Casos de peste porcina africana detectados en el norte y este de Europa alertan sobre su extensión

Casos de peste porcina africana detectados en el norte y este de Europa alertan sobre su extensión

Caza
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Sin querer pecar de alarmistas, varias noticias en las últimas semanas deben ponernos alerta sobre la existencia de peste porcina africana (PPA) en varios países europeos que estaría afectando a poblaciones silvestres de jabalí.

Aplicando el refrán “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”, las autoridades españolas deberían empezar a pensar en posibles soluciones si la enfermedad tomase dimensiones de epidemia, cosa que por el momento no ha ocurrido o no se ha informado.

Eso sí, las autoridades polacas certificaron hace ahora un año a la Oficina Internacional de Epizootías de la presencia de un caso de peste porcina africana (PPA) en un jabalí localizado a 900 metros de la frontera con Bielorrusia, en la provincia de Podlaskie, siendo la primera vez en la historia que se identifica la enfermedad de la peste porcina africana en esta zona.
A partir de ese momento, las autoridades polacas introdujeron un programa preventivo en el medio rural para la detección temprana del virus de la PPA y para aumentar el conocimiento del riesgo de la enfermedad en su territorio.

En la Unión Europea se detectaron más casos en Estonia, Letonia y en Lituania, en este último país también junto a la frontera con Bielorrusia, donde fueron localizados otros dos jabalíes afectados por la enfermedad.
No deja de ser curioso que la PPA se esté localizando en países tan septentrionales, si bien es cierto que por la ausencia de esta enfermedad vírica en esas latitudes, su control era seguramente más relajado.
De hecho, cabe recordar que fue precisamente debido a estos casos y otros anteriores por lo que Rusia prohibió en febrero del año pasado la importación de carne de porcino de la Unión Europea, afectando de manera considerable al mercado, que perdió un importante foco de demanda.

armas epidemia peste porcinaAsí las cosas, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sostiene que se debe intensificar la caza de jabalíes en el Este de la Unión Europea para detener la diseminación de la peste porcina africana (PPA), afirmando que para que la medida sea efectiva, se necesita reducir la población de jabalíes en un 70%.

En un informe, realizado por esta institución a petición de la Comisión Europea, se asegura que la caza debería reducir la reproducción de jabalíes entre un 30% y un 40% en el primer año, lo que, unido a otras medidas, como eliminar los cadáveres de jabalíes que mueren en el campo y la prohibición estricta de alimentar a los jabalíes, “podría ser efectivo para parar la propagación de la PPA”... Sería efectivo si fuera posible, pues el mismo informe reconoce que reducir las poblaciones de jabalí en más de un 70% es un objetivo “imposible” de alcanzar al menos en una sola temporada de caza, recalcando, además, que lo más importante sería abatir “hembras adultas y subadultas” para conseguir controlar la población.

Según otras fuentes la opción de erradicar a los jabalíes mediante captura o caza masiva o con el uso de trampas no es una medida eficaz de control, ya que los jabalíes se alejarían de las zonas afectadas a otras próximas, diseminando aún más esta patología vírica.

La caza intensiva ya ha sido una medida utilizada en la Unión Europea para tratar de controlar la propagación de enfermedades de animales salvajes al ganado doméstico, como fue el caso de los tejones y la tuberculosis bovina en el Reino Unido.

Otra de las medidas que el dictamen de la EFSA desaconseja es alimentar de forma artificial a los jabalíes en los hábitats donde viven éstos, pues se podría facilitar el riesgo de propagación del virus al concentrarse en las áreas de alimentación. Por otra parte, en cuanto a la construcción de vallas de separación para restringir el movimiento de los jabalíes, como la que quiere levantar el gobierno de Lituania en su frontera con Bielorrusia, la EFSA considera que es preciso un mayor conocimiento de la epidemiología y la distribución espacial de los animales para así identificar las zonas donde el cercado podría usado como medio de control.

La peste porcina africana (PPA) es una enfermedad infecciosa altamente contagiosa de los suidos, en general mortal para los cerdos domésticos y para la cual no hay ninguna vacuna. No afecta a los humanos y es endémica en especies porcinas domésticas y silvestres en la mayor parte de Cerdeña (Italia), así como en el África subsahariana.

La PPA presenta formas agudas, subagudas o crónicas en función de la virulencia del virus. En cerdos que se recuperan clínicamente, la viremia puede pervivir varias semanas y los animales recuperados están sometidos a riesgo desde el momento del aislamiento del virus hasta seis meses después de la infección. Las tasas de morbilidad y mortalidad en una explotación afectada pueden alcanzar casi el 100 por ciento y ser muy alta en suidos salvajes. Los cerdos asilvestrados o los jabalíes (especies no domesticadas) son igualmente susceptibles a la PPA, lo que comporta un control de la enfermedad muy difícil si la infección se convierte en endémica en estos grupos. Por establecer un paralelismo, si la enfermedad se extendiera a España, nos encontraríamos en la misma situación que se dio con la mixomatosis y la Neumonía Vírica Hemorrágica que diezmó la población de conejos y que aún hoy afecta gravemente a las poblaciones de estos lepóridos a pesar de beneficiarse de una tasa de reproducción propia de animales presa, como también ocurre en cierto modo al jabalí.

Vía: Auburnpub

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero