La “patrulla unipersonal” y el uso de la fuerza: ¿Sí o no al trabajo individual en las fuerzas del orden?

La “patrulla unipersonal” y el uso de la fuerza: ¿Sí o no al trabajo individual en las fuerzas del orden?

Policial
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
patrulla_unipersonal_hoPatrulla unipersonal”. Cada vez que a algún responsable de cualquier cuerpo de seguridad se le llena la boca con estas palabras, ya sea político o mando directo del cuerpo en cuestión, a mí me corre un escalofrío por el cuerpo. Y es que tal vez no sea la forma más segura de trabajar.
patrulla_unipersonal
La adopción de patrullas unipersonales suele obedecer a razones que poco, o nada, tienen que ver con el trabajo policial. Casi siempre son motivos políticos
Patrulla unipersonal”. Cada vez que a algún responsable de cualquier cuerpo de seguridad se le llena la boca con estas palabras, ya sea político o mando directo del cuerpo en cuestión, a mí me corre un escalofrío por el cuerpo, supongo que esto mismo le sucederá a la inmensa mayoría de mis compañeros y todavía más a aquellos que no solo oyen hablar de ella sino que además la sufren en sus carnes.

Es que basta con acudir al real diccionario de la lengua española para ver que algo no cuadra, que aunque a esos políticos o mandos les parezca que esas palabras suenan muy bien, no son más que una falacia, una inmensa mentira que pone en peligro la seguridad ciudadana y sobre todo la seguridad de los propios agentes.

Patrulla:
1.  Partida de soldados u otra gente armada, en corto número, que ronda para mantener el orden y seguridad en las plazas y campamentos. (RAE)

De esta definición de origen militar, toma el nombre la patrulla policial, para definir la acción de desplazarse por una zona determinada a fin de mantener el orden y la seguridad ciudadana y prevenir la comisión de delitos e infracciones, pero siempre refiriéndonos a una pluralidad de individuos, pues si bien la definición habla de un corto número de componentes, se entiende que se está refiriendo a una pluralidad de individuos, habla de soldados en plural, por lo tanto terminológicamente hablando sería correcto referirse a patrulla cuando lo estuviéramos haciendo de un grupo de tres, cuatro, cinco …o más miembros pero no cuando lo estemos haciendo de un solo componente, por lo tanto la cantidad mínima de individuos para poder con propiedad llamarlo patrulla sería la de dos integrantes.

patrulla_policia_local
Pareja de agentes de policía local de patrulla callejera
Vista esta cuestión semántica, que no deja de ser anecdótica y poco transcendente, sí que me parece tremendamente importante analizar en profundidad lo que realmente implica que un policía trabaje solo y a mi juicio no se le esta dando al tema la importancia que tiene, al referirme a policía pretendo hacerlo sin importarme el uniforme que se lleve, pues al fin y al cabo todos nos dedicamos a lo mismo y estamos expuestos a los mismos riesgos, si bien pueden ser frecuentes mis alusiones al ámbito municipal pues mi condición de Policía Local me hace conocer especialmente su problemática.

Esa es la razón de ser de este articulo, valorar en su justa medida y desde diferentes puntos de vista lo que significa enviar a un policía solo a la calle, no pretendo cambiar el criterio de nadie, no soy quien, pero si que me gustaría que al menos se hablara un poco más sobre el tema y me daría más que por satisfecho si un solo jefe de Policía, se detuviera simplemente a analizar los aspectos que voy a tratar, antes de tomar la decisión de ordenar que la gente a su cargo trabaje sola, si después de tomarse esos minutos y formularse mentalmente algunas preguntas aquí planteadas, aún decide implantar o mantener la patrulla unipersonal …que Dios reparta suerte y le permita mantener tranquila su conciencia.

Si yo tuviera que adoptar esa decisión, lo primero que me plantearía es que detrás de cada número de agente, lo que hay no es una maquina ni un generador de estadística (o palotes), lo que hay es un policía, una PERSONA.

Todo policía por el mero hecho de serlo asume unos riesgos, a cambio de unos beneficios no hay que negarlo, pero eso no puede significar un cheque en blanco para la imprudencia propia o de nuestros superiores, por ello el propio agente, y sus mandos tienen que cuidarse de mantener intactas las tres parcelas o áreas que componen su seguridad que son: Seguridad vital, seguridad legal y seguridad laboral.

Estas tres aéreas en que se podría dividir la seguridad de un policía, necesitan de poca explicación:

Seguridad vital: En las dos áreas posteriores el fallo tiene malas consecuencias, pero esta primera por razones lógicas debe ser siempre nuestro objetivo fundamental, ya que consiste en mantenernos con vida y no exponer nuestra integridad. El error es intolerable.
Seguridad legal: Aquí el objetivo es claro, que el desempeño y desarrollo de la labor de policía no me lleve a la cárcel.
Seguridad laboral: Se trata de que nuestros actos no nos lleven a perder nuestro trabajo, es decir lo que pretenderemos en esta área de seguridad es conservar nuestro empleo, manteniéndolo a salvo de responsabilidades administrativas o penales.

policia_americano_rifle
En Estados Unidos es más común trabajar de forma individual, aunque como por todos es sabido, los medios no son los mismos
De cómo afecta la patrulla unipersonal a la protección de estas tres facetas de la seguridad del policía, hablaré basándome en la cronología de un hipotético suceso que precise del uso de fuerza por parte del agente, hecho critico que compromete las tres áreas citadas, es decir veremos el antes, el durante y el después de ese hipotético suceso en el que se precisa hacer uso de la fuerza.

Antes del suceso que requiere del uso de la fuerza
En este estadio o momento previo al suceso, lo primero que ocurre es que un policía recibe la orden de patrullar solo, es decir su jefe en el mejor de los casos desconociendo los aspectos que se van a tratar a continuación, o en el peor, conociéndolos e ignorándolos, decide implantar en su plantilla las denominadas “patrullas unipersonales”.

Hay en el fundamento de esta decisión bien un desconocimiento, bien una anteposición de otros aspectos o intereses, es decir priman otros criterios sobre el de la seguridad de los agentes, pues poca discusión admite el hecho de que dos agentes trabajan más seguros que uno solo ¿Cuáles son pues las razones de peso que hacen inclinarse la balanza hacia la” patrulla unipersonal” en detrimento de la seguridad?
Por lo general suelen ser intereses ajenos a lo policial y vienen determinados por cuestiones políticas y las presiones que los cargos electos ejercen sobre los mandos policiales para con los mismos o incluso menos efectivos seguir dando cobertura a cada vez mas servicios y requerimientos, (no entrare a valorar la necesidad o utilidad de algunos de esos servicios).

Además si a esta tierra de cultivo que sería el desinterés y el descuido por la seguridad de los agentes, que muestran algunos políticos y jefes, se suma el abono que supone la tan real como utilizada crisis, nos encontramos con un florido jardín de actitudes negligentes e interesadas como las “patrullas unipersonales”.

interior_vehiculo_patrulla
Interior de un vehículo patrulla de la policía de Estados Unidos, con videocámara incluida
Las justificaciones que se dan a tal decisión, suelen coincidir y no van mas allá de afirmar: “las patrullas unipersonales no realizan tareas de seguridad ciudadana” o “en Estados Unidos hay muchos más problemas y también existen las patrullas unipersonales”, o “es mejor ir solo porque se cubren mas zonas”.

En cuanto a la primera excusa, nadie puede predecir en que momento va a surgir un conflicto en el que el policía se vea implicado por el mero hecho de estar en la calle vistiendo su uniforme, la simple acción de tocar una puerta para hacer una notificación ya implica cierto riesgo, pues el policía sabe que su único objetivo es entregar un papel a la persona o personas que están detrás de esa puerta, pero esa otra persona puede estar haciendo cualquier cosa en ese momento y desconoce las intenciones del policía que tiene frente a su puerta. O cuantas veces una simple denuncia de tráfico ha acabado derivando en un conflicto mucho mayor.

Pues bien ese posible conflicto tiene muchas más posibilidades de producirse simplemente por ir el policía solo ya que su interlocutor se crece al ver que sus posibilidades de éxito ante un posible enfrentamiento al menos se igualan, mientras que el simple hecho de verse superado en número puede hacerle desestimar la opción de arremeter contra los agentes.

En cuanto a la segunda y recurrente excusa, de que “en Estados Unidos pasan más cosas y existen patrullas unipersonales”, bueno por lo general esas personas solo cuentan una parte de la realidad, veamos:

-Pasan más cosas: Si, efectivamente simplemente por extensión geográfica y demográfica el número de incidentes o enfrentamientos violentos en los que se ven involucrados policías es mayor, y estamos acostumbrados a ver algunos de estos sucesos incluso en los informativos españoles, normalmente en unas imágenes en blanco y negro y con encuadres extraños ¿Por qué? Porque esas imágenes son tomadas por los vehículos policiales que están especialmente dotados para tal fin, ¿Cuántos de los patrullas de aquí lo están?. Estas imágenes y todos los datos referentes a este tipo de sucesos son analizados y profundamente estudiados para mejorar los protocolos, medios y técnicas utilizados por la policía, es decir  existe una preocupación de los estamentos  públicos por hacer la labor del policía más segura, una preocupación e interés real, que da como resultado bases de datos y estudios de referencia a nivel internacional como el LEOKA.

agentes_policia
Policías ayudando a un compañero herido. Trabajar en equipo es más seguro y eficaz
Quiero con esto decir que la concepción y funcionamiento de las “patrullas unipersonales” en Estados Unidos es muy diferente al que se pretende aquí y está inmerso en un sistema de organización y funcionamiento policial muy diferente, con un respaldo, institucional, legal y social inexistente en nuestro territorio.

Muestra de este respaldo social y diferente concepción colectiva de la labor realizada por la policía, es la anécdota que me sucedió en una competición nacional de tiro policial, en ella uno de los árbitros que había vivido muchos años en Estados Unidos  , me comentaba sorprendido que le parecía curioso que la mayoría de los participantes en sus carnets de pertenencia a una asociación policial internacional ( IPA porque no decirlo) aparecían con fotografías tomadas con ropa de calle, mientras que esos mismos carnets en Estados Unidos, siempre presentaban fotografías de policías con su respectivo uniforme, decía que allí es motivo de orgullo, el uniforme no se esconde, el que es policía no tiene porque ocultarlo, sus vecinos lo conocen y lo respetan, aquí hay poco menos que tenerlo en secreto y andar con cuidado de en qué contexto se da a conocer la profesión de uno.

En definitiva no creo que sea extrapolable la realidad policial y social de Estados Unidos a nuestro país.

Otra justificación frecuente es la de que es más efectivo por que  “se cubren mas zonas”… Si que los agentes están más repartidos por el término a cubrir es innegable, pero  ¿es efectiva esa presencia policial? ¿ se tiene la misma predisposición y capacidad real de actuación? Y si a cada intervención, como correspondería, el agente que patrulla individualmente requiere el apoyo de otro compañero ¿realmente se está cubriendo más zona? La última pregunta al respecto que quiero plantear es ¿realmente “cubrir mas zona” es prestar un mejor servicio?

No voy a contestar a estas y otras preguntas similares que a todos nos vendrán a la cabeza, pues mi respuesta creo que se intuye bien a las claras, solo añadiré que desde mi experiencia opino que el policía que patrulla solo, por lo general, tiende a evitar todas aquellas actuaciones en las que prevea que puede existir conflicto, como es lógico y comprensible, dejando por ello en muchas ocasiones de cumplir con determinados servicios, que serian abordados sin problemas por ese mismo policía en una patrulla convencional, por lo tanto el rendimiento y efectividad es netamente inferior.

Entraré ahora a tratar el momento en que el conflicto no ha podido ser evitado y se produce el enfrentamiento violento, no voy a abordar todas las desventajas e inseguridades que entraña la actuación en solitario del policía, pues creo que habría argumentos para escribir un libro, solo abordare un par de aspectos fundamentales que considero especialmente preocupantes y generalmente descuidados, pero estoy seguro de que cada lector podría añadir a estos un buen puñado de razones tan o más importantes que las aquí expuestas, para inclinar la balanza sin ningún género de dudas del lado de la erradicación de la “patrulla unipersonal” .

Durante el enfrentamiento
Ante un suceso percibido por el ser humano como amenazante, es decir que pone en peligro su supervivencia o integridad, se producen en su organismo una serie de reacciones fisiológicas que lo preparan para afrontar ese trance, mucho se ha hablado sobre esas reacciones tales como visión de túnel, perdida de profundidad visual, mayor irrigación sanguínea de músculos grandes, vasoconstricción periférica, oclusión auditiva, pérdida de capacidad motora fina y compleja…. Este conjunto de reacciones son síntomas de lo que conocemos como “estrés de combate”, no me extenderé en este aspecto por cuestiones de espacio, solo mencionar que si se quiere profundizar sobre el tema no dude en acudir si tiene posibilidad a cualquier charla o seminario impartido por D. Javier Pecci al respecto, consulte su manual de tiro táctico policial y de defensa, siendo también de gran interés los artículos al respecto de D. Ernesto Pérez Vera.

Una vertiente más del estrés de combate es la activación de un modo de toma de decisiones irracional, en el que prima la celeridad en la adopción de las mismas (sistema amigdálico), pausando el modo normal de raciocinio del cerebro, y limitando las posibilidades o recursos a acciones rápidas y poco elaboradas, esto lleva a que una vez activado este sistema amigdálico, poco va a importar la condición de policía y la observancia del derecho. Quizás a muchos le parezcan una barbaridad estas palabras, pero el que ha vivido una situación percibida como amenazante lo sabe, el que las niegue o no vivió situación tal o está faltando a la verdad, posiblemente porque tiene totalmente interiorizada esa falacia sobre la que se viene fundamentando la exigencia de responsabilidades a los policías, que tiende a considerarlos a la hora del reproche como auténticos hombres de hierro que ni sienten ni padecen y que son capaces de mantener la calma ante cualquier situación y tomar en décimas de segundo la mejor decisión para resolver cualquier tipo de situación. Pues no señores, ni el uniforme da superpoderes ni la formación que recibe un policía lo convierte en un robot solucionador de conflictos, entre otras cosas porque muchas veces esa formación solo persigue que llegado el momento la administración pueda decir que el policía recibió dicha formación, que no la verdadera instrucción y preparación del policía, pero este es otro tema.

Como decía todas estas reacciones naturales e involuntarias preparan al ser humano para proteger su vida o integridad, por lo que me pregunto ¿es el policía un ser humano? La respuesta no admite duda. SI, por lo tanto sufrirá estos mismos efectos y entrara en funcionamiento un modo de proceder irracional e instintivo, con todas las ventajas e inconvenientes que conlleva:

Ventajas: Estas reacciones tienen su razón de ser y son fruto de la evolución humana, por ejemplo la vasoconstricción periférica persigue minimizar los efectos negativos de una herida disminuyendo el sangrado, por el contrario la concentración sanguínea en músculos grandes como cuádriceps, bíceps, pecho persigue aumentar la fuerza en esos órganos imprescindibles para llevar a cabo cualquiera de las dos fundamentales estrategias de supervivencia que desarrolla el ser humano: Lucha o huida, aun existe una tercera que es la paralización, o como gusta llamar “freezing” o hipervigilancia pasiva.

Inconvenientes: Como antes mencioné estas reacciones fisiológicas, son fruto de una evolución como especie, es decir surgen de la adaptación del hombre a un entorno salvaje y hostil, en dicho entorno poco importaba lo que se hiciera para sobrevivir, es decir si un hombre tenía que quitarse de encima una animal salvaje, nadie le recriminaría después si lo hizo con un palo cuando pudo hacerlo a manos vacías, o si pego dos pedradas cuando hubiese bastado una. Por lo tanto, entrar en este estado puede suponer un serio problema para un policía, pues hoy en día no basta con acabar con la amenaza si no que, y sobre todo cuando lo hace un servidor público, hay que hacerlo con escrupuloso respeto al derecho.

Visto pues que estas reacciones son necesarias, pero que lo que más conviene a un policía es retrasar lo máximo posible la aparición de las mismas, para actuar el mayor tiempo posible en modo racional, y en consecuencia como policía cumpliendo la ley, será de interés ver qué factores favorecen la aparición del estrés de combate y en consecuencia que se puede hacer, omitir, entrenar o potenciar para minimizarlo:

Factores que favorecen o propician la aparición del estrés de combate:

-Acción sorpresiva: Si el ataque se produce, como es común, de forma súbita e inesperada favorece la aparición del estrés de combate. No hemos de perder de vista que la utilización de un medio de fuerza por parte del policía es siempre un hecho reactivo, es decir es la otra parte la que decide cuando, como y con qué intensidad decide acometer contra el policía, por lo que cobra vital importancia el estar atento a la comunicación no verbal de nuestro interlocutor, y a indicios externos que nos alerten de que la persona que tenemos delante va a dar inicio a una agresión, es lo que en la actualidad se viene denominando “rompimiento de silueta” o “rompimiento de figura”, ejemplo de ello es un hombre que hace aspavientos, con las manos para después dirigirlas a su cintura, bien en su parte delantera bien en la trasera, puntos más habituales de ocultación de un arma, o dirige su mirada hasta ese mismo punto de su cuerpo como preparando una extracción… en definitiva signos que nos dan a entender, si estamos familiarizados con su detección, que algo anormal va realizar el individuo con el que actuamos.

Pues bien si tenemos en cuenta que por lo general no se instruye al policía en la percepción de estos indicios, la situación se complica, haciéndolo todavía más si ese policía tiene que advertir esas señales de alerta mientras se ocupa de rellenar un boletín de denuncia, de las transmisiones, de controlar posibles acompañantes de la persona con la que actúa, incluso en muchas de las ocasiones sin perder tampoco de vista los demás ciudadanos del entorno ajenos a la actuación, que por lo general tienden a pensar que el policía es el malo y pueden tornarse hostiles en mayor o menor grado, a esto se suele sumar también el tráfico rodado, que puede suponer en muchos casos otro riesgo añadido….en definitiva demasiadas cosas para una sola persona.

-Poca distancia con la amenaza: La proximidad a la amenaza también incrementa el estrés. Debe ser la principal norma de actuación: Distancia.

-Consciencia de poca o nula preparación técnica, táctica física y psicológica,  esto nos sitúa en desventaja y hace que afloren antes los instintos primarios.

-Resultados diferentes a los esperados de los medios técnicos o tácticas aplicadas. Por ejemplo si se piensa que un solo disparo, al impactar hará que mi oponente caiga al suelo de inmediato y deponga su actitud, la cruda realidad hará incrementarse los niveles de estrés. Solución: Formación y entrenamiento realista.

-Consciencia de inferioridad o verse sobrepasado por la situación: Este es quizás el aspecto en que más influye el hecho de prestar servicio de manera individual, pues es mucho más fácil que una situación hostil llegue a superar al policía, lo que podría dar lugar principalmente a dos situaciones, ambas poco deseables:

-No afrontar la amenaza por paralización, lo que también llamamos, como antes mencioné, hipervigilancia pasiva. Sin duda lo peor que puede ocurrir ante una amenaza, es la paralización o congelación pues el policía queda a merced de su oponente. Riesgo máximo para la integridad vital del policía. 

-Afrontarla con un nivel excesivo de fuerza. El policía al sentirse sobrepasado por la situación reacciona utilizando un nivel de fuerza mayor al que realmente debería utilizar, o bien si utiliza el medio adecuado lo hace en exceso, desatendiendo los principios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad. Así si recordamos las tres esferas o aéreas de seguridad que debe salvaguardar un policía, este comportamiento sin duda va a poner en peligro las esferas de seguridad laboral y legal.

Esto además nos carga con una desventaja táctica que también puede hacer que acabe afectando a la esfera de la integridad vital del policía, pues al actuar con exceso se complican las transiciones de fuerza, me explico: La transición de un nivel de fuerza a otro es más rápida cuando se hace de manera ascendente es decir el policía es más rápido cuando pasa por ejemplo de actuar a mano vacía a hacerlo con el bastón policial, que cuando pasa  de arma de fuego a ese mismo bastón, por lo tanto partir a causa del estrés con un nivel alto de fuerza, puede colocar en una situación desventajosa al policía si es capaz de racionalizar y cambiar a un nivel de fuerza más ajustado a la situación. Como he dicho siempre que sea capaz de reajustar su nivel de fuerza y no actué con un exceso de la misma.

Máxime a los ojos de un tribunal esta desproporción puede ser evidente, pues el policía no obra en función de una realidad objetiva, si no que no debemos olvidarlo, obra y reacciona en virtud de lo que el percibe en esos críticos momentos en los que se siente en franca desventaja y desprotegido por encontrarse solo.

Como todos sabemos la actuación del policía no acaba hasta que no se celebra el juicio al que dio lugar la actuación en cuestión, no obstante la espera de un juicio implica que al menos se ha sobrevivido a la actuación, y de peligrar alguna integridad no es la más fundamental de todas, la integridad vital.

Enlazo así con la última fase en la secuencia cronológica de este hipotético enfrentamiento, el después de la actuación, fase que centrare tan solo en la defensa en sede judicial de la actuación del policía, obviando otros factores que pueden aparecer después de una actuación de este tipo y que no son menos importantes, como podrían ser las secuelas psíquicas dejadas en la persona del policía.

Después del enfrentamiento
La defensa de la actuación del policía en los tribunales. A este respecto la cuestión se bifurca en dos aspectos:

Por una lado uno que yo creía comprendido y asumido por la mayoría de policías, pero alguna conversación con compañeros de nuevo ingreso, u otros que no son tan nuevos, me ha hecho ver que no esta tan claro y asimilado por todos, me refiero a la No presunción de veracidad de la versión del policía en vía penal.

Supongo que la confusión puede venir de un lado con la presunción de veracidad que si existe en vía administrativa, salvo que el administrado aporte prueba en contrario, lo que se conoce como presunción de veracidad del agente “iuris tantum”, y por otro lado, ya en vía penal, con el principio de libre apreciación de la prueba por parte del juez, que por lo general tiende a dar más crédito a la versión del policía que a la del denunciado, por entender que el policía es un tercero imparcial en el hecho y por lo tanto es un testimonio objetivo, pero ¿qué ocurre cuando esa imparcialidad se entiende quebrada?, bien por instruirse la causa por una atentado contra el propio policía o sobre todo cuando el policía es el denunciado. Por lo general, en ausencia de testigos u otros medios de prueba, la testifical de dos policías veraz y no contradictoria salva este tipo de situaciones para los agentes, pero en caso de un solo denunciante y un solo policía denunciado, repito sin más medios de prueba, puede ponerse en grave peligro la esfera de la seguridad jurídica del policía, en consecuencia judicialmente ¿es mejor que comparezcan uno o dos policías?...Fácil ¿verdad?

El otro aspecto judicial a considerar, lo constituye el hecho de que se tiende a considerar que el policía es un ser sobrehumano en todo momento dueño de sí, sea cual sea la amenaza a la que se enfrenta, capaz en todas las situaciones de razonar y evaluar las múltiples opciones de reacción ante una amenaza y decantarse por la mejor de ellas y menos lesiva para el individuo hostil ¿alguien realmente cree que esto es cierto? entonces, ¿porque se juzga bajo estas premisas a estas personas con uniforme que somos los policías?.

Afortunadamente creo que aunque muy poco a poco, se está avanzando en esta materia y se van introduciendo en los tribunales conceptos como, estrés de combate, fisiología del enfrentamiento, e ideas como que no se puede apuntar bajo estrés, que no se pueden efectuar complicadas técnicas “no lesivas” en estas circunstancias…etc pero como decía este es un proceso lento y del que los primeros que tenemos que tomar conciencia somos los propios policías, y repito poco a poco ir adecuado a esta realidad, nuestra formación nuestra forma de trabajar, nuestra forma incluso de escribir después de una actuación…  y por último confió en que acabe generalizándose entre los jueces que han de evaluar nuestras intervenciones.

No obstante aunque el camino se ha iniciado aún queda mucho por recorrer y en la actualidad la mayoría de jueces que han de valorar lo ajustado a derecho o no de una utilización de fuerza policial, lo harán en base a criterios, conceptos e ideas irreales, por lo tanto y conectando con lo ya tratado en este artículo referente a las posibilidades de retrasar o controlar el estrés de combate, siempre será mejor que la actuación policial sea llevada a cabo por una patrulla de dos policías para en la medida de lo posible mantener la calma y la observancia del derecho En definitiva que un juez difícilmente va a entender que el policía se excedió en el uso de la fuerza por el mayor grado de estrés que le produjo el hecho de actuar solo.

Conclusión
mazo_juez
La justicia tendrá siempre la última palabra
Téngase en cuenta que todo el supuesto planteado a partido de la ideal premisa de que el policía se enfrenta tan solo a un individuo hostil, viendo aun así la inferioridad y peligro en que sitúa la “patrulla unipersonal” al policía, ¿Qué ocurriría si fuesen más de uno los individuos hostiles? Fácil y dramática la respuesta. Además como ya mencioné, estos son solo algunos de los aspectos negativos que en la “patrulla unipersonal” aprecio, seguro que cualquiera de los policías que la sufren a diario aportarían bastantes más.

Si a usted jefe le aseguraran que su policía va a tener mañana durante un servicio ordinario un enfrentamiento violento, ¿enviaría al mismo a una patrulla unipersonal o a una convencional?, naturalmente a la convencional, pero claro eso no se lo va a asegurar nadie, no conocemos todavía a quien tenga una bola de cristal, pero ¿alguien le asegura todo lo contrario? ¿alguien le certifica que mañana sus policías no van a tener ese conflicto que ponga en peligro su integridad? .NO. Creo que es motivo más que suficiente para que la norma sea la patrulla convencional, es decir la unidad policial mínima, DOS POLICIAS.

NOTA: En el breve espacio de tiempo en que elaboraba el presente artículo, desgraciadamente otro compañero en la Comunidad Valenciana, ha tenido que pasar por una situación de las que me empujaron a escribir estas líneas, pues prestando servicio en “patrulla unipersonal” fue agredido por dos individuos que le arrebataron su arma, y le abandonaron herido en el suelo ,ese compañero tiene un nombre, una familia unos amigos y en definitiva una vida que por suerte aquellos hijos de puta no acertaron a quitarle aquella mañana en que su profesionalidad y sentido del deber, le llevaron a meterse en un trance que sin duda ni el ni los suyos olvidaran nunca,  el compañero afortunadamente se ha recuperado y su jefe puede seguir durmiendo tranquilo ¿puede?.

http://www.lasprovincias.es/v/20130117/sucesos/ladrones-atacan-guardia-civil-20130117.html






Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero