Curso Sig Sauer Academy Tactical Pistol 2: Una lección imprescindible en el manejo de armas cortas

Curso Sig Sauer Academy Tactical Pistol 2: Una lección imprescindible en el manejo de armas cortas

Policial
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
curso_sigsauer_hoDespués del acuerdo de colaboración suscrito entre la Sig Sauer Academy y Nidec, el pasado mes de marzo volvieron a España los instructores de dicha academia para impartir el primer curso de Pistola Táctica, Nivel 2.
curso_sigsauer_01Después del acuerdo de colaboración suscrito en 2009 entre la prestigiosa escuela americana de formación en tiro policial y defensivo, Sig Sauer Academy y Nidec Defense Group para su Instituto de Formación Nidec (IFN), volvieron de nuevo a España los instructores de dicha academia para impartir más cursos de nivel 1 y el primer curso de “Pistola Táctica, Nivel 2” jamás antes realizado en España. En este caso, solo los alumnos que ya habían cursado previamente el nivel 1 podían acceder al nivel 2. Como era de esperar, las únicas 12 plazas se cubrieron al mismo día de colgar la información en la web de Nidec (www.nidec.es). De modo que a esos 12  tiradores les tocó esperar hasta el día 20 de marzo para realizar este segundo nivel de 16 horas de duración y por lo tanto de fin de semana completo.

Sig Sauer Academy ofrece un abanico muy interesante de cursos, como son los niveles  superiores de tiro, así como los cursos de especialización como “Pistola CQB”, “Baja luminosidad”, “Tirador sniper”, “Escopeta policial”, “Protección VIPs”, “2ª arma”, o “Instructor de tiro”, por mencionar algunos, con arma corta y larga, que IFN y Sig Sauer irán impartiendo en Barcelona exclusivamente.

Objetivos del curso
El curso de pistola táctica nivel 2 se ha diseñado para aquellos alumnos que ya hayan realizado el nivel 1 y que están familiarizados con el uso del arma de fuego. El segundo nivel de Pistola Táctica de Sig Sauer aporta conocimientos más exhaustivos, entre ellos por ejemplo de balística terminal y técnicas de fuego a una mano. También está destinado a mejorar las habilidades técnicas y tácticas del alumno ante un adversario o una amenaza armada. El programa empieza con un pequeño repaso de conocimientos del nivel 1 y rápidamente comienzan a enseñarse las técnicas más avanzadas propias de un segundo nivel.

A quién va dirigido
curso_sigsauer_04- Miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (Policías y Militares), que tengan un arma corta guiada bajo licencia tipo A.
- Civiles con un arma corta guiada bajo licencia tipo B.
La mañana del pasado sábado 20 de marzo nos encontramos todos en Nidec, en la calle Zamora, 68 de Barcelona. Nos dirigieron directamente al aula donde estaban ya los Instructores que iban dando la bienvenida a todos y a la vez explicando lo que haríamos durante estos 2 días. Paralelamente, y como viene siendo habitual, nos dieron un montón de papeles para firmar. Los de Sig Sauer son del tipo “si has ingerido alcohol o drogas y crees que puedes estar bajo sus efectos, mejor que realices el curso otro día, de lo contrario estás poniendo en grave riesgo tu seguridad y la de los demás. Firmando aquí confirmas tu buen estado de salud y que no estás bajo los afectos de nada”. No basta con firmar, tienes que poner las iniciales y un compañero tiene que firmar como testigo. ¡Muy americano!

Después de todo el papeleo, bajamos a los vestuarios a cambiarnos. Según los uniformes que cada uno se iba colocando, vi que había miembros del CNP, Guardia Civil, Mossos y Policías locales de varios puntos de España. T.K., el Instructor procedente de Sig Sauer Academy, con un inglés como el de John Wayne, empezó a repasar todo lo que hicimos en el nivel 1, pero esta vez de forma acelerada, de manera que después de comer, empezáramos ya a dar vueltas por el suelo y a disparar al estilo Hollywood. Fue broma, ¡claro! Mientras T.K. iba hablando, otro instructor de Nidec, Frank, iba traduciendo simultáneamente para prácticamente todos los que estábamos allí.

Los primeros ejercicios que repasamos fueron la técnica del taladro, que consiste en tener un buen agarre del arma y control del disparador, para que en la siguiente técnica, “5 shots 1 hole”, (5 tiros 1 solo agujero), pudieras hacer agrupaciones más o menos decentes. Con ello, T.K. pudo a cada uno de nosotros decirnos qué estábamos haciendo mal. A algunos nos dijo que probásemos un agarre distinto, a otros que cambiasen su posición del dedo índice en el disparador, etc, hasta que más o menos todo el mundo empezó a tirar bien. T.K. hacía agrupaciones del tamaño de una moneda de euro con cualquier arma. Luego fuimos evolucionando por el temario del primer nivel hasta que ya nos movíamos con seguridad por la galería impactando a varias siluetas.

curso_sigsauer_03Por la tarde, después de ir todos juntos a comer, empezamos con el temario de nivel 2. Empezamos a hablar de los cambios de cargador rápidos, donde enseñó la técnica para hacerlo de la forma más rápida y fácil, tal y como reza su logo SIG, (Simple Is Good), lo fácil es lo bueno. Curiosamente muy pocos llevábamos los porta-cargadores en una posición correcta desde el punto de vista táctico, y yo diría que casi nadie teníamos en cuenta la orientación en la que dejábamos los cargadores en el porta-cargador. T.K. demostró por qué creía que su técnica para el cambio rápido de cargador era una de las mejores y enseñó incluso la posición de la mano al momento de introducir el cargador en el arma, para que a oscuras también nos funcionara. En ese momento, algunos empezaron a sacar sus libretas y empezaron a tomar notas.

Cuando ya todo el mundo realizaba bien los cambios de cargador se empezó a complicar la cosa con los cambios de emergencia. Los cambios de emergencia son para el supuesto de que tengas un brazo inutilizado. De ahí salieron varias técnicas que dependían de si la mano o brazo herido era tu mano habitual o la débil. La cuestión era que con un par de técnicas nos diésemos cuenta de que se puede solucionar el problema. T.K. nos recordaba otro principio, KISS, que quiere decir “Keep it stupid simple”, o sea, mantén la simplicidad en su grado máximo. La cuestión por eso vino cuando se trataba de alimentar el arma, una vez habías logrado poner el cargador lleno en la pistola. Muchos utilizamos el retenedor de la corredera para alimentarla, pero rápidamente los Instructores nos complicaron la situación, cambiándonos el arma de mano y averiguando de este modo como nuestras armas de dotación no tienen un retenedor ambidiestro. Solución que en situación de estrés no funciona, es decir, difícilmente encuentres el retenedor de la corredera si te están disparando, por lo tanto las técnicas que vinieron a continuación iban todas encaminadas a alimentar el arma con una sola mano y sin ayuda del retenedor.

Con todas estas técnicas aprendidas fuimos realizando varios ejercicios de tiro, donde se controlaban los desenfundes, encares, cambios de cargador, con impedimento y sin, tiro a una mano y todo eso con movimiento y disparo a varias siluetas, hasta que salimos fuera de la galería, en la sala contigua llamada polivalente, para hablar de las protecciones o parapetos y de los abrigos o escondites.

En el caso de necesitar protegerte balísticamente, no vale todo. Estuvimos valorando qué elementos tienen mayor o menor capacidad de protección balística en entornos urbanos, en un garaje, en un parque, en la oficina. Cogimos de referencia el cartucho de dotación, el 9x19 Luger, también llamado 9mm Parabellum, y T.K. nos iba preguntando: ¿crees que una puerta de coche normal, para un 9PB? ¿y un tronco de árbol de unos 40cm de diámetro? ¿y un archivador lleno de papeles? La cuestión era que conociéramos el poder de penetración de nuestra munición y que supiéramos donde buscar protección eficaz en caso de enfrentamiento armado. El agua resultó ser uno de los mejores parapetos, así que detrás de un bidón de agua, una nevera repleta de botellas llenas, o en el fondo de una piscina, encontraríamos una de las mejores protecciones, puesto que el agua no se puede comprimir.

En cuanto a los abrigos o escondites, como puede ser una planta, una mampara, o una pared de pladur, quedó claro que podían ser buenos escondites pero que jamás debíamos confundirlos con protecciones o parapetos ya que esos elementos no detienen la balas. Siguiendo con su filosofía después de casi 30 años de servicio como Policía en EEUU y Suecia., T.K. quiso que ahí donde fuéramos, de uniforme o de paisano, buscáramos y nos colocáramos siempre teniendo en cuenta los posibles elementos de protección que pudieran servirnos ante una amenaza armada.

curso_sigsauer_02Pasadas las 19:30h y a continuación de hablar de las protecciones, hablamos de los rebotes. No solo de la importancia de estos, ya que matan igual que una bala, sino de la manera de evitarlos. Conociendo qué superficies absorben el proyectil y qué otras lo rebotan. Se habló de cómo moverse en pasillos y sitios angostos y en qué posición llevar el arma cuando te desplazas en grupo o estás haciendo una entrada o aproximación silenciosa. Cuando algunos miembros del Cuerpo Nacional de Policía mostraron que se les enseña en la academia a llevar el arma apuntando hacia el cielo, T.K. escenificó varios de los motivos por los que jamás aconsejaría él llevar el arma así. No solo porque un tiro hacia el aire puede darle a la vecina de arriba que se asoma a ver que pasa, sino que la bala cuando cae, también puede matar, y ya no digamos si llevando el arma así, al lado de la cara, hay un tropiezo o una detonación al lado de los ojos, cara y oído.

Al día siguiente, después de un buen descanso, a pesar de que algún Policía Local tenía que cubrir unas horas de servicio nocturno, empezamos por refrescar las ideas y conceptos del día anterior y básicamente despertarnos con un ejercicio de tiro al aviso, donde desde la funda, desenfundabas y disparabas un, dos o tres tiros según te indicaban. Algunos ejercicios requerían gritar “alto policía”, en definitiva que a los que podían venir más o menos dormidos se despertaban.

Llegó el turno de solucionar interrupciones. Se plantearon varias interrupciones, empezando por las más habituales, como la “chimenea”, pistón defectuoso, doble alimentación y siguiendo la filosofía SIG, nos enseñaron a solucionarlas todas de forma efectiva y en el menor tiempo posible. Cuando ya todo el mundo solucionaba sus interrupciones de forma elegante, empezamos un ejercicio de tiro real, donde al cambio de cargador, o en medio de una serie de tiros se producía el fallo o la interrupción. Los siguientes ejercicios requerían el máximo de concentración para mantener siempre el nivel de seguridad. Se colocaron unas sillas en la línea de tiro y empezamos a tirar desde esa posición. Primero a dos manos, después con una, hacia un lado, hacia el otro, con la silla colocada a 90º con respecto a los blancos, y cada una de ellas requería seguir con las técnicas aprendidas durante el día de ayer y sobre todo ser muy conscientes durante el recorrido de apuntado de nuestras armas hacia las siluetas. Uno de los ejercicios sentados que mayor novedad suscitó fue el tiro de espaldas. Se trataba de simular un ataque desde detrás del coche, de manera que para devolver el fuego, debíamos desenfundar y disparar entre los 2 asientos, hacia la hipotética luna trasera.

Una vez acabamos con los ejercicios sentados, empezamos con el tiro desde varias posiciones, de rodilla, de rodillas y encogidos para reducir nuestra silueta, y tumbados en varias posiciones, tal y como nos podría ocurrir si estuviéramos parapetados por un vehículo en pleno tiroteo. T.K. mostró varias de las posiciones habituales de tiro con una rodilla al suelo, la típica que usan los tiradores de arma larga y empezó a lanzar preguntas para que cada uno de nosotros acabáramos viendo cuál es la mejor postura para disparar desde esa posición. A nadie le preocupó arrodillarse sobre un montón de vainas y darse cuenta de que si decidimos arrodillarnos para reducir nuestra silueta es mejor arrodillarse y encogerse de una manera que mantengamos una gran estabilidad, alineación de miras y la menor silueta posible.

Las posiciones de tiro estirados o tumbados en el suelo fueron también muy realistas. No hubo desplazamientos, dando vueltas sobre sí mismo y disparando a la vez, como se ve a Mel Gibson en “Arma Letal”, sino que se trataron dos posiciones: una totalmente ladeado que recordaba la posición fetal y otra que para sorpresa de muchos, resultó ser muy efectiva, cómoda y por supuesto a prueba de estrés. Cualquiera que en la vida real acabe en un tiroteo, tumbado en el suelo y disparando al malo desde esa posición, verá cómo su corazón latirá a 200 pulsaciones por minuto y sus pulmones necesitarán aire a raíz de 2 o 3 respiraciones por segundo. En ese estado, lo que no se debe hacer es tumbarse oprimiéndonos el pecho y el estómago, porque a pesar de poderlo soportar nuestra respiración agitada hará que difícilmente acertemos en el blanco.

Precisamente realizando estos ejercicios de tiro estirados en el suelo entendimos por qué el Instructor llevaba también un cargador adicional en el lado del arma. De este modo, demostró que si eres diestro llevarás tus cargadores a la izquierda, o viceversa, pero si te has tumbado en el suelo, precisamente hacia el lado donde llevas los cargadores y tienes que cambiar rápidamente de cargador, mejor que lleves un cargador en el otro lado, porque al malo no le puedes pedir que espere a que tu cambies de cargador.

Finalmente y después ya de 400 tiros, municionamos a tope todos nuestros cargadores y con los últimos 50 cartuchos empezamos un entreno de calificación del FBI. Este ejercicio contempla la precisión, el tiempo empleado y lógicamente te obliga a tirar desde los 3 hasta los 15 metros, en distintas posiciones de tiro, la cuales habíamos estado entrenando durante el fin de semana. Un tiro fuera de la botella central que formaban las siluetas de Nidec te descalificaba al momento. Como dice T.K., un policía no puede permitirse el lujo de fallar un solo tiro. El ejercicio empezó. Tiros a una mano, cambio, con la otra, a dos manos, cambio de cargador, de rodilla, desde un parapeto, a varios blancos, tumbado desde el suelo y desde 15 metros. El ganador final resultó ser un miembro de la Guardia Civil destinado en la Embajada de España en Beirut (Líbano).

Acabamos el curso con un buen nivel de cansancio, habiendo aprendido mucho y deseando realizar el 3er nivel de pistola táctica de Sig Sauer o el CQB, Low light o cualquier otro curso de los que durante el curso nos fueron hablando. ¡Ah! y “chapeau” por la traducción simultánea que hizo que los que no hablamos la lengua de Shakespeare pudiéramos entender y expresar nuestras dudas en todo momento. ¡Qué buen curso!

**Consulta aquí cómo fue el Curso Nivel 1 de Sig Sauer Academy: www.armas.es/actualidad/noticias/30299-tiro-con-pistola-nidec-acoge-por-primera-vez-en-espana-el-curso-sig-sauer-de-tactical-pistol.html

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero