Informe FBI Leoka 2012: La mitad de los policías asesinados en Estados Unidos murió a menos de 1,5m

Informe FBI Leoka 2012: La mitad de los policías asesinados en Estados Unidos murió a menos de 1,5m

Policial
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El FBI (Federal Bureau of Investigation u Oficina Federal de Investigación, dependiente del Departamento de Justicia de Estados Unidos) informa, mediante el dossier Leoka 2012, que un total de 48 agentes del orden fallecieron en acto de servicio

leokaLogotipo del popular informe LEOKAEl FBI (Federal Bureau of Investigation u Oficina Federal de Investigación, dependiente del Departamento de Justicia de Estados Unidos) informa, mediante el dossier Leoka 2012, que un total de 48 agentes del orden fallecieron en acto de servicio como consecuencia de acciones deliberadas de terceras personas. La cosa no está del todo mal: 2011 lo cerraron con 72 asesinados, 16 más que en 2010. Como ya hicimos con los datos de años anteriores, vamos a dar a conocer ahora las cifras más frescas que los federales ofrecen en este terreno. Para mayor aclaración, recordad que Leoka es el acrónimo de Law Enforcement Officers Killed and Assaulted, Agentes de Ley Atacados y Asesinados.

informe leoka autorEl autor entrenando una situación de tiro defensivo a muy corta distanciaLa inmensa mayoría de los caídos eran funcionarios de cuerpos locales que vestían de uniforme en el momento del ataque mortal. Bajo la acción de armas cortas de fuego perecieron 32 agentes; 7 fueron tiroteados con armas largas rayadas (rifles, fusiles de asalto, subfusiles, carabinas, etc.), 3 recibieron el plomo de escopetas de ánima lisa, 2 resultaron atropellados o arrollados por vehículos a motor y 1 recibió el calor del frío acero de un arma blanca. Sobre el resto de casos, 3, la agencia norteamericana no ofrece datos. La media de edad y antigüedad en el Cuerpo de los finados era de 38 y 12 años, respectivamente. El 90% era de raza blanca (6 afroamericanos). Mayoritariamente murieron hombres: solamente 5 mujeres policía engrosaron la lista (2 más que el año anterior).


El 50%, o sea 24 víctimas, llevaba puesto un chaleco antibalas en el momento de ser letalmente agredido. De estos, solamente 1 vestía de paisano. Pese a que se emplearon potentes calibres de arma larga en algunos de estos sucesos, ningún proyectil atravesó chaleco alguno (no consta que tampoco tocaran la prenda). De este grupo, de los que llevaban el tronco blindado, 11 recibieron disparos en la zona frontal de la cabeza, 4 en la región parental del cráneo (disparos laterales) y otros 4 en el cuello (tráquea. Impacto frontal). El resto fue impactado en zonas desprotegidas del cuerpo, justo en las áreas adyacentes a los límites de los chalecos, tanto por el pecho como por la espalda.


Parece que los incidentes se produjeron a partes iguales en lo referente a franjas horarias diurnas y nocturnas. Aunque se ofrecen datos sobre los meses y días de la semana que más luctuosos enfrentamientos arrojaron, esta información no es de relevancia en este momento para este autor. En relación a estas 48 muertes, fueron identificadas 51 personas sospechosas. La edad media de los arrestados estaba en 31 años. Resultaron ser de raza blanca 30, de raza negra 16, e indio nativo americano 1. Sobre los demás sospechosos, otros 4, no se aporta información étnica. Tenían antecedentes criminales y ficha policial un total de 33 de ellos. Se constató que 7 agresores se encontraban bajo la influencia de sustancias estupefacientes y/o alcohólicas y que uno sufría un serio desequilibrio mental.


Muy pocos se defendieron
informe leokaEntrenar la reacción defensiva con nuestra arma corta y nuestra funda de servicio es vital para poder salir airoso de cualquier enfrentamiento armadoEsta es la parte más sustanciosa para quien firma el artículo. De los 48 fallecidos, 7 consiguieron disparar defensivamente sus pistolas antes de perder la vida y otros 2 lo intentaron: desenfundaron pero no tuvieron tiempo para hacer sonar sus armas. El resto no llegó ni a tocar la funda pistolera. A 3 policías le fueron sustraídas sus armas, pero solamente a 1 de ellos le dispararon con ella. El 50%, ahí es nada, fue asesinado a una distancia de entre 0 y 1,6 metros. En un rango de 2 a 3 metros fueron abatidos 4 funcionarios; entre 3 y 6 metros asesinaron a 6 compañeros y en una separación de 7 a 15 metros solamente un agente perdió la vida. Desde más de 15 metros resultaron fatalmente acertados 5 funcionarios. Sobre el resto de incidentes con armas de fuego (4 más) no consta información pública. Por pura lógica y sentido común, la única víctima acuchillada fue apuñalada en el rango más íntimo: el del contacto físico (igual que la mitad de los “plomeados”).


Sobre los calibres utilizados en los homicidios, de los 42 policías contra quienes se emplearon armas de fuego, estos son los datos: 9mm Parabellum (13 abatidos); .40 S&W (6 abatidos); 5.56x45 mm (4 abatidos); 9 Corto (3 abatidos); .22 (2 abatidos. No se especifica cuál de los muchos calibres del .22 se usó); calibre 12 de caza (2 abatidos); calibre 20 de caza (1 abatido); 7.62x39mm (1 abatido); .45 ACP (1 abatido); .357 Magnum (1 abatido) y .357 Sig (1 abatido). En 7 investigaciones no pudo determinarse el calibre utilizado, concluyéndose que en al menos 2 de los incidentes fue empleada cartuchería de arma larga rayada.


En relación al cometido profesional que los desaparecidos estaban realizando cuando se vieron inmersos en el encuentro armado, destacar que 12 se encontraban afanados en la detención de personas sorprendidas in fraganti cometiendo algún acto ilícito. Durante la identificación de conductores u ocupantes de vehículos sucumbieron 8 funcionarios. En el curso de asaltos a lugares cerrados en los que se ocultaban delincuentes atrincherados, fueron 5 los uniformados a los que les fue segada la vida. Durante el traslado o la custodia de detenidos se produjeron 3 víctimas mortales. Sobre 29 policías, más de la mitad de nuestros silenciados protagonistas, estaban en unión de otros compañeros en el momento del fatal desenlace y fueron socorridos, in situ, sin éxito. Los demás, 13, fueron hallados ya sin vida.


Para reflexionar
informe leoka 2012De los 48 agentes de policía fallecidos en 2012 en USA, sólo 7 pudieron disparar defensivamente a su agresorAhora vamos a reflexionar sobre lo expuesto anteriormente y a ver si nos aplicamos el cuento aquí, aunque esto sea la península Ibérica y no los montes Apalaches o las grandes llanuras americanas. Porque amigos, aunque nuestra realidad  criminal sea la que es y esté a años luz de la yanqui, los enfrentamientos siguen en todas partes el mismo iter: malo que no quiere ser detenido, ataca a la Policía. O lo que es lo mismo: primate que ataca a otro primate para no ser encerrado en una jaula. Sea aquí, allí o más allá, el que agrede siempre lo hace cuando las circunstancias le son propicias. La distancia y acción inesperada y sorpresiva deben ser factores a tener muy presentes a la hora de proyectar ejercicios de entrenamiento de tiro. En el Leoka 2012 llama profundamente la atención que 24 policías, de los 48 asesinados, perdieran la vida cuando entre ellos y sus homicidas distaban no más de 150 cm (metro y medio, señores). Pero es que la mayor parte del resto de víctimas pereció a no más de 7 metros.


¿Nos entrenan en España en estos rangos, principalmente en el primero? No, no se hace. ¿Caemos aquí a estas distancias? Sí, caemos. Sigo. Muy pocos fueron blanco desde 15 metros o más (dado que se usaron varios rifles y escopetas es razonable que alguno cayera en este rango). Por cierto, y esto debería ser de tarjeta amarilla para la agencia de seguridad que nos brinda esta sabrosa información: el propio FBI ha tardado 30 años en modificar sus programas de entrenamiento, aun poseyendo de primera mano, desde hace décadas, los datos que estamos conociendo. Ahora no solamente han aumentado el número de cartuchos a consumir por cada agente del FBI en las sesiones periódicas de reciclaje, sino que el 80% de los disparos se efectúan a entre 3 y 7 metros de distancia (ver el artículo publicado a este respecto en el número 52 de Armas.es, de febrero/marzo de 2014).

Digno de mucha meditación debe ser lo siguiente: del 100% de los fallecidos, solamente 7 fueron capaces de disparar contra sus antagonistas. Otros 2 casi lo consiguieron: desenfundaron sus armas pero no tuvieron tiempo para responder con fuego. El resto no llegó a sacar la pistola de la funda. Pensemos en ello, por favor. Allí todos los policías no son como los que vemos en los documentales o vídeos de las redes sociales, mucho menos como en las películas de Hollywood, pero sí está clara una cosa: entrenan más y mejor que la mayoría de nosotros, y que se salve el que pueda.

Con esto se quiere decir que si ellos tienen generalmente un nivel de adiestramiento y mentalización superior a nuestra media (creo que nadie se atreverá a decir cosa en contra, a no ser que viva en la nube de la ignorancia), y les pasa todo lo que hemos visto, ¿cómo podemos llevarnos las manos a la cabeza cuando a uno de los nuestros lo matan en un arcén, supermercado, joyería o banco? ¿Luchan nuestros sindicatos y asimilados para que obtengamos una formación verdaderamente eficaz?



Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero