Crecen las cifras de animales en peligro abatidos por furtivos

Crecen las cifras de animales en peligro abatidos por furtivos

Caza
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El negocio de la caza furtiva promovido sobre todo por la medicina tradicional china y por el tráfico ilegal de marfil y partes de animales en peligro de extinción ha crecido un 63 por ciento en los últimos 10 años, según aseguran fuentes relacionadas con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

rinoceronte abatidoEl negocio de la caza furtiva promovido sobre todo por la medicina tradicional china y por el tráfico ilegal de marfil y partes de animales en peligro de extinción ha crecido un 63 por ciento en los últimos 10 años, según aseguran fuentes relacionadas con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

El valor que han alcanzado en el mercado negro los cuernos de rinoceronte han reducido casi hasta la extinción al rinoceronte negro y amenazan seriamente a su primo, el rinoceronte blanco, al tiempo que afectan decisivamente a la población de elefantes.

Propietarios de fincas de caza y gestores de reservas y parques nacionales aseguran que el precio de algunas partes de animales ha llegado a ser tan alto que el perfil del cazador furtivo ha cambiado radicalmente. En algunas regiones ya no son nativos débilmente armados y escasamente pagados los que tratan de abatir elefantes y rinocerontes sino que, dada la estrecha vigilancia que se mantiene sobre estos animales y la alta rentabilidad obtenida, las acciones furtivas se realizan ahora por parte de “furtivos profesionales” desde helicópteros y valiéndose de sistemas de posicionamiento global.

De esta manera, aunque los vigilantes de los parques estatales y propietarios de las fincas privadas son alertados, resulta casi imposible impedir acciones tan rápidas y bien planeadas, tanto menos contra esta ralea de furtivos que el año pasado asesinaron a cerca de un centenar de vigilantes y guardabosques.

Buena muestra de esto es que a finales de enero Sudáfrica anunciaba que durante 2014 se batió el récord de rinocerontes cazados por furtivos: 1.215, un 21por ciento más que el año previo.

rhinoPor otro lado, en regiones deprimidas, el furtivismo no es ajeno a otras prácticas realizadas en África y que tienen que ver con el abuso y la corrupción sobre sus recursos. Así, se tiene constancia de que está sirviendo para financiar la compra de armas por parte de guerrillas, grupos paramilitares y señores de la guerra que están reduciendo algunos estados fallidos a la miseria y la tragedia humanitaria.
Por ejemplo, en el último mes, distintos grupos de milicianos en motocicletas han acabado con la vida de 19 elefantes africanos en el norte de Mali, donde sobrevive una pequeña población de menos de medio millar, según aseguran algunas fuentes ecologistas.

La paradoja es que se siguen cazando legalmente elefantes y rinocerontes, porque se ha comprobado repetidamente que los ingresos que generan los costosos safaris organizados financian el control y vigilancia, al tiempo que revierten en una población que de esta manera se implica en su protección, en muchos casos con ocupación laboral.
En este sentido, empresas organizadoras de safaris aseguran que sin tales recursos y utilidades, tanto los hábitats como los propios animales que se encuentran amenazados por el furtivismo habrían desaparecido en los años ‘80 ó ‘90.

Hay sobre este particular un debate sobre los ingresos legales que produce un animal si es cazado o si es simplemente observado en safari fotográfico, pero esto es harina de otro costal y ambos argumentos tienen aspectos defendibles y criticables sin olvidar que la caza por parte del hombre puede ser un factor estabilizador cuando se realiza con criterios de sostenibilidad y correcta gestión sobre poblaciones animales.

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero