad. Echeverrí puso en vigor esta disposición con gran severidad.

Clausuró un número de conventos, entre ellos el de la Barrio de La Mejorada que ocupó con tropas del ejército, convirtiéndolo en cuartel (llamado Cuartel de Dragones) militar. A excepción de los conventos de Ticul y Calkiní, se cerraron las casas franciscanas de toda la península, desalojándose a sus moradores, sin tomarse precauciones para resguardar los tesoros artísticos que los diversos recintos habían guardado a lo largo de 300 años de colonialismo.

Echeverri no fue partidario de la independencia de México pero no actuó en contra de la corriente libertadora que se dio en Yucatán y que estuvo principalmente representada por los Sanjuanistas. Cuando el Ejército Trigarante se presentó en Tabasco y fue informado de ello, Echeverri no reaccionó en contra del hecho. El 13 de septiembre de 1821 el gobierno de Campeche que estaba bajo su mando como Capitán General, le envió una nota manifestándose favorable al movimiento de independencia de México.

En ese punto, Echeverri decidió reunirse con la Diputación Provincial (bajo las leyes de la constitución gaditana de 1812) y con el Ayuntamiento de Mérida, para deliberar en torno a la situación y dos días más tarde, el 15 de septiembre de 1821, convocó a una asamblea general, en cabildo abierto, que presidió el propio Capitán General, en la que sin violencia de ninguna especie, se decidió colectívamente por la independencia de Yucatán. Echeverri presentó entonces su dimisión que no fue aceptada con el argumento de que se gestaría una situación anárquica. Se le pidió que continuara en el poder y lo hizo. Se declaró pues la independencia y se sostuvo en el poder a un funcionario español que no juró los preceptos independentistas.1

Esta situación irregular generó protestas de toda laya y Campeche decidió, a pesar de que le fue negado el permiso, izar la bandera tricolor, símbolo de la nueva nación insurgente, en sustitución del lábaro español. El hecho provocó que Echeverri y la Diputación Provincial se reunieran y cesaron en sus funciones al teniente de rey que actuaba en Campeche, Duque de Estrada y a Juan José de León regente de la ciudad. Como respuesta el pueblo de Campeche, en reunión de cabildo abierto, decidió jurar solemnemente la independencia de México, el contenido del Plan de Iguala y de los Tratados de Córdoba, así como restituir en sus puestos al Duque de Estrada y a de León.

Echeverri se inconformó con los hechos y presentó nuevamente su dimisión que volvió a ser rechazada, aunque a los pocos días el gobernante insistió y renunció definitivamente el 8 de noviembre de 1821. La Regencia de México decidió enviar para sustituirlo al Mariscal Melchor Álvarez, jefe realista de Oaxaca, quien llegó a Mérida para tomar posesión de su cargo el 9 de marzo de 1822, quedando mientras tanto como gobernante interino el tesorero (había sido tesorero real) regional Pedro Bolio y Torrecillas.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.

Brasilla
375 HH Magnum
375 HH Magnum
Mensajes: 3946
Registrado: 30 Ene 2016 02:49
Ubicación: Donde la txapela se pone a rosca
Contactar:
Estado: Desconectado

Re: HISTORIA DE MILITARES Y GUERREROS DE ESPAÑA

Mensajepor Brasilla » 14 Abr 2016 15:10

Excmo. Sr. D. Nicolas DE MAHY Y ROMO Capitán General Gobernador de Cuba


Militar español nacido en Madrid el 10 de septiembre de 1757 y muerto en La Habana (Cuba) el 22 de julio de 1822.

Hijo de un brigadier de guardia de Corps de su mismo nombre, a los trece años entró en el ejército y continuó su educación hasta los dieciséis. A los veinte años de servir en este cuerpo llegó a exento de Guardias, graduación equivalente a la de coronel de Caballería.

En la guerra con Francia de 1793 se le destinó a las órdenes del general José Simón de Crespo, con mando en Navarra, con quien intervino en multitud de encuentros. El 5 de diciembre de 1798 fue ascendido a brigadier de ejército, y en 1803 obtuvo el mando político y militar de la provincia de Tuy.

En 1808 la Junta de Galicia y luego la Central del Reino le confirieron el grado de mariscal de campo y el mando de la primera división del ejército, que formó en aquella zona el teniente general Joaquín Blake. El 1 de abril de 1809, el marqués de la Romana le nombró su segundo en el mando y le confirió después el de todas las tropas que operaron en Asturias.

Por sus méritos la Junta Central le ascendió a teniente general, siendo luego proclamado capitán general de Galicia. Dos proclamas: Valerosos gallegos y Gallegos se publican en Diario Mercantil de Cádiz, del 31 de marzo y 5 de noviembre de 1810: en ellas exalta a la patria, la religión y los derechos de nuestro amado rey Fernando VII, y presenta a los gallegos la imagen de Austria, Prusia, Suiza y Alemania vencidas, mientras España resiste.

Les pide que restauren el imperio de las leyes, "reanimad la confianza pública: arrojad lejos de vosotros las preocupaciones, las intrigas, las semillas de división : sacrificad los intereses privados a las urgencias públicas : jurad eterna guerra al egoísmo", etc. Acaso sólo palabras, pues García Quintana en 1811 le clasifica entre las autoridades odiadas, débiles o indolentes.

Trasladado a la región valenciana, fue derrotado en Denia. En 1814, el régimen absolutista le destinó a Galicia como inspector de las plazas existentes, aunque en realidad constituía un destierro en compensación a sus ideas liberales.

Restablecida la Constitución en 1820, tomó el mando en Valladolid, el 2 de abril de 1820, y se le nombró capitán general de Castilla la Vieja, y pocos meses después de la isla de Cuba. Desembarcó en La Habana el 3 de marzo de 1821, y hubo de verse inmediatamente asediado de problemas de todo tipo, que trató de resolver drásticamente, aunque en ocasiones se viera desbordado por los mismos.

Dio una proclama A los ilustrados habitantes de esta preciosa capital y su partido, en La Habana el 28 de septiembre de 1821, en favor de la Constitución (publicada por Valdés Domínguez). Se sintió enfermo el 19 de julio de 1822 -al parecer de vómito negro-, falleciendo tres días después. Poseía las grandes cruces de San Hermenegildo, desde 1815, y de San Fernando, 1816, y era miembro de la Asamblea Suprema de esta última, 1818-1819.

Saludos :saluting-soldier: :saluting-soldier: :saluting-soldier:
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño.
Marco Tulio Cicerón.


Volver a “Historia Militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados