Caza Menor

Caza Deportiva

caza menor

Al salto con perros:

Representa la modalidad de caza más utilizada para el abatimiento de las especies de pluma. Un único cazador se encarga de recorrer todo el campo, generalmente acompañado de varios perros cuya misión es localizar la pieza, señalarla o levantarla, dando tiempo al cazador a efectuar el disparo. Si el disparo es certero, los perros se encargan de recoger la pieza abatida. Mediante esta técnica se abaten aves como perdices rojas, arceas, faisanes, codornices o agachadizas. Para otras especies, como la paloma torcaz o los zorzales, el papel de los perros queda limitado únicamente al cobro de las piezas. Los canes utilizados en este tipo de caza suelen ser perros de muestra, como por ejemplo el setter inglés, con un pelo muy largo que le permite adentrarse en los espesos matorrales, o el braco alemán. Para la caza de otras especies como el zorro o la liebre se utilizan perros de rastro.

En mano:

Representa una variante de la caza al salto. En esta modalidad interviene un grupo de cazadores que va batiendo el terreno guardando una distancia de unos 30-50 metros. Estos cazadores forman un arco que va levantando las piezas como si fuera una mano. En este sentido, resulta recomendable acercarse rápidamente a las piezas, para que una vez agotadas por su huida se pongan fácilmente a tiro. Habitualmente, los cazadores en mano suelen ayudarse de perros, siendo su función idéntica a la que realizan en la caza al salto. Esta disciplina se utiliza ampliamente para la captura de la perdiz común y la perdiz roja.

Ojeo:

Es una de las técnicas más tradicionales en la caza de perdices. Un grupo de expertos ojeadores van cercando a las aves y van dirigiéndolas hacia un espacio abierto. Tras ese espacio se encuentran los cazadores escondidos, en completo silencio, esperando a que las perdices se pongan a tiro. Para conseguirlo, cuando el grupo de perdices cercadas es lo suficientemente grande, los ojeadores comienzan a gritar para asustar a las perdices, que inician una huida hacia la posición donde se encuentran agazapados los tiradores.

Con reclamo:

Dentro de las diferentes modalidades de caza deportiva, una de las que requieren una mayor destreza es la caza con reclamo. En esta práctica juegan un papel fundamental los denominados pajareros, encargados de ubicar en el sitio correcto a la perdiz macho que servirá como reclamo de las piezas a abatir. Esta disciplina exige por parte del cazador una enorme paciencia y una gran capacidad de observación para saber en qué momento oportuno puede disparar su arma. El reclamo se coloca dentro de una jaula, normalmente sobre la copa de un árbol, y comienza a cantar atrayendo al resto de perdices. Una vez las piezas rodeen al reclamo, el tirador deberá tener la suficiente destreza para hacer blanco desde una distancia aconsejada de unos 15-20 metros, así como para no herir con sus tiros al preciado reclamo.

Al paso:

Esta modalidad de caza menor es una de las más utilizadas en la caza de palomas, tórtolas, zorzales y aves acuáticas. Los cazadores deben esperar escondidos, bien camuflados para no ser descubiertos, en posiciones por donde habitualmente se produce el paso natural de estas aves en sus distintas trayectorias hacia las zonas donde se alimentan, beben, o descansan.

 

caza menor

Al salto con perros:

Representa la modalidad de caza más utilizada para el abatimiento de las especies de pluma. Un único cazador se encarga de recorrer todo el campo, generalmente acompañado de varios perros cuya misión es localizar la pieza, señalarla o levantarla, dando tiempo al cazador a efectuar el disparo. Si el disparo es certero, los perros se encargan de recoger la pieza abatida. Mediante esta técnica se abaten aves como perdices rojas, arceas, faisanes, codornices o agachadizas. Para otras especies, como la paloma torcaz o los zorzales, el papel de los perros queda limitado únicamente al cobro de las piezas. Los canes utilizados en este tipo de caza suelen ser perros de muestra, como por ejemplo el setter inglés, con un pelo muy largo que le permite adentrarse en los espesos matorrales, o el braco alemán. Para la caza de otras especies como el zorro o la liebre se utilizan perros de rastro.

En mano:

Representa una variante de la caza al salto. En esta modalidad interviene un grupo de cazadores que va batiendo el terreno guardando una distancia de unos 30-50 metros. Estos cazadores forman un arco que va levantando las piezas como si fuera una mano. En este sentido, resulta recomendable acercarse rápidamente a las piezas, para que una vez agotadas por su huida se pongan fácilmente a tiro. Habitualmente, los cazadores en mano suelen ayudarse de perros, siendo su función idéntica a la que realizan en la caza al salto. Esta disciplina se utiliza ampliamente para la captura de la perdiz común y la perdiz roja.

Ojeo:

Es una de las técnicas más tradicionales en la caza de perdices. Un grupo de expertos ojeadores van cercando a las aves y van dirigiéndolas hacia un espacio abierto. Tras ese espacio se encuentran los cazadores escondidos, en completo silencio, esperando a que las perdices se pongan a tiro. Para conseguirlo, cuando el grupo de perdices cercadas es lo suficientemente grande, los ojeadores comienzan a gritar para asustar a las perdices, que inician una huida hacia la posición donde se encuentran agazapados los tiradores.

Con reclamo:

Dentro de las diferentes modalidades de caza deportiva, una de las que requieren una mayor destreza es la caza con reclamo. En esta práctica juegan un papel fundamental los denominados pajareros, encargados de ubicar en el sitio correcto a la perdiz macho que servirá como reclamo de las piezas a abatir. Esta disciplina exige por parte del cazador una enorme paciencia y una gran capacidad de observación para saber en qué momento oportuno puede disparar su arma. El reclamo se coloca dentro de una jaula, normalmente sobre la copa de un árbol, y comienza a cantar atrayendo al resto de perdices. Una vez las piezas rodeen al reclamo, el tirador deberá tener la suficiente destreza para hacer blanco desde una distancia aconsejada de unos 15-20 metros, así como para no herir con sus tiros al preciado reclamo.

Al paso:

Esta modalidad de caza menor es una de las más utilizadas en la caza de palomas, tórtolas, zorzales y aves acuáticas. Los cazadores deben esperar escondidos, bien camuflados para no ser descubiertos, en posiciones por donde habitualmente se produce el paso natural de estas aves en sus distintas trayectorias hacia las zonas donde se alimentan, beben, o descansan.

 

Comentarios


Necesitas estar registrado para publicar comentarios. Inicia sesión o regístrate aquí

Guillermo Munarriz

19, Diciembre 2012 11:22:40

Hola buenas,soy un chico joven y siempre me a gustado la caza, lo cual me a llevado a tener carabinas y arcos...y ahora acabo de recibir una ballesta, y me gustaria saber como es el uso para cazar con la ballesta,se usarla pero no se lo que cuesta manterla,y bueno ademas me gustaria saber si algien me podria ayudar o decir como o donde se pueden hacer ropas de camufleje

luis miguel

08, Marzo 2011 09:36:15

quizá este no es el mejor sitio para este comentario así que ruego me disculpen y si es necesario cortarlo y pegarlo en su debido sitio.
la cuestión es que en vez de dar facilitar la práctica de este deporte, las autoridades con la nueva ley nos lo ponen más difícil, hasta el punto que no renovaré el permiso de armas.
a ellos y a todos lo políticos (sean de donde sean)
les dedico estas últimas palabras:
"el cazador nace y se hace"

Últimos post Caza Deportiva


18729 2
Caza Deportiva
  • (0 Votos)

Caza Menor

11913 0
Caza Deportiva
  • (0 Votos)

Caza mayor

6565 0
Caza Deportiva
  • (0 Votos)

Safari