Eres grande, pequeño (el maravilloso calibre 20) - Blog - Armas.es - Tu Comunidad de Armas en Internet
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Archivos
    Archivos Contiene una lista de todos los artículos de blog que se habían publicado anteriormente.

Eres grande, pequeño (el maravilloso calibre 20)

Publicado por en en Caza
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 419003
  • Imprimir

Las modernas escopetas y municiones del 20 han conferido a este calibre unas prestaciones con respecto a sus predecesoras que lo han revivificado. De ser, no hace mucho, la mejor opción "para señoritas y principiantes", el 20  ha pasado a ser una alternativa válida al 12 en casi todos los usos, situándose en la frontera e incluso invadiendo las prestaciones del calibre mayor.

Si con 46 años no te duele nada al levantarte de la cama, es porque estás muerto... Eso dicen. Estas goteras de mi edad y mi vida sedentaria se manifiestan mejor tras un par de horas de trotar tras las perdices por un terreno nada fácil con mi adorada Choy plana del 12... Y cuanto más se vencen mis condiciones físicas, más me acuerdo de la vieja Browning pluma del 20 con la que empecé a cazar, que era lo único que podía mover mi abuelo, y aún más recuerdo que en el armero duerme una superpuesta del 20 superligera, que es lo único que puede mover mi padre, ahora que ya es abuelo y con la que le he visto segar la cabeza a una torcaz en vuelo (aun me froto lo ojos).

  

Izda: una paralela Choy del 12 y una moderna superpuesta Fabarm Gamma Lux ultrligera del 20. Son 3,100 Kg de peso contra 2,410
Dcha: La diferencia entre las dos bocas de fuego es más que evidente

Este deseo de "alivio escopetil" en el 20 hubiera sido impensable hace años en un cazador común, que al poner su idea en algo más ligero que el 12 y con parecidas prestaciones recurría inmediatamente al calibre 16, toda vez que el 20, con no más de 25 gramos de plomo en cartuchos de 65 ó 70 mm., se quedaba claramente escaso cuando su propósito eran perdices fogueadas, resistentes acuáticas y distantes bandos de palomas.

Viejos cartuchos UEE y un algo más moderno Légia, ambos con perdigón del 6. En munición de capacidad tradicional no conviene bajar de este número porque la cantidad de proyectiles llega a ser escasa

Sí se empleaba en usos específicos como las calurosas jornadas de caza de codorniz en las que se tira a muestra de perro o para los conejos a tenazón. Pero esto era antes, en un tiempo en el que el 20 era ante todo el calibre ideal para un cazador muy mayor o muy joven o una fémina a los que la escopeta del 12 les solía venir pesada o grande, o ambas cosas. En este grupo de "ancianos, mujeres y niños" estaba yo cuando comencé con la del 20 y estoy convencido que disparar cargas ligeras con aquellas municiones me obligó a afinar más y a hacerme mejor tirador. 

 

Por su parte, siendo un buen calibre, el 16 no ha sido desarrollado industrialmente, seguramente porque los norteamericanos mandan mucho en este mercado y su afición por el 20 es bien conocida; pero más seguramente también porque las características del 16 son muy similares al 12 en cuanto a tamaño y peso de las armas y municiones. Así las cosas, lo que verdaderamente merecía la pena desarrollar era el calibre 20, que sí establece diferencias significativas de economía en tamaño y peso con respecto al 12. Pienso yo que en esto la industria de los dos lados del charco ha sabido verlo de esta manera y, en mi opinión, no se ha equivocado.

Un 12/70 y un 20/76 (magnum) con 35,5 gramos de plomo con los que nos podemos enfrentar las piezas y las situaciones de caza más complicadas casi con igual efectividad

Para obrar la resurrección amarilla (este es el color común a casi toda la actual cartuchería del 20) se han ampliado las recámaras de modo que lo más frecuente al comprar una moderna escopeta del 20 es encontrarla con recámara magnum de 76 mm. que permite disparar cartuchos más largos, con más gramos de perdigón (¡ojo, no disparar el cartucho magnum en escopetas de recámara menor de esa longitud!). Además los materiales modernos como los aluminios aeronáuticos y los aceros que soportan altas presiones de nuevas pólvoras muy progresivas y enérgicas permiten fabricar armas más ligeras y resistentes para disparar con eficacia y alcance municiones de hasta 35 gramos en cartuchos de largo 70 y 36 gramos en largo 76, un peso que relacionamos más con la carga pesada de un cartucho de calibre 12/70. Por cierto, que la misma evolución ha afectado a este calibre de manera que en 12/70 encontramos cargas de hasta 42 gramos de plomo.

 

Izda: los habituales cartuchos con 25 gramos y longitudes 67 y 70
Dcha: cartuchos de nueva generación con 35 gramos en largo 70 y 35,5 gramos en largo 76 (magnum).

Los inconvenientes del 20 podrían venir únicamente de dos aspectos:

1º.– Disparando cargas pesadas en armas ligeras, el retroceso se hace menos soportable.

2º.– A igual carga de perdigones, el plomeo (distribución de los perdigones en el espacio que abarca la rociada) es más homogéneo con un calibre ancho que con uno estrecho.

 

El primer punto es fácilmente contrarrestable y de hecho lo contrarrestan las escopetas semiautomáticas por su propia naturaleza, ya que al tomar parte de los gases para mover el mecanismo de recarga y perderse la energía del retroceso en comprimir muelles y activar levas, el retroceso es mucho más soportable; cosa conocida por cualquiera que haya experimentado la diferencia entre disparar el mismo cartucho con un arma basculante y hacerlo con una semiautomática. Además, en el mercado existen mecanismos que reducen el retroceso o minimizan su efecto, desde frenos de boca a cantoneras de gel pasando por reductores tubulares, etc.

La gruesa cantonera de gel reduce bastante la sensación del retroceso

En el segundo aspecto hay quien sostiene que en efecto puede haber un peor plomeo –resultado de hacer pasar los perdigones por un tubo más estrecho– pero este quedaría compensado al formar la rociada un perfil más largo en el que la diferencia de tiempo de llegada de los primeros perdigones a los últimos puede dar como resultado un mayor acierto sobre piezas cuya velocidad hemos juzgado mal.

En este sentido recuerdo a un tirador de plato que así lo afirmaba y explicaba que empleaba el 20 tan eficazmente como otros tiradores emplean el 12, pues al fin y al cabo los 24-28 gramos de plomo que se usan en competición resultan suaves y no conllevan malos plomeos con el 20; además, "el grupo de perdigones forma un puro más largo con el que se mejora la eficacia"... Al menos así lo decía él.

 

En cualquier caso conviene recordar que un choque de unas determinadas estrellas causa el mismo efecto de compresión de la rociada con independencia del calibre y la carga de perdigón que se dispare. O sea, que por ejemplo una carga de 30 gramos de plomo disparada con un cañón tres estrellas en calibre 12 y de las mismas estrellas en calibre 20 abarcarán a iguales distancias el mismo diámetro; afirmación de armeros y tiradores experimentados que he podido corroborar.

 

¿Y qué ocurre en la caza mayor? Pues se podría decir casi lo mismo que en la munición multiproyectil; pero en España todavía no.

Me explico: en este uso, la munición tradicional del 20 pierde terreno con respecto al 12; sin embargo están llegando nuevos diseños de balas en munición semimetálica que aplicadas al calibre 20 lo hacen enormemente dañino a distancias típicas. Lástima que nuestro mercado sea tan rígido y cueste tanto encontrar balas de nuevo diseño para el 20.

 

Hay que decir que ciertamente un calibre más grueso, como el 12, disparado a corta distancia (uso típico en bala de escopeta) es más efectivo. Sin embargo, si conseguimos lanzar a la misma velocidad una bala más estrecha, el resultado es una mayor penetración y ya no digamos si siendo igual de veloz, tuviera el mismo o parecido peso., con lo que tendríamos proyectiles de mayor densidad seccional.

Esta penetración es cosa que siempre conviene en balas de escopeta que actúan a todos los efectos como proyectiles preexpandidos y presentan antes de impactar un diámetro mayor que las balas de munición metálica ya expandidas y por tanto ofrecen  más resistencia a la penetración. Hacia esta evolución debe dirigirse la munición del 20 para caza mayor. En cualquier caso recuerdo el caso de mi anciano abuelo al que situaron con su Browning del 20 en un puesto de montería por el que casi nunca pasaba nada... Hizo una escabechina de salir corriendo con sus Brenneke Gévelot, munición que no cabe más sencilla y clásica.

 

Izda: munición para caza mayor incluido cartucho de cartón Orbea con postas de "tres en fondo" (en el centro) a día de hoy prohibido en España para la caza, cartucho de "perdigón zorrero" de peso no calificado como posta y una Original Brenneke.
Dcha: clásica Gévelot Supervix cargada con Brenneke FN

El último aspecto en el que podría hablar del 20 es en uno que no le beneficia y que está relacionado con su generalización y con el mercado del que hablaba antes. Al ser un calibre menos extendido que el 12, el precio de la munición es entre sensíble y notablemente superior. Queda confiar en que gracias a sus virtudes se generalice de tal manera que las fábricas lleguen a producir largas series de munición del 20 que abaraten su costo de fabricación y por ende (así debería ser) su precio en el comercio, cosa que quizá esté empezando a suceder.

 

Nota al margen: por favor. Cuando salgas de caza recoge las vainas de los cartuchos siempre que puedas. Si no estaban cuando llegaste, que no se queden allí cuando te marches.

 

9
URL de las referencias para esta entrada
Con el pudor que produce hablar de uno mismo me limitaré a decir que el primer recuerdo de mi vida es la lercha de caza de mi padre que apenas podía arrastrar por el pasillo de casa, con una liebre más grande que yo y algunos pájaros en los que encontraba cosas fascinantes desde el pico hasta las patas. Tengo la única certeza de pertenecer a una familia con antepasados cazadores desde que se tiene memoria de ellos. Está claro que tengo "el gen de la caza" y mi mayor orgullo es mi hijo, que también parece tenerlo y mejora mis pasos con igual gusto por la naturaleza y sus moradores. Estudié Ingeniería Técnica Forestal en la Politécnica de Madrid; pero abandoné aquello por otros intereses. A mis 45 años, para sobrevivir, ejerzo de editor autónomo y periodista con la mayor dignidad que permite esta profesión. He sido colaborador ocasional en revistas como "Caza y Pesca" o "Trofeo Pesca" y actualmente soy corresponsal de RNE y Europa Press en una pequeña ciudad del noroeste español
ARMAS.ES me ofrece ahora un espacio blog junto a unos compañeros que me superan en experiencia, lo cual es un honor, un placer y también una responsabilidad.
"La baña y el rascadero" es el único título posible para el espacio de un viejo jabalí. Un espacio en el que relajarse pero en el que un jabalí viejo deja entrever sus virtudes y sus defectos a través de sus marcas. Así, junto a los comentarios de "baña" (bien serenos o bien intrascendentes y placenteros) los habrá de "rascadero", por aquello de sacudirse algunos "parásitos" que siempre resultan molestos.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero