La masacre de Charleston reabre el debate sobre el control de antecedentes en los compradores de armas estadounidenses

La masacre de Charleston reabre el debate sobre el control de antecedentes en los compradores de armas estadounidenses

Reportajes
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

La reciente masacre de la iglesia de Charleston (Carolina del Sur) ha desatado en los Estados Unidos de Norteamérica el enésimo debate sobre la segunda enmienda constitucional de aquel país que considera un derecho cívico la libre posesión de armas y que si bien sigue incólume podría aproximarse a un control sobre los antecedentes de quienes desean adquirir armas.

En este renovado interés en el control de armas se encuentran en lados opuestos nuevamente demócratas y republicanos en medio de un torrente de dolor e incredulidad por el marcado tinte racista del nuevo atentado. Con todo, ambas partes han orado juntas por las nueve víctimas –entre ellas un senador demócrata y jefe de la iglesia– que fueron tiroteadas por el joven Dylann Roof durante el oficio religioso que se celebraba en la noche del pasado miércoles, 17 de junio, en la iglesia de confesión Africana Metodista Episcopal frecuentada por feligreses de raza negra. 

El jefe policial, Greg Mullen, aseguró estar convencido de que se ha tratado de un «crimen de odio” a pesar de lo cual no se ha producido oleada de violencia. "Mucha gente esperaba que hiciéramos algo extraño y que esto explotara en una revuelta. Bueno, no nos conocen. Somos personas de fe", dijo el representante de la iglesia atacada.

En cualquier caso este no es el primer ataque se produce contra iglesias negras; el crimen de Charleston se encuentra entre una larga lista de ataques contra iglesias predominantemente negras en los Estados Unidos.

Un visiblemente frustrado presidente Obama y varios compañeros demócratas sugirieron que esta tragedia debe renovar el debate sobre el control de armas. "Está en nuestro poder hacer algo al respecto", dijo Obama. Mientras tanto, en la fe conservadora y Foro de la Libertad, los candidatos presidenciales republicanos recordaron que se trata de la defensa de la segunda enmienda.

Sin embargo, en las primeras declaraciones del senador Joe Manchin, quien patrocinó la denominada “ley de seguridad de las armas” que fracasó en el Congreso hace dos años, lamentó la pérdida de nueve vidas pero no utilizó el caso para hacer política y defender sus tesis a favor de un mayor control de armas; lo que nos recuerda que muchos políticos españoles deberían tomar nota de las actitudes correctas en estos casos.

Tampoco el mensaje en Twitter de Mike Thompson, demócrata de California y el jefe del Comité para la prevención de la Violencia Armada, visiblemente afectado, dijo nada sobre las armas en la mañana del jueves. Tampoco lo hizo el senador Patrick J. Toomey, republicano de Pennsylvania que fue el coautor de una legislación relacionada con La enmienda Joe Manchin para verificar los antecedentes en todas las ventas comerciales de armas de fuego. Aquella lógica propuesta obtuvo el apoyo de 54 miembros, pero necesitaba 60 votos para seguir adelante.armas eeuu protestan ley control manifestacion

Aunque estas actitudes son elogiables, también hay ejemplos de lo contrario. La parte más crítica y sin duda se puede decir que cuando menos desafortunada viene del directivo de la NRA Charles Cotton, que culpó indirectamente al pastor de la iglesia y senador, Clementa C. Pinckney, de su propia muerte violenta. Cotton recordó en las redes sociales que Pinckney, como senador del estado de Carolina del Sur, se opuso a la medida finalmente aprobada de que los propietarios de armas puedan llevarlas visibles en público (sobre la que informamos hace unos días en armas.es). "Ocho de los miembros de su iglesia podrían estar vivos si se les hubiera permitido expresamente llevar armas de fuego", escribió Cotton.

Dos años y medio después de la masacre de 20 niños de la Escuela Primaria Sandy Hook, en Newtown (Connecticut) algunos legisladores buscan una fórmula de control de armas pero dicen estar cansados de la lucha emocional y fracaso final en conseguir un proyecto de ley para mejorar los controles de antecedentes en la venta de armas. Según algunas fuentes, parecen resignados a la idea de que si 20 niños muertos en una escuela no pueden mover el Congreso, mucho menos lo harán nueve hombres y mujeres de raza negra muertos a tiros por un hombre blanco mientras estudiaban la Biblia.

Cansado de sus múltiples y tristes excursiones a su atril para hablar de muertes por armas, esta realidad fue resumida por el Presidente Obama en la tarde siguiente al atentado en un discurso que sonó resignado. Reconociendo que sonaba más resignado de lo que pretendía, Obama ofreció el viernes, durante un discurso en San Francisco, una llamada más vigorosa para el control de armas.

"No sabemos si con la aprobación de medidas de control de antecedentes se hubiera evitado lo que pasó en Charleston. Ninguna reforma puede garantizar la eliminación de la violencia”, reconoció el presidente estadounidense quien se lamentó de que “este tipo de asesinatos y con esta frecuencia no se ve en cualquier otro país avanzado. Todo país tiene gente violenta, odiosa o mentalmente inestable –siguió diciendo– lo que es diferente en USA es que todo el país está inundado de armas de fácil acceso”, dijo Obama.

El tema de la violencia de las armas también se ha visto ensombrecido por el enfoque en las tensiones raciales de la nación después de una serie de asesinatos de hombres negros desarmados por la policía y subrayado por lo que parecen ser las motivaciones racistas del hombre acusado de los asesinatos de la iglesia de Charleston en la noche del miércoles.

El senador Bernie Sanders, independiente de Vermont y un candidato presidencial que ha apoyado la legislación de control en el pasado, canceló una campaña planificada para el domingo y emitió un comunicado diciendo: "Los asesinatos de la iglesia Charleston son un trágico recordatorio de la fea mancha del racismo que aún contamina nuestra nación". En Charleston el jueves a media cuadra de la iglesia donde se produjo el tiroteo, Jack Logan desplegó una pancarta que decía: "Jóvenes, bajen las armas ". Jareem Brady, de 42 años, se puso a hablar animadamente junto a la bandera del señor Logan, pero dijo que “la discriminación racial es un problema más grande que las pistolas y de eso es de lo que se trata", dijo.armas tiroteo charlestone masacre control de armas dylann roof

Una encuesta realizada el año pasado por el Pew Research Center (organismo que brinda información sobre problemáticas, actitudes y tendencias que caracterizan a los Estados Unidos y el mundo) mostró que el 52 por ciento de los estadounidenses dijeron que pensaban que era importante proteger los derechos de propiedad de armas. Esa cifra supone un aumento desde el 29 por ciento registrado en la misma encuesta realizada en el año 2000. Pero eso no parece estar reñido con el deseo de control por parte de los ciudadanos estadounidenses, pues también en una encuesta de 2013, el Pew encontró que casi el 75 por ciento de los encuestados apoyaba la expansión de la verificación de antecedentes para la adquisición de armas, que ha sido el foco de mucha legislación federal y estatal.

Vía: Globedia, Enterate, Quartz.

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero