Leonardo M. Antaris: “El cierre de Astra y Star se debió a una mezcla de fuerzas externas y una mala gestión interna”

Leonardo M. Antaris: “El cierre de Astra y Star se debió a una mezcla de fuerzas externas y una mala gestión interna”

Mundo Armas
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Leonardo M. Antaris es un apasionado historiador de las pistolas españolas. Entre sus obras figuran títulos de reconocido prestigio como "Astra Automatic Pistols", "Star Firearms", y la más reciente "Astra Firearms and Selected Competitors".

leonardo_m_antaris
El escritor estadounidense Leonardo M. Antaris

Leonardo M. Antaris es un apasionado historiador de las pistolas españolas. Nacido en Rochester (New York, EEUU) en 1953 y oftalmólogo de profesión, entre sus obras figuran títulos de reconocido prestigio como "Astra Automatic Pistols", publicada en 1988; y "Star Firearms", una extraordinaria recopilación sobre la otra gran firma de pistolas españolas, editada en el año 2001. Su última aportación literaria lleva por nombre "Astra Firearms and Selected Competitors", una obra de carácter enciclopédico que recoge a través de sus más de 800 páginas toda la historia de las pistolas Astra.

¿Desde cuándo le han atraído las armas de fuego?, ¿qué motivos le empujaron a estudiar acerca de su historia y sus mecanismos?
Podría decir que he estado interesado en las armas de fuego durante toda mi vida. Obviamente, esto es una exageración, aunque no demasiado… Cuando todavía estaba en la escuela, un amigo me llevó al campo de tiro y viví una experiencia muy excitante. Desde ese día supe que debía tener mi propia arma y empecé por pedírsela a mis padres. Mi madre, por supuesto, fue la más difícil de convencer. Pero después de varios meses insistiéndole, finalmente cedió. En mi décimo cumpleaños, me regalaron mi primer arma de fuego, un Winchester M52B de segunda mano. Y aunque se trataba de un arma usada, para mí era una de las armas más bellas del mundo. Lo que sucedió justo después resulta difícil de describir. Fue como si se me hubiera abierto una nueva puerta. Así que con mucho entusiasmo, me uní al Programa de tiradores de precisión de la NRA y empecé a leer todo lo que iba cayendo en mis pequeños brazos, todo con el objetivo de entender mejor cómo funcionaba mi rifle. Incluso ahora me cuesta entender aquella fascinación, pero lo cierto es que allí estaba. Con el tiempo, mi curiosidad se fue ampliando en varias direcciones. Aprendí sobre el diseño de las armas de fuego, sus técnicas de fabricación, y otras consideraciones metalúrgicas. Me involucré en algunos proyectos de restauración e incluso dediqué una semana de vacaciones a aprender a usar un torno y una fresadora. Todo esto no sólo me resultó divertido, sino que también me resultó muy útil cuando, varios años más tarde, empecé a valorar las armas de fuego por su originalidad y su valor.

¿Por qué tiene ese especial interés en las armas cortas españolas?, ¿qué opinión tiene de la industria armamentística española en general?

05_autor_libros
Antaris posa sonriente junto a algunas de sus obras

A mediados de 1980 mi principal interés se centró en las armas semiautomáticas, desde su aparición hasta los desarrollos más modernos. En aquel momento, ya existían algunos libros de referencia, aunque la mayoría estaban basados en armas de fabricación alemana o estadounidense. En lugar de volver a abordar esta información que ya estaba disponible, decidí que sería más interesante ahondar en un área de escasa atención hasta ese momento: el tema de las armas de fuego españolas. Estas armas habían desempeñado un papel importante en la historia europea y mundial. Dada mi doble faceta de historiador y coleccionista, mi objetivo era saber todo lo posible sobre todas y cada una de las armas españolas: cómo se fabricaron, cuántas se produjeron, cuáles fueron las variantes de fabricación, a dónde se enviaron, e incluso qué grabados o damasquinados se utilizaron para presentar determinados modelos.

La decisión de escribir sobre las armas Astra me resultó muy fácil de tomar. En aquella época yo ya tenía una colección básica de fotografías y podía hablar algo de español (aunque quienes me conocen en España podrían no estar en de acuerdo). El problema era que no quería escribir “otro libro para la sobremesa”. Quería escribir un libro serio, uno que se convirtiera en toda una referencia. Para mi deleite, Valentín García, por aquel entonces director comercial de Astra, me prometió el acceso a los registros de producción de Astra. Esta oferta fue la clave de todo. En poco más de una semana, mi esposa (sí, mi esposa) y yo trabajamos sin descanso para extraer la mayor cantidad de material posible que podría partir de los registros de Astra. La única restricción fue que no divulgara ninguna información sobre la producción actual de armas Astra. Durante los años siguientes volví a visitar varias veces la fábrica de Astra con el propósito de tomar nuevas imágenes que completaran la información. Por último, en 1988 publiqué el libro “Astra Automatic Pistols”. En cierto modo, esta primera publicación fue la más difícil. Posteriormente, una vez la gente se dio cuenta de que este libro era un estudio serio y profundo, el resto de puertas se me abrieron con apenas una llamada. Así, la casa Star estuvo más que contenta de ayudarme con mi segundo libro “Star Firearms”. Esto me permitió por otro lado conocer a Juan L. Calvó, cuyos escritos tengo en la más alta estima, y a la familia Unceta, con quienes todavía mantengo una relación muy especial.

¿Qué opinión le merece, en términos generales, la industria armamentística española?

antaris_registros_astra
Antaris revisando los libros de registro de la extinta fábrica de Astra

Mi opinión sobre la industria de armas españolas depende de los plazos. ¿Se refiere a la industria existente hasta el fin de la Guerra Civil?, ¿o a cómo se desarrolló durante el franquismo? Las dos respuestas son muy diferentes. Al principio del siglo XX, la industria armamentística podría verse en gran medida como una colección de pequeñas fábricas con un control de calidad muy variable. Este problema se convirtió en una preocupación real durante la Primera Guerra Mundial, cuando el ejército francés realizó varios pedidos de la pistola tipo Eibar en calibre 7.65mm con un cargador de 9 disparos. A pesar de las especificaciones militares, hubo diferencias de tamaño entre varios fabricantes. Estas diferencias en el control de la calidad y la falta de capacidad para intercambiar piezas fueron una fuente de frustración y queja constante. Después de la Primera Guerra Mundial, cuando España entró en recesión, el control de calidad se deterioró aún más. La necesidad de vender con márgenes de beneficio más bajos requiere ciertos sacrificios. Uno de estos sacrificios fue la calidad. Así que muchas compañías fabricaron productos de muy baja calidad, sobre todo pistolas, que sufrió toda la industria.

Evidentemente, hubo excepciones. Las pistolas fabricadas por Astra y Star siempre estuvieron entre las mejores de España y fueron muy competitivas con cualquier producto venido de fuera. Ambas compañías accedieron a someterse a las exigentes pruebas y se encontraron entre los pocos fabricantes autorizados a seguir haciendo armas de fuego después de la Guerra Civil española. Sin embargo, incluso estas empresas se vieron obstaculizadas por la mala reputación de España en el extranjero. Otro de los problemas que afectaron a los fabricantes españoles fue su falta de innovación. Por supuesto, hubo algunos diseños excepcionales que se reflejan en pistolas como el Modelo F de Astra o la MM34 de Beístegui. Pero la mayoría de las armas españolas fueron simples copias de armas belgas, alemanas, suizas, o estadounidenses. A pesar de que estas copias a menudo implementaron algunas mejoras respecto al modelo original, la palabra “copia” solía ir acompañada de una connotación negativa. Los japoneses tuvieron que superar este mismo problema cuando su industria se revitalizó después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, hubo una gran diferencia. Y es que los japoneses fueron capaces de superar este estigma.

Su país de origen, Estados Unidos, es uno de los grandes productores actuales de armas de fuego. ¿Qué valor tienen las armas españolas entre los tiradores estadounidenses?

star_firearms_portada
Portada del libro Star Firearms

Lamentablemente, la mayoría de armas españolas no están muy bien consideradas. Como ya digo en la pregunta anterior, la frase “pistola barata española” se ha repetido con tanta frecuencia en nuestra literatura que muchos tiradores casi se la han tomado como palabra de Dios. Además, la mayoría de fabricantes alemanes y estadounidenses tienen un impacto y un poder publicitario mucho más influyente. Dadas las ramificaciones financieras, ha habido muy poco interés en tener escritores que desmonten ese mito. Dejando a un lado las armas de colección, la mayoría de armas españolas todavía se siguen considerando como hijos no deseados.

En su último libro “Astra Firearms and Selected Competitors” dedica un apartado importante a la realidad del País Vasco y su entorno socio-económico. ¿En qué medida cree que las condiciones geopolíticas pueden influir en el desarrollo de la actividad armamentística?

El País Vasco es una región muy conocida por su riqueza en recursos naturales. Su abundante hierro y la dura madera de sus bosques han facilitado la aparición de una gran variedad de empresas. Pero que los vascos sean conocidos por la fabricación de armas de fuego es un hecho en gran parte circunstancial, no cultural. Lo mismo ha ocurrido por ejemplo en el Valle de Trompe en Brescia (Italia), en la ciudad de Herstal (Bélgica), en Oberndorf (Alemania), o en la zona noreste de Estados Unidos.

Este es el segundo libro que escribe sobre las pistolas Astra. ¿Qué diferencia podemos encontrar entre este nuevo “Astra Firearms and Selected Competitors” y su antecesor?

antaris_prueba_impresion
Antaris supervisando una prueba de impresión

Prácticamente nada más publicar “Astra Automatic Pistols”, me di cuenta de que necesitaba una ampliación. Así que durante los últimos 9 años, el libro se reescribió, se añadieron nuevas fotografías y su contenido se amplió enormemente gracias a la Guardia Civil, que me permitió acceder a los registros de Astra después de que la fábrica cerrara en 1998. Con respecto al libro anterior, creo que la presentación del prototipo de Campo-Giro, la selección de modelos M300 grabados y damasquinados, así como el nuevo material con respecto a la Astra M400 (1921) serán muy bien recibidos por toda la comunidad de coleccionistas de armas. Una de mis páginas favoritas de este nuevo libro es la tabla de la serie M900, que recoge la mayoría de sus destinos originales. En lo que concierne a los años de la Segunda Guerra Mundial, encontramos nueva información y cuadros de detalle de los modelos M200 y M300, armas utilizadas por la Legión Cóndor. En estas tablas aparecen las bases para su adquisición y, en algunos casos, hasta el oficial firmante. El capítulo de pistolas fabricadas después de la Segunda Guerra Mundial también muestra cómo Astra modificó su producción para satisfacer la nueva demanda comercial. Gracias a las fotos de archivo y del álbum Astra de la familia Unceta, he tenido la oportunidad de imaginar algunas armas presentadas para el general español Francisco Franco, para el argentino Juan Perón, e incluso para el presidente estadounidense Dwight Eisenhower. A diferencia de mi trabajo anterior, este nuevo libro también incluye capítulos sobre los revólveres y escopetas Astra. Y es que, ¿quién hubiera adivinado que Astra ha fabricado casi medio millón de revólveres? Al igual que con las pistolas, cada modelo está descrito con todo detalle en cuanto a su importancia histórica y su producción.

Háblenos un poco más sobre el apelativo “Selected Competitors” que acompaña a su último libro. ¿Qué modelos de armas recoge este apartado?, ¿cuál de todos ellos fue el competidor más fuerte de nuestras Astra?
En la sección “Selected Competitors” realizo una mirada a la industria de las armas desde una perspectiva diferente, revisando algunas de las empresas y productos que compitieron con Astra. He tenido la oportunidad de analizar las pistolas ECIA (la mayoría de ellas, excelentes pistolas de doble acción), junto con las del Isard y las pistolas elaboradas por Alkartasuna y Beístegui Hermanos. Para aquellos interesados en la serie M900 y los modelos MM31 y MM34 de Beístegui Hermanos, he includo una sección especial dedicada a las copias chinas. Y sí, como no podía ser de otra forma, hay un capítulo entero dedicado a la Mauser C96.

mm34
La MM34 de Beístegui Hermanos es una de las armas favoritas de Leonardo

Uno de los mercados más interesantes de mediados-finales de la década de 1920 se hallaba en China, donde existía una casi insaciable demanda de armas de tipo C-96 sin precedentes. En este escenario, Astra estaba en constante conflicto con Beistegui Hermanos tratando de llamar la atención de los clientes fuera de la Mauser C96. Durante aquellos años, la competencia entre Astra y Beistegui Hnos fue feroz, ya que ambas empresas tenían autorización para fabricar un arma con selector de modo de fuego, un cargador de 20 disparos y más adelante un cargador extraíble. Sus últimos modelos más refinados, el Astra Modelo F y la MM34 de Beistegui Hnos, estaban mucho más avanzadas que cualquier otra Mauser jamás vendida. ¿Qué hubiera ocurrido si estas empresas se les hubiera permitido continuar con su desarrollo…? La competencia con Mauser fue un asunto diferente, como la historia bíblica de David y Goliat. Mauser era una empresa enorme, que además fue la primera que reconoció el potencial de China y logró explotarlo al máximo. Se calcula que Mauser vendió más de 300.000 unidades de su C96 a China. En cambio, ni Astra ni Beistegui Hnos fabricaron más de 35.000 unidades de estas armas. En el mundo real, casi siempre gana Goliat.

A pesar de que no incluyo esta firma en el capítulo de “Selected Competitors”, la competencia más importante y perenne de Astra fue Star, Bonifacio Echeverría y Cía. La única razón de su exclusión es que no quería extenderme en los puntos que ya había cubierto en mi libro “Star Firearms”. Ambas empresas compitieron históricamente por ganar los contratos de dotación de las Fuerzas Armadas españolas, la Guardia Civil y la Policía Nacional. También compitieron por hacerse con los pequeños pedidos comerciales en España, e incluso se movieron en mercados de exportación muy similares. Sus volúmenes de producción fueron equiparables a su dependencia, al menos por un tiempo, y al apoyo del gobierno.

De todas las pistolas Astra que ha conocido, ¿con cuál de ellas se quedaría?

antaris_marcajes
Repasando los marcajes de un arma histórica

Siempre he admirado los modelos Campo-Giro y las pistolas de la serie M900. Por este motivo, no es casualidad que sean las dos pistolas que aparecen destacadas en las tapas del libro. De las dos, mi preferencia recae sobre la serie M900. Si pudiera tener sólo un Astra, seguramente me quedaría con una M902 damasquinada o un Modelo F damasquinado. Me parecen unas armas muy impresionantes, sobre todo cuando se les monta su culata ¡para apoyarla en el hombro!

En su obra “Astra Firearms and Selected Competitors” también encontramos raros modelos fabricados por otras empresas de Eibar. ¿Cuál de ellos diría que fue el más extraño?
Ciertamente, hay un número de “extrañas” armas de fuego fotografiadas en este libro dedicado a las Astra. Me gustó la Llama Pressin y toda la serie de pistolas de doble acción de ECIA. También, me atraen algunas raras pistolas chinas. Sin embargo, si limita el debate a las armas hechas en Eibar, mi favorita es la MM34 de Beistegui Hermanos con el cañón anillado y cargador extraíble. Su aspecto futurista, su selector de tres posiciones y su sistema neumático de acción retardada se combinan para ofrecer un impacto visual extraordinario. Si los chinos hubiesen descubierto esta arma, la producción de Beistegui Hermanos seguramente podría haber rivalizado con la de Mauser.

¿A qué fuentes documentales o bibliográficas suele recurrir para desarrollar sus libros?

coleccionistas
Grupo de coleccionistas revisando el manuscrito de Antaris

Antes de escribir nada, leo tanto como sea posible sobre el tema. Por lo general leo artículos publicados en revistas, pero rara vez encuentro algo de interés. La mayoría de los autores sólo reproducen la misma información de fábrica que puede obtenerse de un manual de instrucciones, para luego comentar cómo dispara el arma. Pocas veces hay una visión crítica. Supongo que es de esperar, ya que si los autores son demasiado críticos, las empresas dejarían de enviarles armas y, al mismo tiempo, retirarían su publicidad. Así que olvidemos de los artículos. En realidad es mucho mejor usar la literatura imparcial. En este sentido, la obra de Juan L. Calvó es la primera que me viene a la mente. A veces pienso que soy una de las pocas personas que realmente aprecia la cantidad de tiempo y esfuerzo que dedicó a completar su libro “La Industria Armera Nacional 1830-1940”. También hay otros textos clásicos y que están bien documentados, como las obras de Edward C. Ezell y Thomas B. Nelson. Dicho esto, mi auténtica preferencia es investigar con mis propias manos. Suelo consultar la propia página de producción de la fábrica, así como sus registros de ventas para saber todo lo posible, tanto desde el punto de vista de un coleccionista como de un historiador. Para mí fue muy emocionante conocer el destino de la mayoría de pistolas Astra, consultar cómo eran sus prototipos, así como ver los grabados y damasquinados de sus pistolas. ¿Quién hubiera adivinado que una serie de modelos M300 grabados y plateados se enviaron a la Legión Cóndor?, ¿o que a Hermann Goering se le envío una pistola damasquinada?

Para preparar mi último libro, también hablé con algunos ex-empleados de Astra: Iñigo Díaz-Guardamino, Sardui Bitoren, o Nicolás Amigo, entre otros. Hablé largo y tendido con Jesús Prieto, quien compró la colección de la fábrica, y con varios miembros de la familia Unceta. En este lado del Atlántico también consulté a Michael Parker de Interarms y a Pete Dickey, recientemente fallecido, muy conocido y respetado por todos los agentes de la industria armamentística. Juntar toda esta información en un libro es una tarea muy importante. Es mucho más que montar unas pocas y bonitas imágenes. Además, hay que conseguir que todos los datos sean correctos.

¿Cuánto tiempo dedica a la elaboración de cada una de estas auténticas obras enciclopédicas?

sarah_longner_fotografa
Sarah Longner fotografía las armas históricas para el libro de Leonardo Antaris

Más de lo que pueda imaginar. Por lo general, dedico alrededor de 15 horas a la semana y una semana entera de vacaciones al año. Después de obtener toda la información, me pongo a escribir, reescribir, y reescribir de nuevo. El manuscrito se paraliza para realizar diferentes pruebas, añadir correcciones, y adiciones posteriores. Luego viene el montaje y aún más correcciones y adiciones. He tardado 9 años en completar “Astra Firearms and Selected Competitors”. Así que multiplica mis horas anuales nueve veces y luego añade el doble de tiempo para diseñar las tablas y retocar las imágenes. Es por esto por lo que nadie escribe estos libros enciclopédicos para ganarse la vida.

Usted que ha estudiado con tanta profundidad y acierto la industria armera española, ¿por qué cree que cerraron las compañías de Astra y Star?
Podría decir que “el mundo cambió, cuando Astra y Star se detuvieron”, pero eso no sería del todo cierto. Su fracaso se debió a la combinación de fuerzas externas y la mala gestión interna. Entre los factores externos encontramos la reducción de la necesidad mundial de armas de fuego (menos guerras), el aumento de restricciones a la propiedad en el extranjero (la reducción de la propiedad privada) y el aumento de restricciones a la importación en Estados Unidos (la Gun Control Act de 1968 y la Assault Weapons Bill de 1994). Estos efectos se vieron agravados por un cambio de moneda desfavorable y un esfuerzo decidido por parte de Rossi y Taurus, que luchaban por hacerse con la cuota de mercado de Astra y Star. Mientras tanto, la lucha de Astra y Star se centraba en cuestiones laborales internas y en su mala gestión ejecutiva. Al final, había demasiados problemas en demasiados frentes para sobrevivir.

Ha colaborado en un buen número de obras históricas, tales como “Axis Pistols” (las pistolas del Eje), “Imperial Lugers and their Accessories”, o “The Belgian Browning Pistols”, entre otras. Por lo que parece su afición a las armas no se ciñe exclusivamente a las pistolas españolas, ¿verdad?
Como mencioné anteriormente, mi interés por las armas de fuego es muy amplio y viene de lejos. No importa si me muestran una Astra, una CZ, una FN, una pistola japonesa, una Luger, una Mauser o una Walther… todas me parecen interesantes. Mi principal interés radica en las primeras pistolas semiautomáticas de la historia y en las pistolas con culatas para apoyarlas sobre el hombro. Cualquiera que lea mis libros sobre Astra o sobre Star también supondrá, correctamente, que tengo un especial cariño por las armas damasquinadas.

Seguramente, un aficionado de su talla tendrá una colección de armas digna de admiración. ¿De cuál de todas ellas se siente más orgulloso?
Es una pregunta muy difícil. Es como si le preguntaran al padre de una familia numerosa que diga quién es su hijo favorito. Tengo varias armas favoritas, cada una de ellas por un motivo diferente.

Por último, ¿tiene ya algún nuevo proyecto editorial en mente?
Como puede imaginar, en varias ocasiones me han solicitado escribir un libro sobre Gabilondo y Cía. SA. Aunque estoy seguro de que el tema sería muy interesante, se necesita un esfuerzo sobrehumano para completar un libro de estas características. Además, me enfrentaría a una cuestión práctica, y es que me gustaría recuperar mi inversión. En el caso de Llama, el interés general es tan escaso que dudo que las ventas de este hipotético libro pudieran cubrir mis gastos. Así que mientras tanto, puedo preparar algunos artículos e incluso un monográfico; pero un libro como tal no entra de momento en mis planes de futuro. Se lo dejo a otra persona. En la actualidad, estoy trabajando en un texto sobre la C96 que, por supuesto, incluirá a las armas españolas y a las copias chinas. Dudo que este libro aporte tanta nueva información como en mis volúmenes dedicados a Astra y Star, pero tengo la esperanza de que se ocupe de una serie de preguntas sin respuesta y sea bien recibido por la comunidad de coleccionistas. No existe una estimación sobre el número de páginas, ni todavía tiene una fecha prevista para su finalización prevista. Para mí, la escritura es sólo un hobby del que disfruto de vez en cuando.




Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero