Safari

Caza Deportiva

Todo gran cazador que se precie sueña con realizar un safari al menos una vez en su vida. Quienes han disfrutado de esta increíble e inolvidable experiencia aseguran que no existe nada igual. Durante más de una semana, el cazador debe aclimatarse a un espacio diferente, repleto de especies peligrosas, que pueden acabar incluso con su propia vida. La sensación de contemplar de cerca una estampida de elefantes, el descanso del león, o el imprevisible comportamiento del búfalo es algo que siempre quedará en la memoria del afortunado cazador que complete un safari por la sabana africana.

Ciertamente, en un safari se combinan las dos modalidades básicas de caza deportiva: mayor y menor. Es decir, que en su particular paseo por África el cazador se encontrará con especies de caza menor, con otras de caza mayor y, muy posiblemente, con los conocidos como “los 5 grandes” (Big five). Por tanto, el cazador de safari, además de contar con un indomable espíritu aventurero, debe estar preparado para asumir cualquier tipo de cacería que se le presente. En este sentido, se pueden diferenciar varias especies dentro de los safaris africanos:

Caza menor:
En la región central de Sudáfrica y en el norte de El Cabo existe una amplia variedad de especies de caza menor que vuelan en total libertad. Entre las más populares figuran el ganso de espolón, el pato de pico amarillo, la tórtola, la codorniz, la cerceta de pico rojo y el pato crestudo.

Caza mayor:
Poder disparar a un sable, a un gran antílope o a una cebra en medio de un entorno único es una sensación inigualable. El número de especies de caza mayor es muy amplio y varía en función de la región y de la estación climática. Entre las más populares se encuentran el ñu negro, el orix, el eland, la jirafa, el niala y el jabalí rugoso.

Especies peligrosas:
Posiblemente, se trata de la auténtica esencia del safari. El corazón del cazador latirá a gran velocidad cuando se aproxime a un animal que en cualquier momento puede acabar con su vida. Esa sensación de “o tú o yo” resulta indescriptible, incluso para los cazadores más expertos. Dentro de este apartado de especies peligrosas destacan los 5 grandes: el león, el elefante, el rinoceronte, el leopardo y el búfalo del Cabo. Abatir a uno de estos peligrosos animales es el sueño de gran parte de los cazadores deportivos. Seguirlos a través de la sabana, elegir el mejor momento para disparar, estar atentos a cualquier posible reacción… Un universo de sensaciones que sólo pueden valorarse tras haber completado un safari. A parte de los “Big five”, también existen en África otros animales tremendamente peligrosos como por ejemplo el hipopótamo o el cocodrilo. En ambos casos parecen especies lentas y un poco torpes, pero poseen una gran fuerza y ya han causado más de un desgraciado accidente.

Todo gran cazador que se precie sueña con realizar un safari al menos una vez en su vida. Quienes han disfrutado de esta increíble e inolvidable experiencia aseguran que no existe nada igual. Durante más de una semana, el cazador debe aclimatarse a un espacio diferente, repleto de especies peligrosas, que pueden acabar incluso con su propia vida. La sensación de contemplar de cerca una estampida de elefantes, el descanso del león, o el imprevisible comportamiento del búfalo es algo que siempre quedará en la memoria del afortunado cazador que complete un safari por la sabana africana.

Ciertamente, en un safari se combinan las dos modalidades básicas de caza deportiva: mayor y menor. Es decir, que en su particular paseo por África el cazador se encontrará con especies de caza menor, con otras de caza mayor y, muy posiblemente, con los conocidos como “los 5 grandes” (Big five). Por tanto, el cazador de safari, además de contar con un indomable espíritu aventurero, debe estar preparado para asumir cualquier tipo de cacería que se le presente. En este sentido, se pueden diferenciar varias especies dentro de los safaris africanos:

Caza menor:
En la región central de Sudáfrica y en el norte de El Cabo existe una amplia variedad de especies de caza menor que vuelan en total libertad. Entre las más populares figuran el ganso de espolón, el pato de pico amarillo, la tórtola, la codorniz, la cerceta de pico rojo y el pato crestudo.

Caza mayor:
Poder disparar a un sable, a un gran antílope o a una cebra en medio de un entorno único es una sensación inigualable. El número de especies de caza mayor es muy amplio y varía en función de la región y de la estación climática. Entre las más populares se encuentran el ñu negro, el orix, el eland, la jirafa, el niala y el jabalí rugoso.

Especies peligrosas:
Posiblemente, se trata de la auténtica esencia del safari. El corazón del cazador latirá a gran velocidad cuando se aproxime a un animal que en cualquier momento puede acabar con su vida. Esa sensación de “o tú o yo” resulta indescriptible, incluso para los cazadores más expertos. Dentro de este apartado de especies peligrosas destacan los 5 grandes: el león, el elefante, el rinoceronte, el leopardo y el búfalo del Cabo. Abatir a uno de estos peligrosos animales es el sueño de gran parte de los cazadores deportivos. Seguirlos a través de la sabana, elegir el mejor momento para disparar, estar atentos a cualquier posible reacción… Un universo de sensaciones que sólo pueden valorarse tras haber completado un safari. A parte de los “Big five”, también existen en África otros animales tremendamente peligrosos como por ejemplo el hipopótamo o el cocodrilo. En ambos casos parecen especies lentas y un poco torpes, pero poseen una gran fuerza y ya han causado más de un desgraciado accidente.

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Últimos post Caza Deportiva


18723 2
Caza Deportiva
  • (0 Votos)

Caza Menor

11913 0
Caza Deportiva
  • (0 Votos)

Caza mayor

6561 0
Caza Deportiva
  • (0 Votos)

Safari