Arma abajo vs. arma arriba: ¿Con cuál de las dos posiciones nos quedamos?

Arma abajo vs. arma arriba: ¿Con cuál de las dos posiciones nos quedamos?

Policial
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
arma_arriba_arma_abajo_hoImplicándome y dando mi opinión personal sobre esta posición, y sin que con ello pretenda descalificar la de otros compañeros e instructores, expondré mis consideraciones sobre ambas posiciones: arma arriba vs. arma abajo.
arma_arriba_arma_abajo_5
Tirador con arma arriba
Implicándome y dando mi opinión personal sobre esta posición (recalcando lo de “personal”) y sin que con ello pretenda descalificar la de otros compañeros e instructores, ni mucho menos sentar cátedra de nada, expondré mis consideraciones sobre ambas posiciones.

Arma arriba, guardia alta, preparado arriba, prevengan arriba, etc.
En esta posición, tanto sea un arma corta como una larga, se dirige el cañón hacia arriba en el sentido vertical y normalmente con la boca de fuego por encima o a la misma altura que la cabeza del tirador.

En una situación de riesgo, con armas en la mano se sobreentiende que todas lo son ya que un profesional armado solo empuñará estas por un motivo de “riesgo”, existen una serie de factores a tener en cuenta. Las muñecas y brazos se encuentran en una posición no alineada ni muy firme, debido al ángulo y al movimiento a realizar. Como consecuencia de la concentración tan intensa que generan estas situaciones, así como el cansancio y el estrés, sin olvidar el entorno específico y las condiciones psico-físicas del operador, lo normal es que los brazos tiendan a contraerse y a acabar situando la boca de fuego a la altura de los ojos o la sien. Algo que es evidente que implica un riesgo.

En movimiento es fácil controlar el frente y donde pisaremos, siendo mucho más difícil controlar lo que tenemos sobre nuestra cabeza, siendo difícil reconocer donde está apuntando el arma en un momento dado.

arma_arriba_arma_abajo_4En un entorno urbano exterior es difícil controlar la situación de balcones, fachadas y marquesinas, sin contar además los curiosos que se ven atraídos por estas actuaciones desde balcones y ventanas, pudiendo ser alcanzados tanto por rebotes como por impactos directos. Trabajando en equipo estamos pasando el arma por delante de los ojos, sienes y/u oídos de nuestros compañeros, además de la situación tan comprometida que sería para ellos si nos agacháramos y ellos permanecieran de pie o en un plano superior, ya que podríamos estar apuntándoles al tórax o a la cabeza. Con una talla inferior a la media y el trabajar con personal más alto implica este mismo peligro, mi caso personal.

La visión periférica y del entorno se ve entorpecida por el arma, así como puede darse el caso de acabar siendo golpeados por esa misma arma al chocar contra un obstáculo o al ser atacados por el adversario. Igualmente podemos ser golpeados por el arma de un compañero que se gire de imprevisto, llevando el arma de esta forma.

A la hora de apuntar rápidamente a un objetivo, el movimiento del arma tiende, por inercia, a dejar más bajo el punto de impacto o, si se prefiere, la línea de miras. Nuestro brazo, al extenderse en forma de arco, actúa como un látigo, complicado además con un contrapeso en el extremo del mismo. En una situación dada podemos encontrarnos apuntando a los pies del adversario, con lo que perderemos un tiempo precioso intentando realinear nuestra arma.

arma_arriba_arma_abajo_1Con un arma larga, además tenemos otro problema relativamente grave al tener la culata fuera de la zona del hombro. Para poder apuntar con eficacia primero hay que alejar un poco el arma del cuerpo, después pivotar hasta colocarla alineada con el apoyo del hombro, y por último retrasarla hasta que entre en contacto con el hombro. O sea, tres movimientos para poder alinear un arma respecto a un adversario posiblemente ya preparado.

Por último, si nuestro adversario logra agarrar el arma cuando está aún arriba nos encontraremos en una situación que, no por existir técnicas para contrarrestarlo, no significará una complicación para controlar, eludir y encarar al adversario, amén de que en un pasillo o similar no podríamos recibir el apoyo de nuestro compañero, ya que nuestro cuerpo interrumpirá la línea de tiro o ataque de su ayuda. Normalmente, es más habitual su empleo por costumbre que por eficacia real, siendo muchas veces utilizada “por que sí” o alguna otra razón similar más que por motivos contrastables.

Arma abajo, guardia baja, preparado abajo, prevengan bajo, etc.

arma_arriba_arma_abajo_2En esta posición, con arma corta se dirige el cañón hacia abajo en el sentido vertical y normalmente sobre la zona del abdomen; mientras que con arma larga, ésta tiene normalmente además un ligero ángulo hacia el lado contrario del hombro de apoyo.
Tanto con larga como con corta las muñecas permanecen firmes en la posición correcta de tiro aun apuntando al suelo. Aproximadamente 60º es el ángulo correcto de alerta y vigilancia, no siendo los 45º más que una deformación del tiro deportivo. Aunque es de considerar que el entorno me marcará el ángulo necesario.

Como consecuencia de lo ya comentado, concentración, cansancio, el estrés, entorno y las condiciones psico-físicas, lo normal es (como ya comenté) que los brazos tiendan a contraerse y aquí situando la boca de fuego a la altura de la boca del estómago o sus costados, pero alineada de forma natural e instintiva fuera de las zonas de riesgo que, en esta posición son mucho más fácil, siendo sencillo reconocer donde está apuntando el arma en un momento dado.

arma_arriba_arma_abajo_3Trabajando en equipo nuestra arma siempre apuntará a la misma zona hagamos lo que hagamos: agacharnos, levantarnos, girar incluso, mantenemos nuestra arma siempre en sectores controlados y naturales, no importando tanto ya la estatura de los agentes. La visión periférica y del entorno no se ve entorpecida por el arma, ni corremos riesgos de golpearnos con el arma al chocar contra un obstáculo o al ser atacados por el adversario. Ni podemos ser golpeados por el arma de un compañero que se gire de impresto llevando el arma de esta forma.

A la hora de apuntar rápidamente a un objetivo el movimiento del arma es simplemente una extensión frontal con lo cual apenas hay movimiento fuera de dicho objetivo, ya que con un arma corta, ésta solo debe alinearse primero con las muñecas desde el abdomen y permanecer alineada mientras extendemos los brazos. Con un arma larga, su culata está ya pre-posicionada frente al hombro, con lo que con un solo movimiento podemos alinear el arma simplemente elevándola pivotando sobre el hombro. Deteniéndola a la altura adecuada con la técnica de los tres puntos de referencia.

Asimismo, si nuestro adversario logra agarrar el arma abajo, con solo agacharnos el arma queda sola alineada, si además doy un paso atrás a la vez el desequilibrio del adversario puede clavarlo contra nuestra boca de fuego. Otra ventaja más es que nuestro compañero puede golpear o incluso disparar sobre nosotros sin riesgo.

arma_arriba_arma_abajo_6Considero que esta es una de las posiciones más seguras, tanto para uno mismo como para trabajar con compañeros o civiles. Amén de más rápida y precisa para encarar, dirigir y controlar el arma.

Hay más posiciones
Además de las dos anteriores tenemos muchas más posiciones: guardia corta, posición plegada, posición de retención, de control, sul, sul modificada; de protección activa, con ambas manos o una sola, etc. Posiciones que debemos también conocer, entrenar y tener muy, muy en cuenta en un enfrentamiento. Hay que entrenar todas ellas y saber pasar de unas a otras de forma eficaz y segura, tanto para adaptarnos al entorno como a la situación, así como a las acciones del/los adversario/s.

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero