Artículos - Armas.es - Tu periódico Tu Comunidad de Armas en Internet

Willi Daugs y los subfusiles DUX: Una vida llena de emociones

Ratio:  / 2
MaloBueno 
retrato_willi_daugs
Fotografía de Willi Daugs
Meppen (Alemania), mayo de 1960. En el distrito de Emsland, un histórico territorio de la Baja Sajonia donde el Ejército alemán probaba su armamento militar, los tests para elegir a la futura pistola ametralladora de dotación oficial del nuevo Ejército teutón estaban llegando a su fin. En aquel momento, todavía permanecía en la recta final del proceso de selección un modelo de la firma DUX.

Sus orígenes

Willi Reinhold August Daugs nació el 3 de septiembre de 1893 en la ciudad de Gollnow. Poco se sabe acerca de su juventud, pero probablemente fue un joven muy aficionado a volar. Durante la Primera Guerra Mundial, Daugs voló en el Feldfliegerabteilung 55 y el 26 de agosto de 1916 fue ascendido a Teniente de la reserva. El 21 de febrero de 1917 llegó a la Jagdstaffel (Jasta) 36, donde permaneció hasta que terminó la guerra. El 19 de abril de ese mismo año logró su primera y única victoria aérea, cerca de Prosnes, en la región francesa de Champagne.

Tras el armisticio y la desaparición de su escuadrón de combate, Daugs tuvo que reincorporarse a la vida civil. A través de sus antiguos camaradas de guerra, como Hermann Göring y Josef “Seppl” Veltjens, pudo acceder al mercado armamentístico. Y lo hizo a lo grande. En 1936, Daugs llegó a transportar y suministrar armamento, municiones y hasta seis aviones Heinkel He 51 en su propio barco de vela de 100 toneladas “Merkur” a los militares rebelados en España. Ese mismo año fundó junto con Henry Aschpuvis la compañía naviera “Hansagesellschaft Aschpuvis & Veltjens”, formada inicialmente por tres grandes barcos que suministraron todo tipo de material armamentístico y militar a diversas unidades, principalmente en España.

josef_veltjens_WW1
Josef “Seppl” Veltjens en una foto de archivo de la I Guerra Mundial
Durante esta época, Daugs acumuló grandes beneficios económicos. Tanto es así que en 1930, aprovechándose de la gran crisis económica mundial, se convirtió en el accionista mayoritario de la fábrica de armas finlandesa Tikkakoski Oy. Otros accionistas de la compañía fueron los diseñadores de armas finlandeses Aimo Lahti e Yrjö Koskinen, quienes más adelante desarrollaron armas tan famosas como el subfusil Suomi KP-31 (Suomi-konepistooli), el cual arrancó su producción en serie en 1931. Durante ese tiempo, Tikkakoski Oy también fabricó ametralladoras y otros equipos militares para el ejército finlandés.

Willi Daugs se hizo rico (en estos tiempos de incertidumbre los libros de pedidos de armamento estaban totalmente llenos) y en 1937 emigró a Finlandia. Y ese mismo año se compró la pequeña isla de Lövö, donde permaneció mucho tiempo. Cuatro años más tarde compró la casa solariega Vanajanlinna, la cual debería haber sido la residencia de verano del por aquel entonces presidente de Finlandia Risto Heikki Ryti; pero Willi Daugs fue más rápido. En aquel momento, su codicia de dinero y poder parecía no tener límites. Y es que oficialmente, la compañía Tikkakoski Oy sólo fabricaba armas para el ejército finlandés, sin embargo Daugs también suministraba material a otros clientes, entre los que se incluían los movimientos de resistencia daneses y noruegos. Otros suministros fueron a parar a Grecia, Bulgaria y Croacia.

Una copia del PPS-43
Con el objetivo de incrementar todavía más su producción armamentística, en 1943 capturaron un subfusil ruso PPS-43 (Pistolet-Pulemet Sudajew) y lo estudiaron con detenimiento. Aquellos subfusiles soviéticos estaban fabricados de una manera muy sencilla, con el armazón elaborado con chapa metálica estampada. Además, en vez de montar una culata de madera sólida, sólo contaban con una culata de metal completamente plegable. Los diseñadores Tuure Salo y Esko Kekki realizaron una copia de este subfusil en calibre 9x19mm, la cual fue oficialmente presentada en noviembre de 1943 durante una competición de tiro contra otras armas. Sin embargo, la falta de materiales retrasó el inicio de la producción en Tikkakoski Oy hasta el verano de 1944, cuando al menos 36 prototipos pudieron completarse para su posterior análisis. Poco después comenzó su producción en serie.

Los diseñadores finlandeses daban un gran valor al cargador de tambor de 71 cartuchos del Suomi KP-31, por lo que necesariamente, este nuevo subfusil tenía que diseñarse de tal forma que pudiera alimentarse con este mismo cargador. Estos cargadores de tambores eran muy similares a los rusos del PPSh 41 y apenas se diferenciaban en su grosor. Además, la bisagra para plegar hacia abajo el receptor inferior se reubicó justo detrás del cargador, de forma que se mantenía en su lugar cuando el arma se desmontaba. El nombre que recibió esta nueva arma fue KP-44.

subfusil_dux53
Subfusil DUX Modelo 53
En agosto de 1944 el ejército finlandés encargó 20.000 unidades a un precio de 749 marcos finlandeses (un Suomi KP-31 costaba el doble). Poco después, sin embargo, la guerra con Rusia llegó a su fin, por lo que el pedido se redujo a la mitad, es decir, 10.000 unidades. Su entrega se realizó a principios de 1945, por lo que es poco probable que todos los KP-44 se utilizaran en combate. De hecho, permanecieron en el inventario del Ejército finlandés hasta la década de 1960, antes de ser sustituidos gradualmente por la ametralladora M62 diseñada por Valmet Oy.

Relaciones con el Reich
A finales de 1940, el compañero de Daugs durante la Primera Guerra Mundial, Josef Veltjens, regresó a la Luftwaffe bajo las órdenes de Hermann Göring. Bajo el rango de Coronel, Veltjens dirigió las negociaciones con Finlandia, en relación al uso del territorio finlandés para los próximos movimientos de tropas alemanas en la preparación de la operación “Barbarroja”. El 8 de junio de 1941 esta operación se llevó a cabo y las tropas alemanas entraron por primera vez en Laponia con el consentimiento del gobierno de Finlandia. La continuación de la Guerra de Invierno de 1939-1940 entre rusos y finlandeses era por lo tanto inminente. Durante la guerra, Daugs y Veltjens abordaron las diversas transacciones de armas entre Finlandia y Alemania.

subfusil_dux
Una versión más moderna del subfusil DUX con empuñadura y guardamanos de madera
La capacidad armamentística de Finlandia no era ni mucho menos suficiente para un conflicto militar de estas dimensiones. En concreto, después de que Gran Bretaña le declarara la guerra el 6 de diciembre de 1941, Finlandia fue separada del tráfico de carga comercial de los países neutrales, de manera que sólo el Imperio Alemán se mantuvo como su proveedor. De esta forma, algunos accesorios y armas alemanas, como un fusil lanzagranadas, se modificaron para poder usarse con armas finlandesas, e incluso se fabricaron en el propio país nórdico. Gracias a todas estas transacciones Willi Daugs volvió a acumular mucho dinero, aunque su buena suerte no duraría durante mucho más tiempo…

Después de que la diosa de la guerra diera la espalda al Ejército alemán durante su invasión a Rusia, Finlandia se vio obligada a firmar un armisticio con la URSS el 19 de septiembre de 1944 contra el deseo del Reich alemán. Según los términos de este armisticio, Finlandia tuvo que bloquear a todas las tropas alemanas que todavía estaban en su territorio y entregárselas a la Unión Soviética. Para evitar su captura, muchos alemanes se marcharon a casa, mientras que los soviéticos aplicaron en Finlandia la táctica “Verbrannte Erde” (tierra quemada) que habían popularizado los soldados alemanes. De tal forma que algunas ciudades, como Rovaniemi, quedaron completamente arrasadas. Incluso, las mujeres finlandesas que habían mantenido relaciones con soldados alemanes quedaron apresadas en campos de internamiento, incluidos sus hijos.

subfusil_dux_59
Despiece básico del subfusil DUX 59
Todas las propiedades alemanas en Finlandia fueron confiscadas por la Unión Soviética. Lo mismo sucedió con la fábrica de Willi Daugs, así como con sus armas, su mansión, su isla, y todo el resto de sus posesiones. Poco después, Tikkakoski Oy abandonó la producción de armas casi por completo. Bajo la supervisión soviética, la producción de la fábrica se redujo a máquinas de coser y otros bienes civiles. De hecho, sólo se fabricaron escopetas hasta 1953. En 1983 la compañía fue adquirida por Sako, y de hecho hoy en día la marca “Tikka” pertenece al grupo Beretta.

Willi Daugs logró escapar a la neutral Suecia en 1944. Allí vivió como un apátrida hasta el final de la guerra y los años inmediatamente posteriores. Pero Daugs no pudo escapar por completo de su pasado y en 1948 se enfrentó a un juicio por los envíos ilegales de armas a su auténtica nación: Alemania. Dougs fue enjuiciado por el Tribunal de la Ciudad de Estocolmo, pero a pesar de las numerosas denuncias que cayeron sobre él, nunca fue condenado.

Llegada a España
Tras este problema en Suecia, de nuevo Willi Daugs tuvo que mudarse, y esta vez lo hizo a España, concretamente a la ciudad de Oviedo. Daugs se trajo a España los planos del subfusil KP-44 diseñado en la antigua fábrica de Tikkakoski Oy. Su camino lo llevó a la Fábrica de Armas de la Vega, una compañía local donde se reunió entre otros, con el ex ingeniero de la casa Mauser, Ludwig Vorgrimler. Muy poco se sabe acerca de la intensidad de este contacto, pero en cualquier caso, Willi Daugs decidió volver a entrar en la industria de armas a principios de 1950. Tanto es así que al año siguiente sacó a la luz una copia casi sin modificar del subfusil finlandés KP-44 bajo la marca DUX (en latín, “líder”). Su cargador extraíble de 50 cartuchos se adoptó de la versión suiza del MP KP-31, fabricado bajo su licencia.

subfusil_dux_cargador
Cargadores de tambor para el subfusil DUX
En diciembre de 1952 se envió una de estas armas DUX al Bundesgrenzschutz (control de fronteras de Alemania) para su revisión. A este envío le siguió un pedido de una cantidad desconocida, cuyas unidades se podrían haber entregado por completo a principios de 1954. El nombre oficial que recibió el arma fue DUX 53. Y tal y como sucedía con el modelo finlandés, el subfusil podía alimentarse indistintamente tanto con cargadores estándar como con los cargadores de tambor.

Willi Daugs patentó su diseño en 1953 (Alemania Federal de Patentes 1 035 530). Tal vez, el punto más destacado de esta patente era una protección contra un disparo accidental durante el despiece del arma. Esto era posible gracias a unas ranuras laterales, colocadas a ambos lados del cerrojo, que se acoplaban en los ganchos unidos a los dos lados de la empuñadura. De tal forma que al doblar el receptor por la parte inferior, el cerrojo (si estaba en la posición de amartillado) se apartaba del receptor superior. Esta característica ya había sido desarrollada por los finlandeses para su KP-44 durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que realmente no suponía ninguna novedad. La patente del DUX 53 dice que Willi R. Daugs residía en Munich (Baviera) en ese momento. Junto a él, aparece un segundo inventor llamado Edward V.D. Wight, residente en Vaduz (Liechtenstein). Y es que fue allí a donde la compañía de Daugs trasladó su sede en el momento en el que se llevaron a cabo los primeros ensayos con las ametralladoras DUX.

Tras la fundación del nuevo Ejército de Alemania a mediados de 1956, las tropas recibieron 25 unidades del subfusil DUX para sus pruebas. En ese momento, los militares del Bundesgrenzschutz todavía usaban el italiano “Moschetto automatico modello 38/49”, fabricado por Beretta. La llamada “MP 1” también gozaba de gran fama entre muchos participantes de la Segunda Guerra Mundial, debido a que estas armas se usaron en el bando alemán en grandes cantidades durante 1944 y 1945. Sin embargo, para las nuevas fuerzas armadas se buscaba un arma completamente nueva y moderna que debía aprobarse y adaptarse oficialmente.

subfusil_dux_recamara
Vista de la recámara del subfusil DUX
Entre 1955 y 1959 se llevaron a cabo numerosas pruebas y comparaciones de pistolas ametralladoras antiguas y modernas en el “Erprobungsstelle Municiones der Bundeswehr und für Waffen” de Meppen. Los competidores eran internacionales. Aparte de los fabricantes alemanes como Walther y Mauser, también hubo rivales como la británica Sterling, la sueca Carl Gustaf y la italiana Franchi. Como no podía ser de otra forma, y a pesar de que no representaban a una gran compañía, las armas de Willi Daugs también participaron en las pruebas.

Proceso de selección
Al principio, las armas de Daugs únicamente procedían de España. Sin embargo, dado que él no podía considerarse como un auténtico diseñador de armas, tuvo que trabajar en Alemania con otros diseñadores como Sauer & Sohn, Mauser, y Anschütz para poder presentar sus armas al concurso. Cada uno de estos subfusiles presentaba ligeras diferencias con respecto a los demás, aunque eran tan poco importantes que apenas se hicieron notar. En los informes de las pruebas, la mayoría de modelos presentados por Daugs recibieron el nombre de “DUX A1182”, o simplemente “DUX I” y “DUX II”, sin saber exactamente qué modificación tenían. El modelo “DUX III mit rundem Mantel” (DUX III con cañón tubular) también se incluyó en los informes bajo la denominación de “Anschütz-DUX”, aunque se especificaba y marcaba por el fabricante como “DUX 59”.

Ese modelo DUX 59 presentaba algunos cambios importantes con respecto a sus antecesores. En primer lugar, la palanca del seguro se movió de su posición por delante del disparador (en la DUX 53) hacia el lado izquierdo del receptor. Por otro lado, para reforzar el armazón, también se cerraron los huecos que quedaban en la zona del cargador, lo que implicaba que a partir de ahora ni el cargador de tambor ni el cargador estándar de 50 cartuchos podrían utilizarse. De hecho, sólo aceptaba un pequeño cargador de 32 cartuchos. La palanca de retenida del cargador desapareció, después de algunos cambios, de su posición detrás del cargador, y se sustituyó por un botón en el lado izquierdo. La palanca de amartillado se trasladó a la parte izquierda, a petición del equipo de pruebas. El cañón original rectangular se transformó en un tubo cerrado con agujeros de refrigeración y un freno de boca mejorado. Además, hubo continuas y pequeñas modificaciones, como una reubicación de la mira trasera en una posición más retrasada, así como diferentes variaciones en el diseño de la empuñadura. Aunque el cambio más notable quizá se encuentra en su muelle de retroceso. En este sentido, en el DUX 59 se encuentra en un tubo telescópico de varias piezas (al igual que en el famoso MP 40 de la Segunda Guerra Mundial). Y es que Willi Daugs ya tenía bastante experiencia en plagios...

Durante todo su período de desarrollo, el aspecto general del subfusil DUX se mantuvo prácticamente sin cambios, a pesar de las variaciones en su forma. Sus orígenes basados en el KP-44 finlandés y en el PPS 43 ruso son innegables. No es casualidad por tanto que en los ensayos se utilizara un PPS 43 para compararlo con el DUX.

Un triste final
En las pruebas de tortura, las armas presentadas por Willi Daugs demostraron un excelente comportamiento. Tanto es así que en junio de 1960, sólo 3 compañías quedaban en la carrera por convertirse en el principal suministrador de subfusiles del nuevo Ejército alemán: Walther, Erma y Anschütz DUX. Sin embargo, a pesar de tener una técnica más sencilla, una mayor precisión y un más fácil manejo, la Walther MP fue finalmente el arma elegida. Pasó el test de suciedad sin ningún problema, mientras que la DUX se encasquilló y quedó únicamente operativa en modo de disparo simple (no a ráfagas).

Tras ese encasquillamiento, el subfusil DUX se quedó fuera del proceso de selección. El largo tiempo de desarrollo de casi 10 años seguramente consumió una gran cantidad de dinero. Si todo esto lo pagó Willi Daugs de su bolsillo, o si las empresas involucradas se hicieron cargo de los costes, es algo que todavía hoy se desconoce. Tal vez ellos compartieran los gastos con la esperanza de obtener un sustancial contrato gubernamental después de la adopción oficial de su arma. De todos modos, después de terminar las pruebas, Willi Daugs se retiró del negocio de las armas y desapareció de la escena armamentística para siempre. Del resto de su vida nada se sabe. Hoy en día sólo quedan unas pocas de sus armas, las cuales de vez en cuando aparecen en el mercado de los coleccionistas, sobre todo con el pseudónimo de “subfusil desconocido”.

**Agradecimiento especial a los Archivos Nacionales de Finlandia y a Timo Teräsvalli del Panssarimuseo de Parola (Finlandia).

subfusiles_dux
Dos subfusiles DUX en perfecto estado de conservación y con sus cargadores originales




Últimos periódicos

Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 54. Junio - Julio 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 53. Abril - Mayo 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 52. Febrero - Marzo 2014
Copyright © 2007-2014 Armas.es, Todos los derechos reservados