• Estás aquí:
  • Visores
  • PCP y visores nocturnos

PCP y visores nocturnos

Visores
972
Armasight WWZ 4X

Puedes votar:

  • 2 votos, 5,00 sobre 5

Leupold LTO-Tracker y Armasight WWZ 4X

En pleno siglo XXI los diferentes dispositivos ópticos para la caza y la observación, han dado grandes pasos adelante, a la vez que se producían avances tecnológicos en diferentes ámbitos. Esto ha repercutido además en su popularización, dentro del sector de los usuarios que practican diferentes actividades al aire libre. Aunque hay un segmento que todavía podemos decir que está en fase de despegue, la visión nocturna. Empleado desde hace tiempo por fuerzas militares y agencias gubernamentales, no ha tenido todavía la implantación que cabría esperar a nivel civil. Personalmente, creo que son dos los factores que la lastran, por una parte, las legislaciones restrictivas en la mayoría de países y por otro, su todavía relativo elevado precio.

En nuestro país los visores nocturnos son de venta libre y pueden ser montados en rifles, lo que está prohibido es su uso en el acto de la caza. Esta prohibición se establece a diferentes niveles, por una parte, la Ley 42/2007 del 13 de diciembre del Patrimonio Natural y Biodiversidad en su Anexo 7 y por otra, las Leyes de Caza y Órdenes de veda de las diferentes Comunidades Autónomas. Últimamente están surgiendo algunas iniciativas interesantes desde diferentes asociaciones de nuestro país, para su uso deportivo y recreacional. Algo que por otra parte ya sucede en EEUU y algún país europeo, una situación que puede ayudar a su popularización y a la reducción progresiva de su precio.

Para la visión nocturna se emplean fundamentalmente dos tecnologías, la intensificación de imagen y la térmica, cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Para explicarlas someramente, hemos seleccionado dos instrumentos relativamente económicos a la venta en nuestro país.

Leupold LTO-Tracker

En este caso nos estamos refiriendo a un pequeño dispositivo de tecnología térmica que NO es un visor, pero que desde su salida al mercado ha sido empleado de forma secundaria como tal. Las razones son dos, por una parte, su configuración tubular en una medida estándar de 30 mm, le permite ser anclado a un rifle o carabina con un sistema de anillas estándar, por otra, el hecho de que muestra en su pantalla de visión una retícula. LEUPOLD el fabricante del mismo, desaconseja totalmente esta práctica, debido a que no garantiza la integridad del artefacto ante las sacudidas por el retroceso de un rifle, ni por el excesivo apriete que pueda sufrir por las anillas. Pero el PCP no tiene retroceso.

Aclarado el punto sobre si se trata de un visor o no, comentaremos sus características más destacadas. Externamente llama la atención lo contenido de sus dimensiones, lo liviano de su peso y que para funcionar sólo necesita una batería CR123. Concretamente mide algo más de 142 mm, tiene un diámetro máximo entre 30-40 mm y un peso de sólo 284 g. La tecnología de una cámara térmica es independiente de la luz que haya en el ambiente donde opera, porque lo que hacen es detectar la radiación térmica. Así es posible “ver” con ellas en una noche completamente oscura, sin fuente de luz alguna.

 

Carabina ONIX K2 con el dispositivo LEUPOLD LTO

 

¿Pero hasta que distancia es posible esto? De acuerdo a las especificaciones del fabricante, la capacidad de detección alcanza las 600 yardas en condiciones óptimas. Aunque siendo realistas, la identificación de una figura de tamaño humano se limita al entorno de los 100 m, dependiendo claro está de la temperatura ambiente. A mayor diferencia de grados, entre la fuente radiante y el entorno, mayor facilidad de detección a más distancia. Además, quiero aclarar que, todas las cámaras termográficas existentes, no pueden detectar firmas de calor a través del vidrio, es una limitación de la tecnología, no de este dispositivo.

Se encuentran disponibles seis paletas de colores, todas seleccionables mediante una sola pulsación de uno de los tres botones de control: blanco (donde el calor aparece como blanco sobre un fondo grisáceo / negro), negro, Hi-White (donde se destacan las firmas de calor con distintos niveles de color rojo / naranja), negro intenso, rojo y verde. Estos dos últimos son útiles en escenarios de poca luz, en los que una pantalla brillante llamaría demasiado la atención o disminuiría la agudeza visual en la oscuridad.

Los controles son muy sencillos: hay tres botones en la parte superior de la unidad. Mirando a través del ocular, el botón que está más a la izquierda controla la paleta de colores, mientras que el botón central controla el zoom digital y el botón derecho activa / desactiva el dispositivo. El LTO tarda aproximadamente 3 segundos en encenderse, y está diseñado para apagarse después de 15 minutos de inactividad, útil cuando se olvida de mantener presionado el botón de encendido.

Armasight WWZ 4X

En este caso este dispositivo utiliza la tecnología de intensificación de luz, magnifica la cantidad de fotones recibidos de varias fuentes naturales, como puede ser la luz de las estrellas o la luz de la luna. Técnicamente es un dispositivo basado en un tubo de vacío (tubo fotomultiplicador) que puede generar una imagen desde un número muy pequeño de fotones.

Esto quiere decir que estos artefactos no pueden funcionar en total oscuridad, algo que se puede solucionar introduciendo una fuente artificial de luz, como puede ser un iluminador de infrarrojos. Para el ser humano, es imposible ver la radiación infrarroja, puesto que está fuera de nuestro espectro visual. Además, posibilita que las imágenes resultantes tengan una resolución más alta. Una fuente activa de este tipo de luz, no delata nuestra posición, como sí sería el caso si empleásemos una fuente de luz blanca.

 

Armasight WWZ 4X con la linterna de infrarrojos

 

Los sistemas de visión por intensificación de luz han ido evolucionando y ganando en capacidad, es por ello que se catalogan o clasifican en diferentes generaciones. En la actualidad, la tecnología más evolucionada se corresponde con la cuarta generación. Una generación normalmente de acceso restringido el mundo civil, por otra parte, con un precio realmente elevado.

Dicho lo anterior, la unidad Armasight WWZ 4X que hemos podido chequear, se trataba de sistema de generación 1+, con un precio que podemos considerar asequible, aproximadamente unos 650 €. Estructuralmente es un poco más voluminoso que un visor táctico tipo militar y con un peso en la banda más alta de este tipo de ópticas, ya que arroja en la báscula 1,4 Kg. Aunque no debemos perder la perspectiva de que se trata de un dispositivo de vocación militar, donde prima la fiabilidad y el rendimiento, con un diseño robusto, gracias a su cuerpo de aluminio recubierto de goma, que lo hace resistente al agua, polvo y a la suciedad. Debemos considerar también que, dentro de este peso, incluye un rail compatible Weaver para un montaje sobre este tipo de riel o uno Picatinny.

Este visor gracias a su óptica de 4x, tiene un alcance medio efectivo sobre los 100 m, dependiendo de las condiciones de luz y el tipo de objetivo. Trae consigo una fuente de infrarrojos auxiliar desmontable, que aumenta notablemente sus capacidades. Con respecto a la retícula, esta es iluminada de color rojo, color que destaca especialmente sobre el fondo de fósforo verde de la imagen. La misma es ajustable en cuanto al brillo, para adecuarla a la luz ambiental existente.

 

Visión con el Armasight WWZ 4X usando la linterna de infrarrojos

 

Con respecto a los controles que trae el visor, señalar las dos torretas de altura y deriva ajustables en clics de ¾ de MOAs, ciertamente una medida algo atípica. Señalar que la de deriva está situada en el inusual lado izquierdo, ambas vienen protegidas por unas tapas roscadas, que utilizan un sistema de gomas enlazadas para evitar su pérdida durante su manipulación. El ajuste del brillo de la retícula se realiza mediante un sistema tipo reóstato, que coincide con el interruptor de encendido / apagado. La ubicación de este, coincide con el de la batería tipo CR123 de litio, que garantiza unas 40 horas de funcionamiento continuado.

Existen dos anillos en el cuerpo del visor, uno en el ocular para el enfoque de la retícula y otro en la parte delantera, para el enfoque de la imagen. Este último es algo duro de accionar, al menos en nuestra unidad de pruebas.

En el caso de la fuente auxiliar de infrarrojos, el encendido y apagado se realiza desde la parte trasera de la pequeña linterna, una cómoda posición teniendo en cuenta su ubicación. En su parte frontal, dispone de una ruleta que permite concentrar o dispersar el haz que emite.

Finalmente, un aspecto importante sobre el uso de este tipo de dispositivos, NO están pensados para ser utilizados durante el día, a tal punto que una incidencia continuada del sol sobre la lente delantera puede llegar a dañar la unidad. La tapa frontal de goma es una buena protección, pero tengo que advertir que tiene un pequeño agujero que puede dejar pasar la suficiente luz, en caso de incidencia frontal, que estropee el artefacto.

ONIX K2

En un número de nuestro periódico dedicado en parte a las armas neumáticas, no podíamos dejar pasar la ocasión de utilizar otro de los modelos de mayor éxito de la gama ONIX, la K2 en calibre 5,5 mm. Desde luego puede resultar algo atípica la combinación, visión nocturna y PCP, pero desde luego puedo decir que amplia el rango de diversión de estas carabinas. Aprovechando que oscurece pronto, pude realizar algunas pruebas en el campo de tiro y creo que es una modalidad por descubrir.

En cuanto a la misma daré algunos apuntes interesantes. Tiene una llamativa configuración tipo “bullpup” que le permite adoptar unas contenidas dimensiones, pero manteniendo un largo cañón de aproximadamente 500 mm y lo que es más importante, un depósito de aire de 265 cc. Una gran capacidad que viene complementada por una válvula que optimiza el consumo del aire en cada disparo, lo que nos concede en este calibre una autonomía de 60 tiros efectivos. Por otra parte, sorprende por su ligereza (2 Kg), algo que no es de extrañar, ya que esta configuración permite una culata más reducida.

La carabina es precisa y agradable de disparar, a ello ayuda su ergonomía y su disparador de dos tiempos con un peso de 1,4 Kg, dispone de seguro. Por otra parte, decir que la carabina es realmente silenciosa, ya que lleva integrado un silenciador de ocho deflectores cónicos. Además, como trae un cargador con capacidad para nueve perdigones, es muy fácil repetir el disparo. Lógicamente para realizar pruebas de precisión o utilizar perdigones especiales, es más conveniente realizar una alimentación manual, con la idea de preservar la falda del proyectil.

RESUMEN

En este artículo hemos pretendido ofrecer una introducción a los dispositivos de visión nocturna. Para ello hemos analizado dos visores de entrada a las dos tecnologías empleadas. A pesar de ser un tanto desconocidos, ofrecen todo un mundo de posibilidades de diversión y en algunos casos también, porque no decirlo, de aplicaciones defensivas.

Agradecimiento

Agradecemos a la armería BLACKRECON, la cesión del material necesario para la elaboración de este artículo.

www.blackrecon.com

 

 

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Visores


448 0
972 0
Visores
  • (2 Votos)

PCP y visores nocturnos