Ferdinand/Elefant: los dos tanques gigantes del Ejército Nazi

Ferdinand/Elefant: los dos tanques gigantes del Ejército Nazi

Militar
0.5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (1 Voto)
Ferdinand/Elefant: los dos tanques gigantes del Ejército Nazi
El carro de combate Ferdinand, posteriormente conocido como Elefant, es una de las máquinas de guerra más populares del Ejército Nazi. Su monstruosidad, unida a su enorme potencia de fuego, le convierten en un referente dentro de la ingeniera armamentística alemana.
Ferdinand/Elefant: los dos tanques gigantes del Ejército Nazi
IVAN-HK 17/04/2007
Como toda máquina grande y potente, este vehículo es admirado por unos y criticado por otros. El Ferdinand es, para algunos, un auténtico desperdicio de recursos, por ser un vehículo excesivamente grande e ingobernable, y de poca utilidad para un combate de grandes movimientos (como la “Blitzkrieg"). Sin embargo, otros lo califican como un arma temible y perfecta para apoyos, así como un vehículo excelente en la relación coste/eficiencia. Opiniones realmente contrarias, o puede que complementarias. Es por ello que intentaré con este artículo esclarecerlo sin decantarme por una u otra postura.

Situación histórica
El 22 de junio de 1941, el todopoderoso ejército alemán de la época atacó a la U.R.S.S. La infantería y los tanques Panzer III y IV se encontraron con unos oponentes formidables, pues en los combates bajo igualdad de condiciones, generalmente la balanza caía hacia los rusos. Los Panzer I y II, evidentemente carecían de capacidad antitanque.

Nos encontramos a finales del 1941 y el ejército alemán ya conocía los tanques soviéticos pesados KV y especialmente al medio T-34. Para enfrentarse a ellos, tenían los insuficientes Panzer III por su potencia de fuego: armado con cañón de 50mm (L/42) y los Panzer IV con cañón de 75mm. (L/24). Y como medida provisional, los StuG con cañones antitanque (cazacarros). Sin embargo, no era suficiente, algo que quedaba bien claro en los informes procedentes del frente. Por orden del alto mando alemán, los diseñadores empezaron a trabajar en el desarrollo de nuevos vehículos con un mejor blindaje, mayor potencia de fuego, o las dos cosas a la vez. Se escogió a Porsche, Máschinenfabrik Augsburg-Nürnberg (MAN), Daimler-Benz (DB) y Henschel & Sohn para que desarrollaran tanques que superaran a los soviéticos (el Panzer V “Panther" y el Panzer VI “Tigre") y por concurso elegir el mejor.

Vehículos Blindados alemanes en el frente ruso en el verano de 1941
Panzer I 180
Panzer II 1518
Panzer III 965
Panzer IV 439
Vehículos blindados de mando 230
Total tanques
3332
Sturmgeschutz (artillería autopropulsada) 250
Total Vehículos Blindados Combate
3582

Tanques alemanes Panzer I
El popular carro de combate Tigre
El tanque alemán Panzer III en plena estepa rusa
Porsche, MAN y Daimler-Benz diseñaron un tanque de 30-35 toneladas con un cañón de 75mm que derivó más tarde en el Panther (se basaron en el T-34 para su diseño). Porsche y Henschel & Sohn modificaron sus ideas prefijadas debido a la experiencia del frente ruso. Hacía falta más potencia de fuego y blindaje. Se encargaron de desarrollar un tanque de 45 toneladas y con un calibre de 88mm (de lo mejor que tenían) para asegurarse de contar con el vehículo más poderoso.

Hay que tener en cuenta que para diseñar el Tigre era necesario cambiar completamente de filosofía. Todos los tanques alemanes hasta la fecha tenían un equilibrio en lo que a blindaje, peso, movilidad y potencia de fuego se refiere. En algunas ocasiones, tenían menos potencia de fuego que sus adversarios, pero esta carencia se compensaba con la táctica. Con el Tigre, sencillamente se procuró tener un vehículo que superara al enemigo en casi todas las características de potencia de fuego y blindaje, aunque perdiera por ello movilidad.

Realmente, el Tigre empezó gestarse a finales de la década de 1930, sin previsión de tener que construirlo. Pero el desafortunado encuentro con los T-34 aceleró su diseño. La fecha escogida para la presentación de los nuevos prototipos fue el 20 de abril de 1942, el día del cumpleaños de Adolf Hitler. Así que tenían por delante poco más de cuatro meses para tener a punto un arma que debía ser “invencible". Con el tiempo limitado, se utilizaron los diseños existentes de los tanques más ligeros como base para el nuevo carro de combate. A diferencia de lo que ocurrió con el tanque de 30-35 toneladas (el Panther), este nuevo diseño no incorporaba las innovaciones del T-34, la ventaja del blindaje inclinado no se incluyó, pero el grueso y peso del blindaje del Tiger compensaba esta carencia.

Orígenes del diseño
Porsche y Henschel enviaron sus nuevos tanques y fueron comparados en Rastenburg. De los vehículos propuestos venció el Henschel, básicamente debido a que el de Porsche tenía serios problemas mecánicos en su motor. Sin embargo, debía utilizar la torreta del diseño de Porsche, por resultar ésta más satisfactoria. La producción del Tiger empezaría en agosto de 1942. En aquella fecha de mediados del 42, Porsche había fabricado 90 chasis (seguramente por estar seguro de ganar y así evitar retrasos en las entregas para el frente). A estos 90 chasis no se les podía dar ninguna utilidad, ya que tenían la producción centrada en las torretas del Tigre y en cierto modo incluso “estorbaban", al ocupar demasiado espacio.

Imagen del tanque Nashorn
Intentar usarlos para el Tigre era imposible, desecharlos significaba todo un desperdicio de material y mano de obra. Una tercera opción era usarlos para algo diferente y fácil de hacer… En aquel momento el ejército deseaba poder usar el famoso cañón de 88 mm en un vehículo para darle movilidad. Esto ya se probó con el Hornisse/Nashorn (basado en el Panzer III y IV). Pero este último tenía un blindaje muy pobre, de hecho era lo que podemos llamar un “cazacarros puro", un cañón antitanque autopropulsado en casamata abierta. La supervivencia en combate del Nashorn se veía dificultada seriamente por la falta de blindaje, y el 88 en una plataforma mejor blindada seguramente lo convertiría en un arma muy a tener en cuenta.

En Porsche tenían claro que el ejército necesitaba un vehículo con este cañón en una plataforma bien blindada, y ellos, con buen criterio, no lo hicieron con una casamata abierta ni poco blindada. Finalmente, convirtieron sus 90 chasis en el “Panzerjäger Tigre", más conocido como Ferdinand, lo que seguramente fue una de las mejores opciones de todas las disponibles. El nombre de Ferdinand es en honor a Ferdinand von Porsche, el diseñador alemán.

En septiembre de 1942, el Alto Mando alemán se convenció de la necesidad de usar una plataforma altamente blindada (hasta 200mm) con el cañón de 88mm PaK 43/2 L/71. Este cañón disparaba el 88x822 R.

La puesta a punto: el frente ruso
Por marzo de 1943 se mostró a Adolf Hitler el primer Ferdinand, quedando Hitler asombrado por la máquina. Adolf Hitler tenía en mente la próxima ofensiva en el frente oriental y tener un 88 móvil y que soportara el castigo de casi toda la artillería enemiga le complacía. Ordenó acelerar la producción para enviarlos junto a los Panther y los Tigre.

EJEMPLOS DE CAÑONES ALEMANES
Cañón Velocidad inicial Usuario principal Penetración en mm a diferentes distancias
en plancha de acero con inclinación de 30º
Tipo Calibre m/s Modelo 100 m 500 m 1000 m 1500 m
5 cm KwK 38 L/42 1060 Pz III (J a M) 96 58 0 0
7,5 cm KwK 37 L/24 450 Pz IV (D a F) 100 39 35 33
7.5cm KwK40 L/43 740 Pz IV (F2 y G) 126 108 87 69
10,5 cm StuH 42 L/28 495 StuG 42 100 59 54 50
7,5 cm PaK 40/2 L/42 920 Antitanque 126 108 87 69
7,5 cm KwK 42 L/70 1120 Panther 194 174 149 127

El blindaje era de 200mm en el frontal, 80mm en los laterales y 50mm detrás, teóricamente suficiente para resistir el castigo de los T-34 y KV-1 y 2. Con el cañón de 88mm podían destruir un T-34 a más de 3.000 metros (hay algunos casos de T-34 alcanzados a más de 4.000 metros).

De abril a mayo de 1943 se acabaron los 90 chasis con modificaciones en los motores originales, de hecho, fueron cambiados por otros. Esto motivó que el compartimiento del conductor y del radio operador quedaran separados del resto de la tripulación. El peso del vehículo, por su blindaje y armamento, obligaba a una autonomía de unos 150km. La movilidad era bastante reducida, aunque su misión principal era la de cazacarros a muy largas distancias.

Bautismo de fuego: ofensiva del Kursk
El Elefant presentaba un aspecto imponente
Los 90 nuevos vehículos tuvieron su bautismo de fuego en la ofensiva del Kursk, en julio de 1943. Parecía el terreno idóneo para su empleo: grandes planicies y terrenos duros para facilitar su desplazamiento. Aunque para aquella ofensiva se utilizó todo lo que se tenía a mano, era una batalla en la que se ponía en juego la supremacía de un gran ejército u otro. En los regimientos se incluyeron cazacarros 653 y 654 en el XLI Cuerpo Panzer que combatió en la zona norte de la batalla de Kursk.

En poco más de un mes de combate, los Ferdinand destruyeron más de 600 tanques y cañones enemigos. Los del PzJagAbt 653 destruyeron 320 tanques soviéticos frente a la pérdida de 13 Ferdinands, y el PzJagAbt 654 destruyó 502 carros soviéticos desde julio a noviembre de 1943. Podemos hablar en la batalla de la destrucción de más de 850 tanques enemigos y un número parecido de cañones, con la pérdida de sólo unos 40 Ferdinands.

Errores de diseño
Comparativa entre el Ferdinand y el Elefant
Los Ferdinand se mostraron altamente efectivos en tiros a gran distancia (propio de los cazacarros) y en situaciones defensivas. Era un arma temida por las tripulaciones rusas debido a lo complicado de darle caza. Además, la precisión y potencia del 88, así como la preparación de sus tripulantes, lo convertían en un serio oponente. Pero los numerosos fallos mecánicos de esta mole de 65 toneladas, acabaron convirtiéndolo en un blanco fácil por no tener torreta móvil, y especialmente por la ausencia de ametralladoras defensivas. Además, su relación peso/potencia les proporcionaba una movilidad muy baja y no era precisamente un vehículo para la lucha tanque contra tanque. Mientras que su gran silueta facilitaba su localización.

El ejército soviético pronto aprendió que la mejor manera de destruirlos era con infantería y explosivos. Y así fue. La ausencia de ametralladoras defensivas facilitaba que la infantería soviética se acercara al vehículo y le colocara cargas explosivas donde quisiera. Y no estaba tan blindado como se creía. Además, la mayor movilidad del T-34 posibilitaba tiros laterales o traseros.

Mejoras incorporadas
Con la experiencia del frente ruso, en marzo de 1944 los 50 Ferdinand supervivientes fueron devueltos a la fábrica para incorporarles lo que parecía que les faltaba. Se mejoró la visión del comandante con una nueva cúpula, se añadió una ametralladora MG 34 en la parte frontal, cadenas más anchas, y además algunos modelos incorporaron el Zimmerit, que es una capa antimagnética. Por último, se aumentaron sus capas de blindaje.

Tras las mejoras incorporadas siguiendo las órdenes de Adolf Hitler, a este nuevo modelo se le conoció como Elefant. El peso de este vehículo alcanzaba entonces las 70 toneladas.

Características
Ferdinand
Elefant
Peso (toneladas)
65
70
Dimensiones (L x An x Al)
8,1 x 3,4 x 3
Autonomía (km)
150
Menor a 150
Blindaje (fron / lat / tras) mm
200 x 80 x 50
Superior a 200 x 80 x 50 + Zimmerit
Motor
Dos motores Maybach HL 120 TRM gasolina,
12 cilindros en V y 530 CV de potencia total.
Tripulación
6
Armamento principal
Cañón 88mm Pak 43/2 L/71
Armamento secundario
Ninguno
Ametralladora 7,92mm MG34
Velocidad
15-30 Km/h

Nuevos servicios: Italia y Berlín
Después de la intervención en el frente ruso y una vez transformados en Elefants, se les envió al frente italiano, donde siguieron teniendo problemas mecánicos en parte por lo propio de su diseño y especialmente por la falta de repuestos en todo el ejército alemán. Otros los enviaron de vuelta al frente ruso, donde lucharon hasta la caída de Berlín en 1945.

Los enviados a Italia fueron agrupados de nuevo en los “Panzerjägerabteilungen" 653 y 654, entrando en combate rápidamente en Anzio en mayo de 1944. En sus enfrentamientos contra los Shermans u otros tanques aliados, la acción de los Elefants era demoledora, aunque seguían adoleciendo de los mismos defectos que en la URSS: poca movilidad. Esto les convertía en un blanco fácil para la aviación aliada, algo todavía más facilitado por la escasa o nula cobertura alemana. Eso sí, resistían cualquier tiro frontal que pudieran hacerle los aliados.

Dilema final
Visto lo visto, ¿fue o no fue el Ferdinand/Elefant un buen vehículo? Pues la verdad que es un pregunta con una difícil respuesta. Lo que sí es cierto es que disponer de 90 chasis pesados es un número suficientemente alto como para tenerlo en cuenta. Y la opción de usarlos para “transportar" un 88 era una demanda del ejército bien fundamentada.

Munición de los tanques de la II Guerra Mundial
La fabricación de un cazacarros o cañón de asalto es relativamente más fácil que la de un tanque. Y entrenar a 90 tripulaciones para ello, también es más sencillo que formar “carristas puros". Sin embargo, un error muy importante fue no incorporarle armamento defensivo. Por aquel entonces, ya se sabía que todos los cazacarros son muy vulnerables a la infantería, así como todos los carros de torre fija. Por tanto, sin infantería que lo proteja su supervivencia es dudosa, incluso en terrenos despejados.

El vehículo final resultó pesado, muy pesado. No podía ser menos, con la cantidad de blindaje que tenía, aunque adolecía de este material en los laterales y la parte trasera. Los T-34 con cañón de 85mm lo tenían incluso más fácil con su nuevo armamento, además que procuraban moverse siempre a través de tácticas envolventes.

Si nos centramos en números, es innegable que el reducido numero de 90 Ferdinands y Elefants casi destruyeron un numero 10 veces superior de tanques o cañones enemigos. Cabe preguntarnos entonces si 90 Tigres habrían sido más efectivos.

Pero si lo vemos desde el punto de vista de los recursos usados, pues por ejemplo, con un King Tiger se podían hacer unos cuatro StuG III. ¿También se podían hacer con un Ferdinand tres o cuatro Panzer IV, o cuatro Stug III? Es una pregunta que quedará para la historia. Y la historia dice que tenían 90 chasis para aprovechar…
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero