Radiografía de la incautación irregular de un arma (¿ignorancia o mala idea?) - Blog - Armas.es - Tu Comunidad de Armas en Internet
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Archivos
    Archivos Contiene una lista de todos los artículos de blog que se habían publicado anteriormente.

Radiografía de la incautación irregular de un arma (¿ignorancia o mala idea?)

Publicado por en en Caza
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 209858
  • Imprimir

Los pobres mortales vivimos indefensos ante una arbitraria interpretación de la ley por quien a ella dice servir. En lo tocante al Reglamento de Armas y leyes de caza se hace insufrible por frecuente. {addthis off}

 

Ejemplo paradigmático lo tenemos en el caso que afecta un compañero del foro que relata un caso más propio de las calles de Brazzaville o de Kinshasa que de una capital española. No abundaré en detalles porque siguiendo el hilo "Acta de Intervención Cautelar por la Policía Local" en el foro de "Leyes y Normativa sobre armas", cualquiera puede sacar sus propias conclusiones. 

 

No obstante no puedo menos que resumirlo. 

SI LOS HECHOS SUCEDEN COMO SE NOS CUENTA, un UAPO (división de la Policía Local de la ciudad en la que suceden los hechos) detiene un vehículo, solicita la documentación al conductor y ante su declaración "motu proprio" informando de que porta un rifle en el maletero, procede a una incautación y denuncia que a tenor del Reglamento de Armas resulta absolutamente irregular, por no decir surrealista.

 

El arma se transporta con arreglo a los cánones establecidos (descargada, no alimentada, enfundada y en el maletero). Los hechos suceden a la vuelta de un sorteo de esperas al jabalí por daños a la agricultura en el que el interesado no ha sido beneficiado. El arma por tanto se transporta, sin que haya indicio en contra, desde su lugar legal de uso hasta el domicilio del interesado y con toda la documentación en regla.

No obstante el UAPO pone como excusa que "no porta el justificante para el transporte del arma fuera de época de caza". 

¡Anda! ¡Chúpate esa! Por si aún no sospechábamos que este individuo carece de algunos conocimientos prácticos sobre el Reglamento de Armas y la Ley de Caza de su región, ahora nos lo ha dejado claro. 

No quiero entrar a comentar la "extensa gama de justificantes oficiales que existen para el transporte de armas por parte de sus propietarios", ni cómo el Reglamento de Armas los exige (léase con guasa) ni por supuesto cómo se inventa una nueva normativa ni los artículos que contraviene el UAPO de turno; porque cualquiera que lea con atención los textos completos (no a medias) del Reglamento de Armas se dará cuenta de lo que, siendo muy muy piadoso, se puede calificar como error tamaño "king size" por parte del agente.

 

Además de otras circunstancias desagradables que no merece la pena sacar a relucir como el hecho de dirigirse a gritos al afectado o  que algún otro agente apuntaba con un arma en su dirección. Resulta que a nuestro compañero no le entregan un acta de intervención sino lo que parece una denuncia (en la foto adjunta).  A mí me parece que eso no es un acta de intervención oficial; pero igual esto es opinable.

 

 

El afectado no puede presenciar el momento de la retirada del arma al estar escoltado (segunda irregularidad); pero no contento con esto, la incautación del arma se realiza sin ocupar, como es preceptivo, la correspondiente guía de pertenencia del rifle que ha de acompañarlo en todo momento (salvo en transporte por empresa, amparada por guía de transporte). ¡Toma! ¡Ya van tres irregularidades! Sólo con este hecho y prescindiendo de los demás, el decomiso del arma se convierte en totalmente irregular o directamente en ilegal.

 

Demencial; pero por si esto fuera poco, en vez de enmendarla, llegado a comisaría y al parecer persuadido de lo ilegal de su actuación, parece ser que amplía la denuncia alegando intervención cautelar y justificándola un compañero del agente "porque igual iba usted a matar a su esposa"; afirmación impropia no ya de un agente de la ley sino de cualquier persona con criterio válido, por no decir otra cosa acerca de su cociente intelectual (si usted detiene a alguien, ¿le comunica abiertamente sus sospechas, intenta confirmarlas con un hábil interrogatorio o emite semejante impertinencia crispante que roza lo vejatorio?). 

Como dice mi amigo Joan, también pudo acusarlo de ir a violar a alguien, pues todo indica que el afectado posee el "arma" que lo haría factible. Yo diría que lo que sí tiene es la prudencia y el control de sí mismo y la paciencia del santo Job para no acabar en el cuartelillo respondiendo con una fresca a semejante frase. 

 

 

No voy a entrar a calificar dos importantes incongruencias de este fenómeno: por una parte se salta a la torera un "in dubio pro reo" que ciertamente es más propio de los tribunales o aún más, como apunta Anarma, el "nulla poena sine culpa" y por otra, si realmente el agente sospechara que el afectado venía o iba a cometer un delito, lo habría investigado; pero no lo hace porque en el fondo ni él mismo cree su propia acusación y no existe por tanto tal "intervención cautelar" sino otra cosa: echarle un remiendo a la primera denuncia –que era infumable– para que el afectado no nos lleve ante un juez.

 

En estos últimos hechos iba la cuarta irregularidad. Pero no desesperéis que aún hay una quinta: según parece, el arma no se deposita a la mayor brevedad posible en la Intervención de Armas de la Guardia Civil, que es quien tiene competencia en su guarda y custodia.

 

Penúltimo capítulo del culebrón: estos hechos se produjeron el 19 de junio y en vez de repararlos con rapidez fueron trasladados a la correspondiente Delegación del Gobierno sin que ésta haya resuelto nada hasta el momento. Alguien dijo que si la justicia no es rápida, no es justicia y yo digo que la injusticia no resuelta a tiempo es doblemente injusta.

 

Ante la pregunta de si un agente puede proceder así, la respuesta es: sí, puede, porque tiene el poder y se prevale de unas atribuciones; pero no nos confundamos porque no tiene autoridad dado que actúa de forma completamente irregular. 

Quizá las cosas hubieran sido diferentes en este caso si se hubiera requerido la presencia de la Guardia Civil, no porque sepan aplicar mejor el reglamento sino porque al menos están más acostumbrados a lidiar con estas situaciones.

 

No puedo tampoco pasar por alto un caso parecido con la incautación de un tirachinas y denuncia a una mujer que lo llevaba colgado en el coche. Afortunadamente en esa ocasión el asunto llegó a la prensa y el policía local retiró la denuncia. De nuevo algún listo añadió o restó algo a la letra de la ley (que sólo prohibe los tirachinas PERFECCIONADOS) en un caso en el que se percibe una ausencia total de dolo.

El policía "recapacitó", dijo La Voz de Galicia ¿No será más bien que alguien menos ignorante y mejor informado de la normtiva que debería conocer le leyó y le hizo entender el artículo 4 sección h del reglamento de armas?

Al menos en lo del tirachinas actuaron con vergüenza torera en vez de huir hacia delante.

 

 

En el primer caso, Anarma ya ha iniciado acciones (siempre nos quedará Anarma) pero ni aún con todas las evidencias a su favor el afectado tiene la seguridad de salir bien librado de llevar el rifle desde su coto de caza hasta su casa (terrible crimen donde los haya). Y no tiene garantizados sus derechos porque sencillamente el desconocimiento sobre el Reglamento de Armas alcanza a veces a quien debe decidir sobre si los ciudadanos lo cumplen. Esperemos que no sea el caso.

 

¡Ah! Dice usted que esta afirmación le parece puramente personal y no contrastable. ¿Y qué me diría si le asegurase que ni siquiera quienes establecen las normas las aplican con corrección? ¿Qué me diría si le asegurase que ni siquiera interpretan bien sus propios textos y que tal despropósito está escrito negro sobre blanco?

 

Suena a disparate, ya lo sé; pero esto se lo demuestro a usted en un momentín: 

Abra el Reglamento de Armas por la Sección 4 "Armas prohibidas", Artículo 5.1 y lea donde dice "a) [Son prohibidas] las armas semiautomáticas de las categorías 2.2 y 3.2 [en resumen, rifles y escopetas] cuya capacidad de carga sea superior a cinco cartuchos, incluido el alojado en la recámara..." Es decir que para ser legal, entre cargador y recámara podrá albergar como máximo cinco cartuchos.

Ahora nos vamos al test oficial del examen para obtener la Licencia de Armas y vemos en el libro de respuestas Tema II, pregunta 33: "Un rifle semiautomático cuyo cargador admite cinco cartuchos, ¿es arma prohibida a particulares?". Me quedo de estuco cuando leo la respuesta que dan por correcta: no, no es arma prohibida a particulares.

¡Hala! ¡Viva la Pepa! O sea, que con cargador de cinco cartuchos Y ADMITIENDO POR TANTO UNO MÁS EN LA RECÁMARA (SEIS EN TOTAL), el arma va y resulta que es legal. Pues no, claro.

 

 

El mismo test insiste en el tema en la pregunta 39: "Un rifle semiautomático cuyo cargador admite seis cartuchos, ¿es arma prohibida a particulares?". Aquí revela la respuesta correcta pero me da la sensación que de puro churro: "Sí, es prohibida a particulares pues su capacidad de carga supera los cinco cartuchos". Hombreee ¡y tanto! Como que en esas condiciones el arma admite siete cartuchos (seis en el cargador y uno en la recámara) y para que sea legal, su cargador tiene que tener una capacidad máxima de cuatro cartuchos llegando a los cinco legales al incluir el que admite la recámara... Luego un cargador de seis cartuchos no es legal como tampoco lo sería si admitiera cinco cartuchos, que se supone que es por donde debería ir la pregunta.

 

En fin; luego dicen que los españoles suspendemos en comprensión lectora y no me extraña nada pues lo que practicamos (y me incluyo) suele ser una compresión de textos y no una comprensión.

Sé que estos temas legales son tediosos y tienen mucha literatura inoperante y mucho latinajo superfluo... Hasta que nos afecta personalmente, entonces ya... el asunto nos empieza a interesar. 

 

Seamos solidarios, comprendamos que los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tienen una difícil misión y que en determinados momentos tienen que aplicar un criterio; pero cuidado no una opinión ni un parecer, y seamos firmes en exigir nuestros derechos, pues no pocas veces callamos por ignorancia cuando, también por ignorancia, se nos aplica mal la norma e incluso damos por hecho que podemos estar cometiendo una ilegalidad cuando no existe tal sino un "mira lo que te hago porque puedo".

Quiero que me apliquen la ley; sí, esa misma que me limita hasta la asfixia pero que también defiende mis derechos. {addthis off}

 

5
URL de las referencias para esta entrada
Con el pudor que produce hablar de uno mismo me limitaré a decir que el primer recuerdo de mi vida es la lercha de caza de mi padre que apenas podía arrastrar por el pasillo de casa, con una liebre más grande que yo y algunos pájaros en los que encontraba cosas fascinantes desde el pico hasta las patas. Tengo la única certeza de pertenecer a una familia con antepasados cazadores desde que se tiene memoria de ellos. Está claro que tengo "el gen de la caza" y mi mayor orgullo es mi hijo, que también parece tenerlo y mejora mis pasos con igual gusto por la naturaleza y sus moradores. Estudié Ingeniería Técnica Forestal en la Politécnica de Madrid; pero abandoné aquello por otros intereses. A mis 45 años, para sobrevivir, ejerzo de editor autónomo y periodista con la mayor dignidad que permite esta profesión. He sido colaborador ocasional en revistas como "Caza y Pesca" o "Trofeo Pesca" y actualmente soy corresponsal de RNE y Europa Press en una pequeña ciudad del noroeste español
ARMAS.ES me ofrece ahora un espacio blog junto a unos compañeros que me superan en experiencia, lo cual es un honor, un placer y también una responsabilidad.
"La baña y el rascadero" es el único título posible para el espacio de un viejo jabalí. Un espacio en el que relajarse pero en el que un jabalí viejo deja entrever sus virtudes y sus defectos a través de sus marcas. Así, junto a los comentarios de "baña" (bien serenos o bien intrascendentes y placenteros) los habrá de "rascadero", por aquello de sacudirse algunos "parásitos" que siempre resultan molestos.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero