Tiro Policial: La realidad del entrenamiento profesional en las FYCS de España (III)

Tiro Policial: La realidad del entrenamiento profesional en las FYCS de España (III)

Policial
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
Tiro Policial: La realidad del entrenamiento profesional en las FYCS de España (III)
Un tema que es también de vital importancia para los agentes y demás usuarios de armas de defensa/seguridad, es el conocimiento de la balística y la cartuchería.
Tiro Policial: La realidad del entrenamiento profesional en las FYCS de España (III)
Ernesto Pérez Vera (03/09/2008)
Un tema que es también de vital importancia para los agentes y demás usuarios de armas de defensa/seguridad, es el conocimiento de la balística y la cartuchería.

Por desgracia, es frecuente ver en las galerías de tiro y armerías a agentes tratando de adquirir munición para sus armas sin saber a ciencia cierta qué calibre es el que admiten sus armas. Así pues, es triste y vergonzoso ver y oír a un funcionario de las FYCS decir que la munición que le están vendiendo no sirve para su arma porque en vez de leerse en el envase la leyenda 9mm Parabellum, lo que leen es 9 mm Luger y que por tal motivo su arma no puede disparar dicho cartucho. A veces, incluso alegando que el ofrecido y marcado como Luger, es de mayor potencia y de uso exclusivo en armas largas.

Personalmente, he visto algo que pasa de lo vergonzoso y lo triste a lo cómico. He visto a un agente de policía, que por cierto no se dejó en su día aconsejar ni instruir un poco por encima de lo básico, introducir cartuchos del .38 Spl Wadcutter en los cargadores de 9mm Parabellum de una HK-USP-C, y después introducir a la fuerza el cargador en el arma y naturalmente atorarlo todo.

Sería muy acertado que los profesores de tiro o instructores, en las clases tanto prácticas como teóricas, hablaran de cartuchería y de su nomenclatura. No hace falta que se hable de todo lo que existe en el mercado, pues no se pretende formar expertos. Pero al menos, sí sería conveniente analizar los cinco calibres de uso más frecuente en el país. Todo con el objetivo de conseguir que un agente no tenga que decir que su revólver es del calibre 38mm, y que sepa la diferencia entre los calibres de denominación anglosajona y europea.

Errores comunes
Hace tres años, un instructor de tiro policial y tirador deportivo con más de 25 años de experiencia, me dijo que había detenido a un sujeto por tenencia ilícita de armas, concretamente por portar ilícitamente una pistola Llama del calibre 45mm. Traté de hacerle entender que sería del .45 ACP pero el hombre insistió en que no, que claramente era de 45mm porque el que yo decía sólo se usaba en Norteamérica.

Un concepto relacionado con todo lo anterior es la balística. En este sentido, un agente debe conocer las capacidades o propiedades de sus municiones, es decir, su capacidad perforante, su capacidad de transferir energía al objetivo, etc. También debe saber distinguir cartuchos de punta blindada de los semiblindados, o de los de punta hueca, o de plomo, y las ventajas e inconvenientes que teóricamente posee cada tipo de los reseñados. Debe saber que eso que vemos en las películas de televisión no es cierto, que muy raramente un único impacto en el cuerpo humano provoca la incapacidad total, y sobre todo, que aunque ésta llegue, no es inmediata.

Quizás otro tema abandonado en la instrucción policial de tiro, o al menos no muy tenido en cuenta, es el del tiro en bajas condiciones de luminosidad. No hay que confundir el tiro nocturno con el tiro en condiciones de baja luminosidad, aunque seguramente ambas situaciones compartan la misma solución y tipo de técnicas a desarrollar. También durante horas diurnas podemos estar en bajas condiciones de luminosidad.

Cuando se sale de servicio policial, aunque sea de servicio en horario diurno, podemos vernos en lugares cerrados, con poca o nula luminosidad. Aunque sean las 12 del mediodía, siempre podemos encontrarnos con situaciones en ambientes oscuros, por ejemplo acudir a un incendio en vivienda donde el humo y la falta de luz eléctrica hacen preciso el uso de linternas. En este caso tan cotidiano para un agente de policía de cualquier ciudad española, llevar una potente y pequeña linterna en el cinturón se hace imprescindible si se quiere ser eficaz en la resolución de problemas.

Siempre, linterna al cinto
Técnica Neck Index para uso de linterna
Cierto es que en los coches policiales suelen portarse linternas, al menos una. Felicito a quien la lleve de dotación, no todos tenemos esa suerte. Pero en los casos en que realmente se porte una o más linternas de reglamento en los vehículos, dicha herramienta suele tener un peso y un tamaño desagradable. Así pues, casi nadie se baja del coche patrulla con la linterna en la mano, y sólo regresa a por ella cuando se percata de que la necesita. Hay situaciones en las que el coche patrulla está cerca del lugar donde precisamos la linterna, y volver a por ella es cosa de pocos segundos y metros. Pero también es cierto que muchas veces el agente desciende del vehículo, se traslada a pie al lugar donde debe identificar a un sospechoso, mediar en riña, o lo que sea que se presente, incluso subir a pie 4 plantas de un piso… y como en principio la linterna no parece necesario, no la coge ¿verdad? Sin embargo, cuando menos parece que puede hacer falta, la necesitamos y no está, la tenemos en el coche. Por ello, siempre recomiendo portar una linterna pequeña en el cinto. El mercado está plagado de marcas y modelos, la mayoría con la potencia y las prestaciones que un agente puede precisar en casi cualquier actuación.

Tanto si se produce una situación que requiere del uso del arma en bajas condiciones de luminosidad como si es totalmente de noche, sea en un lugar cerrado (vivienda, local, etc…) o en vía pública, el agente debe conocer y dominar las técnicas de tiro con linterna.

Existen varias técnicas de tiro con linterna, y aquí ocurre como con las técnicas de tiro convencionales. Hay muchas, con muchos nombres, muchas formas de adoptarlas, un brazo aquí, el otro allí, la mano fuerte así, la otra de este modo, etc. Yo soy partidario de una técnica concreta como norma general: la técnica Neck Index. Esta técnica permite una adopción muy rápida e instintiva, y puede usarse con un arma en la mano fuerte o simplemente para aproximarse a sospechosos o lugares de requisa. Al ir la linterna a la altura de la cara/cuello y en contacto con dicha zona, la luz irá con total naturalidad e instinto al lugar donde estemos mirando en cada momento al girar la cabeza.

Del mismo modo, al desenfundar el arma y elevarla con la mano fuerte a la altura de nuestra cara, el haz de luz de la linterna no solo iluminará al blanco que estamos mirando, sino que a la misma altura habrá quedado nuestro arma, y nuestros elementos de puntería quedarán iluminados para facilitar sino el enrase del punto de mira y alza (no siempre habrá tiempo), al menos sí que nos dará una localización muy rápida del arma y mano, y por ello un enfoque del conjunto arma-mano-blanco.

En estas situaciones, no viene nada mal el empleo de elementos de puntería con tritio, los cuales facilitan el encare y enrase de los elementos de puntería de modo rápido aún con escasa luminosidad y sin hacer uso de la linterna. Yo utilizo en mi arma de trabajo esos elementos y la ventaja que proporciona es altísima. Aprovecho la ocasión para agradecer a Don Javier Pecci, uno de mis maestros, que me montara en mi arma dichos elementos y que antes me permitiera poder apreciar sus enormes ventajas.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero