¿Qué se esconde tras los barrotes? Las armas más espeluznantes de la cárcel

¿Qué se esconde tras los barrotes? Las armas más espeluznantes de la cárcel

Policial
5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (1 Voto)

Cuando hablamos de cárcel lo hacemos desde un prisma conocido, o al menos eso creemos. Nuestra visión se basa en aquello que hemos visto o leído. Pero, ¿qué se esconde tras los barrotes? ¿Cuál es la verdadera realidad de la prisión?

Cualquiera habrá visto alguna vez Vacaciones en el infierno de Mel Gibson o el espacio televisivo Encarcelados, un programa de reportajes que emitía la Sexta sobre las peores cárceles del extranjero y las penurias de los españoles que vivían en ellas. En ambos nos hemos sorprendido al advertir las tropelías que en esos centros penitenciarios se perpetran. Y, todos, hemos pensado: “¡Uff, menos mal que esto en España no pasa!”

La verdad es que no podríamos andar más errados. Hace tan sólo unos años, en el 2007, se destapaba por medio de un funcionario de prisiones la auténtica realidad de las cárceles españolas. Concretamente, en Picassent (Valencia). El diario El Mundo dio voz a este trabajador que narró la agonía a la que se enfrentaba en cada jornada; relató cómo había presenciado que se esposase a un compañero y que otro soportase que se le orinasen encima. Insultos, vejaciones, peleas y apuñalamientos eran su día a día. La cocina, espacio fértil para violaciones a los derechos humanos, era lo más estremecedor, puesto que presos y empleados cohabitaban con ratas, ratones, cucarachas y hasta culebras.

El funcionario hizo mención, además, de cómo fabricaban los presos sus propios pinchos: con los vierteaguas de las ventanas, con las varillas de los carros de la comida o afilando un cepillo de dientes al que le pegaban una cuchilla de afeitar. Increíble, ¿verdad? Pero dejemos estas líneas para párrafos posteriores porque, sin duda, estos datos se merecen una mayor extensión. La realidad narrada sobre el penal de Picassent pone los pelos de punta. No obstante, hay muchas más y peores. Hagamos un repaso de las prisiones que peor fama tienen y por qué:

armas que se esconde tras barrotes armas carcel

- Campo 22 (Corea del Norte) está considerada la peor cárcel del mundo por las atrocidades que se originan en su interior. Entre las denuncias que se han producido destaca una en la que se ponía de manifiesto el uso de cámaras de gas para observar los efectos tóxicos en experimentos químicos, ejecuciones en grupo y abortos forzados. Un auténtico campo de concentración en el que unas 50.000 personas están viviendo las peores torturas. Parece mentira que en pleno siglo XXI se sigan practicando y pasando desapercibidas estas horripilantes purgas.

- Delfín Negro (Rusia). En ella se encuentran los criminales más temidos de todos los tiempos. Los prisioneros no pueden ver la luz ya que se hallan encerrados las 24 h del día. La comida es siempre la misma, pan y agua; no hay escapatoria. “La única forma de salir es muriendo”, declaró uno de los presos en una entrevista.

- Tadmor (Siria). Se refieren a ella como el infierno en la tierra y no van desencaminados… Los condenados están encerrados en una pequeña celda y sólo tienen dos minutos para hacer sus necesidades en dos momentos del día (a las 6 y 18 h). Si no terminan a tiempo se les desnuda y se les golpea desde la letrina hasta la celda. Sufren innumerables torturas tanto psicológicas como físicas (fracturas, latigazos…).

- Gitarama (Ruanda). Contiene a unos diez mil presos cuando su capacidad es de 400.

- Diyarbakir destaca por alojar a los criminales más peligrosos de Turquía. Las violaciones y torturas psicológicas son el pan de cada día en esta prisión.

- La Santé (Paris, Francia). Data de 1867 y desde entonces es conocida por las durísimas condiciones que viven los reos. Plagas de ratas, colchones infectados y múltiples violaciones son el distintivo de esta cárcel.

- Bang Kwang (Tailandia), los prisioneros están encadenados las 24 horas al día.

La lista es interminable y aún más las atrocidades que en estas prisiones se cometen. En la mayoría de ellas sólo aquel que abona todos los meses una cantidad estipulada por los carceleros puede gozar de las necesidades básicas de cualquier ser humano. Estos centros penitenciarios son una auténtica pesadilla en la que sólo queda una vía posible, sobrevivir. Así, muchos presos hacen uso de sus habilidades y de todo aquello que tengan a mano para dar forma a utensilios de defensa creando armas caseras totalmente impresionantes:

mazo- El Crucifijo. A simple vista un objeto como éste no presenta peligrosidad alguna, pero en las manos adecuadas se puede convertir en un arma mortal. Era de madera, hecho a mano y en su interior se alojaba una afilada hoja. Algunos presos lo embarraban en heces para aumentar la probabilidad de infección. El crucifijo fue hallado en la cárcel de Wolfenbüttel (Alemania) en 1994.

- Subfusil falso. El objeto es intimidar a los funcionarios. Esta arma simulada está hecha de un inyector de grasa, madera, goma y cinta. Intenta asemejarse al subfusil Sten.

- Manopla / puño americano. No causa un golpe mortal pero sí es sumamente doloroso. Contiene una sierra circular que está acolchada en uno de los lados para sujetarla. El fin de este objeto es el desgarro de la piel. Se asemeja al puño americano. Hay otra variante que son púas afiladas con madera y clavos sujetas con cuerda. Utilizada para colocar entre los dedos y golpear a la víctima.

ltigo

- Látigo. Esta arma está creada con un poste de madera al que va unido un cordón con varias hojas de afeitar y un peso en la punta. Estremecedor.

- Cigarrillo. Coges el filtro lo calientas con un mechero y lo chafas; con ello consigues un cuchillo diminuto. Esta es otra de las armas que se utilizan para intimidar a otros presos.

- Mazo. Se usaba como arma o para quitar alambres de púas de las paredes. Creado con clavos soldados a un eje de metal. Si se golpeaba con el mazo el efecto era muy doloroso por eso ésta era una de las armas más temidas.

- Escopeta. Está compuesta de una carga eléctrica que enciende la pólvora y dispara proyectiles improvisados.

- Pistola soldada. Se construyó soldando dos tubos que se utilizaban para los barriles de basura.

Cepillo de dientes. Nadie diría que este objeto es peligroso, pero si se le incrustan cuchillas de afeitar desechables puede ser letal.

- Barra de chocolate y caramelo. Esta delicia para el paladar es sumamente efectiva si se funde en platos calientes y se arroja la mezcla a la cara de la víctima. El caramelo y el chocolate se calientan y endurecen tanto que es muy difícil de retirar de la piel. Un arma dolorosa, sin duda.

armas navaja casera carcel

- Cuchillo casero. Dentro de esta categoría encontramos varios: uno realizado a partir de un carro de retorno de una máquina de escribir, otro creado con un pedazo de plexiglás y forrando el mango de cinta. Un cuchillo de papel con varias hojas enrolladas, otro de doble filo (trozo de madera con hojas de afeitar a ambos lados) y por último, un cuchillo de vídrio.

- Bolígrafo con cuchillas de afeitar incrustadas. Al igual que el cepillo de dientes este objeto puede llegar a ser mortal.

Zapatilla. Una simple zapatilla puede ser mortal si se le incrustra la afialda hoja de un cuchillo de cocina.

armas papel higienico

- Sierra. Un mango de madera sujeto a una sierra por una cuerda. Encontrado en Santa Fu (Hamburgo, Alemania).

- Peine. Peine de plástico con cuatro cuchillas insertadas entre los dientes, unidos con cordones y alambres de cobre.

- Guantes. Guante pequeño sobre otro más grande que contiene clavos afilados entre las capas.

- Porra. La realizó un preso que trabajaba en el taller de metal de la prisión.

- Papel Higiénico. Una original arma hecha de muchas capas de papel higiénico que se suavizan para ir dándoles forma y luego se endurecen para que se queden fijas y dañen. El arma fue encontrada en el correccional de alta seguridad de Baraga (Michigan, EE.UU).

Es increíble lo que se consigue con tiempo libre, necesidad e invención. Estos objetos presentados componen una recopilación sumamente interesante que quizá para algunos suponga, algún día, un modo de subsistir. Así pues, tomad nota, porque nunca se sabe…

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero