Eduardo Abril de Fontcuberta: "Un sniper es un guerrero nato que debe sobrevivir día tras día"

Eduardo Abril de Fontcuberta: "Un sniper es un guerrero nato que debe sobrevivir día tras día"

Mundo Armas
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
Eduardo Abril de Fontcuberta es, sin ninguna duda, el máximo exponente de los francotiradores españoles. Ser el coautor del libro "Ultimate sniper" y su labor como instructor en las Fuerzas Especiales le convierten en un profesional con un reconocido prestigio internacional.
Eduardo Abril de Fontcuberta: “Un sniper es un guerrero nato que debe sobrevivir día tras día"
R. F. (armas.es) 18/12/2006
Eduardo Abril de Fontcuberta es, sin ninguna duda, el máximo exponente de los francotiradores españoles. Ser el coautor del libro “Ultimate sniper" y su labor como instructor en las Fuerzas Especiales le convierten en un profesional con un reconocido prestigio internacional. Durante su extensa trayectoria como francotirador, Fontcuberta siempre ha declinado participar en las publicaciones especializadas españolas. Sin embargo, este célebre sniper ha decidido conceder una entrevista en exclusiva a Armas.es. Nosotros hemos hablado con él sobre su interesante trabajo, la situación de los sniper españoles, sus armas preferidas, y sobre todo, sobre la particular idiosincrasia del francotirador. Un profesional con un lema mundialmente conocido: “One shot, one kill".

-Tras más de 20 años instruyendo a francotiradores, ¿considera que todavía queda algo por descubrir en el mundo del sniper, o por el contrario piensa que ya está todo inventado?


Eduardo Abril de Fontcuberta equipado con un Barret
El mundo de los snipers es tremendamente dinámico, igual que el combate y por ello se adapta a este y evoluciona constantemente. Sobre la evolución en España, que es la que más nos interesa, lo más importante es conseguir que el MADOC acuerde unos estándares para todos los snipers de todas las unidades. La actual situación de cursos realizados en cada unidad (cada uno diferente) no es la ideal. Aun poniendo los participantes e instructores todo de su parte, los estándares obtenidos son tremendamente variables y eso no es bueno. Sé que se hacen esfuerzos en esta línea tanto desde el MADOC como de las unidades mismas, pero no es suficiente. Esta medida mejoraría en gran medida la operatividad de los snipers sin un coste de implementación elevado. Tienen el capital humano y se gastan mucho dinero en material, por lo que es una pena no dar el último paso en la dirección correcta. En el MADOC saben que pueden contar con mi ayuda para diseñar tal proyecto de estandarización, que sería un paso cuantitativo histórico para los snipers españoles: Un curso de sniper nacional a la altura de los mejores NATO.

-¿Cómo y cuándo inició su andadura como sniper?, ¿qué le empujó a convertirse en un tirador de elite?

Empecé tras volver de la mili en Melilla y darme cuenta de lo poco que en realidad sabíamos sobre snipers. El culpable de haberme envenenado con esto es el mejor tirador que ha dado nuestro país: el Coronel Felipe Berrocal, no por ser un tirador excepcional (que lo es), sino por llevar toda una vida luchando por el tiro en todas sus facetas. Algunos llegan y después ascienden y se dedican a otras cosas. Sin embargo, él se ha dedicado al tiro toda su vida. Le debemos mucho todos los tiradores españoles.

-El sniper, ¿nace o se hace?

Sniper con un AW © Departamento Defensa GB
El sniper se hace. El tirador puede nacer. Un sniper es mucho más que un tirador de elite, es un experto en rifles, balística, camuflaje, tácticas, supervivencia, emboscadas, operaciones encubiertas, ROES, comunicaciones, y sobre todo es un guerrero nato que lucha contra unidades mucho mayores y sobrevive día tras día. Todo esto hay que aprenderlo y nadie lo sabe todo. Hay grandes expertos mundiales, pero ni siquiera ellos controlan todo lo que un sniper debe saber. Un sniper representa el siguiente paso en la escala evolutiva táctica de los operadores de las fuerzas especiales.

-¿Qué condiciones psíquicas y físicas debe reunir un buen francotirador?

Las mismas que un operador de fuerzas especiales normal, pero con un énfasis especial en la paciencia, la sangre fría y la capacidad de cálculo, tanto táctico como balístico, bajo el fuego. Es importante que no fume, ya que degrada de forma importante la visión nocturna y que tanga capacidad para operar aislado, tanto su armamento como las actuales comunicaciones digitales.

-Usted ha instruido a Boinas Verdes, Legionarios, y miembros de los cuerpos especiales de intervención policial. ¿Cambia o adapta su método de entrenamiento en función de las unidades que ha de instruir?

Sí, por supuesto. Cada unidad tiene su idiosincrasia, sus capacidades y sus especialidades, y éstas hay que aprovecharlas con un entrenamiento específico.

-Para concienciar a los futuros sniper de la importancia del camuflaje y la eliminación de cualquier señal reflectante, pone como ejemplo la historia de Vasili Zaitsev y Koenig. ¿Es una situación puntual o le gusta citar casos de situaciones reales?

Bueno, la historia de Zaitsev y Koenig ha resultado una invención de cuando Nikita Krutchov cuando estaba en Stalingrado. Aun así, es perfectamente válida y demuestra una vez más que la mejor arma contra un francotirador es otro sniper y el uso limitado de las “historias de batallitas". Así sigue siendo hoy tanto en Afganistán como en Irak. Las historias son sólo eso, ya que la mayoría tienen una componente de “novelación" importante. No es que sean mentira, ni que se haya exagerado, sino que se han omitido detalles importantes. Ahora, por ejemplo circula la historia de los snipers canadienses en la “Operación Anaconda", que si 2.500 metros, que si medallas al valor… todo “verdad", pero omiten datos importantes como las condiciones de los disparos, cuántos disparos realizaron, que tenían cuatro spotters, etc. Aquí no hubo “One shot One Kill" y ese es nuestro objetivo. Por desgracia, estas historias crean falsas expectativas sobre las capacidades de los snipers y eso sí que nos hace daño. Un sniper con un 12,7 no tiene esa capacidad de alcanzar blancos a 2.500 metros. Es así de simple.

© Departamento Defensa GB
-Durante su dilatada trayectoria se ha esforzado por aprender cómo ser un mejor francotirador en EEUU y en países del continente asiático. ¿Dónde se encuentran actualmente los mejores sniper del mundo?, ¿cuál es el nivel de los francotiradores españoles?

Los snipers más dedicados son los de los USMC, sin concesiones a la galería. Saben cómo hacerlo, lo hacen y punto. No vacilan ni van contando sus heroicidades como hacen otras unidades. Las operaciones más osadas y efectivas jamás realizadas por los snipers lo fueron bajo su mando, que por otro lado sabe cómo usar a los snipers. Los snipers españoles tienen un nivel humano excepcional, pero necesitan urgentemente que institucionalmente se haga un esfuerzo por estandarizar, centralizar y organizar su instrucción y aplicación.

-Como coautor del célebre libro “Ultimate sniper", ¿qué le parece que la insurgencia iraquí haya anunciado que este es el manual utilizado para adiestrar a sus francotiradores?

Es simplemente mentira, pues un sniper no se hace con un libro. Lo importante de este asunto es que la prensa hace el juego a los terroristas, cuando no les preguntan si les han entrenado en Irán y/o Siria. Ahí es donde se hacen los snipers, no con un libro. Pero claro, si les hacen una pregunta incorrecta, además de jugarse la vida se quedan sin exclusiva. Una pena, porque la exclusiva es simplemente una mentira.

-¿Qué porcentaje de éxito concede al arma en el buen hacer de un sniper?

Un porcentaje pequeño, la verdad. Para el 7,62mm, con 1 MOA de precisión es más que suficiente. Son menos de 29cm a 1.000 metros. Entonces, ¿dónde está la limitación? Pues como siempre, en el tirador, que tiene que calcular el viento, el espejismo, la distancia (el vector es activo y hace que te maten en el campo de batalla actual) y conocer al dedillo su balística y las tácticas para aprovecharla, es decir, ser un auténtico sniper. El rifle es importante, ya que sin él no somos nada, pero no es lo más importante. Es una herramienta más. El problema es que no muchos sistemas de armas (rifles y municiones) aseguran 1 MOA siempre. Por eso hay que comprar el mejor rifle que podamos permitirnos.

-¿Qué tipo de arma es la más recomendada: rifle de cerrojo o semiautomático?

Depende. Cumpliendo los parámetros de precisión me vale cualquiera. No es un problema. El semiautomático tiene más cadencia de tiro, pero exige mucho más mantenimiento y problemas de operación.

Sniper con un Barret © Departamento Defensa GB
-A parte de su mecanismo de acción, dos de los elementos más valorados a la hora de determinar la precisión de un arma son su cañón y su extractor. ¿Cuáles son sus recomendaciones respecto a estos dos componentes?

El extractor no me parece un problema en las armas actuales. El cañón tampoco es un tema complicado: hay muchos y buenos fabricantes de cañones ultra precisos, tanto en Europa como en EEUU. Lo más crítico es el mantenimiento y aquí estamos muy por detrás de lo que el mercado ofrece. Los snipers siguen limpiando poco y mal. Ahora, hay productos para la eliminación de todos los residuos del disparo, cosa que hasta hace poco era imposible. Usando el eliminador de cobre de Barrett, el de residuo de carbón Carbon Killer y el lubricante seco Militec-1, tendremos el cañón al 100% por mucho tiempo, y sin sufrir alergias con el Hoppes como hasta ahora. El truco a la larga está en cuidar lo que ya tenemos.

-Otro concepto con una gran incidencia en el mundo del sniper es el peso de su arma. ¿Qué sería lo recomendable?

Los rifles de sniper actuales son demasiado pesados. Tras muchos años usando rifles 7,62mm de 7 kilos, y algunos de más, he llegado a la conclusión que no tiene sentido tanto peso. Ahora hay rifles de varios kilos menos, que tiran mejor que los de 7 kg de hace 10 años, como por ejemplo el Accuracy AW y AWP.

-¿Qué aspectos deben aparecer en la cartilla del francotirador?, ¿en qué medida puede ayudar a mejorar los resultados del sniper?

Todos, tienen que aparecer todos. Aquí hay mucho camino por andar, ya que los snipers tienden a apuntar cuatro cosas y luego al cabo de tiempo no se acuerdan de que desmontaron la torreta de elevación, de que limpiaron la lente de la mira, de que cambiaron el lote de munición, de que les dolía la cabeza… y sin estos datos no vale de nada la cartilla. Lo de menos es qué tipo de cartilla se use, sea la que yo recomiendo en mi manual (la mejor por muchos motivos), o la que sea. Lo importante es usar alguna siempre.

© Departamento Defensa GB
-Las últimas circunstancias bélicas, envueltas en lo que se denomina “combate urbano", ¿hasta qué punto han modificado los parámetros clásicos de actuación del sniper?

No han modificado nada, solo han limitado su aplicación táctica. Hace años el mismo sniper luchaba en las planicies de Bélgica y luego en Stalingrado. Ahora se combate más en entorno MOUT, pero no es el único espacio de combate. En dicho entorno es vital la velocidad en adquisición de blancos, una precisión superlativa a corta distancia y la integración con la unidad mayor, sea esta el batallón o un simple pelotón. Aquí, a los españoles nos queda mucho trabajo por hacer. El uso de la munición Nammo MP contra enemigos tras una barrera se ha extendido y el reinado del Barrett M82 es ahora indiscutible. De hecho, todos los pelotones desplegados en Irak quieren uno.

-Respecto al tipo de munición y calibre, cada día existen más posibilidades destinadas a los francotiradores. ¿Cuál considera usted que es la munición más adecuada para desarrollar esta labor?

El sniper es un profesional, por lo que usa lo que otros deciden que use. Sobre la munición, lo importante es la consistencia, por eso estoy en contra de la recarga para los snipers. Introduce un factor de incertidumbre inaceptable en la ecuación. Mas precisión sí, pero no a costa de la consistencia. Lo que hay que hacer es comprar la munición adecuada para el alcance operativo del arma y en las cantidades necesarias para los snipers. Y, lamentablemente, esto hoy por hoy no es así.

-En sus diversos trabajos literarios asegura que 1 MOA es el mínimo que debe presentar un rifle de precisión. ¿Existen muchas armas que actualmente cumplen este requisito?, ¿es absolutamente necesario alcanzar ½ MOA o menos para conseguir una notable precisión?

No es necesario, bajo ningún concepto, tener un rifle de 1/2MOA. Lo que hay que tener es un rifle que siempre dispare 1 MOA. Y eso solamente lo hacen los que en condiciones perfectas tiran mucho mejor. Es así de simple.

Snipers en pleno combate © Departamento Defensa GB
-En los últimos tiempos se están poniendo de moda los sniper de gran calibre, como por ejemplo el .50 BMG. Dentro de esta gama de pesos pesados, ¿por cuál se decanta: por la fama del Barret o por el buen hacer del Pauza?

Hombre, yo trabajo para Barrett y me parece mal hacerle desde aquí publicidad, pero simplemente os diré que si no creyera que es el mejor, no trabajaría para ellos, pues gracias a Dios puedo elegir para quién trabajar. El Ejercito del Aire ha adquirido el Barrett M82A1 y junto con el M95SP del Ejército de Tierra y el M95 de Infantería de Marina, completan el panorama nacional. En este sentido, se puede decir que en España tenemos el mejor material. Ahora falta aumentar las dotaciones de munición de guerra Multipropósito para poder entrenar a los snipers adecuadamente, así como una munición inerte adecuada que les permita evolucionar y entrenar en verano. Esto, hoy por hoy, es todavía una asignatura pendiente.

-Como competidor habitual de los Campeonatos Mundiales de 3 Armas y de sniper, ¿qué destacaría de estas pruebas?, ¿cuál ha sido hasta el momento su mejor resultado en estos Campeonatos?

Un tercero y un quinto en mi categoría. Lo importante de estos campeonatos es disparar con fuego real en un entorno controlado, con armas de guerra, con todo el equipo de combate y ver dónde están tus límites. Al identificar tus errores y ver cómo actúan los demás mejoras mucho, sobre todo en un entorno competitivo y donde no se pueden manipular los resultados. Esto refleja con precisión nuestras prestaciones reales. Yo lo único que he intentado siempre es ser humilde y aprender de los que saben más que yo, que son muchos. Con esa actitud, los mejores tiradores del mundo te abren su corazón y te ayudan, sin reparos. Así es como mejor se aprende.

-Por último, ¿qué consejo le darías a una persona que quiere convertirse en sniper?


No tiene mucho más camino que el Ejército, ya que la presencia de snipers en las Policías es puramente testimonial. Son pocos, muy pocos.

El Test Armero

Un rifle: De pequeño calibre un M5 custom del 6,8SPC. De medio calibre el nuevo Brugger & Thomet APR de 7,62mm. Y de gran calibre el Barrett M82A1 de 12,7mm.
Una escopeta: Benelli M3
Una pistola: Mi USOCOM o una GLOCK 17
Un revólver: No me gustan, pero reconozco que el 454 Casull es impresionante
Un calibre: El .416 Barrett
Un campo de tiro: San Gregorio, con su blancos SAAB. ¡Como me gustaría que me lo dejaran para entrenar snipers!
¿Cuántas armas tiene?: No lo sé.
Un recuerdo relacionado con las armas: Son tantos. Pero por elegir uno: Cuando conocí a mi novia (desde hace años mi mujer) a los pocos de meses de estar saliendo me regaló, por sorpresa, un AKM. Lo hizo todo ella: lo buscó y hasta hizo las guías en la G.C. En ese momento supe que me iba a casar con ella.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero